Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

Un Nuevo Enfoque para la Educación para el Desarrollo Sustentable

24/04/12 Por Norberto I. Schinitman

Atendiendo a una idea relevante emanada de la UNESCO, acerca de que se necesitan nuevos enfoques para la Educación para el Desarrollo Sustentable (EDS), este trabajo propone la introducción de un nuevo enfoque, consistente en la incorporación, asociación y permeación de las disciplinas Salud Ambiental (SA) y Educación para la Salud (EPS) en la Educación para el Desarrollo Sustentable (EDS) y, al mismo tiempo, a la conformación, con esas disciplinas, de un enfoque general educativo de referencia e integración de temas de salud y ambiente. Para ello, se exploraron aspectos y conceptos fundamentales de SA, EPS y EDS.

“Se necesitan nuevos enfoques para la Educación Ambiental (…) - Hall Rose, O; Bridgewater, P.

“Nuestro medio ambiente afecta nuestra salud” - US-NIH

Principales acrónimos empleados en este documento:

DS= Desarrollo Sustentable o Sostenible.
EA= Educación Ambiental.
EDS= Educación para el Desarrollo Sustentable.
EPS= Educación para la Salud.
EPV= Educación para la Viabilidad.
SA= Salud Ambiental.
SH= Salud Humana.

Este trabajo intenta dar una respuesta concreta a la demanda de nuevos enfoques para la Educación para el Desarrollo Sustentable o Sostenible (EDS) (a), difundida por expertos de la UNESCO. Esa respuesta consiste en la proposición de un nuevo enfoque conducente a mejorar la salud y elevar la calidad de vida de la gente.

Consecuentemente, se discuten la orientación, los fundamentos y la elaboración de un nuevo enfoque (b) para la EDS, sobre la base de un ordenamiento de la información básica disponible, para generar nuevas ideas, reestructurarlas y emplearlas como argumento para la construcción del nuevo enfoque que se propone.

Marco de referencia

En un dossier especial, concerniente a la educación ambiental como sostén del Desarrollo Sustentable, publicado en el 2003, expertos representativos de la UNESCO expusieron la necesidad de generar nuevos enfoques para la Educación Ambiental, que vinculen la sustentabilidad ambiental con el bienestar humano y que estén relacionados con las ciencias naturales, sociales y humanas, entre otras de gran relevancia. Ese requerimiento fue expresado así:

“Se necesitan nuevos enfoques para la Educación Ambiental y la sensibilización del público [y] (…) si se quiere alcanzar el desarrollo sostenible, es fundamental impartir a los ciudadanos una educación que les ayude a estar bien informados, comprometidos y preparados para actuar”. [01]

Por ser extremadamente importante como referencia en el contexto de este trabajo, es preciso tener en cuenta que, tal como lo afirman los expertos antes citados:

“Resulta axiomático que todo principio, objetivo, contenido o planteamiento que se aplica a la educación para el desarrollo sostenible es también aplicable a la educación ambiental. Por tanto, (…) lo único que diferencia a ambos tipos de educación es la denominación.” [02]

En términos sencillos, la EDS es entendida y valorada como un proceso dinámico y participativo, que emplea la educación como herramienta para alcanzar la sustentabilidad. Asimismo, de la importantísima afirmación anterior, puede inferirse que la EDS y la EA pueden considerarse como análogas y homólogas y las siglas EDS y EA como sinónimos intercambiables. Así, ahora EDS = EA.

Como precedente relevante para el nuevo enfoque, recordemos que la idea de que era imperiosamente necesaria una “Educación para el Desarrollo Sustentable o Sostenible (EDS)”, o sea un nuevo enfoque educativo prospectivo que propone, impulsa y aboga por la sustentabilidad y el Desarrollo Sustentable, surgió de la “Cumbre de Río”, de 1992. En esa misma reunión se promovió también la ampliación, reorientación y reafirmación de la Educación Ambiental (EA) convencional.

Acerca de la noción de Desarrollo Sustentable, conviene destacar una conceptualización muy actualizada, del Comité Preparatorio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), prevista para junio del 2012, puntualizando que el:

“(…) concepto de desarrollo sostenible es como un puente. Su objetivo es reunir, no sólo los tres dominios -económico, social y ambiental-, sino también los países desarrollados y en desarrollo, los gobiernos, las empresas, la sociedad civil, el conocimiento científico, las políticas públicas, la ciudad y el campo, y las generaciones del presente y del futuro. También se ha creado conciencia de que el medio ambiente y el desarrollo no son dos programas separados, sino dos caras de la misma agenda. El desarrollo es la matrona de la sostenibilidad, al igual que la sostenibilidad es el sistema de soporte de vida para el desarrollo.” [03]

Actualmente, se prevé que la EDS, en general, debería contener y vincular múltiples y diversos enfoques, temas y asuntos relacionados con el Desarrollo Sustentable (DS) y también con la Educación para la Viabilidad (EPV) y, al mismo tiempo, se encuentre abierta y receptiva a nuevos enfoques contributivos tanto a la protección y conservación del ambiente como al DS. Además, según la UNESCO, en el presente, la EDS constituye el campo educativo no disciplinario más ampliamente difundido en el mundo, y es reconocida como uno de los medios más poderosos destinados a que las personas y las sociedades puedan encaminarse a alcanzar el DS.

Fundamentación temática del nuevo enfoque

Según la “Declaración de Río” (1992), en convergencia con las concepciones expuestas precedentemente, resulta incontrovertible que los seres humanos y su salud se encuentran esencialmente relacionados con el logro del DS, dado que:

“(…) los seres humanos constituyen el centro de las preocupaciones relacionadas con el desarrollo sostenible” [04]

Entonces, sobre a base de las ideas antes explicitadas, se deduce la factibilidad, importancia y conveniencia de que la EDS funcione como un contexto o trama educativa global, multi temática, interdisciplinaria e inclusiva, destinada a cumplir una función primordial en el desarrollo social, humano y ambiental y, consecuentemente, a contribuir a hacer realidad el DS y el Futuro Viable o Durable.

La vital noción de Viabilidad o Durabilidad, es impulsada por un Programa de la ONU, que prefija que:

“(…) si queremos que la Tierra pueda satisfacer las necesidades de los seres humanos (…), entonces la sociedad humana deberá transformarse (…) Debemos (…) trabajar para construir un “futuro viable” (…) [y] asegurarnos que la noción de “durabilidad” sea la base de nuestra manera de vivir, de dirigir nuestras naciones (…) y de interactuar a nivel global” [05]

También es muy importante prestar atención, para conformar el contexto en el que se fundamenta el nuevo enfoque, a la relación conceptual de inherencia (c) entre el ambiente, la sustentabilidad, como idea medular del DS y la salud. En este sentido, la “Declaración de Tesalónica”, de la UNESCO, a la que ha adherido la OMS, vincula a la sustentabilidad con la salud, aseverando que:

“(…) la noción de sostenibilidad incluye cuestiones no sólo de medio ambiente, sino también de (…) población, salud, seguridad alimentaria (…) derechos humanos y paz”. [06]

Concomitantemente, existe una relación conceptual de inherencia y, para McKeown, una fuerte vinculación entre la SH, el DS y la educación; por lo tanto, conviene ponderar que:

“Indudablemente, la educación y la sustentabilidad están inextricablemente vinculadas.” [07]

Además, es muy importante reconocer que, de acuerdo con la OMS:

“(…) las condiciones y requisitos para la salud son: (…) la educación (…) [y] un ecosistema estable… Cualquier mejora de la salud ha de basarse necesariamente en estos prerrequisitos (...)” [08]

También, para valorar en profundidad la relación de la EDS y la SH, siguiendo la idea medular de la Directora Emérita de la OMS, Dra. G. H. Brundtland; es de gran interés reflexionar acerca de que:

“Debemos colocar a las personas y a la salud humana en el centro del desarrollo sostenible (…)” [09]

Igualmente, como asevera la UNESCO, para alcanzar un deseable modo o estilo de vida sustentable, sano, productivo y armónico con la naturaleza:

“La Educación debería inculcar (…) el valor de la buena salud (...) impulsar actitudes positivas hacia el desarrollo ambiental y la conservación (…) [y] (…) conducir a apreciar la necesidad de un ambiente saludable”. [10]

En relación con lo expuesto anteriormente, el complejo concepto del DS constituye hoy en día un referente global y una gran meta esencial, que podría alcanzarse por medio de un arduo proceso de transformación, difícil, complicado, holístico e interdisciplinario, que conduzca a la actual sociedad de consumo indiscriminado, insustentable e inviable a una profunda reflexión, revisión y cambio sustancial de opciones y valores, que promueva el DS, en virtud de que, como lo explicita Macedo:

“(…) la sustentabilidad es la idea central unificadora más necesaria en este momento de la humanidad (…)” [11]

como así también, en concordancia con lo expresado anteriormente y según una fundamental aseveración de la UNESCO:

“La Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) no es un programa o proyecto particular, sino un paraguas para muchas formas de educación que ya existen y otras nuevas que aún no se han creado (...) La EDS promueve esfuerzos para repensar los programas y sistemas educativos que actualmente soportan las sociedades sostenibles.” [12]

Así, la EDS podría englobar determinadas facetas del DS, la SA y la EPS y sus relaciones e interacciones, y conformar un nuevo enfoque educativo-ambiental-sanitario, contribuyendo así a que, conforme a la sabiduría bíblica y tal como lo preconiza la Constitución de OMS se cumpla, en un ambiente sano, la importantísima expectativa de que:

“El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano (…)” [13]

Elaboración y formulación del nuevo enfoque para la EDS

El nuevo enfoque que aquí se propone se definió y formuló sobre la base de los resultados de las acciones que se describen seguidamente, las que se cumplieron siguiendo un genial pensamiento de A. Einstein, que nos enseña que:

“Todo debería hacerse tan sencillo como sea posible (…)“

Inicialmente, se efectuó una recopilación y subsunción de definiciones o formulaciones similares, provenientes de fuentes idóneas, referentes a Sustentabilidad, DS, EDS, EPS, EPV, SA y otras disciplinas afines.

Sobre la base de las definiciones colectadas, se subsumieron y recopilaron los principales descriptores, notas distintivas, aspectos relevantes y relaciones de influencia (d) detectadas con otras disciplinas o áreas científicas.

Considerando el material recopilado, se examinaron los modos y posibilidades de tratamiento asociativo, holístico, transversal, interdisciplinario e integrado, enmarcado en la EDS, de temas tradicionalmente incluidos en la SA y la EPS.

Finalmente, se estudiaron los descriptores, notas distintivas y elementos reconocidos en las anteriores etapas, y sus relaciones de influencia detectadas con otras disciplinas y, sobre esa base, se definió, en concordancia con el antes mencionado requerimiento de UNESCO, un nuevo enfoque para la EDS (en sus modos formal, no formal e informal). Más concretamente, el nuevo enfoque se elaboró sobre la base de una refundición y concatenación de conceptos y fundamentos entre los que merecen destacarse los que se mencionan, en forma compacta, en el cuadro siguiente.

Conceptos y fundamentos convergentes sobre los que se basa el nuevo enfoque propuesto

a. La observación de que una revisión de la bibliografía corriente acerca de la EDS, muestra que no se encuentran referencias frecuentes ni abundantes relacionadas con la incorporación, asociación y permeación de la SA y la EPS en la EDS, ni con un enfoque conjunto, asociativo de las mismas.

b. La convicción de que la EDS, el campo educativo no disciplinario más ampliamente difundido en el mundo, puede actuar como un contexto o trama educativa global, inclusiva y unificadora, destinada a cumplir un rol fundamental en el desarrollo social, humano y ambiental y a contribuir a hacer realidad el Desarrollo Sustentable.

c. Los fundamentos y la concepción de la Educación para la Viabilidad o Durabilidad (EPV), promovida por la ONU, que enriquece, complementa y perfecciona la EDS.

d. La adhesión y el apoyo a una destacable idea emanada de la UNESCO, que sienta un importante precedente educativo ambiental, explicitando y promoviendo la necesidad de nuevos enfoques para EDS.

e. La inquietud por el futuro de la humanidad, particularmente acerca del siguiente interrogante vital: “¿Vamos a vivir en armonía con nuestra Tierra y sus especies, o (…) a continuar con nuestro desenfreno (…) destructivo? ¿Vamos a (…) convivir (…) o (…) a provocar nuestra propia extinción, como ya hemos comenzado a hacer (…)?”. [14]

f. La concordancia con un preclaro aforismo de N. Mandela, relativo a que: “La educación es el arma más poderosa (…) para cambiar el mundo.” [15]

Conclusiones

Las disciplinas SA -que se interesa principalmente por los efectos de los factores y las condiciones ambientales sobre la Salud Humana, animal y vegetal y también por las consecuencias de las actividades antrópicas sobre el ambiente- y EPS -que está orientada a favorecer un estilo de vida saludable mediante la promoción de actitudes y hábitos responsables para con la salud propia, grupal y la del entorno- abarcan múltiples nociones, ideas, elementos y argumentos. Los mismos, que en muchos casos se superponen, son de interés común, contribuyen al Desarrollo Sustentable puesto que promueven la Salud Humana y pueden ser abordados desde cada una esas disciplinas con distintos enfoques. Acerca de la SA y la EPS, se observa que entre las mismas existe una notable congruencia y una importante trama asociativa tanto de incumbencias, atribuciones y coincidencias entre los descriptores y notas distintivas. Asimismo, se observa una coherencia entre las relaciones de influencia (vínculos entre nociones que expresan asociaciones conceptuales fijas entre entidades o cosas y sus propiedades), inferidas de los descriptores mencionados con otras áreas científicas, en sus aspectos de aplicación y gestión, educativos y científicos.

Coincidentemente, la EDS puede contribuir al logro de una educación y formación más amplia e integral, en la que los propios contextos se constituyen en ámbitos de aprendizaje y donde las personas aprenden a interactuar con el ambiente, adquiriendo conductas de responsabilidad y relaciones armónicas para la protección y conservación ambiental. Lo mismo ocurre con la EA tradicional, que no difiere de la EDS, puesto que, de acuerdo con la UNESCO, todo principio, objetivo, contenido o planteamiento que se aplica a la primera, es también aplicable a la segunda. Además, la EDS tiene un amplio campo de aplicación, incumbencias y atribuciones para cumplir la función de contexto o trama holística, inclusiva y unificadora, de diversos asuntos relevantes de interés general vinculados con el ambiente, la salud, la educación y otros conexos.

Finalmente, la propuesta de un nuevo enfoque conceptual ampliatorio para la EDS, como el que se detalla al final de este apartado, resulta factible, conveniente y coherente con concepciones surgidas de la UNESCO, ese enfoque, producto de reflexionar sobre las posibilidades de una asociación, inclusión y permeación de conceptos, procedimientos y actitudes básicas de las disciplinas SA y EPS en el paradigma de la Sustentabilidad y la Viabilidad y en la EDS en todas sus modalidades y así, concurrente y progresivamente, en la salud personal y comunitaria y en la existencia cotidiana de la gente, para elevar su calidad de vida.

Además, el nuevo enfoque conceptual propuesto contribuye también a un enriquecimiento de los altos fines de la educación general.

Como resultado y conclusión final, el nuevo enfoque propuesto para la EDS se define y explicita en la siguiente formulación:

“Asociación, inclusión y permeación de la Salud Ambiental y la Educación para la Salud en el paradigma de la Sustentabilidad y la Viabilidad, y en la salud y existencia cotidiana de la gente, para elevar su calidad de vida”. www.ecoportal.net

Prof. Norberto I. Schinitman - Bioquímico, Máster en Educación Ambiental, Licenciado en Enseñanza de Ciencias Ambientales, Diplomado en Salud Ambiental, Auditor Ambiental

Referencias:

(a) En el contexto temático ambiental, los términos sustentable o sostenible se emplean como sinónimos intercambiables para referirse a procesos que pueden continuar y mantenerse por sí mismos en el tiempo.

(b) Se entiende por enfoque a la acción de dirigir la atención o el interés hacia un asunto o problema desde determinados supuestos previos, para tratar de resolverlo acertadamente.

(c) Vínculo existente entre dos o más nociones que expresan asociaciones conceptuales fijas entre cosas y sus propiedades.

(d) Relaciones entre conceptos en las que un asunto hace uso de, o es influido por otro asunto.

Bibliografía:

Al transcribir la bibliografía electrónica, en ciertos casos se debió omitir la justificación y/o el corte con guiones para preservar, sin deformar ni truncar, evitando confusiones, el formato de las direcciones de los sitios web.

[01]. Hall Rose, O., Bridgewater, P. Se necesitan nuevos enfoques para la educación am-biental. [En línea]. (2003). (Consulta 06 junio 2011) Disponible en http://unesdoc.unesco.org/...

[02] Hall Rose, O., Bridgewater, P. PERSPECTIVAS No. 127, Vol. XXXIII, n° 3, setiembre 2003. [En línea]. 2003. (Consulta 05 mayo 2011) Disponible en http://www.ibe.unesco.org/...

[03] PARLAMENTO EUROPEO. Río +20: hacia la economía ecológica y la mejora de la gobernanza. [En línea]. 2011. (Consulta 09 agosto 2011) Disponible en: http://eurlex.europa.eu/...

[04] Naciones Unidas. Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. [En línea] 2009 [Consulta: 02.03.2011]. Disponible en: http://www.un.org/...

[05]. UNESCO. Morin, E. Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. [En línea]. (1999). [Consulta: 05 abril, 2011]. Disponible en http://www.unmsm.edu.pe/...

[06] European Commission. EU-Western Balkans Summit - Thessaloniki Declaration. [En línea]. 2003. (Consulta 03 mayo 2011) Disponible en: http://ec.europa.eu/...

[07] McKeown, R. Education for Sustainable Development Toolkit V. 2. [En línea]. 2002 [Consulta: 02 marzo 2011]. Disponible en: http://www.esdtoolkit.org

[08] World Health Organization. First International Conference on Health Promotion. Ottawa Charter for Health Promotion. (1986). [Consulta: 16 mayo 2011] Disponible en: http://portal.unesco.org/...

[09] Brundtland, G. H. Salud y Desarrollo Sostenible [En línea]. 2002. [Consulta: 02 marzo 2011]. Disponible en: http://www.revistasice.info/...

[10] UNESCO. Education for Sustainable Development Implementation Strategy. [En línea]. (2007). [Consulta: 05 abril 2011]. Disponible en http://www.education.nairobi_unesco.org/...

[11] Macedo, B. El concepto de sostenibilidad. [En línea]. (2005). [Consulta: 17 junio 2011]. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/...

[12] UNESCO. Education for sustainable development [En línea].(2011). [Consulta 06 junio 2011] Disponible en http://www.unesco.org/...

[13] Organización Mundial de la Salud. Documentos básicos. Constitución de la OMS. [en línea]. 2006. [Consulta: 30 mayo 2011]. Disponible en: http://www.who.int/...

[14] Pauli, Gunter. (2011) La economía azul. Barcelona: Tusquets.

[15] Universidad Europea de Madrid. La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo. [en línea]. 2010. [Consulta: 30 mayo 2011]. Disponible en http://www.uemcom.es/...

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net