Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

El Gobierno Dominicano en la ruta del Endeudamiento Externo

18/07/01

Pedro Franco *

La imposición de la política neoliberal con los ajustes y la matanza de más de cien dominicanos (1984) en el primer lustro de la década de los 80 del pasado siglo, ha contribuido a crear una gran deuda social en la República Dominicana, donde más del 60 por ciento de la población sobrevive en la pobreza, mientras ahora el gobierno socialdemócrata de Hipólito Mejía, inaugurado el 16 de mayo del año 2000 pretende prácticamente duplicar la deuda externa del país.

A pesar de que el país ha venido siendo ensalzado por los organismos internacionales en los últimos años, tanto por el llamado crecimiento económico que nunca ha abarcado el aspecto humano, como también por considerársele uno de los países de América Latina y el Caribe con menores índices deuda externa relacionada con el PIB y la exportación de bienes y servicios, todo ello no pasa de ser una comedia y una ficción.

Lo cierto es que, pese a todo ello, somos un país que dedica prácticamente el 20 por ciento de su presupuesto al pago del servicio de la deuda externa, lo cual al relacionarse con las pretensiones oficiales en tomar la senda del endeudamiento externo ha encendido el debate, entendiendo muchos que se trata de poner en acción un mecanismo recolonizador, pues si se aumenta la deuda externa aumentará el pago del servicio, haciendo difícil la situación de pago para el país, lo que podría crear situaciones como las existentes entre 1905 y 1947 período en el cual el país fue intervenido financieramente por haberse declarado insolvente para pagar la deuda, y para imponer esta situación la nación sufrió la primera intervención militar norteamericana de 1916 a 1924.

LAS PROYECCIONES DEL ENDEUDAMIENTO

Para diciembre del año 2000 la deuda externa de la República Dominicana alcanzaba los 3 mil 600 millones de dólares. El Gobierno de Hipólito Mejía al iniciarse el 2001 tenía en carpeta unos 20 préstamos por valor total de 3 mil 82.7 millones de dólares, unos 500 de los cuales recibió en los primeros 5 meses , lo que significa casi la duplicación de dicha deuda.

Esta situación es comparable con la que vivió el país entre 1979 y 1986, período también gobernado por el socialdemócrata Partido Revolucionario Dominicano, cuando bajo los argumentos de que el país poseía una gran capacidad de endeudamiento para implementar la "democracia económica" caímos en una situación caótica, matizada por el estancamiento económico, el endeudamiento externo y la inflación en medio de la implementación de los ajustes neoliberales.

Al inicio de los 90 el país fue estremecido nuevamente por los llamados "ajustes" del FMI y otros organismos internacionales, pudiéndose graficar la situación de entonces por lo siguiente: inversión en salud entre 1980 y 1990 se redujo entre 60-70 por ciento y la de educación pasó del 2.1 % del PIB a apenas 1 %, , convirtiéndose la pobreza en el problema más grave del país, según los propios organismos de la ONU., lo que reactivó la emigración internacional.

Olvidando toda esta experiencia, desoyendo las voces de los más diversos sectores y las acciones de resistencia popular el gobierno se ha metido en una política sin precedentes de endeudamiento, lo cual hace vislumbrar que el 2001 pasará a la historia como el año de mayor endeudamiento externo.

Entre los prestamos proyectados está la colocación de 500 millones de dólares en los llamados bonos "soberanos" (aprobados en primera lectura por el Senado el 11 de julio) que agregarían unos 60 millones de dólares al servicio de la deuda externa anual. El año se inició al tomar en enero unos 130 millones de dólares para pagar el vencimiento del servicio de la deuda externa al mes de diciembre del 2000 llegando en junio alrededor de los 500 millones, siguiendo el rumbo ascensional.

Entre los prestamos proyectados tenemos para construir torres a los senadores y diputados, financiar los llamados programas sociales que se quedan en politiquería, para refinanciar otros prestamos, y muy pocos para de emplearlos en la producción de bienes y servicios que contribuyan a combatir la pobreza y a crear plazas de empleo.

LOS APOLOGISTAS DEL ENDEUDAMIENTO IGNORAN LA DEUDA SOCIAL

Los sectores que defienden la política del endeudamiento externo sostienen que el país conserva una gran capacidad crediticia y que este vendrá a corregir las distorsiones creadas por los excesos de los ajustes económicos, el último de los cuales se produjo tras la inauguración del gobierno con el aumento de los combustibles, el IVA en un 50 % y la creación de nuevos impuestos al consumo, a las ventas brutas, entre otros, que han agravado las condiciones de vida de la población, agregándose a la gran deuda social creada por las políticas neoliberales aplicadas desde inicio de los 80.

La existencia de más de una tasa de mortalidad infantil sobre el 47 por mil, más de la mitad de la población sin acceso al agua potable, más del 73 % sin acceso al alcantarillado sanitario, más de un 20 por ciento de los mayores de 6 años sin instrucción; más del 20 por ciento desempleados, un déficit habitacional de alrededor de un millón de unidades según los últimos estudios y un salario mínimo que apenas cubre el 15 por ciento de las necesidades, todo ello evidencia que el pueblo dominicano no debe, al contrario, le deben y por tanto no hay porqué pagar.

La inversión extranjera ha servido siempre de arma para tratar de justificar el endeudamiento, pero históricamente está demostrado que no ha sido así, en el caso de nuestro país.

LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN EL PAÍS

El análisis de la inversión extranjera en la República Dominicana entre 1995 y el 2000 nos muestra lo siguiente:

* La inversión directa fue de unos 3 mil 936.9 millones de dólares.

* Repatrió 6 mil 662.7 millones de dólares en utilidades, pago de intereses y otros.

* El flujo negativo para el país fue nada menos que de 3 mil 25 millones de dólares.

Para el año 2000 la inversión neta fue de 952.9 millones de dólares, repatriando un total de 1 mil 340 millones de dólares, produciendo un flujo negativo de 387.9 millones .

REACCIONES Y PERSPECTIVAS

Amplios sectores de la opinión pública, los movimientos sociales y políticos reaccionan ante esta decisión gubernamental. Analistas políticos como Rafael Chaljub, Rafael Flores Estrella y Tomás Castro han mantenido una denuncia permanente, mientras que los economistas Eduardo García Michel, Isidoro Santana, Ramón Pérez Minaya, Miguel Sáez, Héctor Linares, entre otros también han asumido una posición crítica. El movimiento social a través de la Coordinadora de Organizaciones Populares, Sindicales y Choferiles desarrolló una Jornada Nacional de Protesta el pasado día 19 de junio y proyecta una Segunda Jornada para el 8 de agosto en la que la oposición al endeudamiento externo ocupa uno de los principales puntos.

Con la Jornada Mundial de Movilización Contra el Pago de la Deuda Externa acudimos a un importante momento de lucha y pugna frente a la globalización neoliberal, esperanzados desde estas tierras caribeñas, no solo con alcanzar un país verdaderamente soberano, sino también una América Latina, un caribe y un mundo sin deuda externa , verdaderamente verde y física y espiritualmente saludable, donde al final el producto globalizado esté impregnado de solidaridad, soberanía, participación, justicia y progreso social.

Santo Domingo, República Dominicana, julio 2001.

* Pedro Franco

Coordinador General del Consejo de Unidad Popular -CUP-, Organización Nacional de Pobladores de la República Dominicana. cupconsejo@hotmail.com

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net