27/06/2001

Racismo ¿qué es exactamente?

Podemos decir que el racismo es un hecho relativamente nuevo, y podría situarse en los procesos de industrialización, urbanización acelerada, inmigración y mezcla de poblaciones; y sobre todo, en el colonialismo.

Racismo es toda teoría que impone una superioridad o inferioridad intrínseca de grupos raciales o étnicos que de a algunos el derecho a dominar o eliminar a los demás, presuntos inferiores, o que haga juicios de valor basados en una diferencia racial. Así es como lo define la Declaración sobre la Raza y los Prejuicios Raciales de 1978 aprobada por la UNESCO.

Como puede apreciarse, la Declaración le da al concepto un contenido muy amplio, cercano al concepto vulgar de exclusión o rechazo de "otros".

Si lo tomamos como un fenómeno resultante de vincular rasgos biológicos, genéticos o físicos al carácter moral o intelectual de un grupo, podemos decir entonces que el racismo es un hecho relativamente nuevo, y podría situarse en los procesos de industrialización, urbanización acelerada, inmigración y mezcla de poblaciones; y sobre todo, en el colonialismo.

Si bien la mayoría de los historiadores sostiene que comienza en la época de los decubrimientos europeos, es innegable el enorme avance del fenómeno en la segunda mitad del siglo XIX, cuando en pleno apogeo de las ciencias tales como la Antropología Física se hizo moda la cuantificación y medición de cráneos y huesos, junto con la cualificación del color de piel, de los ojos y de los cabellos. Con todos esos datos se realizaron calificaciones raciales que llegaron a determinar el desarrollo social, cultural y hasta moral de un pueblo.

Hubo trabajos en donde se trató, por ejemplo, de establecer científicamente la inferioridad del hombre negro basándose en medidas craneales, peso específico de la masa cerebral o rasgos psicológicos o físicos derivados de éstos.

Estas ideas se extendieron no sólo a los sectores dominantes europeos sino también en los países colonialistas, donde se hizo rápidamente popular; y se justificaba el racismo en forma paternalista, como una misión que la raza blanca debía cumplir.

Volvamos a la Declaración. Luego de definir al racismo añade que el mismo engloba las ideologías fundadas en los prejuicios raciales, los comportamientos discriminatorios, las disposiciones estructurales y las prácticas institucionalizadas que provocan la desigualdad racial así como la idea falaz de que las relaciones discriminatorias entre grupos son moral y científicamente justificables.

De este agregado se desprende que hay varias formas en las que el racismo se expresa, a saber:

a) Prejuicio: es una de las formas elementales del racismo. Puede observarse en conversaciones de la vida cotidiana, es común escuchar el uso de la forma impersonal "ellos" o "esos" para referirse de manera negativa a personas o grupos de personas.

En la Argentina, por ejemplo, la inmigración masiva iniciada hacia 1880 alarmó a la élite criolla, y algunos de sus miembros escribieron clásicos literarios a través de los cuales manifestaron sus prejuicios raciales, entre los cuales podemos mencionar "Sin Rumbo", "En la Sangre" o "La Bolsa".

Una encuesta realizada en abril de 1993 arrojó los siguientes resultados: uno de cada cinco argentinos cree que no debe haber derechos iguales para los coreanos, el 7 por ciento piensa que si no viviean aquí paraguayos y judíos el país estaría mejor, y el 18 por ciento se opondría a que su hijo se casara con paraguayos o coreanos.

b) Discriminación: consiste en la inferiorización del otro en términos de derechos o beneficios. Este trato diferenciado puede dar lugar incluso a la humillación. Ejemplos de discriminación son las restricciones de acceso a lugares públicos, escuelas o empleos, entre otros.

En Europa occidental muchos apelan a la conciencia étnica para justificar su racismo. Las inmigraciones masivas iniciadas en la década del '60 y el movimiento general de gentes generan en las sociedades receptoras actitudes racistas y xenófobas.

c) Segregación: implica separación espacial. Se expresa manteniendo al grupo racializado a distancia. Las expresiones más notables de segregación racial son el gueto y el apartheid.

d) Violencia: constituye la forma extrema en que se manifiesta el racismo. Esta violencia puede ser la que proviene del individuo (actos de violencia más o menos aislados sin contenido político) o aquella que se ejerce desde el mismo Estado.

Hasta la Guerra Civil (1861-1865) el gran problema de la sociedad norteamericana fue la importante presencia de población negra esclava, la que una vez liberada quedó sometida al Ku Klux Klan. Esto hizo que la población negra se concentrara, en buena parte, en espacios segregados.

El problema continúa hoy manifestándose bajo las formas de segregación, discriminación y violencia racial. Claro ejemplo lo constituye el caso del automovilista negro Rodney King quien luego de una corta persecución fue brutalmente golpeado por cuatro policías blancos. A pesar de que todo el mundo presenció la golpiza por televisión, estos cuatro policías fueron absueltos en Los Angeles en 1992.

Otro ejemplo de violencia racista, pero esta vez monopolizada por el Estado, lo constituyó el apartheid en Sudáfrica.

No podemos olvidar al racismo nazi, la experiencia más extrema del siglo XX. El Estado institucionalizó esta violencia racista transformándola en un programa político de exterminio y destrucción. En la actualidad, jóvenes extremistas alemanes aún lanzan ataques esporádicos contra inmigrantes extranjeros y cementerios judíos.

Estas formas de racismo no necesariamente se suceden unas a otras, como puede apreciarse en los párrafos anteriores; y pueden generarse por problemas sociales, económicos, creencias religiosas, sentimientos de temor ante amenazas a la identidad comunitaria, etc.

Hoy el racismo se presenta como una amenaza bastante real, y esto se debe al curso cada vez más acelerado de la crisis económica y social, al desempleo y al paro estructural, a la desorienación de los valores, que han afectado el modelo mismo de integración entre sociedad y Estado. Estamos, esta vez, ante un racismo de crisis, síntoma de una profunda mutación social.

En este contexto se hace imperativo fomentar la tolerancia y el respeto hacia lo diferente. Contamos con los elementos para hacerlo: diversos agentes como la familia, los medios de comunicación, las instituciones religiosas, clubes y escuelas, que son los que colaboran en la internalización de actitudes, valores, juicios y estereotipos acerca de la convivencia y de la relación con otros pueblos, culturas, religiones y razas.

*Por Vanesa G. Espósito

vanesaes@ecoportal.net

Artículos relacionados

99.731 lecturas

Veneno para el cuerpo y para la tierra: toallas higiénicas, protectores diarios y tampones

87.937 lecturas

WI-FI: la muerte invisible que está destruyendo a la generación más joven en todo el mundo

68.501 lecturas

Coca Cola: 100 años enfermando a la gente

64.894 lecturas

El Reiki Ahora Tiene Explicación Científica

Comentarios

Comentario, por Mr. X (15/07/2008)

tiene mucha rason en lo que dicen tus palabras el descontrol social e el problema de la sociedad

ayuda sobre el tema, por brenda byrne (09/12/2006)

ola vanessa necito saver todo lo referente sobre el racismo, si tu saves sobre ese tema o saves de donde puedo sacar informacion me gustaria mucho que me respondieras a mi correo porfavor : byrne_944@hotmail.com gracias, te lo agradeceria bastante...

Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de EcoPortal y Ambiente y Sociedad, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente http://www.ecoportal.net. Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de EcoPortal.net. Para la realización de este sitio utilizamos software libre.