Nueve de cada 10 personas respiran aire nocivo para la salud

El 92 por ciento de la población mundial vive en lugares donde los niveles de calidad del aire exceden los límites fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que provoca 6.5 millones de muertes al año, alertó el organismo.

Por Marta Hurtado

“Sólo una de cada 10 personas respira un aire que está en los límites establecidos por la OMS. Los otros nueve respiran aire que es nocivo para su salud”, afirmó en rueda de prensa María Neira, directora del departamento de Medioambiente y Salud.

La OMS presentó un informe en el que evalúa la calidad del aire a la que está expuesta la población mundial y cuantifica las enfermedades y muertes derivadas de esta contaminación.
Los datos son los más detallados jamás publicados por la OMS, que usa cifras procedentes de mediciones por satélite, modelos de transporte aéreo, y de monitores de estaciones terrestres en relación con más de 3,000 ubicaciones en 103 países, tanto rurales como urbanas.

El informe confirma el dato revelado en estudios anteriores de que tres millones de muertes al año ocurridas en 2012 –las cifras disponibles más recientes– estuvieron relacionadas con la exposición a la contaminación exterior.

No obstante, rebaja la cifra de muertes globales por contaminación –tanto exterior como interior– y la deja en 6.5 millones, cuando en informes anteriores la situaba en siete millones.

Entre las principales fuentes de contaminación del aire figuran los modelos ineficaces de transporte, la quema de combustible en los hogares y la quema de desechos, las centrales eléctricas y las actividades industriales.

Los principales contaminantes son las micropartículas –de un diámetro inferior a 2.5 micrometros– del sulfato, de los nitratos y del hollín.

El informe no hace un ránking de los países más contaminados ni de los que menos, se limita a decir que las regiones donde la calidad del aire es peor son las del Sudeste Asiático, el Mediterráneo oriental y el Pacífico occidental.

“No queríamos hacer un ránking para señalar con el dedo este o aquel país, sino mostrar la realidad e incitar a todas las naciones a que reaccionen, a que tomen medidas ante un tema que es muy grave”, explicó Neira.

La directora recordó los miles de millones de dólares que los países gastan anualmente en sus sistemas de salud para tratar las enfermedades consecuencia de la contaminación, y les invitó a hacer un cálculo de lo que se ahorrarían si aplicarán políticas públicas de mejora de la calidad del aire.

“Invertir en energías limpias, en transporte ecológico son inversiones que tienen un coste-beneficio enorme y que ahorrarían no solo dinero a medio plazo sino que reduciría el número de enfermos y muertos”, agregó.

Con respecto a las zonas menos contaminadas, el texto indica que tres cuartas partes de la población de los países con altos ingresos de las Américas, así como un 20 por ciento de la población que vive en naciones de ingresos medios y bajos de la misma región, viven en lugares con la calidad del aire considerada correcta.

Una situación que también se da en menos del 20 por ciento de los países europeos y los países ricos del Pacífico occidental.

Por ejemplo, el informe indica que en España en 2012 hubo 6,860 muertes atribuidas a la mala calidad del aire, lo que representa siete muertes por 100,000 habitantes, una proporción igual a la de Estados Unidos, pero mucho mayor al 0.2 registrado en Suecia o al 0.3 en Nueva Zelanda.

Los países con más muertes relacionadas con la contaminación del aire son Turkmekistán con 108 decesos por cada 100,000 habitantes; Afganistán, con 81 muertes por cada 100,000 habitantes; Egipto con 77; China con 70; o India con 68.

Por su parte, en Latinoamérica, Chile contabilizó en 2012 13 muertes por 100,000 habitantes, mientras que Honduras registró 32; México y Perú, 17; pero Venezuela 27.

Casi el 90 por ciento de las muertes relacionadas con la contaminación del aire se producen en países de ingresos bajos y medianos, y casi dos de cada tres tienen lugar en las regiones del Asia sudoriental y del Pacífico occidental.

El 94 por ciento de las muertes se deben a enfermedades no transmisibles, sobre todo a enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, neumopatía obstructiva crónica y el cáncer de pulmón.

La contaminación del aire también aumenta el riesgo de infecciones respiratorias agudas.

Principales agentes contaminantes del aire

La contaminación atmosférica debido a las partículas, el ozono, el dióxido de nitrógeno o los metales pesados procede sobre todo de la industria, la calefacción y los transportes.

Sus posibles efectos en la salud son múltiples, entre los cuales figuran los trastornos respiratorios e incluso el cáncer de pulmón o los accidentes vasculares cerebrales.

Más que los momentos de máxima contaminación, generados en parte por las condiciones meteorológicas o el aumento temporal de ciertas actividades, es sobre todo la contaminación crónica la más nociva.

Partículas: son materias microscópicas suspendidas en el aire. En la ciudad, estas partículas ennegrecen las fachadas de los edificios.

Existen las PM10 (diámetro inferior a 10 micras), procedentes sobre todo de los procesos mecánicos como las actividades de construcción, y las “partículas finas” (PM 2.5, diámetro inferior a 2.5 micras), cuyo origen se encuentra en la combustión de madera o de carburantes y en los vapores industriales.

Están consideradas como “el agente contaminante atmosférico más nocivo para la salud humana en Europa”, según la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA). Un 90 por ciento de los ciudadanos urbanos están expuestos a cantidades superiores a los límites aconsejados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las partículas más pequeñas, las más problemáticas, penetran en las ramificaciones profundas de las vías respiratorias y también en la sangre. Además de cáncer, pueden generar asma, alergias, enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

Dióxido de nitrógeno (NO2): se forma en los procesos de combustión de los motores de autos, barcos e incluso de centrales eléctricas. Los motores diésel emiten todavía más cantidad de este agente contaminante.

Al estar tan relacionado con los transportes, el dióxido de nitrógeno golpea de lleno las ciudades.

Este gas favorece el asma y los trastornos pulmonares en los niños. Según la OMS, en Europa y en Norteamérica, se observa actualmente una asociación entre la disminución de la función pulmonar y las concentraciones de NO2.

El No2 es también el principal agente responsable de la formación de aerosoles de nitratos, que representan una proporción importante de las PM 2,5 y del ozono, en presencia de los rayos ultravioletas.

Ozono (O3): este gas surge de reacciones químicas, bajo el efecto del sol, entre varios agentes contaminantes como el dióxido de nitrógeno y los compuestos orgánicos volátiles (hidrocarburos, disolventes…).

“El ozono es un gas potente y agresivo” que, a niveles elevados, “corroe los materiales, los edificios y los tejidos vivos”, escribe la AEMA. En el cuerpo humano conlleva una “inflamación de pulmones y bronquios”.

El transporte por carretera, la agricultura y la industria manufacturera son los causantes de los principales agentes contaminantes que generan ozono.

Otros: el dióxido de azufre (combustión de carbón y de petróleo) causa patologías respiratorias. El amoniaco (NH3) está relacionado con las emisiones de la agricultura.

La industria también emite metales pesados –plomo, cadmio, níquel, arsénico, mercurio– que se acumulan en el organismo.

La contaminación del aire interior también es nociva.

En total, un deceso de cada nueve en el mundo está relacionado con la contaminación atmosférica, señala la OMS, que constata los avances en la vigilancia del fenómeno pero pide una “acción rápida”.

Esta noticia fue escrita por Catherine Hours, AFP

Ecoportal.netEl Nuevo Heraldhttp://www.elnuevoherald.com/

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario