06/07/2004

Intentan Homologar las Normas Sobre Bioseguridad a Nivel Global

Desde hace algunos años se está llevando a cabo a nivel mundial un proyecto financiado por el PNUMA y el GEF cuyo objetivo final es que la mayoría de países, especialmente del Tercer Mundo, cuenten con una norma homologada en materia de bioseguridad.

Con la adopción del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad el 29 de enero del 2000, lo países que lo han firmado y ratificado, han adquirido una serie de obligaciones internacionales para la que la mayoría de ellos no tienen capacidad de implementación. También hay que preguntarse si cumplir con las obligaciones del Protocolo de Cartagena constituye una prioridad para países que tienen que enfrentar problemas tan graves relacionados con la salud, educación y otros servicios básicos de su población.

Bajo esta consideración, el consejo del GEF aprobó en noviembre de ese mismo año la estrategia inicial en bioseguridad, cuyo objetivo es apoyar a los países a prepararse a la aplicación del Protocolo.

Los países participantes de América Latina y El Caribe son Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Bélice, Brasil, Chile, Costa Rica, Dominica, Dominican República, Ecuador, El Salvador, Grenada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Saint Kitts and Nevis, Saint Lucia, Saint Vincent y Grenadines, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela. En total, 128 países de América Latina, África, Asia y del Este de Europa.

Por el número de países que cubre el proyecto, este tendrá un tremendo impacto en el mundo, especialmente en los países del Tercer Mundo.

El objeto de este proyecto es lograr que luego de 18 meses de que el proyecto se haya aprobado, éste debe adoptar una norma de bioseguridad. Luego de los 18 meses iniciales, se iniciaría una fase de implementación. El GEF ha comprometido ya fondos adicionales para esta nueva fase.

Antes de que la sociedad de cada uno de los 128 países donde se está implementando el proyecto tenga tiempo para sentarse a debatir qué clase de desarrollo agrícola desea para su país, de que se tenga un entendimiento cabal de los impactos que en la vida de cada uno de sus ciudadanos tendrá la introducción de organismos genéticamente modificados, el proyecto espera que en 18 meses hayan adoptado una reglamentación completa en el tema, así como los mecanismos jurídicos y administrativos para su implementación.

Aunque el proyecto declara que se respeta el derecho de los países a aceptar o no la importación de transgénicos, este espera que hacia el fin del proyecto, los países:

Tengan un regimen regulatorio?trabajable? y transparente para que los países cuenten con:
La legislación, la implementaciónde la de regulación y las guías complementarias que sean consistentes conel Protocolo de Cartagena y las obligaciones relevantes con otros acuerdosinternacionales relevantes. Generalmente, cuando se habla de otroscompromisos internacionales se está haciendo referencia a la Organización Mundial de Comercio y otros tratados comerciales.
Sean capaces de implementar unsistema para manejar notificaciones y los requerimientos para lasaprobaciones de importaciones (incluyendo sistemas para procesosadministrativos, evaluación de riesgos y toma de decisiones).

Tener un sistema de cumplimiento y monitoreo y participación pública.

Como parte del proyecto está acompañado por unos cursos de capacitación, la idea es que los países tengan una regulación más o menos homologada en todo el mundo en materia de bioseguridad. La homolagación de normas es vista con buenos ojos por los países productores de semillas transgénicas, porque esto facilitará el comercio internacional de las mismas.

Por eso el proyecto incluye una serie de talleres de capacitación para preparar a los países en desarrollo de sus normas nacionales. Estos talleres, que han tenido lugar en todos los continentes, han contado con la presencia de capacitadores que promueven la biotecnología y que hacen una interpretación del Protocolo de Bioseguridad, tomando sus estándares más bajos.

Doce países están ya en la fase de implementación del proyecto, luego de que pasaron una fase piloto. 8 de esos países están coordinados por el PNUMA, 2 por PNUD y 2 por el Banco Mundial. Varios de estos países que han están en la fase de implementación han liberado algodón Bt a nivel comercial o semi comercial, entre los que se destaca Colombia y Uganda.

El proyecto ya ha desarrollado sus guías para la elaboración de la norma marco de bioseguridad. Este documento provee guías, ideas y otra información de cómo desarrollar las normas de bioseguridad. Su objetivo es ?ofrecer a los países una guía práctica de ?cómo hacer las cosas? para ayudarles en la elaboración y ejecución de un proyecto encaminado a desarrollar sus Marcos Nacionales de Seguridad de la Biotecnología, que les permitirá adoptar decisiones de carácter técnico, político y local sobre la transferencia, manipulación y utilización seguras de organismos vivos modificados (OVM) y cumplir los requisitos del Protocolo de Cartagena?.

Pocas organizaciones que tratan el tema de la biotecnología agrícola conoce a profundidad este proyecto, sus implicaciones para su país, y menos aún, la forma como se está desarrollando el proyecto en su país.

Pero hay algunas voces de protesta.

En Costa Rica han visto al proyecto como una forma de promoción de los transgénicos con una evidente ausencia de espacios de discusión y participación con las organizaciones populares. Ellos han manifestado en múltiples ocasiones a los encargados del proyecto que el proceso de elaboración de este marco legal es ilegítimo

En el Ecuador por otro lado, los principales movimientos campesinos e indígenas se han pronunciado en diversas ocasiones porque el Ecuador debe ser declarado libre de transgénicos. Sin embargo, el proyecto se desenvuelve bajo la percepción de que el Estado ha decidido aceptar la introducción de la biotecnología en su sistema agrícola, y que lo que hace falta es una adecuada regulación. Los procesos de consulta han sido únicamente procesos de información sobre una decisión tomada. Por eso, algunas organizaciones de campesinos e indígenas han presentado una posición firme en contra del proyecto

Si usted desea conocer quién es el responsable del proyecto en su país, los plazos, etc. puede visitar el siguiente sitio web:

www.unep.ch/biosafety/development/devcountries/ECctrypage.htm

Extractado de
Boletín 92
REDALT

Artículos relacionados

Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de EcoPortal y Ambiente y Sociedad, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales y se reconozca la autoría. Agradeceremos se indique como fuente http://www.ecoportal.net. Las opiniones vertidas por visitantes o colaboradores en el sitio pueden no reflejar las ideas de los miembros de EcoPortal.net. Para la realización de este sitio utilizamos software libre.