Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

El aspartamo o Nutrasweet, otro ataque a la salud. Amarga dulzura

26/02/07 Por Carlos Machado

Entre las muchas estrellas surgidas en el firmamento de las multinacionales químicas y farmacéuticas, que en muchos de los casos cometen un artero ataque contra la salud, aparecieron hace algunos años cierto tipo de endulzantes artificiales para reemplazar el uso del azúcar, más conocidos como edulcorantes.

Decimos “cierto tipo” porque no todos los edulcorantes son dañinos, pero hay uno de ellos que se lleva las palmas en ese sentido, ya que por los antecedentes de la droga con que está elaborado es un verdadero peligro para diabéticos, mujeres embarazadas, niños y consumidores en general. Nos referiremos entonces a esa droga, al producto con su nombre comercial y a lo que genera en el organismo humano.

A mediados de la década de 1970 el laboratorio Searle, mientras experimentaba con una nueva droga para aliviar la úlcera péptica, dio casualmente con otro descubrimiento: a uno de sus investigadores se le ocurrió tocar la muestra con un dedo y llevarse éste a la boca, comprobando que su sabor era extremadamente dulce. Así nació el aspartamo, el cual de inmediato fue puesto a consideración como la nueva maravilla en edulcorantes y a ser solicitada su aprobación por parte de la FDA (Food and Drugs Agency), la agencia gubernamental norteamericana para el control de los fármacos y los productos alimenticios, y así ser comercializado bajo diversos nombres. Los más conocidos a nivel mundial: Nutrasweet y Equalsweet, este último también conocido como Equal a secas, cuyos envases hoy en día adornan las góndolas de todos los supermercados. Sin embargo durante los primeros años Searle no lograba obtener la aprobación de la FDA, debido a diversos estudios negativos que encontraban serias anomalías en el aspartamo. Hasta que apareció Monsanto –una de las compañías líderes en hacer su negocio en desmedro de la salud humana y de la que nos ocupamos en una nota reciente- para hacerse cargo de la situación, como veremos.

En esos primeros años del aspartamo, Searle no conseguía su aprobación porque la FDA prestaba atención a distintos informes circulantes en el sentido de que “el aspartamo puede inducir tumores cerebrales”, lo cual fue confirmado en 1981 por un equipo de investigación de la agencia integrado por tres científicos independientes. Más aún, pruebas realizadas en ratas mostraban que los cerebros de aquellas a las que se les suministraba aspartamo quedaban agujereados en varios puntos; literalmente, como un colador. La FDA revocó entonces la licencia provisoria para comercializar el producto, pero en 1985 Monsanto compró la firma Searle, que pasó a ser su subsidiaria como Searle-Monsanto. En rápida aparición del juego de favores oficiales de que disfruta la gigante químico-farmacéutica, el entonces presidente Ronald Reagan despidió al comisionado de la FDA y nombró a otro en su lugar. Como era de esperarse, aquella decisión anterior de revocar la licencia para vender el aspartamo fue a su vez revocada, y el nuevo edulcorante Nutrasweet salió esta vez libremente a ser conocido por el mundo. Y a causar estragos en el común de la gente que lo consume. Cabe destacar que esta sustancia no se quedó en un simple edulcorante que reemplaza al azúcar, ya que fue incorporada también a las bebidas gaseosas tipo “diet”, como “Diet Coca” y “Diet Pepsi”, a gomas de mascar, tabletas, alimentos secos y a varios productos más de consumo masivo de los marcados como “libre de azúcar”.

Dicho sea de paso: ¿quién fue en los años ’70 y ’80 uno de los directores ejecutivos de Searle?. Nada menos que Donald Rumsfeld, hoy también implicado en ciertos manejos con un conocido laboratorio respecto de un medicamento para combatir la gripe aviar, algo de lo que nos ocuparemos en otra nota. Como se recordará, este personaje en pocos años escalaría posiciones en los gobiernos republicanos hasta llegar a ser el titular de Defensa en la administración Bush, con los resultados que todos conocemos si hablamos de estragos. El hombre ya venía acostumbrándose.

Causas, efectos y defectos

El aspartamo está compuesto por alcohol de madera o metanol, ácido aspártico y fenilalanina. Se descompone rápidamente, y más aún bajo calor, a partir de una temperatura de 30 grados centígrados, en esos componentes. A su vez el metanol, de por sí un veneno metabólico severo, se descompone en formaldehído y ácido fórmico, este último también un veneno, presente por ejemplo en los aguijones de las hormigas. Por su parte la fenilalanina, que es descartada de plano para los individuos que padecen fenilcetonuria, se descompone en DKP, un agente que causa tumores cerebrales. Ya en 1994, y sólo en sus primeros meses, el gobierno norteamericano había contabilizado miles de quejas por efectos adversos del aspartamo. El 75% de todas las quejas se registró en el Sistema de Monitoreo de Reacciones Adversas, y estas reacciones adversas sugieren que el aspartamo es una fuerte neurotoxina. Pero veamos algunos testimonios serios sobre los problemas que genera el aspartamo, o Nutrasweet.

En 1996, un estudio publicado en el Diario de Neuropatología y Neurología Experimental, de Estados Unidos, renovó las dudas que ya existían al asociar el aspartamo con un fuerte incremento de cánceres cerebrales a poco de que se pusiera a la venta ese producto. Por su parte el Dr. Erik Millstone, de la Unidad de Investigación sobre Políticas Científicas de la Universidad de Sussex, Gran Bretaña, cita una serie de informes ya existentes en los años ’80 que relacionan al aspartamo con una amplia serie de reacciones adversas en consumidores sensibles, incluyendo dolores de cabeza, visión nublada, pérdida de sensibilidad y de oído, dolores musculares, ataques de tipo epiléptico, entumecimiento de las extremidades, síntomas parecidos a la esclerosis múltiple y al lupus, excitabilidad, disfunción hepática, pérdida de la memoria, conducta agresiva, convulsiones, daños visuales y degeneración neurológica mayor, entre muchas otras más. Algunas, además de cáncer cerebral, tan graves como Mal de Alzheimer y ceguera. Esto fue avalado en una carta dirigida en 1995 al editor de la revista “Creative Loafing Magazine” por Michael Evangelista, ex investigador de la FDA, quien además denunció los manejos ilegales de la agencia gubernamental, en complicidad con Monsanto, para poder sacar a la venta el Nutrasweet y otros engendros de la multinacional químico-farmacéutica.

Muchos casos de envenenamiento con aspartamo se pudieron observar en la Guerra del Golfo. La lengua ardiente –el metanol descompuesto en formaldehído da la sensación de que “quema la lengua”- y a partir de allí otros síntomas que se detectaron en varios casos de hombres y mujeres en servicio, fueron relacionados con el consumo de incontables latas de bebidas “diet”, ya que varios miles de cajas conteniendo ese tipo de refrescos habían sido enviadas a las tropas allí destacadas. Si recordamos que el metanol del aspartamo es liberado a los 30 grados centígrados, y tenemos en cuenta que esas latas de bebidas estaban expuestas por varias semanas a un calor del desierto que alcanzaba fácilmente los 50 grados y los soldados las bebían durante todo el día, después de refrigerarlas, puede deducirse cómo los síntomas que sufrieron, con los cuales regresaron a sus casas, eran idénticos al envenenamiento con aspartamo. Se han reportado también problemas en varios pilotos de la Marina y la Fuerza Aérea, e incluso comerciales, habituales consumidores del edulcorante y de bebidas “diet”, que han sufrido ataques en las propias cabinas de los aviones. Riesgos que fueron publicados en medios de esas fuerzas y que hicieron que a varios pilotos les fueran canceladas sus licencias de vuelo, si tenemos en cuenta que ello era algo equivalente a jugar a la ruleta rusa con aviones llenos con 400 pasajeros.

Ha habido muchas declaraciones de médicos ante comisiones del Congreso norteamericano, incluso registradas en sus actas, reflejando que el aspartamo cambia la química del cerebro, además de ocasionar graves problemas neurológicos, por ejemplo alterando el nivel de dopamina en ese órgano, razón por la cual se preguntaban si alguien podía imaginarse lo que esa droga les puede causar a pacientes con Mal de Parkinson. Algunos neurocirujanos han afirmado que cuando removieron tumores cerebrales, encontraron altos niveles de aspartamo en los mismos. Asimismo, el formaldehído derivado del metanol ataca la retina del ojo, y hubo casos en que se diagnosticaba equivocadamente retinopatía cuando en realidad esos síntomas eran provocados por el aspartamo. Incluso, se sindica a esta sustancia como especialmente mortal para los diabéticos ya que –como lo indicaron varios profesionales- cualquier médico sabe lo que el alcohol de madera, que mató y cegó a miles de bebedores desesperados en épocas de la “Ley Seca”, le hace a un diabético. Por su parte el Dr. H. J. Roberts, especialista en diabetes y un experto a nivel mundial en envenenamiento con aspartamo –autor del libro “Defensa contra el Alzheimer-Un proyecto racional de prevención” (“Defense Against Alzheimer’s Disease-A rational blueprint for prevention”)-, se refiere a la manera en que el consumo de aspartamo está multiplicando esta enfermedad. De hecho, en Estados Unidos hay muchísimos casos de mujeres con Alzheimer que tienen sólo 30 años de edad. Y cabe recordar que ese país registra a nivel mundial el índice más alto de obesos y personas con Alzheimer, con lo cual queda clara la ecuación: a mayor consumo de Nutrasweet para combatir la obesidad, más y peores problemas de salud derivados de ese consumo. El Dr. Roberts sostiene además que consumir aspartamo cuando se está gestando puede ocasionar defectos de nacimiento en el niño, e incluso la muerte, ya que el metanol se aloja en el tejido fetal. En tal sentido y de acuerdo al testimonio del Dr. Louis Elsas, profesor de pediatría y genética en la Universidad de Emory, ante una comisión del Senado norteamericano, la fenilalanina, uno de los tres compuestos principales del Nutrasweet, se concentra en la placenta, ocasionando retardo mental. En tal sentido, el Dr. Elsas explicó: “He pasado 25 años en las ciencias biomédicas tratando de prevenir el retardo mental y los defectos de nacimiento causados por exceso de fenilalanina. Y es allí donde radica mi preocupación básica, de que el aspartamo es una neurotoxina bien conocida y una teratógena, que en ciertas dosis, de manera reversible en adultos e irreversible en infantes en desarrollo o en el cerebro fetal, producirá efectos adversos”.

Un neurocirujano, el Dr. Russell Blaylock, en su libro “Excitotoxinas: el sabor que mata” (“Excitotoxins: the taste that kills”), afirma que los ingredientes que contiene el Nutrasweet literalmente estimulan las neuronas del cerebro hasta matarlas. Los doctores Roberts y Blaylock elaboraron un documento sobre algunos de los casos que trataron y sus historiales, y lo publicaron en Internet. En tanto, en un artículo para la Revista de Nutrición Aplicada, Volumen 36, Nº 1, 1984, titulado “Aspartamo, Metanol y la Salud Pública” (“Aspartame, Methanol and the Public Health”), el Dr. Woodrow Monte comenta sobre la cantidad de personas que se están quedando ciegas debido a la acción del formaldehído en la retina del ojo. En octubre de 1986, el Instituto Comunitario de Nutrición, con sede en Washington, entregó una petición a la FDA para prohibir el aspartamo debido a los múltiples casos de ceguera. Petición la cual, obviamente tratándose del “proteccionismo” de esa agencia hacia los fabricantes de Nutrasweet, nunca fue tenida en cuenta. Este tema y el del Alzheimer fue publicado por el diario “Sun Times”, de Chicago, en su edición del viernes 17 de octubre de 1986. Una de las víctimas que aparecen en el artículo era Joyce Wilson. En abril de 1984 su esposo había escrito ésto en un periódico de Atlanta: “El aspartamo mató a mi esposa. No existen palabras que puedan expresar la agonía y el horror que Joyce tuvo que soportar. Este veneno destruyó su cerebro, arrasó con todos sus órganos y la dejó ciega. Ella murió a la edad de 46 años. Soy un hombre sin esposa debido a que la Compañía Nutrasweet es un negocio sin conciencia”.

Cadena de favores

Recordando lo antes mencionado respecto de los “matrimonios por conveniencia” entre los fabricantes del Nutrasweet, la FDA –la citada agencia norteamericana que supuestamente debe velar por la salud de los ciudadanos- y diversos personajes de la política, veremos algunos ejemplos sobre esas complicidades criminales.

Así como Donald Rumsfeld, antes de hacerse más conocido llegando a la cima de la Defensa estadounidense con los resultados que todos sabemos –invasión a Irak argumentando existencia de “armas de destrucción masiva” que no existían, reciente inauguración de una base norteamericana en Paraguay, etc.- se había desempeñado como CEO del laboratorio que descubrió el aspartamo, en el que aún mantendría acciones, otros políticos de distintas administraciones también han integrado, o lo siguen haciendo, esta “cadena de favores” entre ellos y ciertas multinacionales químicas y farmacéuticas.

Otro que recibió su premio por los “servicios prestados” llegando a CEO, en este caso de Monsanto, es Robert Shapiro, empeñado en lavar la imagen de la compañía presentándola como una institución ilustrada que lucha por alimentar al mundo. Shapiro, al igual que Rumsfeld, comenzó trabajando en los laboratorios Searle en 1979, y en 1982 llegó al cargo de presidente de la División Nutrasweet. De allí saltó hacia áreas del gobierno de su país, pasando a ser miembro del Comité Asesor para las Políticas y Negociaciones Comerciales del Presidente, cumpliendo previamente un período en el Equipo de Revisión de la Política Doméstica de la Casa Blanca. Luego, semejando un boomerang, retornó a lo que le dejaba más dinero: ser ejecutivo de la citada multinacional.

Como se había señalado anteriormente, el presidente Ronald Reagan despidió en su momento al comisionado de la FDA que había rechazado la aprobación del Nutrasweet dada la cantidad de estudios que la desaconsejaban. Reagan, considerado un “amigo” del laboratorio Searle –toda una maravilla en esto de reunir amigos-, nombró en su lugar al Dr. Arthur Hayes. Ante tanta oposición a la aprobación del aspartamo, éste debió designar una Junta de investigación, la que a su vez recomendó nuevamente que no se aprobara la sustancia. Entonces, tercamente –de todas maneras para eso había sido puesto en el cargo-, Hayes desconoció la decisión de la Junta y aprobó el uso del aspartamo-Nutrasweet. Al poco tiempo, y mientras muchos se preguntaban de qué manera la cuenta bancaria del Dr. Hayes había engrosado tan rápidamente, éste dejó su cargo para ocupar un alto puesto en la consultora de relaciones públicas Burton-Marsteller, encargada de lavar la cara de Searle, Monsanto y otras compañías por el estilo.

A fines de la década de 1980, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (el célebre MIT) analizaron a 80 personas que sufrían ataques cerebrales un tiempo después de comer o beber productos que contenían aspartamo. Sobre ello el Instituto Comunitario de Nutrición (CNI) declaró: “Estos 80 casos requieren que la FDA de manera expedita remueva el producto del mercado”. Una utopía, teniendo en cuenta las “relaciones carnales” entre la FDA y las multinacionales químico-farmacétucicas.

Por otra parte, es notorio que Monsanto suministra fondos a organizaciones de comercio como la Asociación Diabética Americana, la Asociación Dietética Americana, y otras similares. Con lo cual esas entidades, además de endosar sus nombres en los productos de la empresa, como si los avalara, obviamente se marginan de cualquier comentario que resulte negativo hacia esos productos.

Otro dato para nada menor: la facilidad de Monsanto para desparramar dinero a efectos de aceitar convenientemente todos los engranajes necesarios, siempre que sean útiles a sus fines, incluyó un fabuloso aporte monetario para el financiamiento de la campaña a la presidencia del actual mandatario estadounidense, George W. Bush. Se aseguró así una importantísima contraprestación, por supuesto. Y si hablamos de contraprestaciones desde un nivel gubernamental, otros datos al margen (o no tan al margen), nos revelan que varios de los prohombres y mujeres del equipo presidencial, o que pertenecieron a él, están ligados a diversas multinacionales, que si bien no son todas del rubro químico-farmacéutico, igualmente hacen estragos, como corresponde a una multinacional que se precie, en todo el mundo. Tenemos así que el propio presidente norteamericano, además de sus negocios petroleros, es accionista de General Electric; su vicepresidente Dick Cheney, además de su vinculación a Halliburton y otras empresas ligadas a armamentos y construcción, tiene contactos empresariales con Procter & Gamble; Colin Powell y Donald Rumsfeld en General Dynamics; el ex secretario del Tesoro, Paul O’Neill, en Lucent Technologies; y la secretaria de Agricultura, Ann Veneman, tiene contactos empresariales, además de acciones, en Monsanto. Merece su capítulo aparte la titular del Departamento de Estado, Condoleezza Rice, quien antes de asumir su cargo y matizando sus atareadas labores con la ejecución del piano, formó parte del directorio de Chevron-Texaco, compañía de la cual era además accionista y administradora. Su contracción al trabajo allí –el hecho de ser soltera se lo permite- mereció que la empresa la homenajeara dando su nombre a uno de los barcos petroleros de 130.000 toneladas de su flota, en agradecimiento por los servicios prestados. Una gran familia en un círculo perfecto de favores.

Volviendo al tema que nos ocupa, la Dra. Virginia Weldon –que dicho sea de paso es pediatra- era a finales de los ’90 uno de los vicepresidentes de Monsanto y, según informó entonces el diario “St. Louis Post Dispacht”, también uno de los candidatos principales a ocupar el cargo de comisionado en la FDA. Una edición de esa época del “Chemical and Engineering News” señalaba: “Si Weldon consigue ser nombrada, Monsanto tendrá a su ex vicepresidente con el poder de bendecir docenas de productos químicos y endulzantes nuevos, biofabricados por Monsanto. Uno de esos productos nuevos es el Nutrasweet 2000, esperando ser aprobado. ¿Es la misión de Monsanto conseguir que su Dra. Weldon sea escogida como comisionada de la FDA para que lo apruebe?”. Ignoramos si la Dra. Weldon accedió finalmente al máximo cargo en la FDA. Lo cierto es que el Nutrasweet, en todas sus versiones, circula tranquilamente por todo el mundo. Un caso parecido es el de Margaret Miller, una investigadora de Monsanto que se trasladó a la FDA y pasó a ocupar un puesto en el que revisa sus propias investigaciones. En esto que algunos llaman “la marcha de Monsanto sobre Washington”, también un abogado de esa multinacional, Michael Taylor, se ubicó en un puesto en la FDA en el que pasó a supervisar los procesos de aprobación.

En 1977 dos abogados del Departamento de Justicia, Sam Skinner y William Conlon, fueron designados fiscales en las acusaciones al laboratorio Searle de haber suministrado pruebas fraudulentas en los análisis sobre el Nutrasweet. En muy poco tiempo, ambos fueron debidamente comprados y se pasaron al equipo de la defensa de la empresa. Y David Kessler, otro ex comisionado de la FDA que se retiró cuando comenzaron a hacerle muchas preguntas sobre el rellenado de su cuenta, fue otro de los que dieron aprobación general al Nutrasweet.

Cabe agregar que cuando se descubrió que la Stevia, una planta cultivada en Paraguay y mayormente en Brasil, servía como eficaz edulcorante sin tener ningún efecto nocivo por tratarse de un producto natural, la FDA –haciéndose eco de las “sugerencias” de sus amigos de las multinacionales del sector- prohibió su comercialización en Estados Unidos. Finalmente, luego de algunas protestas brasileñas y de consumidores del producto, se le permitió su entrada al país, pero sólo –una incongruencia total- como “producto cosmético”.

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que constituye, como puede apreciarse, todo un conveniente entramado político-empresario-institucional para proteger a las compañías fabricantes, en este caso, del aspartamo-Nutrasweet, además de otros engendros que atentan contra la salud de los consumidores.

Final (por ahora)

Cabe preguntarse qué productos de ese tipo podrán consumir realmente quienes los necesitan, trátese de obesos, diabéticos, mujeres embarazadas, o adultos y niños que además de utilizar edulcorantes beben gaseosas del tipo “diet” que, sobre todo con las altas temperaturas del verano –que como se dijo liberan más rápidamente los componentes del aspartamo- son consumidas a discreción.

De no mediar decisiones de alto nivel para proteger a los consumidores, muy difíciles de tomar por administraciones débiles, cómplices o genuflexas, ¿habrá que resignarse a continuar desprotegidos, quizás esperando pasivamente consecuencias terribles para la salud, abrigadas por la impunidad de las multinacionales que nos envenenan?.

www.ecoportal.net

La pregunta está hecha.
La advertencia, también.

* Carlos Machado

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Informacion sobre Aspartame, por Yolanda Gianoli (30/05/2012)

Todas las personas necesitan conocer esta informacion, gracias por su publicacion. Debemos cuidar de nuestra salud. "Y conocereis la verdad, y la verdad os hara libres.."Juan 8:32

Espartarmo, por Monica (11/03/2012)

Gracias porla información

contactar con usted, por Andreaa (12/12/2011)

Estoy muy interesada en este caso y me gustaria contactar con usted. un saludo.

aspartamo, por mercedes daza puerta (07/06/2011)

Soy peruana y ayer fui a tottus y encontre esta promocion de edulcorante sat que contiene aspartamo y es increible todo los problemas que causa, ya lo tire a la basura, no hay duda que hay gente inescrupulosa y que el dinero puede mas que la conciencia,gracias por dar a conocer la verdad, lo venenoso que es y voy a seguir averiguando.

ASPARTANO Y REDOXÓN, por MAR (02/05/2011)

Me recomendaron REDOXÓN y cuando me ofrecieron un tubo de 10 pastillas me pareció mejor comprar la caja pero noté algo en la vendedora me pareció no quería venderlo y le pidió a su compañero me atienda; cuando leo en el tubo ASPARTANO recordé algún mail que lo relacionaba con el cáncer y estoy asombrada como pueden en el Perú negociar con la salud de seres humanos; su venta atenta contra la sociedad, es crimen con premeditación, alevosía y ventaja.

aspartamo, por Berendina J. S. (22/04/2011)

Todo es rigorosamente cierto es aún peor pues el espártamo lo encuentras en casi todo clase de productos ya sea medicinas o comida en casi TODO los jarabes que se recetan a los niños para el resfriado gripe contiene aspartammo las mermeladaslight o diet pero tambien productos no especificos los que quieren velar por la salud propia y de los nuestros no nos quedan otro opcion que leer muy bien los ingredientes que contienen los productos estos monstruos no tienen conciencia y por dinero y poder venden hasta sus propios hijos,solamente quisiera que les pasa a ellos lo mismo Que sufran en su propia carne lo que ocasionan.

René, por renejvc@hotmail.com (10/11/2010)

Sólo tomé una cucharadita de Metamucil y me ocasionó mayores problemas auditivos de los que ya tenía. Leyendo su composición, aparece que tiene Espartamo, lo que explica mi complicaciòn auditiva.
El Metamucil lo tomé porque supuestamente agilizaba el trànsito intestinal.

No entiendo, por Facundo (02/09/2010)

No entiendo cual es el objetivo de este tipo de articulos. La FDA no es la unica organizacion destinada a aprobar medicamentos o sustancias para el consumo humano. Es una vergüenza que sembrando la duda se intente vincular a un organizmo publico con una empresa y de esta manera alarmar a la poblacion y dar un mensaje anticapitalista.
Existen numerosos estudios que descartan que en dosis normales el aspartamo sea nocivo para la salud. En los casos de personas diaveticas, que son las que mas consumo presentan, no llegan en el maximo a cosumir ni un 25% de la dosis maxima diaria.
Perdon, pero buscar siempre problemas y decir que es porque hay intereses economicos no es cuidar a la gente.

aspartamo, por elsa ram (31/08/2010)

Yo tomaba aspartamo hace años y ya no podía moverme en la cama, no me podía parar, no decía nada a nadioe y un día me manda un mail mi papá sobre el aspartamo, lo dejé automaticamente y me recuperé enseguida aunque ando con dolores articulares, perdí la vista mal!!! y la memoria...temblaba a la noche ...bueno todos los sintomas que ya contaron otros, pero la doctora me dió un calacio para ñla osteoporosis y tiene aspartamo...hay que mirar todo!!!hay una bebida gaseosa que lo tiene y no es light...empeceé a tomar el jugo en sobres Clight y me volvió a pasar lo de los dolores ya que tomaba sin saber 2 litros x día obvio!!! qwue lo dejé...miren todo xq es un peligro...<ahora estos SEÑORES no le dan a sus hijos esto????

Aspartamo AYUDA!!!, por Claudia (21/08/2010)

Por casualidad vi el link de esta noticia y la verdad NO PUEDO CRRERLO!!!!!Hace mas de 15 años que lo tomo y cuando leia algunos de los sintomas me vi identificada!!Es increible que algo asi suceda.Si alguien puede ayudarme,diciendome que tipo de endulzante puedo tomar se los voy a agrdecer infinitamente(no puedo tomar azucar)Les dejo mi mail y espero su ayuda.Gracias

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net