Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

Los humedales… Esa fuente de agua dulce

19/03/09 Por Cristian Frers

El término humedales engloba una amplia variedad de ambientes, que comparten una propiedad que los diferencia de los ecosistemas terrestres: la presencia del agua como elemento característico. Este elemento juega un rol fundamental en la determinación de su estructura y funciones dentro de la ecología.

El término humedales engloba una amplia variedad de ambientes, que comparten una propiedad que los diferencia de los ecosistemas terrestres: la presencia del agua como elemento característico. Este elemento juega un rol fundamental en la determinación de su estructura y funciones dentro de la ecología.

Hay muchas definiciones del término humedal, la definición que más se acepta es la que esta relacionada con la Convención sobre los Humedales, donde quedan incluidos todos los ambientes acuáticos interiores y la zona marina costera y que toma a estos como: las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuye profundidad en marea baja no exceda de seis metros.

Los humedales juegan un papel muy importante en el ciclo del agua: recibe agua por precipitaciones (lluvia, nieve o granizo), agua subterránea o mediante arroyos y ríos, y la sueltan ya sea a otros cursos de agua superficiales, por infiltración a través del suelo formando depósitos de agua subterránea o mediante transpiración y evaporación de las plantas nuevamente a la atmósfera.

Por lo general el agua se acumula o su circulación es más lenta en los humedales, su liberación sucede lentamente, y esto tiene efectos importantes ya que los humedales funcionan como reguladores de los excesos y deficiencias hídricas, ayudan a mitigar las crecientes y la recarga y descarga del agua subterránea. Mediante la retención, transporte y transformación de nutrientes, sedimentos y contaminantes, juegan un papel muy importante en los ciclos de la materia y en el mantenimiento de la calidad de las aguas.

Los humedales sustentan una importante diversidad biológica y en muchos casos constituyen hábitats críticos para especies que se encuentran amenazadas de extinción. Así mismo, dada su alta productividad, pueden albergar poblaciones de animales muy numerosas. Muchas especies estan asociadas a los humedales ya sea en una etapa de su ciclo de vida, para nidificar, descansar o alimentarse.

Un ejemplo emblemático de los humedales está dado por las aves playeras migratorias, que viajan todos los años, en algunos casos miles de kilómetros desde sus áreas de nidificación en el Hemisferio Norte, hasta diversos humedales de la Argentina, en los que estas aves se concentran en grandes bandadas como en la Bahía San Sebastián en la Provincia de Tierra del Fuego.

La Argentina posee una gran extensión territorial en donde no es llamativo encontrar una gran variedad de ecosistemas acuáticos, en donde mucho de ellos están contaminados y otros están en camino de contaminarse, los más significativos son:

-Esteros del Iberá y sus ambientes:

Esta zona de agua se formó a partir de un cauce antiguo del río Paraná, el cual dejó al Iberá con su ambiente de lagunas, esteros con vegetación abundante, ríos y arroyos. La Provincia de Corrientes ha tomado una medida apropiada en crear la Reserva Natural del Iberá, de aproximadamente 1.300.000 hectáreas, que garantiza la conservación de este ecosistema único.

-Lagunas del Chaco Húmedo y Sistemas de Estero:

Se encuentran palmares, esteros y cañadas, que obtienen su agua de la asociación que realizan con el extremo sur de los esteros del Paraguay, los que a su vez se continuan hacia el norte hasta el Pantanal de Bolivia y Brasil. Se encuentra una gran variedad de fauna, dependiendo de la disponibilidad del agua. Así como también especies amenazadas como el aguará-guazú, el lobito de río y el ciervo de los pantanos. Las inundaciones son una característica de la región. El Parque Nacional Río Pilcomayo, de unas 55.000 hectáreas protege una muestra de la región.

-Bajos Submeridionales:

En el norte de la Provincia de Santa Fe se encuentran los denominados Bajos Submeridionales. Este territorio de aproximadamente4.000.000 de hectáreas, surcada por ríos y salpicadas por lagunas, se encuentran bajo agua de cuatro a cinco meses al año.

-Laguna Mar Chiquita:

Al norte de la Provincia de Córdoba, se halla una enorme laguna y los bañados del río Dulce. Esta laguna cubre una extensión de unas 200.000 hectáreas, en donde se halla una inmensa variedad de aves acuáticas.

-Lagunas pampeanas y la depresión del Salado:

La llanura pampeana está salpicada de lagunas permanentes y temporarias, que varían de acuerdo con las precipitaciones. La depresión del Salado, que se halla en el centro de la Provincia de Buenos aires, es la zona más característica. Desde principios de la década de 1960 comenzó un ciclo húmedo en la región que provocaron inundaciones. Esta situación se agravó por la construcción de carreteras y por el ferrocarril. El agua comenzó a trasladarse de un lugar a otro provocando innumerables inconvenientes.

-Sistema de Lagunas altoandinas:

En la Puna existen ecosistemas acuáticos únicos. El centro del sistema es la laguna de los Pozuelos. En la actualidad existen explotaciones mineras que vuelcan residuos tóxicos y sin tratamiento a los afluentes de la laguna. Sin embargo, no hay estudios importantes acerca de la contaminación. Se encuentran lagunas que salpican la región y también son característicos los turbales de altura, hábitat de algunas aves y anfibios endémicos.

-Laguna de Llancanello:

Es una inmensa laguna de aguas salobres que se encuentra en la Provincia de Mendoza. En este sistema el total de aves acuáticas supera los ciento treinta mil ejemplares.

-Lagos Andinos Patagónicos:

En el sur de la Cordillera de los Andes, los glaciares que actuaron hace miles de años dejaron su huella en grandes y profundos lagos, que en la actualidad reciben agua de los deshielos.

-Costa norte de la Provincia de Tierra del Fuego:

En esta isla encontramos mareas que dejan al descubierto grandes áreas limosas intermareales. Esta zona es ideal para varias especies de aves migratorias.

Los humedales proporcionan recursos naturales de gran importancia para la sociedad. A fin de conservarlos, su aprovechamiento debe enmarcarse en el uso sostenible. Este concepto implica el uso que produzca mayor beneficio continuo para las generaciones presentes, manteniendo al mismo tiempo su potencial para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las generaciones futuras.

La herramienta más eficaz para lograr una gestión de humedales que promueva su conservación y utilización sustentable a través de un manejo integrado, es el desarrollo de planes de manejo. Estos pueden realizarse a diferentes escalan según el objetivo perseguido. Deben tener un enfoque interdisciplinario que, mediante el conocimiento profundo de las características y funciones de los humedales y los aspectos socio-económicos propios del área, examinen los diferentes usos posibles del ambiente. Con el fin de que los planes de manejo sean realmente eficaces, deben dar importancia a la participación de los diferentes sectores involucrados en la utilización de los recursos naturales y la comunidad local. Finalmente, dado que los humedales son zonas dinámicas que presentan variabilidad temporal, los planes de manejo deben someterse a análisis y revisión permanentes.

Durante siglos los humedales fueron considerados tierras marginales que debían ser drenadas o recuperadas, ya sea para mejorar las condiciones sanitarias o para su afectación a la producción, principalmente la ampliación del área agrícola o urbana. Se estima que debido a la actividad humana se ha perdido más del 50% de la superficie de humedales de todo el mundo.

La pérdida de los humedales puede tener otras causas además de las acciones directas para drenarlos y recuperarlos. Las alteraciones que producen las grandes obras realizadas en las cuencas hidrográficas (como represas y canalizaciones), la extracción de agua para consumo, las modificaciones ambientales que provoca la deforestación y la contaminación, entre otros factores, también afectan seriamente a los humedales.

Si bien en los últimos años la idea de que los humedales deben ser conservados por los beneficios que representan para la humanidad se ha extendido, debe profundizarse en el conocimiento de estos ambientes par valorarlos adecuadamente. www.ecoportal.net

Cristian Frers – Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net