Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Apoya nuestro trabajo

¡Con tu aporte beneficiarás a todos nuestros visitantes y suscriptores!

suscripciones

El boom de la producción de soja transgénica

25/10/06 Por Alicia Caldarone

Nos encaminamos a transformarnos en un “exitoso” país de monocultivo, es decir, sojero. Y no sólo eso: la producción de soja extendió las fronteras de la agricultura arrinconando a la ganadería y la lechería, amenazando de extinción otros cultivos como el algodón o la caña y llevando a la deforestación a zonas de montes y selvas vírgenes.

Nuestro país y, sobretodo, las arcas fiscales administradas por el gobierno kirchnerista, están atravesando lo que se ha dado en llamar la “bonanza de la soja”. Esta definición refiere al cambio drástico, enorme que se ha producido en nuestra producción agrícola en los últimos años y que se caracteriza por el avance incontenible de los cultivos de soja y de la exportación del grano y sus subproductos. Cifras que aturden, de millones y millones de toneladas de soja, de millones y millones de dólares y de impuestos que, como retenciones, ingresan al estado son demostrativos de ése cambio, que intentaremos analizar en esta nota elaborada con la colaboración de Jorge Rulli, del Grupo de Reflexión Rural.

La extensa planicie de la Pampa Argentina hace apenas un siglo que es explotada en actividades agropecuarias y fue la fuente de riquezas mas importante del país, ya sea en la producción de carnes o cereales. Desde esas llanuras, fuimos el “granero del mundo”, con una producción integrada, de carnes, cereales, legumbres, etc., pero desde principios de los 90 la agricultura desplazó a la ganadería y, dentro de ella, la soja reemplazó al trigo, el maíz y el girasol. Nos encaminamos a transformarnos en un “exitoso” país de monocultivo, es decir, sojero. Y no sólo eso: la producción de soja extendió las fronteras de la agricultura arrinconando a la ganadería y la lechería, amenazando de extinción otros cultivos como el algodón o la caña y llevando a la deforestación a zonas de montes y selvas vírgenes, desencadenando cambios irreversibles en nuestros campos y en todos los ordenes de su actividad.
En 1970 el cultivo de soja en nuestros campos era algo tan exótico como un oso panda en la avenida Corrientes. Era una curiosidad agrícola que sólo representaba el 1 % de las áreas cultivada y que no tenía grandes posibilidades de crecimiento. El cultivo fue creciendo lentamente hasta los años 90 cuando apareció la novedad de que una multinacional yanqui estaba lanzando al mercado una variedad de semilla de soja modificada genéticamente para hacerla resistente a los herbicidas, lo que haría que el costo de su producción y laboreo bajase drásticamente. Esta noticia corrió como un reguero, dado que el principal obstáculo del cultivo de soja era el gran costo del laboreo mecánicos que había que realizar para combatir la hierbas que dificultaban su crecimiento, limitaban los rindes y encarecían los costos de producción. Pero la soja “transgénica” no sería, precisamente maná que caía del cielo.

¿Que es la soja transgénica?

Las modificaciones genéticas introducidas a la semilla de soja le ha conferido resistencia a un herbicida llamado glifosato. El glifosato es un veneno para hierbas y plantas que mata la mayor parte de las especies, incluyendo a la soja no transgénica, y que, por lo tanto, no podía ser aplicado a los cultivos, ya que los mataba. Existen sin embargo unas pocas bacterias que pueden resistir naturalmente al glifosato sin sufrir serios daños. Una vez que se pudo aislar el gen que le daba resistencia y protección a esas bacterias, los científicos lo introdujeron en la soja mediante ingeniería genética, creando la soja transgénica resistente al herbicida más poderoso, al veneno mortal. De esta manera cuando se aplica glifosato no se destruye la soja transgénica y se controlan así las malezas que dificultan el crecimiento de la soja sin ser necesario mayores laboreos, ni gastos en maquinaria, combustible, etc.
Los productores adoptaron la soja porque su cultivo es mas barato y les deja más ganancias con cuidados mínimos, poco personal, poca maquinaria y poco combustible.
Así fue como, en solo siete años, la superficie sembrada con soja pasó de 800.000 hectáreas a 20 millones, o sea creció 25 veces!
Hoy la Argentina es el segundo productor mundial de soja, después de EE.UU. y el 60 % de la producción agrícola de nuestro país es la soja transgénica Casi toda la soja producida es exportada, a países del primer mundo, en grano, o a China en grano o como sub productos. El 70 % se exporta sin procesar y el resto se transforma en harina o aceites antes de ser embarcado.
Hemos dejado de ser el granero de mundo para pasar a ser el país forrajero de los animales del primer mundo, criados en establos en base a nuestra soja (y a expensas de la fertilidad de nuestros suelos!).

El dueño de la chancha

Monsanto, una multinacional yanqui, tiene la patente tanto de la semilla transgénica como del herbicida, con lo que ha cerrado un negocio monopólico y altamente rentable.
Al instalarse la cultura de la siembra directa (sembrar sin arar ni laborear el suelo) en base a un discurso aparentemente conservacionista de los suelos, se produjo una revolución entre los productores y una avalancha hacia la soja.
Monsanto es la dueña de la chancha y no piensa largarla, ya que está a la caza de los que trafican con semillas (originadas en las propias cosechas) que no le pagan tributo y de los que compiten con sus herbicidas.
Y ahora va por más, ya que están en las fases finales de investigación de una semilla de soja, genéticamente modificada, para que no pueda ser utilizada más de una vez para la siembra, dado que el grano resultante de la cosecha será estéril para una nueva siembra. Entonces, la única semilla que se podrá utilizar será la de ellos.
De éste modo, el cerco se cerrará definitivamente y sólo Monsanto tendrá la llave de la puerta. Por eso uno no puede sorprenderse por el hecho de que el principal auspiciante del boom sojero sea, precisamente, ésta empresa monopólica.

El campo vacío

Ahora, todo el trabajo se hace con una sembradora, que raspa el suelo, deposita la semilla y los fertilizantes en una sola pasada y al trabajar menos la tierra se emplea menos personal y menos combustible y aumentan los rindes económicos.
La siembra directa de soja reduce el trabajo de los agricultores e impulsa la inversión en máquinas sembradoras más grandes y más rápidas, cuyo precio es cada vez más elevado. Como los agricultores con campos pequeños no ganan lo suficiente para seguir en esa carrera vertiginosa por los rindes, tienen que arrendar o vender sus campos a los grandes productores, a los grandes capitalistas, generando mayor concentración de la propiedad de la tierra y el abandono del campo de miles y miles de familias, sin trabajo, tierras ni esperanzas.
Este modelo agrario generó la expulsión del pequeño propietario y los pueblos del interior van quedando poblados por fantasmas cuando antes había un ejército de personas trabajando y viviendo de un campo diversificado.

Desde 1990 hasta 2002 desaparecieron 60 mil establecimientos agrícolas medianos y pequeños, a un promedio de 12 establecimientos que cierran por día. Con el cierre de huertas y granjas y de pequeñas chacras absorbidas por el boom sojero, se deja de producir una enorme cantidad de alimentos básicos como legumbres, hortalizas, y cereales de alta calidad
Muchos productores lecheros han debido arrendar sus campos para el cultivo de soja, y en los últimos dos años miles de tambos fueron cerrados, enfrentando la producción láctea un horizonte sombrío.
La región algodonera del norte argentino daba trabajo a miles de familias durante la cosecha manual, pero los productores algodoneros se volcaron al cultivo de soja transgénica y, al desaparecer el algodón, los recolectores pierden sus trabajos y se concentran, desocupados, en las afueras de las grandes ciudades.
En ésas regiones, 6 de cada 10 adultos ya no tienen trabajo, se amontonan en los suburbios pobres y, en el mejor de los casos, reciben un subsidio de 150 pesos. Cientos de miles de trabajadores rurales fueron expulsados de los campos donde siempre vivieron y en los próximos años, su número seguirá aumentando ya que la industria urbana, destruida por el menemismo, no puede ayudar a los expulsados del campo. Así los suburbios de las grandes ciudades ven crecer los asentamientos en el hambre, la indigencia, la violencia y la desesperación.

El desierto que se viene

Los suelos agrícolas de argentina están perdiendo, dramáticamente, su fertilidad por el cultivo de soja. Uno de los conceptos básicos, milenarios de la producción agrícola es la rotación de los cultivos y el barbecho. Es decir, se deben intercalar cultivos de distintas especies y también de ganado y se deben alternar años de producción con un período de descanso de los suelos. La disparidad de la producción enriquece los suelos y renueva su vitalidad, mientras que la repetición de los mismos cultivos agota los agota y produce una perdida creciente de su fertilidad hasta terminar en la desertificación.
El actual sistema agrícola esta basado en el monocultivo y el agotamiento de la fertilidad de nuestras tierras y nos estamos quedando con el esqueleto, con la osamenta del suelo, mientras la riqueza mineral ha sido transferida, a través del poroto, a las vacas europeas.
La siembra directa, propagandizada por las multinacionales como una panacea de la conservación de la fertilidad de los suelos, al combinarse con el cultivo de la soja, deja la llanura desnuda, desprotegida y sin rastrojos para barbecho. La tierra no tiene posibilidades de recuperar sus nutrientes y es cada vez más pobre.
La soja es muy demandante de nutrientes como nitrógeno y fósforo (requiere el doble que el maíz) y ello esta dando como resultado que la concentración de nutrientes en los suelos esta bajando drásticamente. El fósforo no es naturalmente renovable y debe incorporarse de manera artificial y resulta bastante caro el hacerlo.
En la cosecha del 2002 se exportaron 30 millones de toneladas de soja , pero con los porotos se fueron 900 mil toneladas de nitrógeno y 200 mil toneladas de fósforo. Y esos nutrientes que se exportan con la cosecha no se reponen y si lo hiciéramos, resultaría que cuesta más que el valor que estamos recibiendo por los porotos.
A pesar del daño IRREVESIBLE que produce la soja, la superficie cultivada aumenta un millón de hectárea por año.
La región chaqueña es un ambiente con la mayor biodiversidad en flora y fauna del País, pero la demanda de tierras para el monocultivo de soja ha obligado también a los animales a dejar su hábitat amenazando con destruir el equilibrio. Pero peor aún son los daños que la deforestación de montes y bosques para incorporar nuevos suelos sojeros, están produciendo sobre la naturaleza y el clima, creando sequías interminables en zonas antes relativamente húmedas o, al revés, originando tragedias como la del norte salteño, donde las precipitaciones descontroladas abaten puentes y poblaciones enteras. Codicia de sojeros, riqueza de pocos, miseria de muchos y desastres naturales.
Encima, todos los estudios realizados demuestran que después de 5 años de producción consecutiva la tierra pierde aceleradamente su fertilidad y se trasforma en un desierto.
En síntesis, la producción de soja transgénica contamina el medio ambiente, disminuye la fertilidad de los suelos y produce desocupación entre los trabajadores rurales.

Soja forrajera para alimentar pobres

A principios del 2002 se puso en marcha un plan para regalar porotos de soja a comedores comunitarios de todo el país, como una “forma de combatir el hambre” sustituyendo carne y lácteos con soja, con el “cuento” de que era mas nutritiva y completa que esos alimentos.
La soja nunca formo parte de la dieta de los argentinos pero el hambre pudo mas que la costumbre y en los comedores se come soja varias veces por semana. Ahora bien, el consumo en grandes cantidades de soja trae graves problemas de salud para la población mas marginada.
En los comedores, los porotos no se pueden cocinar las dos o tres horas que requieren para ser bien digeridos, porque la energía es muy cara y, en la mayoría de los comedores se la hierve apenas unos minutos. Así, estos porotos semi cocidos son mezclados con otros alimentos para enmascarar su gusto, pero nadie menciona los riesgos. La soja se regala explicando que es un sustituto de la carne, pero nadie aclara sus aspectos nocivos si está poco cocida. Es que la soja tiene algunos elementos que actúan como antinutrientes y perturba la digestión proteica por su alto contenido de fibras que interfieren en la absorción de elementos minerales.
Cualquier pediatra lo puede confirmar: la soja y su famosa “leche” resultan particularmente dañinas para los niños, ya que inhibe la absorción de nutrientes esenciales como calcio, hierro y zinc, imprescindibles para un crecimiento sano y normal.
Y, para empeorarla, el gobierno no controla la sanidad de la soja que se distribuye a los comedores comunitarios. Y suele suceder que ésta viene directamente del campo, trayendo restos de glifosato de las fumigaciones, con lo que se agrega un nuevo riesgo para los niños.
En realidad, las constantes donaciones de soja para los comedores comunitarios y el intento de imponerla como alimento en los comedores escolares es una maniobra publicitaria a expensas de la salud de la población. Al donar una parte insignificante de la producción a los comedores intentan imponer culturalmente el modelo de dependencia que la soja implica y lo que debemos hacer justamente es desmontar este modelo.

¡El Imperio, siempre el Imperio!

Y la esencia de éste modelo de destrucción de nuestros suelos y de sus riquezas es similar al esquema de las pasteras (Gualeguaychú), donde se “exporta” agua, naturaleza, árboles, fauna, etc. en forma de pasta celulósica. De lo que se trata es de apropiarse de nuestros recursos naturales, no renovables por definición, para abastecer los hogares, las industrias, los animales y cuanto lo requiera en los países imperialistas. La minería desbasta las montañas y los glaciares, contamina los ríos, envenena la naturaleza.
La industria petrolera extranjera por obra y gracia de Menem y Kirchner- ya acabó con nuestros recursos petroleros y en sólo dos años estaremos suplicándole a Chávez que no nos abandone. Y así podríamos seguir...., pero volvamos a la soja, porque esto no se agota en los forrajes.
En efecto, al acabarse el petróleo está comenzando a insinuarse un nuevo boom: el del bio diesel, o sea la conversión de aceite de soja en combustible líquido para vehículos automotores: ahora vamos a cultivar soja para hacer biocombustibles, mientras Repsol, la empresa de los amigos de Kirchner, se lleva el petróleo y nos deja los pozos vacíos.
Pasamos de un mono cultivo destructivo de soja para engordar los chanchos y las vacas europeas a un nuevo boom sojero para llenar los tanques de los autos de españoles y franceses.
Claro que, Monsanto y los grandes capitalistas del agro seguirán destruyendo nuestros campos y embolsando fortunas. Y nuestro gobierno entreguista seguirá mirando para otro lado, porque mientras la soja deje tantos y tantos dólares, mientras las reservas monetarias crezcan así, mientras los decretos de necesidad y urgencia y los superpoderes les permitan apoderarse impunemente de esos dineros públicos, mientras esto sea así, a quién le importa el desierto que se viene y el hambre que se encima. www.ecoportal.net

Publicado en La Maza Digital ywww.ecoportal.net

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

, por (11/12/2009)

no se

“Las retenciones no fueron el problema”, por Galarza José [Comunicación Social] (27/11/2008)

“Las retenciones no fueron el problema” El modelo sojero, los ruralista no registrados y el mal uso y tenencia de la tierra, destruye puestos de trabajo y debilita a pequeños y medianos productores. El campo argentino actual poco tiene que ver con el que teníamos hace 20 años. Se ha impuesto un modelo de alta concentración y dependencia tecnológica asentado en una matriz productiva que abandonó la perspectiva de una producción centrada en el desarrollo de alimentos de gran cantidad y calidad". Y se consolida la producción de forraje barato (pasto–soja) para vender a China, India y a la Unión Europea, subsidiando la industrialización de estos países y paralizando la nuestra. Este proceso se hace a costa de debilitar la ganadería, la producción láctea, la porcina, frutal, ovina, hortícola y otras producciones regionales. Este modelo sojero, además de romper la soberanía alimentaria de la Argentina, destruye puestos de trabajo y debilita a los pequeños y medianos productores ya que mientras la soja genera un puesto de trabajo cada 500 hectáreas, la economía familiar crea 35 puestos de trabajo cada 100 hectáreas. Situación que se empalma con el hecho de que la soja demanda más de 500 hectáreas para que una unidad productiva sea viable y autosuficiente. Es en este contexto de debilitamiento de los trabajadores del campo (el 70% está en negro) y de debilitamiento de la pequeña producción rural que debe inscribirse el conflicto actual. Se expresa en él la bronca acumulada de los pequeños y medianos productores (los que efectivamente sostienen los cortes) frente a un gobierno que jamás reconoció su situación y que hace gala de un discurso perverso (incluso dice querer “desojizar” el campo), cuando en función de la construcción de su caja fiscal fue hasta hoy socio pasivo del “boom sojero” por la vía de las retenciones. Aún con todo esto el crecimiento de la industria de la soja en Argentina ha impulsado el desarrollo de una nueva estructura económica. Las renovaciones más importantes son la elaboración de la harina y el aceite de soja que son exportados a todos partes. Tiene sentido la aplicación de retenciones en el marco de un Plan Nacional de Desarrollo Agropecuario que reoriente el destino del campo en función de profundizar la agregación de valor, generar empleo, repoblar el país y aumentar el número de productores. "El modelo de la soja se considera de ‘boom y colapso’ como sucede con la pesca, la minería o la explotación intensiva de la madera". "Se presiona un ecosistema por encima de su capacidad de carga para obtener enormes ganancias a corto plazo a costa de los recursos". "Con la gran rentabilidad asegurada, ¿quién va a querer producir trigo o leche?". "El modelo de la soja hace agua por el impacto social, ambiental, sanitario y económico en el mediano y largo plazo. Destruye la agricultura familiar y empuja a los trabajadores rurales a las ciudades" Profundizar el uso de las retenciones sin plan produce lo que hoy estamos viviendo. Conduce a que los productores más débiles vivan como única alternativa la mejora del precio internacional y perciban a las retenciones como una creciente confiscación. La política irresponsable del Gobierno de contentarse con su socio del boom sojero ha terminado implicando a los pequeños y medianos productores en el cuestionamiento a las retenciones junto a los beneficiarios y promotores del lamentable modelo sojero adoptado por la Argentina. Las retenciones no fueron el problema. Aun con ellas, las utilidades por hectárea crecen, ya que los precios internacionales crecieron más. Menos aún son un problema las retenciones móviles (suben o bajan según se comporten los precios internacionales) y que discriminan en contra de la soja y en favor del maíz y el trigo. Las retenciones son necesarias porque permiten captar la ganancia diferencial que surge como resultado de la suba de los precios internacionales (no del esfuerzo del productor) y posibilitan diferenciar entre precios internos e internacionales. No obstante, tienen el límite de ser un instrumento único que opera sobre una cadena de producción y comercialización donde priman las diferencias y las heterogeneidades. Diferencias que exigen más instrumentos y nuevas herramientas (Junta de Carnes, de Granos, de Producciones regionales, etc). Por ende, sólo son sustentables en base a un plan que replantee el uso y tenencia de la tierra haciendo consistente el desarrollo del sector agropecuario con las necesidades del conjunto de los argentinos.

“Las retenciones no fueron el problema”, por Galarza José D.R. [Estudiante de Comunicación Social] (27/11/2008)

“Las retenciones no fueron el problema” El modelo sojero, los ruralista no registrados y el mal uso y tenencia de la tierra, destruye puestos de trabajo y debilita a pequeños y medianos productores. El campo argentino actual poco tiene que ver con el que teníamos hace 20 años. Se ha impuesto un modelo de alta concentración y dependencia tecnológica asentado en una matriz productiva que abandonó la perspectiva de una producción centrada en el desarrollo de alimentos de gran cantidad y calidad". Y se consolida la producción de forraje barato (pasto–soja) para vender a China, India y a la Unión Europea, subsidiando la industrialización de estos países y paralizando la nuestra. Este proceso se hace a costa de debilitar la ganadería, la producción láctea, la porcina, frutal, ovina, hortícola y otras producciones regionales. Este modelo sojero, además de romper la soberanía alimentaria de la Argentina, destruye puestos de trabajo y debilita a los pequeños y medianos productores ya que mientras la soja genera un puesto de trabajo cada 500 hectáreas, la economía familiar crea 35 puestos de trabajo cada 100 hectáreas. Situación que se empalma con el hecho de que la soja demanda más de 500 hectáreas para que una unidad productiva sea viable y autosuficiente. Es en este contexto de debilitamiento de los trabajadores del campo (el 70% está en negro) y de debilitamiento de la pequeña producción rural que debe inscribirse el conflicto actual. Se expresa en él la bronca acumulada de los pequeños y medianos productores (los que efectivamente sostienen los cortes) frente a un gobierno que jamás reconoció su situación y que hace gala de un discurso perverso (incluso dice querer “desojizar” el campo), cuando en función de la construcción de su caja fiscal fue hasta hoy socio pasivo del “boom sojero” por la vía de las retenciones. Aún con todo esto el crecimiento de la industria de la soja en Argentina ha impulsado el desarrollo de una nueva estructura económica. Las renovaciones más importantes son la elaboración de la harina y el aceite de soja que son exportados a todos partes. Tiene sentido la aplicación de retenciones en el marco de un Plan Nacional de Desarrollo Agropecuario que reoriente el destino del campo en función de profundizar la agregación de valor, generar empleo, repoblar el país y aumentar el número de productores. "El modelo de la soja se considera de ‘boom y colapso’ como sucede con la pesca, la minería o la explotación intensiva de la madera". "Se presiona un ecosistema por encima de su capacidad de carga para obtener enormes ganancias a corto plazo a costa de los recursos". "Con la gran rentabilidad asegurada, ¿quién va a querer producir trigo o leche?". "El modelo de la soja hace agua por el impacto social, ambiental, sanitario y económico en el mediano y largo plazo. Destruye la agricultura familiar y empuja a los trabajadores rurales a las ciudades" Profundizar el uso de las retenciones sin plan produce lo que hoy estamos viviendo. Conduce a que los productores más débiles vivan como única alternativa la mejora del precio internacional y perciban a las retenciones como una creciente confiscación. La política irresponsable del Gobierno de contentarse con su socio del boom sojero ha terminado implicando a los pequeños y medianos productores en el cuestionamiento a las retenciones junto a los beneficiarios y promotores del lamentable modelo sojero adoptado por la Argentina. Las retenciones no fueron el problema. Aun con ellas, las utilidades por hectárea crecen, ya que los precios internacionales crecieron más. Menos aún son un problema las retenciones móviles (suben o bajan según se comporten los precios internacionales) y que discriminan en contra de la soja y en favor del maíz y el trigo. Las retenciones son necesarias porque permiten captar la ganancia diferencial que surge como resultado de la suba de los precios internacionales (no del esfuerzo del productor) y posibilitan diferenciar entre precios internos e internacionales. No obstante, tienen el límite de ser un instrumento único que opera sobre una cadena de producción y comercialización donde priman las diferencias y las heterogeneidades. Diferencias que exigen más instrumentos y nuevas herramientas (Junta de Carnes, de Granos, de Producciones regionales, etc). Por ende, sólo son sustentables en base a un plan que replantee el uso y tenencia de la tierra haciendo consistente el desarrollo del sector agropecuario con las necesidades del conjunto de los argentinos...

cultivo de soja, por lelia (18/09/2008)

Bien, bUenos dias. en 1º lugar. felicito por la informacion, muy interesante. en 2ºsolicito de informacion con respecto al cultivo de soja mas actualizada,en cuanto por sobre todo a lo q esta sucediendo en la Argentina. MUCHAS GRACIAS

Nunca entendí, por Pepyton (31/07/2008)

Estimado amigo, Diego Branca. ¿Usted nunca entendió porqué la capital apoya el campo? Entonces tampoco entendió porqué la “Campaña del Desierto” se organizó y financió desde Buenos Aires. Tampoco entendió porque las tierras robadas a los indígenas fueron repartidas entre las familias “más destacadas porteñas”, no más de 800. Tampoco entendió porqué el mundo financiero y especulador, que se mueve en Buenos Aires y maneja la economía del país, utilizó, como tantas veces lo hizo, a las Fuerzas Armadas para “cambiar las cosas en beneficio de la patria”. Tampoco entendió que este mundo financiero internacional impone, por la fuerza del capital, las decisiones políticas que cada estado, especialmente latinoamericano, debe obedecer. Cuando surge algún gobierno, soberano, solidario, con ansias de emancipación y desarrollo industrial, como este que tenemos ahora, entonces, surgen “los problemas”. Todos hablan de federalismo, de la coparticipación, pero “parecen olvidar” que las grandes obras, llámense rutas, represas, ferrocarriles, comunicaciones, salud, se hicieron con las “rentas nacionales”, las que recauda el Gobierno Nacional y luego redistribuye, buscando equilibrar las desigualdades provinciales. En qué beneficia a la “patria” que los sojeros ganen más o ganen menos, siempre la ganancia será para ellos. ¿Quienes son “ellos”? Las grandes multinacionales que además de exportar, alquilan campos a los pequeños y medianos agricultores. Cuando nos referimos a esos pequeños y medianos agricultores, en realidad, no existen. Todos ellos alquilan sus campos, se cruzan de brazos y reciben una renta inesperada que les ayudará a vivir sin trabajar. ¡¡¡Porque la soja, da para todos y para todo!!! Incluso para imponerle retenciones móviles y equilibrar los rendimientos con otras actividades rurales como ganado, leche, maíz, girasol y toda la diversidad que usted pueda imaginar. Estimado amigo, Diego Branca, mi muletilla “usted nunca entendió” solamente ha sido usada para poder expresarme. No es nada contra usted, somos muchos los que “nunca entendimos” porqué tanta injusticia, porque tanto hambre en un país tan rico como el nuestro, porqué tantas extensiones de campo en manos de unos pocos, y porqué tan poco en manos de unos muchos!!! Agradezco me haya permitido utilizar su “nunca entendí” para hilvanar estos humildes pensamientos. Un abrazo sincero para usted.

Produccion se soja, por Diego Branca (17/07/2008)

Muy bueno el articulo, lastima que los diarios no publiquen estas noticias, solo dicen que hay que eliminar las retenciones para que el "pobre campesino sojero" pueda llegar a fin de mes y no pase hambre. y los "inocentes e ingenuos capitalinos" apoyan al campo!!!!!! que ridiculez, nunca entendi porque la capital apoya al campo cuando los intereses son totalmente opuestos, o quizas no estoy enterado y la gente esta sembrando soja en las macetas de sus balcones!!!!!!

poroto cibernético, por pepyton (03/07/2008)

y si se acomoda mucho al hoy, para qué debería ser actualizada?. A mí me parece perfecta y muy clara, eso está ocurriendo ahora pero con más intensidad y extensión. Y la codicia de los "usujeros" (usureros que invierten en soja) han creado un desorden y han perturbado la paz social porque no quieren soltar "un mango" para que el gobierno siga redistribuyendo, pague deuda e invierta. Curiosamente el habitante común piensa que: "a nadie le gusta que le metan la mano en el bolsillo" Lamento que comparen a Kirchner con M...m, nada que ver!!! Sin embargo, la nota es excelente. Felicitaciones.

soja transgenica, por alicia caldarone (04/04/2008)

Esto fue dicho hace dos años. deberian actualizar esta nota ya que se acomoda mucho al hoy.

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net