Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

Gran Lago Cocibolca ¿reserva nacional de agua potable para Nicaragua?

¿Vale la pena contaminar el Lago Cocibolca aún más para enriquecer a una empresa anónima?
¿Cuánto realmente vale el agua en el Gran Lago Cocibolca? Este Lago tiene valor ecológico, ambiental, cultural, social, estratégico, económico, entre otros.

La gravedad de la situación hídrica para muchos países les ha llevado a diseñar estrategias de cómo conservar el agua, que no es otra cosa que la protección de la cuenca y del ambiente que la produce. México, país anfitrión del IV Foro, ha designado el agua “asunto estratégico y de seguridad nacional”. En nuestra Nicaragua, ¿cómo se atiende este asunto? Nuestra honorable Asamblea Nacional, en un destello de lucidez, ha incorporado en la Ley de Aguas aprobada en lo general, el artículo 97, en el Título de la Protección de las Aguas. Este artículo señala: “Es responsabilidad del Estado con la participación de gobiernos municipales, Consejos Regionales, asociaciones de municipios, sector privado, Organizaciones no Gubernamentales y población en general la protección, conservación y destino de las aguas del Gran Lago de Nicaragua o Cocibolca. Este Lago deberá considerarse como “Reserva Nacional de Agua Potable…”. Por otra parte, la Unesco ha recibido la solicitud del Gobierno de Nicaragua para declarar “Patrimonio de la Humanidad” al Gran Lago, aunque esta iniciativa sufre de letargo en su gestión. La otrora Asociación de Municipios del Gran Lago de Nicaragua (Amugran) aprobó Políticas de Aprovechamiento y Protección para el Cocibolca, muy acertadas y responsables.

250-2-1

Desafortunadamente, estas hermosas declaratorias carecen de expresión concreta en la realidad diaria, ya que el Gran Lago Cocibolca está en serios problemas, que comprometen su futuro y, por supuesto, el nuestro. Estos conflictos podemos separarlos en dos grupos: primero, aquellos que han sido ya prohibidos, y que felizmente se encuentran bajo algún nivel de atención de los gobiernos municipales o del Gobierno Central:
1- Las ciudades o municipalidades que rodean al Cocibolca descargan aguas residuales municipales, agroindustriales y aguas negras crudas o insuficientemente tratadas directamente al lago. En algunos casos, como la ciudad de Granada, se está organizando la corrección a este problema, pero en otras como Rivas, el “río de oro” conducirá sus aguas negras crudas hacia el Cocibolca por muchos años más. Alrededor del resto del lago la situación no es diferente. Estos desechos líquidos transforman en cloacas aun a los lagos grandes. El ejemplo del Lago Xolotlán es un espejo siniestro de esta situación.

2- Los desechos sólidos o basuras municipales cubren la geografía de la cuenca. No todos los desechos son putrescibles, ya que plásticos, metales, fibras, vidrios, etc. permanecen inalterados obstaculizando los procesos naturales en el cuerpo de agua.

3- La ganadería extensiva continúa aportando sedimentos y fertilizantes de manera masiva, desde los extensos pastizales en Boaco, Chontales y Rivas, lo que aumenta exageradamente la eutrofización de sus aguas, condición de envejecimiento prematuro sumamente destructiva. En los últimos diez años, el Cocibolca ha envejecido aceleradamente, lo que se observa en los cambios de su diversidad biológica.

4- El uso de agroquímicos en cultivos principalmente de arroz y sorgo, del lado nica, y de muchos cultivos de exportación en el lado tico, que llegan atravesando el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, envenenan el agua y los sedimentos. Aún trazas de estos residuos disueltos tienen alta capacidad carcinogénica, teratogénica y mutagénica. No podemos permitir su presencia a ningún nivel en el agua que consumirán nuestros hijos y nietos.

En el segundo grupo, de impactos legalizados, se encuentra una actividad agroindustrial altamente contaminante, autorizada por el Gobierno anterior, favorecida por el actual, y que se encuentra en franco incremento, como es la crianza de peces en jaulas flotantes, negocio de una empresa extranjera, Nicanor. Esta empresa ha deslumbrado al Gobierno con la posibilidad de exportación de 3,000 toneladas o 3,000.000 kilogramos de tilapia en filetes, un pez parecido al guapote. Hasta figura esto entre las expectativas del Plan Nacional de Desarrollo. Sabemos que en 2004 y 2005, Estados Unidos compró a Nicaragua 67,528 kg y 68,477 kg de filetes frescos del pescado exótico, respectivamente. El precio promedio fue de US$ 5.78 por kilogramo, así que la exportación de esas tres mil toneladas significaría más de 17 millones de dólares para la empresa noruega y sus socios nacionales. Envidiable y muy deseable, si los costos de operación de la empresa no fueran trasladados por diseño del proceso agroindustrial que usa jaulas flotantes, a la sociedad y el ambiente nicaragüense, específicamente en detrimento de la salud del Gran Lago Cocibolca.

250-2-2

La industria de piscicultura debe desarrollarse responsablemente en estanques correctamente acondicionados, no en aguas naturales, ya que de acuerdo con la información contenida en la página 7 de la Resolución 01-2002 del 16/1/2002, documento oficial del Marena dirigido a la Procuraduría del Ambiente, por cada Kilogramo de tilapia producida, se genera 2.77gramos de heces al día, es decir, que 3,000.000 kg de peces vivos producen 8,100 kg/día, o 17,820 libras de heces diarias. El ciclo de crecimiento, 270 días, transforma esta cantidad en 2,187.000 Kg, (sic), un poco más de 2,100 toneladas métricas, o 4,811.400 libras de heces, que deben descomponerse en el Cocibolca para ahorrarle los costos del tratamiento de esos desechos al industrial, disolviendo estas heces en el agua que necesita consumir la población de Nicaragua.

¿Vale la pena contaminar el Lago Cocibolca aún más para enriquecer a una empresa anónima?
¿Cuánto realmente vale el agua en el Gran Lago Cocibolca?
Este Lago tiene valor ecológico, ambiental, cultural, social, estratégico, económico, entre otros. Ocupémonos por razones de espacio solamente del último valor en la lista: el económico.

La producción de agua en el Gran Lago ha sido cuantificada por el Ineter. En promedio por cada segundo el lago descarga 478 metros cúbicos de agua a través del río San Juan. En un segundo, ¡casi medio millón de litros de agua abandonan el Gran Lago! Es decir, cada día como promedio se produce 41,299.200 metros cúbicos de agua. El valor de mercado del agua potable en Nicaragua, establecido por INAA y Enacal, (cifras del Banco Central) es de C$ 14,6761 córdobas por metro cúbico (1,000 litros), valor promedio para uso industrial en 2005. Es decir, en un día cualquiera promedio, el Gran Lago Cocibolca es capaz de generar valor económico por C$ 606,111.189 (equivalentes hoy a US$ 34,993.660), hablando solamente del valor de mercado del agua potable. ¿Qué otro negocio podría desarrollarse en Nicaragua que reditúe 35 millones de dólares por cada día de operación? Si esto parece irreal, los 17 millones que esperan vender en filetes de tilapia para felicidad de unos pocos a cambio de cada año de contaminación, claramente no valen las tres mil toneladas de heces que deben disolverse en el agua que necesitamos convertir a divisas, a salud y educación. Claramente, el interés nacional debe prevalecer sobre el privado.

Naturalmente, habrá que hacer muchas inversiones si algún día Nicaragua entra al mercado internacional de suministro del bien más preciado en el mundo actual: agua limpia. La exportación sostenida del excedente de nuestra agua, por modesta que sea, debe constituirse en atractivo eje de desarrollo para Nicaragua. Esto necesariamente implica la inversión en resolver cada uno de los problemas ambientales que afectan al Cocibolca, tanto los problemas “prohibidos” como los “legales”, específicamente el de la contaminación autorizada con peces hacinados en jaulas flotantes. Otros beneficios adicionales de sanear y rehabilitar el ambiente se relacionan con beneficios sociales directos, como el mejoramiento de la salud pública, al disminuir los focos infecciosos, y sea mencionado sólo de paso el incremento en atractivos turísticos, que constituyen otro importante rubro relacionado con la salud del cuerpo de agua y desarrollo económico de trascendencia nacional.

La condición indispensable para considerar un negocio sostenible con esta agua es proteger su calidad. Los municipios que integran el mosaico de territorios que conforman la cuenca del Gran Lago podrían sacar de la pobreza en que se debate a todo el país, si se organizan adecuadamente para proteger y aprovechar este recurso.

¿Cuándo vamos a integrar este activo a nuestra economía, para el bienestar de la sociedad nicaragüense? ¿Cuál será el costo en pérdida de oportunidades y vidas humanas en Nicaragua, por no asumir nuestra responsabilidad y corregir estos errores? www.EcoPortal.net

* El autor es Profesor, UNAN-Managua - Nicaragua

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net