Epidemia mundial de basura electrónica

Los consumidores de EEUU generan un estimado de 3,14 millones de toneladas anuales de residuos electrónicos, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Aproximadamente el 40 por ciento de esta basura va al reciclado, 50.000 camiones al año. Un estudio de 2016 de la Red de Acción de Basilea (BAN, sigla en inglés), una organización sin fines de lucro que tiene por objeto poner fin al comercio mundial de desechos electrónicos tóxicos, encontró que casi un tercio de estos restos se exportan a países en desarrollo, donde se desmantelan como equipos de reciclado de baja tecnología que contaminan el medio ambiente y ponen en peligro a los trabajadores, muchos de ellos niños. “La gente tiene derecho a saber dónde van sus trastos", les dijo en mayo de 2016 Jim Puckett, director ejecutivo de BAN, a Katie Campbell y Ken Christensen de KCTS9 / EarthFix. 

Por Proyecto Censurado

Desde julio 2014 a diciembre 2015, BAN instaló dispositivos de localización GPS en 200 piezas de equipos informáticos usados, no funcionales, enviados a sitios de reciclado de basura electrónica públicamente accesibles alrededor de EEUU y luego siguió lo que ocurrió con los equipos. 

En mayo de 2016, BAN encontró que sesenta y cinco de los dispositivos (aproximadamente el 32 por ciento) fueron exportados, en lugar de reciclarse a nivel nacional. Basándose en las leyes de los lugares donde fue enviada la basura electrónica, BAN estima que sesenta y dos de los dispositivos (31 por ciento) parecían envíos ilegales. Puckett dijo a Intercept que los dispositivos de localización GPS son "como pequeños detectores de mentiras … Ellos cuentan su historia y lo dicen sin pasión".

BAN se asoció con Carlo Ratti, del Senseable City Lab, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, para determinar exactamente dónde fueron a parar los equipos. Ratti dijo a PBS NewsHour que con sus colegas investigadores se vieron sorprendidos por la distancia recorrida por los residuos. Los desechos de e-basura fluyen a nivel mundial, "en realidad cubren casi todo el planeta". Cada dispositivo de reciclado viajó un promedio de 4.000 kilómetros, según el estudio BAN. 

La mayoría de los equipos fue a Hong Kong, pero BAN los siguió con sus dispositivos a diez países diferentes, entre ellos China, Taiwán, Pakistán, México, Tailandia, Camboya y Kenia. Elizabeth Grossman, escribiendo para Intercept y citando a Puckett, dijo que la "nueva zona cero" para el procesamiento de los desechos electrónicos se encuentra en el sector Nuevos Territorios de Hong Kong, cercanos a la frontera con China. Mientras el gobierno chino toma medidas enérgicas contra las importaciones de desechos electrónicos, los trabajadores chinos cruzan la frontera a Hong Kong sin documentación oficial para hacer allí un trabajo similar. 

Si se desecha inadecuadamente, la basura electrónica puede liberar una variedad de toxinas, incluyendo plomo, mercurio y cadmio. Sin embargo, EEUU sólo restringe las exportaciones de desechos electrónicos de un tipo de componente, los tubos de rayos catódicos. Ninguna ley federal regula el reciclaje de desechos electrónicos, aunque muchos estados norteamericanos prohíben en los vertederos el dumping de electrónicos usados y tienen programas de reciclaje de residuos electrónicos. 

En Hong Kong, Puckett, un periodista chino, un traductor y un conductor local siguieron una señal GPS hasta una cerca con un signo de identificación de tierra para el cultivo. Mirando al otro lado, por encima de la valla, Puckett encontró trabajadores cubierto de tóner y tintas negras –un probable carcinógeno asociado con problemas respiratorios– escapadas por la ruptura de impresoras apiladas hasta casi 5 metros de altura en una superficie tan grande como un campo de fútbol. "No hay protección para esta fuerza de trabajo… No hay leyes laborales que vayan a protegerlos", dijo Puckett. Poco antes, en otro sitio donde los trabajadores desmantelaban televisores LCD, se encontraron con operarios sin mascarillas protectoras que no tenían conocimiento de los vapores de mercurio liberados cuando se rompen los tubos fluorescentes que iluminan las pantallas LCD. Incluso en pequeñas cantidades, el mercurio puede ser una neurotoxina.

Desde que 182 gobiernos nacionales y la Unión Europea firmaron en 1989 el Convenio de Basilea, un tratado internacional para detener el vertido de residuos peligrosos de los países desarrollados en países menos desarrollados, EEUU es el único país industrializado del mundo que no ha ratificado el tratado, como informó EarthFix.

En abril de 2016, US News & World Report publicó un artículo anticipándose a la publicación del informe de BAN, “Desconectar: El fondo de comercio y la hondonada de la exportación de desechos electrónicos públicos a los países en desarrollo”. Este asunto no ha sido debidamente cubierto en la prensa corporativa estadounidense.

Fuentes:
Katie Campbell and Ken Christensen, “On the Trail of America’s Dangerous, Dead Electronics,” KCTS9/EarthFix, May 9, 2016, http://www.opb.org/news/series/circuit/tracking-dangerous-dead-electronics/
Katie Campbell and Ken Christensen, “Watchdog Group Tracks What Really Happens to Your ‘Recycled’ E-Waste,” PBS NewsHour, PBS, broadcast May 9, 2016, transcript, http://www.pbs.org/newshour/bb/watchdog-group-tracks-what-really-happens-to-your-recycled-e-waste/

Elizabeth Grossman, “GPS Tracking Devices Catch Major U.S. Recyclers Exporting Toxic E-Waste,” Intercept, May 10, 2016, https://theintercept.com/2016/05/10/gps-tracking-devices-catch-major-u-s-recyclers-in-improper-e-waste-exports/

Student Researcher: Karl Wada (College of Marin) 

Faculty Evaluator: Susan Rahman (College of Marin) 
Traducción de Ernesto Carmona / Mapocho Press

Ecoportal.net

ALAINET

http://www.alainet.org/

 

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario