Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

La antisocial y psicópata corporación Coca Cola

30/01/08 Por Miguel Pickard

La Coca Cola es una de las marcas comerciales más reconocidas en el mundo, con una presencia en casi todos los 194 países que hoy existen. La publicidad ha logrado asociar la Coca Cola en la conciencia del consumidor con la vida sana, la amistad, el placer, el deporte, los buenos recuerdos, la superación personal y, sobre todo, la felicidad.

En cuanto criatura psicópata, la corporación no conoce razones morales ni actúa con base en ellas para no lastimar al prójimo. No existe nada en su constitución legal que la limite en lo que puede hacer hacia los demás en pro de sus fines egoístas y, al contrario, está obligada a provocar daño cuando los beneficios de hacerlo superan los costos... La corporación, como la personalidad psicópata, está programada para explotar a los demás, a fin de generar ganancias. [Bakan, 60 y 69]

Introducción [1]

La Coca Cola es una de las marcas comerciales más reconocidas en el mundo, con una presencia en casi todos los 194 países que hoy existen. La capacidad del refresco de penetrar hasta las comunidades más recónditas del planeta es asombrosa. Se estima que cada día se consumen en el mundo más de mil millones de latas o botellas de Coca Cola, equivalentes a 12,500 por segundo. Semejante omnipresencia y demanda se mantienen como resultado de los miles de millones de dólares que se gastan cada año en publicidad. La publicidad ha logrado asociar la Coca Cola en la conciencia del consumidor con la vida sana, la amistad, el placer, el deporte, los buenos recuerdos, la superación personal y, sobre todo, la felicidad.

Pero los millones de dólares erogados en publicidad no han podido evitar la creciente asociación de imágenes sombrías con la Coca Cola: represión antisindical, destrucción ambiental y la precarización de la salud de niños y adultos. Con el fin de divulgar estos aspectos negativos y mayormente ignorados, CIEPAC publicó una profunda mirada sobre la Coca Cola en trece capítulos durante 2003-2005 en su portal web. [Castro]

Un nuevo acercamiento a esta corporación se justifica por varios motivos. Primero, queremos demostrar que la Coca Cola es una corporación prototípica, y que en ese sentido sus prácticas no constituyen una excepción sino, para desgracia del planeta, la regla entre las corporaciones modernas. Para respaldar esta afirmación, haremos referencia al libro La corporación: la búsqueda patológica de lucro y poder, de Joel Bakan, profesor en derecho y autoridad en asuntos jurídicos. Como veremos, la Coca Cola es un ejemplo más de la corporación [2] que no conoce límites a su voracidad por las ganancias, ni propósitos altruistas que no contribuyan a sus fines lucrativos. Es un ente irracional e irreflexivo que deja en su estela importantes daños en la sociedad.

En segundo lugar, esta mirada actualizada se impone porque en México se consume más Coca Cola por persona que en cualquier otro país. Una sola corporación mexicana, FEMSA, es hoy la segunda embotelladora de Coca Cola en el mundo y la primera en América Latina. Conviene, por lo tanto, saber más sobre el impacto que están teniendo un producto y una corporación que se han expandido gracias en parte al consumo de las y los mexicanos.

En tercer lugar, conviene revisar la respuesta de la sociedad civil frente a las muchas críticas que las actividades de la Coca Cola han generado. En este sentido, interesa conocer los resultados del boicot mundial a sus productos: ¿qué alcance ha tenido, cómo ha afectado a la corporación y qué perspectivas tiene el boicot para lograr cambios sustanciales en las prácticas empresariales de esta corporación prototípica? ¿Hubo diferencias notables en sus actividades en años recientes? ¿Hacen falta otras acciones de presión más contundentes?

La Coca Cola es un ejemplo entre muchos de cómo funcionan las corporaciones en el capitalismo moderno. No es, en ese sentido, una excepción que pueda explicarse por su enorme tamaño y la ubicuidad de sus productos. Las corporaciones actúan con un solo fin: depredan a la gente y los recursos naturales, violan principios éticos y morales y "externan"[3] (o cargan) cualquier costo que pueden a la sociedad, a los trabajadores, incluso a los consumidores, en nombre de las ganancias.

Existen condiciones relativamente nuevas que hacen que el funcionamiento "normal" de las grandes corporaciones sea hoy más oprobioso. Una de las más importantes es la devastación ecológica que estamos viviendo. Las acciones de las corporaciones son uno de los motivos por los cuales estamos ante una crisis ambienta de dimensiones planetarias. Sus intereses egoístas son un impedimento para las acciones que se requieren instrumentar con urgencia. Otra característica de nuestros tiempos es la penetración del pensamiento neoliberal en los espacios económicos, políticos y culturales, lo cual ha provocado una abdicación del Estado de su papel teórico de ser el guardián de los "mejores intereses de la nación". Hoy, al contrario, el Estado no sólo se ha maniatado progresivamente para ejercer un control sobre los abusos cometidos por las corporaciones sino que actúa en abierta colusión para impulsar sus proyectos destructivos.

La corporación como persona psicópata

El término psicópata se aplica a la persona que padece una enfermedad mental o anomalía psíquica, por obra de la cual, a pesar de la integridad de sus funciones perceptivas y mentales, se halla patológicamente alterada su conducta social.

El término psicópata, aplicada en general a los seres humanos, es, sin embargo, válido para caracterizar las actividades de las corporaciones, toda vez que las corporaciones son, para fines legales, precisamente eso, personas. Hacia mediados del siglo 19, los tribunales de Estados Unidos y Europa, mediante una "extraña alquimia legal, habían transformado la corporación en una 'persona', con su propia identidad... con la capacidad de realizar actividades empresariales en su nombre, acumular activos, emplear a personas, pagar impuestos y acudir a tribunales para afirmar sus derechos y defender sus acciones". [Bakan, 16]

Esta nueva criatura legal no tardó mucho en transformarse en el ente que hoy conocemos, incapaz de interactuar "sociablemente" con el mundo que lo rodea. Ya para 1933, la Suprema Corte de Estados Unidos comentó en un fallo judicial que las corporaciones eran literalmente "monstruos Frankenstein", capaces de cometer maldades. [Bakan, 19] El creciente enfurecimiento de parte de la sociedad civil respecto a la conducta antisocial que las corporaciones demuestran ha llevado a sus directores ejecutivos a maquillar a estos monstruos legales mediante ejercicios, mayormente publicitarios, de "responsabilidad social corporativa" en aras de convencer al público que las corporaciones son "ciudadanos responsables y transparentes". Sin embargo

La responsabilidad social corporativa [no es más que] su nuevo credo, una ajuste autocomplaciente [que las empresarios han hecho]. A pesar de este cambio, la corporación misma no ha cambiado. Sigue siendo, como en el momento de su nacimiento a mediados del siglo 19, una institución empresarial moderna, una "persona" legalmente constituida para valorizar sus propios intereses e despreciar toda preocupación moral. La mayoría de la gente encontraría esta "personalidad" repugnante, inclusive psicopática, si se tratara de un ser humano, pero, curiosamente, la aceptamos en lo que es la institución más poderosa en la sociedad. [Bakan, 28]

La Coca Cola en México y en el mundo: algunos datos básicos

La corporación matriz, la Coca Cola Company, con sede en la ciudad de Atlanta, EEUU, es la que controla el jarabe concentrado "secreto", del cual se hace toda la Coca Cola en el mundo. No obstante su alcance global, no es de las corporaciones más grandes en el imperio estadounidense, pues en el año 2006 ocupó el lugar 94 en la clasificación de la revista empresarial Fortune, que se calcula con base en los ingresos brutos. [4]

La corporación sede de la Coca Cola eroga cada año la suma de $2.4 mil millones de dólares en publicidad. [Blanding] Por increíble que parezca, de esa cantidad, una quinta parte, US$ 500 millones, se gastan en México. [Castro, 8ª parte] Su insistente e incisiva publicidad transmite imágenes de felicidad y sana diversión que se implantan en la conciencia o inconciencia durante la niñez o juventud y permanecen toda la vida. Tal vez como dato anecdótico pero significativo es el hecho de que, según Brian Price, ex reo durante 11 años y cocinero encargado de preparar la "última cena" de los prisioneros sentenciados a la pena capital en una penitenciaria de Texas, los condenados piden, en tres de cada cuatro casos, que su última comida incluya una Coca Cola. La explicación de Price sobre el valor sentimental que guarda la "última Coca" tiene que ver con la imagen que la empresa trata de crear mediante su publicidad: recuerdos de tiempos anteriores, cuando las cosas eran más alegres. Price comenta, "les hace remontar, pensar en los tiempos en que eran niños o adolescentes, cuando andaban en una cita... compartiendo una Coca Cola con sus novias... creo que les consuela". [Thomas, video 5/5, minuto 5:35]

Tras la invención de la Coca Cola en 1886, México fue de los primeros destinos fuera de EEUU en ser conquistados por la corporación, registrándose las primeras ventas en este país en 1897. Hoy la corporación mexicana FEMSA (Fomento Económico Mexicano, S.A.B. de C.V.) es la embotelladora de Coca Cola más grande de América Latina y la segunda más grande en el mundo, superada sólo por una embotelladora en EEUU. Tiene una presencia en nueve países latinoamericanos.[5] A los 187 millones de clientes que FEMSA dice tener en América Latina, les vende 1,800 millones de "cajas-unidad" (24 botellas de ocho onzas de líquido) de Coca Cola al año, dos de cada 10 botellas que se venden en el mundo. [América Económica] Su ubicuidad lo constata la cifra de un millón 500 mil puntos de venta en América Latina.

Con un consumo de 487 botellas de Coca Cola por persona al año, el mayor en el mundo, las y los mexicanos superan por amplio margen a los estadounidenses con sus 436 botellas por persona. Nada más en México se consume casi la mitad (46%) de toda la Coca Cola vendida en América Latina y siete de cada 10 refrescos que se venden en México son de la Coca Cola.

Existen varias ideas que intentan explicar esta afición en México por los refrescos y, ahora también, por el agua embotellada. [6] Un motivo tiene que ver con el histórico rezago que padece el país en saneamiento público, en especial la provisión de agua segura a la población. La red de distribución de agua en centros urbanos es deficiente y el líquido llega en condiciones no aptas para el consumo humano. La Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor indica que la calidad del agua potable en el país es tan mala que induce al consumo de refrescos, lo cual "constituye la más grave distorsión de nuestros hábitos de alimentación, además...lleva a la ingestión de calorías vacías". [Castro, 10ª parte] El agua entubada es la excepción en áreas rurales y los refrescos hacen las veces de la escasa agua de mala calidad. Además, en áreas rurales es más fácil encontrar y más barato comprar un refresco que alternativas más nutritivas, como la leche. En todo el país, 12 millones de personas no tienen acceso al agua entubada y 23 millones no tienen alcantarillado. [Bell, Enciso 2005-A] En Chiapas menos de la mitad de la población dispone de agua en sus hogares; al menos una tercera parte de la población en el estado padece de enfermedades (como el tracoma) por la falta de medidas de higiene. [Mariscal]

Segundo, en México los refrescos, gracias a la publicidad, se han abierto espacio en distintos ámbitos de la cultura social actual. Invariablemente están presentes en la celebración de distintos hitos de la vida humana. En el campo, las visitas a los hogares campesinos con frecuencia se agradecen con el ofrecimiento de un refresco. Además, es obligatorio el consumo de Coca Cola, o sucedáneos como Pepsi Cola, en ciertas actividades sociales. Por ejemplo, en el estado de Chiapas, los refrescos son una parte integral de muchas ceremonias o ritos de la población indígena. Conjuntamente con el posh, tradicional licor de fabricación local, se ha promovido el consumo de Coca Cola o Pepsi, llegando a desplazar en ocasiones al primero.

Una tercera razón por el alto consumo: las refresqueras tratan de imponer cuotas o metas de ventas a las pequeñas tiendas que manejan sus productos. A los dueños de tiendas rurales les dan refrigeradores, sillas, mesas y regalos de todo tipo, a cambio de que les compren cierta cantidad del refresco al mes. [Bell] Y los dueños buscan maneras para exigir a la clientela la compra de refrescos, por ejemplo condicionando la venta de otros productos a la compra de estos. En muchas localidades, la marca del refresco en venta depende no tanto del gusto del cliente sino de los acuerdos que tenga el cacique local con las embotelladoras.

Otra razón por la alta ingesta de refrescos tiene que ver con los públicos a los que va dirigida la publicidad. La niñez y la juventud son objetivos predilectos de las refresqueras, porque saben que, una vez enganchados los niños, son consumidores para toda la vida. Casi no hay refugio para los niños ante la presencia del logotipo. Por ejemplo, "cada vez que un niño tira la pelota para encestar, su cerebro registra el mensaje 'Toma Coca-Cola', pintado en el tablero de baloncesto, el deporte más difundido en las montañas de [Chiapas]". [Bellinghausen 2005] Es tanta la saturación de publicidad en comunidades indígenas que un grupo de intelectuales mexicanos dirigió una carta en 2005 al entonces presidente Fox:

Queremos saber si el Plan Nacional de Desarrollo incluye que la nutrición del pueblo mexicano se base en el consumo de Coca Cola. Esta pregunta, a primera vista estrafalaria, se origina en el hecho constatado de la publicidad agresiva y desmedida que se hace de esta bebida y en el precio con el que se expende en las comunidades indígenas de Chiapas, 2 pesos, a diferencia de los 5 que cuesta en tiendas de cualquier ciudad de la República Mexicana. [Bellinghausen 2001]

En términos generales, las protestas en todo el mundo por las acciones de la Coca Cola se pueden clasificar en tres grandes categorías: laborales, ambientales y de salud.

Veamos con más detenimiento cada una:

Los problemas laborales

La ilegalidad corporativa abunda en la economía. Muchas corporaciones importantes participan en actividades ilegales y algunas son transgresoras habituales con expedientes que serían la envidia de incluso los criminales más prolíficos. [Bakan, 75]

Los conflictos antisindicales y asesinatos en las embotelladoras de la Coca Cola han sido los motivos más apremiantes detrás de la campaña de boicot a la corporación. Los mayores problemas laborales han ocurrido en Colombia. Organizaciones sindicales de varios países acusan a Coca Cola y a la corporación mexicana FEMSA -dueña de seis embotelladoras en Colombia-- de contratar a paramilitares para asesinar a sindicalistas. Las acusaciones se formalizaron en tribunales en Estados Unidos. Ahí un juez rechazó que la corporación sede, es decir la Coca Cola Company en Atlanta, tuviera responsabilidad por las posibles actividades delictivas de sus embotelladoras en el mundo, pero aceptó que FEMSA fuese demandada por violar los derechos humanos de sus trabajadores.

El dictamen del juez enfureció a los activistas de los derechos humanos y laborales, toda vez que la corporación sede mantiene "un control completo" sobre las embotelladoras de Coca Cola, [Collingsworth] por el hecho de ser la proveedora exclusiva del jarabe concentrado del cual se fabrica el refresco. En el caso particular de la embotelladora FEMSA, la sede en Atlanta controla el 31.6% de sus acciones y tiene directivos que participan directamente en la mesa directiva de la compañía mexicana. La lógica apunta a que habría que enjuiciar igual a la sede que a FEMSA. FEMSA no respondió a solicitudes de información sobre el particular.

La relación entre la Coca Cola y los paramilitares asesinos en Colombia tiene una truculenta historia. En diciembre de 1996, dos paramilitares montados en motocicleta llegaron a la embotelladora de Coca Cola en Carepa, departamento de Urabá, y dispararon 10 veces a Isidro Segundo Gil, trabajador sindicalizado, provocándole la muerte instantánea. Esa noche la oficina del sindicato fue allanada e incendiada. La semana siguiente los paramilitares regresaron de nuevo a la embotelladora y exigieron a los 60 trabajadores que firmaran una carta de renuncia al sindicato. Posteriormente la embotelladora despidió a todos los trabajadores, incluyendo a los que no estaban sindicalizados. A partir del asesinato de Gil, su esposa pasó cuatro años buscando justicia y una compensación de la Coca Cola, hasta que en 2000 también fue asesinada por paramilitares, dejando huérfanas a sus dos hijas.

Los asesinatos de Gil y su esposa posiblemente sean de los más cruentos en la historia de la Coca Cola, pero no son los únicos. Al menos nueve trabajadores de distintas embotelladoras de la Coca Cola, sindicalistas todos, han sido asesinados por paramilitares en Colombia desde 1989. Según las acusaciones asentadas en tribunales, los paramilitares mantienen una presencia en varias embotelladoras de la Coca Cola, la cual cohíbe el derecho que debería asistir a los trabajadores a la libre afiliación sindical.

Los abogados defensores de los derechos laborales denunciaron la recurrente y "sistemática intimidación, secuestro, detención y asesinato de sindicalistas en Colombia... [y que] las embotelladoras de Coca Cola contrataron o…dirigieron a fuerzas paramilitares que utilizan extrema violencia y asesinaron, torturaron y detuvieron ilegalmente o...callaron a los dirigentes sindicales". [Baran] El presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos (SINALTRAINAL) Javier Correa declaró que "desde un principio la Coca Cola determinó no sólo eliminar el sindicato sino destruir a sus trabajadores". [Blanding]

Activistas de los derechos laborales han presionado a la sede de la Coca Cola para que realice una investigación independiente de los asesinatos en Colombia. Un vocero del Fondo Internacional de los Derechos Laborales afirma que "no hay duda de que [la sede de] Coca Cola sabía y se benefició de la sistemática represión de los derechos sindicales en las embotelladoras en Colombia." Es más, el gerente de la planta en Carepa (donde murió Segundo Gil) anunció públicamente que había "ordenado" a los paramilitares que destruyeran el sindicato. [Leech] Pero la respuesta de la Coca Cola Company ha sido esquiva. Tras anunciarse a finales de 2003 que la corporación investigaría su conflictiva relación laboral en Colombia, el presidente ejecutivo ordenó que la investigación se detuviera. La decisión a la postre se convirtió en una "pesadilla de relaciones públicas". [Wikipedia]

La Coca Cola maniobró durante años para evitar la investigación independiente en Colombia y llegó a conformar varias "comisiones" para indagar los hechos. Sus intentos no prosperaron cuando las comisiones fueron denunciadas por integrarse de personajes vinculados a la misma corporación. Posteriormente en 2006 la corporación trató de enderezar su imagen al anunciar que había solicitado a la Organización Internacional del Trabajo, de las Naciones Unidas, que realizara una investigación en Colombia. Sin embargo, el periódico australiano The Sydney Morning Herald reportó en junio de 2007 que altos directivos de la Coca Cola Company "han mentido repetidamente sobre el compromiso de la OIT de realizar una investigación sobre las prácticas laborales anteriores y actuales de la Coca Cola en Colombia." Es más, voceros de la OIT han aclarado que la institución "no está realizando una investigación, sino una evaluación de las condiciones laborales actuales". [Polaris Institute]

La lista de violaciones a los códigos laborales de parte de la Coca Cola, o su complicidad por desatender reclamos laborales, no se limita a Colombia. Incluye la tolerancia de la contratación de niños para la peligrosa zafra de azúcar de parte de su mayor proveedor del edulcorante en El Salvador [Thomas, video 3/5]; el uso de "listas negras" en Argentina para perseguir y reprimir a los trabajadores que luchan por sus derechos laborales (ANRed-L); los despidos masivos de empleados en Nicaragua [Giorgio], EEUU [Morris], Argentina [ANRed-L], Pakistán, Guatemala, Rusia, entre otros países. [Morris, Zacune]

En México hubo un sonado caso en 2005 de un ingeniero mecánico que laboró en FEMSA durante más de siete años y que fue despedido por su preferencia sexual. Un supervisor le llegó a comentar que "mientras yo sea director de Recursos Humanos, nunca tendrán a un homosexual en una dirección". [Sicilia] Es significativo pero no sorprendente que el "código de ética" de FEMSA aclare que "nadie será discriminado por razones de sexo, estado civil, edad, religión, raza, capacidad física, preferencia política o clase social", [FEMSA] dejando sin mención la preferencia sexual como motivo de discriminación y despido. FEMSA no respondió a solicitudes de información sobre el particular.

Según la Asociación Antropológica de Estados Unidos, existen "registros académicos", que "demuestran que la Coca Cola Company no ha sido lo suficientemente proactiva en la protección de sus trabajadores y sus familias frente a la intimidación y la violencia, no ha sido respetado el derecho, reconocido a nivel internacional, a formar sindicatos y, como consecuencia, la Asociación apoya el llamado del sindicato colombiano SINALTRAINAL a un boicot de la corporación y sus productos hasta que negocie de buena fe con los trabajadores". [American Anthropological Association] Un académico de la American University respalda las conclusiones de la Asociación Antropológica: "La Coca Cola tiene una larga historia de ser una compañía virulentamente anti sindical. Es calculadora y precisa y [la violencia contra trabajadores] se realiza generalmente en periodos de negociaciones contractuales". [Blanding]

Los problemas ambientales

Sólo la preocupación pragmática por sus propios intereses y las leyes del país constriñen los instintos predatorios de la corporación y a menudo no son suficientes para detenerla ante la destrucción de vidas, el daño a comunidades y el peligro a todo el planeta que provoca…La compulsión innata de la corporación de externalizar sus costos es la raíz de muchos de los males sociales y ambientales del mundo. Esto hace que la corporación sea una institución profundamente peligrosa. [Bakan, 60-61]

Ahora que el agua es cada día más escasa y cara, las actividades de la Coca Cola han desatado críticas por el desmedido uso que las embotelladoras hacen de ella. Existen varias estimaciones sobre cuánta agua se necesita para hacer un litro de refresco. Cifras procedentes de la planta de FEMSA en San Cristóbal, Chiapas indican que el "número óptimo, o la meta, es 2.1", es decir, "se extrajeron 2.1 litros de agua por cada litro de bebida que se embotelló...aunque normalmente tiene valores diarios y mensuales de 2.2 a 2.4". [Castro, 10ª parte] Otras fuentes de la misma compañía indican que la cifra es cercana a los 3.12 litros, pero un estudio académico sobre el uso del agua en la cuenca donde se encuentra esta planta [García] estimó que se utilizan 5.47 litros de agua por cada litro de Coca Cola producido. Según Vandana Shiva, activista de causas ambientales en la India, se necesitan nueve litros de agua para fabricar un litro de Coca Cola en su país. [Wikipedia] Otras estimaciones son incluso más altas: "el gran problema -según Jason Clay de la organización ambientalista WWF (Fondo Mundial de la Vida Silvestre), es que por cada litro de Coca Cola se necesitan entre 175 y 200 litros de agua". [MinutoUno]

En todo caso, el impacto ambiental que produce una embotelladora en la comunidad circunvecina es siempre significativo por el desmedido consumo de agua que provoca. En México, desde 2000, la Coca Cola ha negociado 27 concesiones de agua con el gobierno, 19 para extraer agua de los mantos acuíferos y de 15 ríos diferentes, algunos de los cuales pertenecen a pueblos indígenas, por el derecho consuetudinario que les asiste. Ocho concesiones le permiten tirar sus desechos industriales a las aguas públicas. Para facilitar los procesos de extracción y desecho, el gobierno del presidente Vicente Fox "con ayuda del Banco Mundial, impulsó con éxito la privatización del agua, así como un programa de gran escala para privatizar la tierra [el PROCEDE] que permitió a la empresa privada tener acceso a todos los recursos de la tierra, incluyendo el agua". [Bell]

Para desmenuzar los efectos sobre el medio ambiente de una embotelladora, puede ser un ejemplo típico la planta de la Coca Cola en San Cristóbal de Las Casas, que pertenece a FEMSA. El estado de Chiapas en que se localiza esta planta es la principal zona de recarga de agua en el país, pues recibe el 50% de la lluvia que cae sobre México. [Enciso 2005-B]

La planta de FEMSA en San Cristóbal es la única embotelladora de Coca Cola en el estado de Chiapas, y una de las más importantes en toda la región sureste del país. Se encuentra a 2,200 metros sobre el nivel del mar en la cuenca de San Cristóbal, en la falda del extinto volcán Huitepec, una de las fuentes de agua más ricas en toda la región. El único motivo económico que existe para localizar la planta ahí, relativamente lejos de los principales centros de población y en uno de los puntos más altos de Chiapas, es el acceso a esta abundante fuente de agua. Actualmente es esta planta de Coca Cola la que más utiliza el agua en la cuenca de San Cristóbal. De hecho, en 2004 utilizó más de 107 millones de litros de agua, lo suficiente para abastecer a 200 mil casas, o sea, más de las que existen actualmente en toda la cuenca. [Bell]

La planta en San Cristóbal [7] surte de refrescos y agua embotellada no sólo al estado de Chiapas sino también a distintas regiones en los estados vecinos de Tabasco y Oaxaca. Para el efecto, en 2004, la producción anual de la embotelladora era de 43.8 millones de litros de refresco al año, o 120 mil litros por día. Las ventas anuales se estiman en 438 millones de pesos o 40 millones de dólares, equivalentes al presupuesto de 10 años de la presidencia municipal de San Cristóbal para obras de infraestructura en todo el municipio.

No obstante sus considerables ingresos, el pago por los derechos de agua es mínimo. En 2003 la planta pagó a la Comisión Nacional de Agua --ni siquiera al municipio de San Cristóbal-- apenas 320 mil pesos (US$29 mil), el equivalente del 0.072% de las ventas anuales de FEMSA en San Cristóbal. Es decir, se le está regalando el agua a la Coca Cola, pero cuando se agote el agua de la reserva de Huitepec, los municipios y las comunidades que ahí también se abastecen serán los que tendrán que pagar los costos. La planta sencillamente se desplazará a otro lugar.

Como lo hizo otra planta de la Coca Cola en El Salvador. Tras 25 años de fabricar refrescos en Soyopango y dejar seca la reserva de agua local, la planta se trasladó a Nejapa, cerca de la capital salvadoreña. No tardaron en presentarse nuevos problemas. El alcalde de Nejapa ha acusado a la planta de verter desechos líquidos sin tratamiento a los cursos de agua locales, provocando contaminación y la muerte de peces y diversas especies animales. [Zacune]

Se desconoce, al menos públicamente, la vida del manto acuífero que cobija el volcán del Huitepec en San Cristóbal. Pero es motivo de preocupación que la compañía ya esté tomando previsiones, buscando nuevas fuentes de abastecimiento de agua en el estado de Chiapas.

Para poder introducirse en zonas rurales, particularmente indígenas, las distintas embotelladoras de Coca Cola en México (FEMSA es sólo una de varias) crearon la Fundación Coca Cola. Esta institución filantrópica construye o equipa escuelas y otorga becas a estudiantes, a fin de facilitar el acercamiento de las embotelladoras a predios con cuerpos de agua. En el municipio de Huixtán, Chiapas, donde la Fundación Coca Cola remozó y equipó parcialmente una escuela primaria, se encuentra el manantial El Molino que la Coca Cola quiere adquirir. En el municipio de Tenejapa, en las cercanías de los cerros de Matzam, la Fundación Coca Cola llegó para renovar las escuelas de 12 comunidades. [Enciso, 2005-B] Aprovechó, de paso, para encajar su logotipo, como se comentó antes, en lugares estratégicos en las escuelas.

Aparte de la previsible escasez de agua que provocará la planta de la Coca Cola en la cuenca de San Cristóbal, otro problema que ha aumentado desde que se instaló esta planta en 1980 ha sido la basura. Esta planta introdujo en 2000 la línea de envases denominada "pep", una botella de plástico que llega a la planta en forma comprimida y luego es calentada e inflada para usarse como envase. Las botellas "pep" incrementaron los volúmenes de contaminación, pues la botella no se vuelve a utilizar.

Si tomamos en cuenta el dato de la producción de refrescos y agua embotellada en 2004, 43.8 millones de litros, y si el tamaño de cada envase es, en promedio, de un litro, serían 43.8 millones de envases que fueron desechados en algún lugar en un solo año (de una sola planta). Es el equivalente de 2,190 toneladas de basura de plástico que la Coca Cola no recoge ni vuelve a utilizar. Las botellas "pep", cada una de 50 gramos de plástico, no son biodegradables, pues son prácticamente indestructibles, en especial si se terminan enterrando en un relleno sanitario.

Otro problema ambiental que no tiene control alguno son los "lodos activados" que producen las embotelladoras. Los lodos son el resultado del proceso de preparación de refrescos y suelen contener excesivos niveles de diversos desechos industriales tóxicos como el plomo, cadmio y cromo (todos cancerígenos). [India Resource Center] Los lodos activados de la planta de la Coca Cola en San Cristóbal se entierran sin ningún control y contaminan el manto freático de la cuenca. [García] La población local nada sabe de su existencia.

En otras latitudes, particularmente en la India, los lodos tóxicos han sido el motivo de airadas protestas. Tanto la Coca Cola como la Pepsi trataron de distribuirlos entre los campesinos en los estados de Kerala y Varanasi, afirmando que se trataba de "fertilizante". [Zacune] En 2003, la Junta Centralizada para el Control de la Contaminación de la India evaluó los lodos activados de ocho embotelladoras de Coca Cola en ese país y encontró altos niveles de desechos tóxicos. La Junta exigió a la corporación que tratara estos lodos como desechos industriales peligrosos y tomara las precauciones del caso. Cuatro años después, al menos una de las plantas -la de Sinhachawar en el distrito de Ballia-- no había cumplido con la disposición legal y además seguía vertiendo los lodos al interior de la planta y en terrenos circunvecinos. [India Resource Center]. La organización ambientalista Greenpeace ha realizado una campaña contra la planta de Coca Cola en Plachimada, Kerala, por contaminar el agua y provocar daños a la salud de los residentes. Siete estados de India han prohibido la venta de Coca Cola en forma parcial o total.

El impacto ambiental en comunidades indígenas

Sólo hay una "responsabilidad social" para las empresas: tienen que generar la mayor cantidad de dinero posible para sus accionistas. Este es el mandato moral. Los ejecutivos que escogieran metas sociales o ambientales por encima de las ganancias...serían inmorales. Existe, sin embargo, una circunstancia en que la responsabilidad social corporativa puede ser tolerada: cuando es insincera. El ejecutivo que utiliza los valores sociales y ambientales como medios para aumentar la riqueza de los accionistas -y no como fines en sí mismos- no hace ningún mal. La hipocresía es virtuosa cuando aumenta las ganancias. La virtud moral es inmoral cuando no sirve para este fin. (Opiniones de Milton Friedman, ideólogo del neoliberalismo) [Bakan, 34]

Las leyes en México que conciernen al agua y al medio ambiente parecen haberse diseñado tomando en cuenta la absurda lógica de la cita anterior. Las leyes mexicanas cobijan y fomentan la voracidad de empresas como la Coca Cola por el agua y otros recursos, mientras castigan a quienes más hacen por proteger, conservar y aumentar tales recursos, como las comunidades indígenas.[8]

En México, la ley de aguas nacionales sólo reconoce a ciertos "actores usuarios" como posibles beneficiarios de este recurso pero desconoce a las comunidades y etnias indígenas como tales. Por lo tanto, las instancias oficiales ni siquiera pueden tratar a las comunidades indígenas como posibles interlocutores legalmente reconocidos. Sin embargo, las seis comunidades indígenas en las faldas del volcán Huitepec contribuyen al manejo de una parte de la cuenca de San Cristóbal, pues cuidan el bosque, el suelo y el agua. De esta manera ayudan a que se recargue el mismo acuífero en donde la Coca Cola tiene sus pozos profundos.

Estas acciones de parte de las comunidades indígenas no son reconocidas porque las comunidades están fuera de los esquemas institucionales y normativos de las leyes del país. Lo contradictorio de esta situación se demuestra a la hora que las mismas comunidades indígenas extraen agua del manto acuífero porque, al hacerlo, están "fuera de la ley de aguas nacionales". No tienen título de concesión porque las leyes no se lo permiten. En cambio, a la corporación Coca Cola, que sólo extrae el agua y no contribuye en nada a su sustentabilidad, se le concede todo.

Los Acuerdos de San Andrés, negociados y firmados en 1996 por los zapatistas del EZLN y el gobierno mexicano, abordaron este tipo de anomalías y dieron una respuesta de solución. Los Acuerdos reconocieron como sujeto legal a las comunidades y etnias indígenas en todo México y, en ese sentido, los Acuerdos habrían establecido una nueva relación entre indígenas y gobierno tras 500 años de trato discriminatorio y excluyente.[9] Sin embargo, aspectos fundamentales, como el reconocimiento jurídico de los pueblos indígenas, fueron desechados por el poder legislativo en 2001 cuando aprobó una ley que violaba el espíritu y la letra de lo pactado en los Acuerdos firmados un lustro antes.

Los impactos en la salud

[La corporación farmacéutica] Pfizer y sus accionistas ganan más dinero en [la elaboración y venta] de medicamentos para la calvicie y la impotencia que en medicamentos para enfermedades, como malaria o tuberculosis, que son las principales causas de la muerte en el mundo en desarrollo...[las corporaciones farmacéuticas] seguramente tienen...la capacidad de poner más empeño en la elaboración de medicamentos que combatan...enfermedades devastadoras. Si bien tales medicamentos serían un enorme avance para el mundo y podrían salvar millones de vidas cada año, los costos para cualquier compañía que las produjera serían superiores a los beneficios que pudiera obtener. [Bakan, 49]

El hecho fundamental y obvio que la corporación Coca Cola fabrica alimentos chatarra, virtualmente sin ningún valor nutricional, a un costo significativo para la salud y el bolsillo de las personas que los compran, nunca le será de ninguna relevancia a la empresa mientras tal actividad reporte ganancias a los accionistas. La directora ejecutiva de la Pepsi Cola expresó escuetamente esta idea ante señalamientos que la mayoría de los productos que vende su corporación son chatarra: "mientras exista una boca, tendremos que alimentarla". [Moore] Queda básicamente a criterio del consumidor saber qué está metiendo en la boca y tomar las debidas precauciones, ejercicio que obviamente se dificulta cuando gran parte del gasto publicitario se dirige a los niños.

Una lata de Coca Cola contiene aproximadamente 10 cucharillas de azúcar. Según un estudio publicado en la revista científica The Lancet, la probabilidad de que un niño o niña se vuelva obeso se incrementa con cada lata de refresco endulzado con azúcar que consume. La obesidad puede ser agravada por la mala circulación de la sangre y por problemas del corazón. También puede provocar serios problemas físicos y psicológicos como la depresión, los desórdenes alimentarios y la baja autoestima. En algunos individuos la Coca Cola puede disparar la gastritis. En 1998 la organización no gubernamental Multinational Monitor acusó a la Coca Cola de ser una de las 10 peores corporaciones por haber "llenado a niños de azúcar y agua carbonatada".

Una reciente investigación de la Organización Mundial de la Salud recomendó que se restrinja la venta y la publicidad de refrescos. La recomendación se basó en estudios que han concluido que existe una relación directa entre la mayor incidencia de enfermedades como la obesidad y la diabetes y la agresiva promoción de los refrescos.

La Asociación Mexicana de Estudios para la Defensa del Consumidor confirmó que casi el 83% de la población suprime la leche de su dieta debido a su alto costo y que las ventas anuales de leche son casi la mitad de lo que se gasta en el país en refrescos. [CIEPAC]

En años recientes, las principales embotelladoras de Coca Cola han dejado de usar azúcar de caña (sucrosa) para endulzar sus refrescos y lo han sustituido por el jarabe de maíz de alta fructosa, con el propósito de bajar los costos de elaboración del refresco. Sin embargo, se ha demostrado que la alta fructosa se metaboliza en el cuerpo humano de manera diferente que la sucrosa. Además, el maíz que se utiliza para fabricar la alta fructosa proviene en muchos casos de plantas genéticamente modificadas, cuyos efectos en los seres humanos no se han determinado con exactitud. [Wikipedia]

Finalmente, Laura Olguín, catedrática de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, ha indicado que la Coca Cola Zero que se vende en México contiene un endulzante prohibido en Estados Unidos desde hace casi 40 años, pues puede ser un cancerígeno. El uso de ciclamato de sodio no está permitido en alimentos, bebidas y suplementos alimenticios desde 1969, dijo Olguín, porque si se consume en grandes cantidades podría provocar cáncer. [Vértigo]

Las campañas anti Coca Cola

Como el psicópata al que se parece, la corporación no siente ninguna obligación moral de obedecer la ley... Para una corporación, obedecer la ley, como todo lo demás, es un asunto de costos y beneficios... Si el riesgo de que la atrapen y el monto de la multa son inferiores al costo de cumplir, entonces se trata de una simple decisión empresarial. Los ejecutivos, a la hora de decidir si van a cumplir con las leyes o no, se comportan racionalmente y realizan decisiones que son redituables, lo cual significa que preguntan "¿de cuánto es la multa, qué probabilidad hay de que me atrapen, a cuánto suma lo anterior, cuánto cuesta cumplir con la ley y cuál de las dos opciones es más costosa?". [Bakan, 79-80]

Los problemas siguen hasta hoy. Las amenazas a los trabajadores que quisieran sindicalizarse en Colombia se siguen produciendo. El 6 de diciembre de 2007, el grupo paramilitar "Frente Águilas Negras" circuló una amenaza de muerte a los dirigentes del SINALTRAINAL, pocos días después de que un trabajador de la Nestlé, también afiliado a ese sindicato, fuese asesinado, y en momentos en que se realizaba la asamblea general del gremio. La amenaza dice en parte, "guerrillero hijueputa, ya llegó su hora, cuide a su familia, ella corre más peligro que usted". [SINALTRAINAL] La corporación Coca Cola, tanto la sede en Atlanta como la embotelladora FEMSA en la Ciudad de México, no han hecho declaraciones sobre esta nueva agresión.

Las prácticas ilegales en que incurre son constantes. En México las 14 embotelladoras de Coca Cola que existen en el país enfrentan 70 litigios por incurrir en prácticas monopólicas, pues en reiteradas ocasiones han prohibido a los dueños de tiendas minoristas que vendan refrescos de marcas rivales. [Thomson] Por estas prácticas desleales, la Coca Cola ha recibido las multas más altas en la historia corporativa de México. [Zacune] No es probable que las multas hagan recapacitar. Por ejemplo, FEMSA también es dueña de una enorme red de mini tiendas de autoservicio Oxxo, con más de 5,200 puntos de venta sólo en México. Es previsible que prevalezca la tendencia de favorecer sus principales refrescos en estas tiendas, además de los jugos y néctares de la empresa Del Valle que acaba de comprar.

Frente al sentido de ultraje que provoca la irredenta actitud de la paradigmática Coca Cola, distintas organizaciones en varios países han puesto mayor empeño en la promoción del boicot a sus productos. La campaña ha reportado avances significativos. Gracias a numerosa e innovadoras acciones, realizadas principalmente por estudiantes, los productos de la Coca Cola han quedado desterrados de alrededor de 60 planteles universitarios en distintos países. [Peck] En el Foro Social Mundial, el día 22 de julio fue declarado "Día Mundial Contra Coca Cola" para denunciar "las muertes de sindicalistas en Colombia, la financiación del sionismo y de la campaña de George Bush, el robo de tierras y agua en varios países del mundo y los daños a la salud que crea la bebida emblemática de esta multinacional, que es el símbolo del imperialismo". [Rebelión]

Otra táctica para llamar a cuentas a la empresa ha sido la participación de algunos "accionistas-activistas" en las reuniones anuales que las corporaciones están obligadas a realizar en ciertos países. Los objetivos de los activistas al irrumpir y provocar escándalo con sus preguntas incómodas en estas reuniones, tradicionalmente complacientes y auto congratulatorias, son obligar a los directivos a rendir cuentas con mayor transparencia, concientizar a los pequeños accionistas y provocar oprobio en la población en general, gracias a la información que a veces trasciende en los medios.

El activista Ray Rogers ha diseñado muchas campañas en contra de grandes empresas internacionales, incluyendo la llamada "Detengamos a la Coca Asesina". Rogers ha comentado, "no te puedes enfrentar a instituciones poderosas y esperar que se logren concesiones significativas si previamente no te respaldas con fuerza y poder...la campaña [anti]corporativa es en realidad un mecanismo para enfrentar el poder con el poder". Las tácticas de Rogers lograron doblegar a la gigante corporación textilera J. P. Stevens para que firmara un contrato colectivo con un sindicato del ramo. [Baran] Asimismo la campaña anti Coca Cola ha tenido una buena respuesta en más de 120 universidades. [Peck]

El objetivo principal de estas campañas es, en resumidas cuentas, incidir en las ganancias de la corporación a tal grado que, mediante el frío análisis costo-beneficio, le sea más redituable dejar de cometer las ofensas que motivan los boicots, que seguirlas cometiendo. Tales campañas han tenido éxito en el pasado, no se descarta que tengan resultados positivos en el futuro y sin duda hay que seguirlas impulsando.

A pesar de los indiscutibles logros de las campañas de alta visibilidad que ha diseñado Rogers y otros activistas, un hecho parece evidente: a grandes rasgos todas las corporaciones tienen la misma conducta. Enfrentar cada una de ellas mediante campañas diseñadas ad hoc para provocar consternación entre accionistas y consumidores parecería una táctica que a la larga no dará mucho resultado en términos estructurales.

A la larga nada evitará que otra corporación incurra en acciones similares. A fin de cuentas, el objetivo principal no es solamente que la Coca Cola modifique sus prácticas, sino que se transformen las leyes y estructuras que dieron vida a la corporación para que deje de existir como tal. En tal sentido, Pepsi Cola o Big Cola no son "alternativas" a la Coca Cola, precisamente porque sus prácticas corporativas son iguales.[10]

¿Existen alternativas en cuanto a acciones o estrategias? El autor de La corporación, Joel Bakan, ofrece algunas alternativas que podrían explorarse conjuntamente con el boicot:

• Mejorar el sistema regulatorio, lo cual incluiría una reevaluación [...] de las normas gubernamentales para obligar a que las corporaciones estén bajo el control democrático; en otras palabras, que las corporaciones dejen de actuar en forma egoísta. Inclusive la revocación de la carta constitutiva de la corporación antisocial es un paso que se antoja posible en un sistema con mayores controles, más democrático.

• Fortalecer la democracia política, mediante el financiamiento público de las campañas electorales, a fin de detener la enorme influencia que las corporaciones tienen en el ámbito político, gracias a las contribuciones que hacen a los candidatos.

• Crear un espacio público fuerte y pujante en el que grupos sociales de todo tipo puedan discutir qué valores (el agua, el aire, alimentos nutritivos, niños sanos, un ambiente sano) son demasiado sagrados para ser sacrificados en el altar del mercado capitalista.

Las acciones alternativas que recomienda Bakan pueden dar resultados positivos. Pero se hacen con una premisa implícita que cada día es menos válida en el mundo en que vivimos, a saber, que existen dos ámbitos, el mundo corporativo y el gobierno, más o menos independientes y autónomos. Hoy, en muchos países, en especial en aquellos donde la tradición democrática es incipiente o históricamente débil, la premisa no se mantiene y, por tanto, los obstáculos para realizar al menos las primeras dos opciones que Bakan sugiere son formidables.

Incluso el mismo Bakan consigna lo siguiente al respecto:

Estamos evolucionando...hacia un sistema en donde las corporaciones tienen una influencia enorme y a todas luces desproporcional sobre nuestro sistema político. La democracia requiere, como mínimo, alguna medida de equidad y oportunidad para participar en el proceso político. Sin embargo, cuando las corporaciones...gozan de los mismos derechos que las personas... el resultado es una profunda inequidad. El empresario Robert Monks advierte que hoy enfrentamos una "situación de gran precariedad"; estamos "peligrosamente cerca de la cooptación del gobierno por las empresas...si no damos seguimiento minucioso a la tendencia de las empresas de dominar al gobierno, fácilmente podría resultar que éste desaparezca. [Bakan, 106]

Precisamente por la compenetración de las corporaciones en el aparato gubernamental en muchos países y por el hecho de que hoy el gobierno trabaja para las corporaciones, es difícil pensar que un intento de reformar el sistema, utilizando los limitados y decrecientes espacios que tiene la sociedad civil dentro del sistema para ello, pueda dar resultados satisfactorios.

En el corto y mediano plazo es válido apostar por las reformas y por las batallas que la sociedad civil organizada tendrá que librar y ganar frente a las corporaciones. En el largo plazo, sin embargo, sólo un cambio sistémico tiene sentido, pues la supervivencia del planeta depende de que impere otra lógica radicalmente distinta de la que ha dado vida a las depredadoras y destructoras corporaciones. www.ecoportal.net


* Agradezco a Mónica Wooters, cooperante de CIEPAC, el apoyo en la investigación y a Antoine Libert, colega de CIEPAC, sus comentarios a una versión previa de este ensayo.Fuente: C I E P A C - Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria, A.C. San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México. Página Web: http://www.ciepac.org

Referencias

América Económica, "Comisión antimonopolio de EE.UU. aprueba compra de Panamco", 7 de febrero de 2003.

American Anthropological Association, "AAA announces Coca-Cola resolution", 28 de febrero de 2007. www.aaanet.org

ANRed-L (Agencia de Noticias Red Acción), "La unidad de los trabajadores es lo que va a cambiar la relación de fuerzas desfavorable", 29 de julio de 2006, www.anred.org/article.php3?id_article=1634

Bakan, Joel, The Corporation: the Pathological Pursuit of Profit and Power, Free Press, Nueva York, 2004.

Baran, Madeleine, "Death squads have assassinated eight trade union leaders in Coca-Cola bottling plants in Colombia", Dollars and Sense, noviembre/diciembre de 2003, www.dollarsandsense.org

Bell, Beverly, "Cola Wars in Mexico", In These Times, 6 de octubre de 2006, www.inthesetimes.com/article/2840

Bellinghausen, Hermann (2001), "Agresiva campaña de Coca Cola de Chenalhó a Acteal, La Jornada, 3 de noviembre de 2001.

Bellinghausen, Hermann (2005), "Coca-Cola disfraza de altruismo su apropiación del agua en Chiapas", La Jornada, 22 de febrero de 2005.

Blanding, Michael, "The Case Against Coke", The Nation, 1 de mayo de 2006, www.thenation.com/doc/20060501/blanding

Campos Garza, Luciano, "Las cocas de FEMSA", Proceso, No. 1602, 15 de marzo de 2007.

Castro Soto, Gustavo, "Coca-Cola: la historia negra de las aguas negras", 13 partes. CIEPAC, 2003-2005. La serie está disponible en: www.ciepac.org/campanas/cocacola/documentos.php

CIEPAC, "Toma conciencia: campaña de boicot contra Coca Cola", folleto, Chiapas, 2006.

Collingsworth, Terry, "Another 'Classic Coke' Move to Deny and Delay Accountability for Human Rights Violations in Colombia", en Worker Rights News, Vol. 9, No. 1, primavera de marzo de 2006, www.ilrf.org/

Enciso, Angélica (2005-A), "El gobierno optó por privatizar y comercializar el recurso", en "Agua, edición especial", La Jornada, diciembre de 2005. "Agua, edición especial", La Jornada, diciembre de 2005, p.116.

Enciso, Angélica (2005-B), "Denuncian maniobras de Coca-Cola para adueñarse de agua en Chiapas", La Jornada, 27 de abril de 2005.

FEMSA, "Código de ética", disponible en www.b2i.us/profiles/investor/fullpage.asp?

García García, Antonino, "La gestión del agua en la cuenca endorreica de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas", tesis de maestría en Ciencias en Desarrollo Rural Regional, Universidad Autónoma de Chapingo, Estado de México, junio de 2006.

Giorgio Trucchi, Sánchez, "Represión sindical en Coca Cola FEMSA", La Fogata Digital, www.lafogata.org/06latino/latino3/nica_4.htm

India Resource Center, "Community Protests Coca-Cola Plant in India", 25 de octubre de 2007, www.indiaresource.org

Leech, Garry M., "Coca-Cola Accused of Using Paramilitaries to Target Colombian Unionists", NACLA Report on the Americas, Vol. 35, No.2, septiembre/octubre de 2001.

Mariscal, Angeles, "Chiapas, abundancia y contaminación", en "Agua, edición especial", La Jornada, diciembre de 2005. "Agua, edición especial", La Jornada, diciembre de 2005, p.78.

MinutoUno, "Coca Cola promete restituir los 200 litros de agua que usa por cada uno de la gaseosa", 5 de junio de 2007, Buenos Aires, disponible en: www.minutouno.com/1/hoy/article

Moore, Angela, "Indra Nooyi's Pepsi challenge", MarketWatch, 6 de diciembre de 2007, disponible en: www.marketwatch.com/news/story/indra-nooyi-puts-her-brand/story.aspx?

Morris, Betsy, "The Real Story: how did Coca-Cola's management go from first rate to farcical in six short years", Fortune Magazine, 31 de mayo de 2004.

Peck, Adam, "Coca Cola, Pepsi, or Cadbury-Schweppes", The Statesman, 13 de diciembre de 2007.

Polaris Institute, "Coke Further Undermines Colombian Investigation", Ottawa, Canadá, 14 de junio de 2007, www.polarisinstitute.org/coke_further_undermines_colombian_investigation

Rebelión, "Hoy, Jornada internacional de boicot a la multinacional Coca-Cola", 07 de julio de 2007.

Sicilia, Javier, "Coca-Cola y homofobia", Proceso, No. 1514, 6 de noviembre de 2005.

SINTRAINAL (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimentos), "Amenazados dirigentes de SINALTRAINAL trabajadores de Coca Cola", disponible en: http://www.sinaltrainal.org/index.php?

Thomas, Mark, "Dispatches: Mark Thomas on Coca-Cola", video sobre la Coca Cola, producida para la televisión británica Channel 4, transmitida el 19 de noviembre de 2007, disponible en www.killercoke.org

Thomson, Adam, "Coca-Cola enfrentará más demandas", El Universal, México, 29 de mayo de 2007.

Vértigo, México, No. 354, 30 de diciembre de 2007, p.91.

Wikipedia, "Criticism of Coca-Cola has come from many sources for various reasons", en: www.wikipedia.org/wiki/Criticism_of_Coca-Cola

Zacune, Joe, "Coca Cola: The Alternative Report", War on Want, marzo de 2006.

Notas:

[1] Se elaboró este ensayo a solicitud de, y con el apoyo de, El Comité Noruego de Solidaridad con América Latina.

[2] Para los efectos de este ensayo, distinguimos entre empresa (o compañía) y corporación, siendo la última una empresa controlada por numerosos accionistas, con emisión de acciones mercantiles, cuyo valor se determina mediante la oferta y la demanda en una bolsa de valores. Las palabras empresa y compañía se utilizan aquí en un sentido un tanto más genérico.

[3] Una corporación "tiende a hacer mayores ganancias en la medida en que puede obligar a terceros a pagar la factura por su impacto en la sociedad...Existe una terrible palabra que los economistas utilizan para esto: externalidades". [Bakan, 70]

[4] La Coca Cola reportó ingresos para 2006 de un poco más de 24 mil millones de dólares, con ganancias que superaron los 5 mil millones. A manera de comparación, la empresa que ocupa el lugar número 1, tanto en EEUU como en el mundo, es Wal-Mart, que tuvo ingresos de 351 mil millones y reportó ganancias de 11 mil millones. A nivel mundial, la Coca Cola tiene la posición 285. http://money.cnn.com/magazines/fortune/global500/2007/index.html

[5] Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá y Venezuela.

[6] México es el segundo consumidor per cápita de agua embotellada, sólo detrás de Italia.

[7] Gran parte de la información que sigue sobre la planta de Coca Cola en San Cristóbal proviene de García, en especial de las págs. 202-205.

[8] Gran parte de lo que sigue sobre la conservación de los recursos de parte de comunidades indígenas en el Huitepec proviene de García; véase, en particular, las págs 203, 207, 208.

[9] Con motivo de la firma de los Acuerdos de San Andrés, el EZLN y el gobierno federal suscribieron un Pronunciamiento Conjunto. En su apartado de Conclusiones, se lee en parte lo siguiente: "El Gobierno Federal asume el compromiso de construir, con los diferentes sectores de la sociedad y en un nuevo federalismo, un nuevo pacto social que modifique de raíz las relaciones sociales, políticas, económicas y culturales con los pueblos indígenas. El pacto debe erradicar las formas cotidianas y de vida pública que generan y reproducen la subordinación, desigualdad y discriminación, y debe hacer efectivos los derechos y garantías que les corresponden: derecho a su diferencia cultural; derecho a su hábitat; uso y disfrute del territorio, conforme al artículo 13.2. del Convenio 169 de la OIT; derecho a su autogestión política comunitaria; derecho al desarrollo de su cultura; derecho a sus sistemas de producción tradicionales; derecho a la gestión y ejecución de sus propios proyectos de desarrollo." Véase: http://www.ezln.org/san_andres/documento_1.htm

[10] En México posiblemente la refresquera Pascual sea una alternativa, en la medida en que su estructura organizativa (una cooperativa de los trabajadores) le permita apartarse de la conducta inmoral observada en las corporaciones.

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

comentario, por j.a.l (17/03/2008)

No maginaba los alcances nefastos del corporativo coca-cola, las anomalías que se denuncian me han impactado en gran medida. Considero que no hay suficiente difusión sobre esta situación, si la hubiera creo que se lograría concientizar a un mayor número de la población. Me ha sorprendido que se haya decretado un día contra la coca-cola. He comentado esta problemática con mis compañeros de trabajo y los he notado interesados, sus comentarios han sido que es la primera información que tienen al respecto, muchos de ellos son consumidores de la coca cola, ellos al igual que yo manifiestan gran preocupación por el deterioro al medio ambiente que esta empresa provoca.

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net