Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

La Sed, ¿Necesidad o Lujo? El Agua, ¿Bien Público o Mercadería?

12/07/04 Por Sergio Ferrari

En tanto que "fuente de vida" fundamental y no reemplazable del ecosistema, el agua es un bien vital que pertenece a los habitantes del planeta en común. Ninguno de ellos, individualmente o en grupo, debería tener el derecho de apropiárselo en forma privada.

La realidad es dramática: sólo un pequeño 2,5% del total del agua existente en el planeta es dulce y por lo tanto de uso humano. Las previsiones, catastróficas: en 20 años (hacia el 2025) más de 3 mil millones de seres humanos -el 80 % en los países "periféricos"- sufrirán la falta de ese vital líquido. Ya hoy, mil 400 millones de personas -1 de 4 habitantes del planeta- carecen de agua, entre ellos 80 millones de latinoamericanos. Las diferencias y tensiones no dejan de aumentar. Mientras un habitante de un país del Sur consume en promedio 20 litros por día, un italiano llega a 213 y un estadounidense puede superar los 600.

El Manifiesto del Agua

En tanto que "fuente de vida" fundamental y no reemplazable del ecosistema, el agua es un bien vital que pertenece a los habitantes del planeta en común. Ninguno de ellos, individualmente o en grupo, debería tener el derecho de apropiárselo en forma privada.
Tal aparece como principio básico del Manifiesto del Agua, elaborado en 1998 por un grupo de 23 personalidades de primer nivel mundial encabezadas por Mario Soares, ex mandatario de Portugal, y Riccardo Petrella, eurodiputado y presidente del Grupo de Lisboa.

Con una simpleza máxima y rico en su capacidad didáctica, el citado documento subraya que "el agua es un bien patrimonial común de la humanidad ", del cual
dependen la salud individual y colectiva así como la agricultura, la industria y la vida doméstica.

"El agua pertenece más a la economía de bienes comunes y de la riqueza compartida que a la economía de la acumulación privada e individual..." Por tal razón "el acceso al agua es un derecho fundamental, inalienable, individual y colectivo... y hace parte de la ética de base de una 'buena' sociedad humana y de una 'buena' economía".

Enunciado que sin embargo contrasta con la realidad cotidiana convertida en estadística. 6 mil niños de menos de 5 años mueren cada día como consecuencia del consumo de agua insalubre. 80% de todas las enfermedades en los países del Sur tienen como origen la utilización de agua insana. 3 mil millones de seres humanos no cuentan hoy con instalaciones sanitarias adecuadas.

Dicho Manifiesto, que propugna por un Contrato Mundial del Agua, anticipaba 6 años atrás, uno de los combates más encarnizados en el plano de las ideas; en el terreno de la lógica económica y de la dinámica diaria que protagonizan muchas naciones periféricas. Activos movimientos sociales del planeta han incorporado la consigna de la no-privatización del agua como un punto de no retroceso de su disputa callejera. La pueblada de Cochabamba -"la guerra del agua "- en Bolivia, en abril del 2000, ha sido tal vez la protesta más emblemática del último lustro, por su dimensión y por haber obligado a la transnacional norteamericana Bechtel Enterprises y al gobierno sudamericano a retroceder en su plan privatizador. Lucha andina que no opaca otras tantas movilizaciones locales antiprivatizadoras en Argentina, Honduras, Perú, El Salvador, Nicaragua y Brasil, por citar sólo algunos de los casos más conocidos en el continente.

La "Prehistoria" de un Derecho Esencial

De la propuesta de Contrato Mundial a la de una Convención Internacional existe sólo un pequeño paso adelante y una visión estratégica consolidada. Organizaciones no gubernamentales a nivel mundial, entre las cuales está la Comunidad de Trabajo helvética, proponen avanzar hacia "una convención obligatoria de derecho público internacional sobre el agua", tal como lo formula la ecologista suiza Rosmarie Bär, una de las especialistas en la materia. La propuesta busca definir una política duradera sobre el tema, fundada en la idea que el derecho al agua es parte integrante de los derechos humanos básicos.

Para la ecologista helvética "cuando se habla de agua hay que hablar de política... La política del agua va de la mano de la política del suelo y de la agricultura, de la política comercial y económica, la de medio ambiente, social y sanitaria, así como de la política de la igualdad... y sobre todo de la política de los derechos del hombre y de la paz".

Es necesario, fundamentalmente, agrega Bär, una voluntad política para incidir en todos los niveles de la comunidad internacional. "Cada año Europa y Estados Unidos gastan más dinero para alimentar sus perros y gatos domésticos que el que se necesitaría para permitir a todos los seres humanos a acceder al agua potable".

"Ejemplo dramático que muestra que la lucha por el agua es un combate que implica modificaciones sociales a favor del desarrollo económico y de la justicia social", puntualiza.

Valores todos que exigen tiempos y procesos históricos largos para su materialización. Mar del Plata, Argentina, 1977, fue la sede de la Primera Gran Conferencia sobre el Agua y el punto de partida de reflexión de una política global sobre el tema. Allí la comunidad internacional constataba por primera vez que "todo hombre tiene igual derecho al acceso al agua potable, en cantidad y calidad suficientes como para cubrir sus necesidades".

15 años más tarde, la Agenda 21, resultante de la Cumbre Mundial de la Tierra de Río de Janeiro, Brasil, subrayaba y concretaba esa exigencia. Fue la Asamblea General Extraordinaria de las Naciones Unidas del 2000 la que fijó un nuevo desafío clave: reducir hasta el 2015 a la mitad el número de personas que no tienen acceso al agua potable. Objetivo reconfirmado 2 años más tarde en la conferencia de Río+10 de Johannesburgo, África del Sur.

"Un largo camino hasta que sea considerado (explícitamente) como derecho de la persona humana", enfatiza Rosmarie Bär, quien recuerda que en la Declaración de los Derechos del Hombre de 1948 se establece que "toda persona tiene derecho a un nivel de vida suficiente como para asegurar su salud, su bienestar y el de su familia, especialmente a través de la alimentación, vestido, vivienda...", formulación que incluye, tácitamente, el derecho al agua.

En la actualidad, esa prerrogativa se deriva de normas obligatorias del Pacto Internacional relativo a los derechos económicos, sociales y culturales. En ese sentido, el derecho al agua aparece como condición previa a la realización del derecho a la vida, comida, salud y vivienda. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) para su jornada mundial del 2002 lanzó como consigna "Sin agua no hay alimentos".

La mayoría de esos documentos y enunciados onusianos han quedado, sin embargo, reducidos a simples declaraciones de buena voluntad sin cumplimiento alguno. Muy especialmente en la nueva era de globalización económica extrema donde el ritmo lo marcan las instituciones financieras internacionales tales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y sus subsidiarias regionales, y la presión por privatizar el servicio de agua -entre otros tantos rubros y servicios- se convirtió casi en receta universal de las transnacionales del norte para los países del Sur.

En una nueva arremetida todavía en proceso, la Organización Mundial del Comercio (OMC) empuja la privatización de los más diversos sectores públicos -desde la educación a la salud, pasando por el agua. Marco en el cual la Unión Europea exige a 72 países "en desarrollo o en transición" la apertura de sus servicios de agua a empresas extranjeras, aceptando de hecho la intensa presión de sus multinacionales del rubro que intentan seguir extendiendo el radio de acción y beneficios.

Las Guerras -Militares o Privatizadoras- Por el Agua
En una entrevista de hace algún tiempo, el profesor italiano Riccardo Petrella, uno de los principales especialistas y militantes de la causa del agua, anticipaba que "las guerras futuras serán por el agua", refiriéndose abiertamente a potenciales conflictos bélicos.

Funda su hipótesis no sólo en la escasez, el derroche y la mala distribución del vital líquido, sino también en un marco planetario estratégico alarmante. 60% de las fuentes de agua están localizadas en sólo 9 países (entre ellos Estados Unidos, Rusia, Canadá, Brasil, China e Indonesia). En tanto, 80 naciones que reúnen el 40% de la población mundial están confrontadas a una verdadera penuria hídrica.

De guerras armadas futuras a batallas económicas actuales no hay más que una diferencia de matices. Y la tendencia a privatizar el agua, convirtiéndola en una
mercancía cada vez más inaccesible para importantes sectores de la población del Sur, anticipa explosiones sociales imprevisibles.

Atrás de esta tensión dos posiciones antagónicas que quedaron de manifiesto en abril del 2003 durante la realización paralela del Foro Mundial del Agua de Kyoto, Japón, y la convocatoria alternativa de Florencia, Italia.

Para las transnacionales y las instituciones financieras internacionales el agua es un bien económico-comercial, como el petróleo, un auto o un televisor. Por lo tanto, puede ser vendido, comprado o intercambiado. El acceso al agua es una necesidad vital pero no un derecho humano esencial. Y los seres humanos son
consumidores/clientes de un bien/servicio al que se puede acceder a través de los mecanismos de mercado.

Según la misma óptica, se impone la liberalización de los servicios hídricos. Esta liberalización -desregulación y privatización- se debe aplicar según el principio de condicionalidad impuesto por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Es decir, un país puede obtener créditos a condición que libere y privatice los sectores de actividad para los cuales ha solicitado ese apoyo externo, concepto en el cual la prioridad está dada a la inversión privada.

Tal como lo señala la Declaración del Foro Alternativo "... esta prioridad ha sido consagrada por el Informe elaborado por Michel Camdessus, antiguo director del FMI, presentado a Kyoto. Según la Declaración final de la Cumbre de Monterrey, México, sobre el financiamiento al desarrollo mundial y el Informe Camdessus, sólo el sector privado puede asegurar de manera eficaz el financiamiento suplementario... que sería necesario en el próximo decenio para reducir a la mitad las personas que no tienen acceso al agua y a servicios sanitarios".

La visión opuesta, expresada por la sociedad civil internacional en el Foro Alternativo de Florencia, e inspirada en el Manifiesto del Agua así como en las reflexiones del Foro Social Mundial de Porto Alegre, pregona a favor de "otra política mundial y local del agua" y busca asegurar "el derecho al agua a las 8 mil millones de personas que habitarán la tierra en el 2020".

Basándose en 4 principios fundadores, el acceso al agua en cantidad (40 litros por día para uso doméstico) y calidad suficientes debe ser reconocido como un derecho constitucional humano y social, universal, indivisible e imprescindible. El agua debe ser considerada como un bien común que pertenece a todos los seres humanos y a todas las especies vivientes del planeta. Es a la colectividad pública de asegurar el financiamiento de las inversiones necesarias para concretar el lema de "agua potable para todos". Y, por último, los ciudadanos deben participar, sobre bases representativas y directas, en la definición y realización de la política del agua, desde el nivel local hasta el mundial.

Banco Mundial-FMI-transnacionales versus sociedad civil planetaria: dos visiones diferentes, dos concepciones antagónicas, muchas más tensiones en puerta y la historia de un conflicto anticipado, entre los que beben y los sedientos...

En marzo del 2003, el Banco Mundial, las multinacionales de agua -entre ellas Vivendi Environnement, Suez, RWE, Thames Water, Souther Water, Danone, Coca-Cola, Nestlé, Aguas de Barcelona, Saur Bouygues, Bechtel- e instituciones afines creadas por ellas, tal como el Consejo Mundial del Agua, realizaron un Foro Mundial en Kyoto, Japón. Contaban, además, con el apoyo de numerosas instituciones ligadas a las Naciones Unidas. Ante la falta de voluntad política para un intercambio conceptual de fondo en los trabajos preparatorios, numerosas organizaciones de la sociedad civil internacional decidieron reunirse, al mismo tiempo, en Florencia, Italia, entre el 21 y el 23 de marzo, en el Primer Foro Alternativo del Agua.

Participaron entre otros el Comité Internacional por el Contrato Mundial del Agua (Bruselas); ATTAC de varios países europeos; la Coordinadora para la defensa del agua y de la vida de Cochabamba (Bolivia); el Foro Social del Agua de Brasil; numerosas organizaciones italianas, entre las cuales el Foro Social de Florencia; Public Citizen (USA); Pipal Tree (india); Oxfam Bélgica; la Fundación Francia Libertad (Francia) etc. A la base de la reflexión en este Foro Alternativo -que produjo un importante documento referencial- se manejaron una serie de cifras que expresan el dramatismo extremo de la problemática a nivel mundial.

* 2 mil 400 millones de personas no tienen hoy acceso a servicios sanitarios
* 30 mil personas mueren cotidianamente por causa de enfermedades debidas a la ausencia de agua potable y servicios sanitarios
* 600 mil agricultores blancos de África del Sur consumen para la irrigación de 60% de fuentes hídricas del país, mientras 15 millones de ciudadanos de color no tienen acceso al agua potable
* la mitad de las ciudades y aldeas palestinas no tienen agua corriente, mientras que tdas las colonias instaladas por Israel sí poseen
* el 85% del volumen de las aguas de los ríos de Francia está contaminado
* el consumo medio de la población de los países del Sur se sitúa en torno a los 20 litros, en tanto en Italia es de 213 litros y en Estados Unidos de 600
* Brasil cuenta con el 11% de las fuentes de agua dulce del planeta, pero 45 millones de brasileros no tienen todavía acceso al agua potable
* El derroche de agua es enorme en el mundo entero: 40% del agua usada para el riego se pierde por evaporación; las pérdidas en los acueductos -incluso de los países "desarrollados" es de entre 30 y 50 %; un lavarropa familiar consume en promedio 140 litros por ciclo.

El Segundo Foro Alternativo mundial se realizará en el primer semestre del 2005 en Ginebra, Suiza. Una asociación amplia -integrada por numerosas ONG y movimientos sociales- así como un Comité de Organización, con sede en esa ciudad helvética, acaban de ser constituidos para asegurar la realización de dicho encuentro planetario.

Tal como lo fundamentan los defensores-promotores de la propuesta, entre ellas las principales ONG y movimientos sociales internacionales que trabajan en la materia, la Convención del Agua que debería elaborarse y votarse a nivel internacional permitiría:* Convertir el derecho al agua -en tanto derecho humano- como obligación en el plano jurídico.
* Asegurar el derecho al agua a las generaciones futuras
* Proteger el agua como bien público de la humanidad
* Asegurar que los Estados garanticen el derecho al agua... y responsabilizar a esos Estados y sus autoridades en lo que hacen al respeto, protección e implementación del derecho al agua
* Impedir que el agua sea privatizada y considerada como una mercancía comercial
* Dar la prioridad al derecho humano al agua sobre el derecho comercial internacional (por ejemplo, acuerdos de la Organización Mundial del Comercio)
* Asegurar la protección integral del derecho internacional público sobre las fuentes de agua, las napas freáticas (subterráneas), los ríos y lagos
* Asegurar los derechos de las mujeres en lo que hace al agua en tanto derecho de la persona humana
* Proteger los derechos locales y nacionales al agua de los pueblos indígenas incluyéndolo en el derecho internacional
* Inscribir la cultura tradicional del agua y los derechos locales al agua (por ejemplo, de los pueblos nómades) en el derecho internacional
* Garantizar que la población pueda ser parte activa y expresar su opinión, democráticamente, sobre la elaboración de las estrategias nacionales y locales en
materia del agua
* Asegurar a todos los seres humanos, a nivel internacional y nacional, vías legales para exigir el derecho al agua

* Periodista argentino residente en Suiza / Corresponsal Latinoamericano

Revisión ortográfica y gramatical: Colaboración de Tania Fernández Pino para EcoPortal

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net