Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

Cocinando con conciencia sobre el asfalto de Asunción

22/02/14

Con temperaturas recientes que rompieron récords en los registros de los últimos 30 años en la ciudad de Asunción, la capital paraguaya fue bautizada como la más calurosa del mundo. Tanto que, literalmente, ya se puede cocinar sobre el asfalto.

Un par de huevos, carne, las manos de un chef como Rodolfo Angenscheidt y el calor del asfalto hicieron posible el “Global Warming Menu”, un almuerzo cuyo menú fue cocido con el calor del asfalto de la capital guaraní.

¿Pero cómo es posible que hoy en Asunción se pueda cocinar con el calor del asfalto? La explicación es compleja, pero en realidad una palabra basta para entender la causa madre: la deforestación.

El Paraguay es uno de los más deforestados de la región. De las 8,8 millones hectáreas (ha). de Bosque Atlántico del Alto Paraná (BAAPA) registrados en el año 1960, que equivalen a la quinta parte de la superficie de Paraguay, se conservan alrededor de 1.700.000 hás. Es decir que, en los últimos 50 años el 80% de estos bosques nativos paraguayos fueron arrasados.

Un informe del Monitoreo Satelital de Deforestación de la Región Oriental de la Organización Mundial de Conservación (WWF, por sus siglas en inglés) hacía visible que la deforestación fue incrementándose anualmente de tal manera que hoy se necesitan medidas urgentes para paliar semejante devastación (ver el cuadro de referencia).

El Bosque Atlántico del Alto Paraná, BAAPA, es parte del Complejo Eco-regional “Bosque Atlántico”, que comprende 15 eco-regiones entre la Argentina, el Brasil y el Paraguay. El Bosque Atlántico es considerado por los científicos mundiales de la WWF, uno de los 200 lugares biológicamente más importantes de la tierra. Algo así como un “Arca de Noé” representativo del planeta, por lo que su conservación no es sólo cuestión de interés nacional y regional.

El más caluroso, el más deforestado

En diciembre pasado, la organización Weather Extremes – que monitorea el clima en el mundo – ubicó a Asunción, como la ciudad más calurosa, seguida por Paulo Alfonso (Brasil) y Salto (Uruguay), entre otras.

“La masiva y descontrolada deforestación que está ocurriendo en los últimos años en el Chaco paraguayo, así como los focos de incendio y el humo provocado, refuerzan las crecientes olas de calor que azotan al país”, indicó Raúl Rivarola, Biólogo especializado en Bosques y Sostenibildad de las Comunidades Locales Empobrecidas por la Universidad de Copenhague, Dinamarca.

Global Warming Menu

La Organización Mundial de Conservación – WWF – impulsó con el apoyo de la Publicitaria Oniria/TBWA, la agencia de Comunicación Periferia, la Agencia digital Analógica, la productora Maikena y del Chef Rodolfo Angenscheidt la acción llamada “Global Warming Menu”, que consistió en un almuerzo para invitados con un menú de alimentos cocinados con el calor del asfalto asunceno.

“La intención es alarmar acerca del intenso calor registrado en la actualidad y, sobre todo, sobre las causas del mismo y las posibles soluciones para darle un giro paliativo a la situación medioambiental”, indicaron desde el Área de Comunicaciones de WWF.

La acción tiene el objetivo de que la gente ponga atención a uno de los temas más importantes del Paraguay actual: los altos índices de deforestación de los últimos años.

“En una sociedad democrática, la responsabilidad es de todos. Los departamentos de Boquerón y Alto Paraguay – donde están ocurriendo los mayores índices de deforestación – carecen de un plan de uso de suelo oficial aprobado que implique la explotación sostenible del Chaco: creando y protegiendo corredores biológicos que unan las reservas de bosques, reduciendo el índice de deforestación y limitando el uso del fuego en el manejo agrícola y ganadero”, puntualizó Raúl Rivarola, biólogo de la Universidad Nacional de Asunción.

Conciencia y aporte: La hora del planeta

Para minimizar el impacto del cambio climático, WWF recomienda promover a través de acciones individuales un cambio nacional y global.

Una manera de empezar a hacerlo es participando de “La Hora del Planeta”, que tuvo un impacto en el mundo gracias a la participación de multitudes a lo largo y ancho del globo año tras año.

La acción pro-ambiental voluntaria más importante del planeta tiene como propósito llamar la atención de la población mundial sobre la huella ecológica en el planeta. La huella ecológica es el impacto de las actividades humanas sobre los ecosistemas naturales del planeta.

Esta iniciativa es promovida por WWF a nivel mundial y consiste en apagar los aparatos electrónicos no indispensables, durante una hora.

Este año se llevará a cabo el día 29 de marzo desde las 20.30 a 21.30hs.

“Hay distintas formas de paliar la huella ecológica. Son acciones sencillas que las podemos introducir en nuestra rutina diaria hasta volverlas parte de nuestra conducta natural”, dijo el Área de Comunicaciones.

Ecoportal.net

WWF
http://wwf.panda.org/

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net