24/07/2013

Las formas de plantas de mundos previos (de ciclos pasados) están comenzando a brotar como semillas

Una semilla, en la medida en que más que ninguna otra cosa envuelve la idea de cambio, de transformación vital, es símbolo adecuado para el devenir a que está sujeto el cosmos, en particular la vida, que en su multiplicidad diversa trata de expresar la unidad sintética que le es inherente.

Las formas de plantas de mundos previos (de ciclos pasados) están comenzando a brotar como semillas

Los Hopi, guardianes de la tierra.

Los hopi son un pueblo originario de América que vive todavía, aunque diezmado, en la zona del Gran Cañón del Colorado, donde resistió al Imperio Español primero, a los mexicanos después y a los Estados Unidos ahora. De ellos tomo esta breve impresión sobre las semillas como símbolo del estado germinal en el fin de un ciclo, como estamos viviendo ahora.

En una imagen bella, que expresa la relación necesaria entre todos los planos del cosmos (por lo menos, ya que la relación no se limita al cosmos), los Hopi aluden a un cambio que se está produciendo en la tierra, que por otra parte se discute a nivel científico profano con apremio. “Las formas de plantas de mundos previos (de ciclos pasados) están comenzando a brotar como semillas”.

Para ellos, esto podría derivar, si hubiera conciencia suficiente, en un nuevo estudio de la botánica, porque “la misma clase de semillas están siendo plantadas en el cielo como estrellas. La misma clase de semillas están siendo plantadas en nuestros corazones. Todo esto es lo mismo, dependiendo cómo cada uno lo vea”.

Las semillas son los gérmenes del mundo nuevo, que aparecen en cada plano de existencia según su modalidad propia, en la tierra como semillas y en las estrellas como fulguraciones y en nuestros corazones como visiones anticipadas y confusas del ciclo nuevo.

Se trata de una idea fundamental, que se puede ilustrar con el punto geométrico: es en cierto sentido lo ínfimo, porque no tiene dimensiones y estrictamente hablando, está fuera del espacio; pero a pesar de eso, por su reiteración indefinida es capaz de generar todo el espacio, que está “en principio” contenido todo en él. El punto es el “germen” del espacio.

De la misma manera, el número 1 es el “germen” o la semilla de toda la cantidad. Justamente, Aristóteles no consideraba un número al uno sino el principio de todos los números, que por adición derivan de él.

EcoPortal.net

AIM

http://www.aimdigital.com.ar

Artículos relacionados

Comentarios

Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de EcoPortal y Ambiente y Sociedad, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente http://www.ecoportal.net. Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de EcoPortal.net. Para la realización de este sitio utilizamos software libre.