Últimas noticias

Ver más noticias

¿Querés apoyarnos?

¡Enteráte!

Entidades que apoyan a Ecoportal

Como desnacionalizar los territorios indígenas de Chiapas sin que se note

26/04/07

La Secretaría de Pueblos Indios de Chiapas contrató a un consultor extranjero para organizar, conducir y sistematizar las conclusiones y acuerdos de la consulta pública que definiría los ejes rectores de la política indigenista en el Estado de Chiapas para los próximos seis años de gobierno.

A los mexicanos y a quienes entiendan y reivindiquen en sus naciones eso que llaman soberanía y autodeterminación.

Ah. Y a los pro nazis sin chamba (de preferencia euro occidentales); hey, ¿ya buscaron en la SEPI?

La Secretaría de Pueblos Indios de Chiapas contrató a un consultor extranjero para organizar, conducir y sistematizar las conclusiones y acuerdos de la consulta pública que definiría los ejes rectores de la política indigenista en el Estado de Chiapas para los próximos seis años de gobierno.

El Compitch fue formalmente invitado a una de esas. Y acudió, a la del cinco de marzo en San Cristóbal de Las Casas, considerando que el gobierno de Juan Sabines devino electoralmente de un amplio movimiento nacional que encabezó Andrés Manuel López Obrador, presidente legítimo de los mexicanos.

El pasado16 de marzo el consultor envió a los buzones electrónicos de los participantes el borrador para que le hiciéramos observaciones, dando un día hábil de plazo para hacerlas y enviarlas a una dirección electrónica de matriz alemana. El caso es que ese documento, al menos respecto a lo que se expuso y acordó en la mesa seis de la consulta del cinco de marzo –Patrimonio Natural- viene, sí, pero al revés, es decir, contrario a lo ahí aprobado y ratificado por la plenaria, y resalta un hecho: lo puesto coincide puntualmente con los argumentos que el consultor extranjero utilizó para controvertir el cinco de marzo la petición de los delegados del Compitch.

Así es. El consultor se la pasó, todo ese día, pendiente de la mesa seis en la que, faltando a su imparcialidad, intervino y pretendió impedir que se discutiera la propuesta del Compitch de acordar primero los principios o ejes estratégicos de la política para pueblos indios (a la que formalmente habían sido invitados los participantes) y luego las líneas de acción. Días después supimos que ese consultor era nada menos que el alemán Dieter Paas, coordinador designado por la Unión Europea en el 2003 para la elaboración del proyecto en la Selva Lacandona denominado Prodesis y ex representante en México de la Fundación Friedrich Naumann (nombre del fundador del partido nacional-social) cuya contraparte oficial en México es el PANAL (corporativismo en servicio de la derecha), señala en su página web de escoria a AMLO y pide explícitamente que se privatice PEMEX.

Como no estamos dispuestos a enviar nuestras observaciones a una cuenta en Alemania ni hacerlas a algo ni a alguien tan contrahechos, el pasado 21 de marzo enviamos al correo oficial de la SEPI y a dos de sus funcionarios nuestro extrañamiento y denuncia a esta alevosía. Seguimos esperando su respuesta.

Vista la gravedad de los hechos y el silencio cómplice de la SEPI, el pasado 26 de marzo la Asamblea de delegados de las organizaciones miembros del Compitch acordó romper cualquier relación de sus organizaciones con esa institución de gobierno, reiniciada apenas algunas semanas atrás con la referida invitación formal a la consulta pública, y hacer público el contenido del correo que le enviara días antes por implicar cuanto en él se denuncia y acredita un asunto de interés público, y vergüenza nacional.

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México, a 20 de abril del año 2007

A LOS FUNCIONARIOS DE LA SECRETARÍA DE PUEBLOS INDIOS DEL GOBIERNO DE CHIAPAS, QUE HAN PARTICIPADO EN LOS FOROS Y TALLERES DE CONSULTA SOCIAL PARA DEFINIR LOS EJES RECTORES PARA PUEBLOS INDIOS EN EL PLAN ESTATAL DE DESARROLLO DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA ACTUAL.

Fernando López, Titular de esa oficina, cursó formal invitación a los asesores del Compitch y al Compitch para participar en esa consulta.

El cinco de marzo pasado comparecimos en las instalaciones de la Albarrada. Lo hicimos considerando que la invitación abrigaba un ánimo de construir democrática y soberanamente lo que es de interés general para nuestra patria y para los pueblos y comunidades indígenas, y la buena fe guardada de la nueva administración de la SEPI.

A término de esa consulta a algunos de ustedes les comentamos sobre la impertinencia de que un extranjero dirigiera la metodología y que aun hiciera comentarios, como los hizo, sobre qué se aprobaría a propósito de una interpelación a incluir un caso específico o, como fue el caso de la mesa en que nosotros participamos, la inconveniencia de proponer por los participantes los ejes rectores del tema a tratar cuando a eso, precisamente a eso y no sólo a proponer líneas de acción o proyectos específicos, fuimos explícitamente convocados.

Luego nos enteramos que ese señor era el tal Dieter Paas, un alemán a quien la Unión Europea encomendó en el 2003 elaborar el borrador del estratégico Prodesis.

Nada, compañeros funcionarios de la SEPI, de cuanto se dijo y acordó por consenso respecto a los ejes rectores y a salud indígena tradicional en la mesa seis denominada manejo sustentable y patrimonio natural y más tarde, al leerse ante todos, convalidó la plenaria, viene en el borrador de la relatoría que Clodoveo Malo nos envió el viernes pasado para, dice, hacerle observaciones. Nada, absolutamente nada.

¿Olvido? Hay una manera de saberlo: que el resto del documento no diga puntualmente lo contrario a lo dicho en esos acuerdos públicos. Pues lo dice y de qué manera. Por eso quien elaboró ese borrador -¿quién habrá sido, quién?- tuvo cuidado calculado de no presentar un documento esquizofrénico que incluyera los acuerdos reales a que llegaron los consultados a la vez que los autoimpuestos (¿definidos dónde?), tan opuestos entre ambos, al menos en el caso de aquellos generados en la mesa seis aquel cinco de marzo, hoy omitidos, y los impuestos por el consultor, situados al detalle en el documento.

El consultor incurrió, sin embargo, en un error que denota su interés político en que la consulta saliera de una manera y no de otra. Cuando el asesor del Compitch, Juan Ignacio Domínguez, propuso a los participantes a la mesa seis que antes de abordar las líneas de acción se hiciera por cordura y orden metodológico con los principios o ejes rectores del tema (a lo que explícitamente fuimos convocado) porque no se podrían hacer propuestas ejecutivas si no había un marco previo de principios y objetivos, el señor Paas, que todo el tiempo se mantuvo atento a lo que se hablaba en esa mesa -¿su mesa?- intervino, violando el principio de neutralidad que debe tener todo consultor, para expresar algo que, oh coincidencia, consagra el documento: “no es posible tratar el punto porque los pueblos indios tienen muchas y muy distintas maneras de entenderlo”. El asesor del Compitch insistió en que metodológicamente era necesario contar con elementos de contenido general que justificaran el sentido de las acciones.

El consultor atajó de nuevo señalando que esos elementos resultarían de lo que los participantes consideraran como acciones sustentables. El asesor del Compitch refutó de nuevo al consultor señalándole que el término sustentable era un calificativo no un sustantivo, que lo que debería antes aclararse por los participantes de la mesa era ese sustantivo, el contenido que daría sentido al término sustentable y orientación a las acciones y que ese sustantivo no era otra cosa que el modelo de desarrollo; que tampoco inventaríamos el hilo negro ni partiríamos de la nada pues existía ya un marco constitucional vinculante y una historia de reivindicaciones comunitarias reciente y general. El consultor extranjero ya no contestó. Los miembros de la mesa resolvieron entonces que era lógico y deseable establecer ese marco de principios para, desde ahí, orientar entonces las acciones. Fue así que le pidieron a la asesoría del Compitch que lo formulara. Tras redactarse y darse lectura, los participantes aprobaron los principios o ejes rectores a las acciones de esa mesa y designaron al asesor del Compitch para su exposición ante la plenaria. Además, acordaron que el mismo asesor sistematizara los instrumentos y mecanismos propuestos por la mesa mediante los cuales se habrían de lograr hacer efectivos los principios rectores y las líneas de acción.

Tras leerse en voz alta a la asamblea consultada lo anterior junto con lo acordado en el resto de las mesas, el consultor abrió una ronda de intervenciones que, por cierto, no sólo no contradijeron lo expuesto sino, como fue el caso de lo propuesto en la mesa seis, se pronunciaron a favor (participación de Juan Sánchez, Frontera Corozal). Ya para terminar, el asesor del Compitch pidió la palabra para presentar ante la plenaria una nueva propuesta, a incorporar como un principio rector general a todos los temas: “Que en el diseño, elaboración y operación de los planes, programas y acciones estratégicas, prioritarias o vinculadas al orden territorial no pudieran, bajo ningún título, participar extranjeros.” Como no se refutó se consideró aceptada y así lo manifestó el propio consultor al afirmar que cuanto se expuso y propuso sería recogido.

Los principios rectores resueltos en la mesa seis y aprobados en la plenaria fueron: “Son de naturaleza estratégica nacional los recursos genéticos así como sus saberes y prácticas indígenas y campesinas asociadas. Esos recursos son patrimonio nacional y, si básicos a la sobrevivencia social, Bienes Públicos Comunitarios. Los Bienes Públicos Comunitarios no son mercancías; siendo así no podrán ser patentados bajo ninguna categoría. Las Comunidades Indígenas son depositarias y custodias de esos recursos.”

Para los instrumentos y mecanismos se estableció a su vez: “Se buscará adecuar la legislación a los ejes rectores y propuestas acordados en las consultas. La consulta comunitaria participativa será el mecanismo previo a la toma de decisiones gubernamentales dirigidas a las comunidades indígenas y campesinas.”

Compañeros funcionarios de la SEPI. Ninguno de los ejes rectores y de los mecanismos señalados definidos en la mesa seis y aprobados en plenaria viene en el borrador porque todo lo puntualmente contrario a ellos es lo que sí viene. No estamos frente a un olvido sino frente una consulta espuria y sinvergüenza. La oposición del señor Paas a que se abordaran y definieran principios rectores de las líneas de acción, objetivo al que fuimos convocados por la SEPI, no fue motivada por razones metodológicas sino políticas: el contenido medular del borrador del plan ya estaba definido, siempre lo estuvo.

Una más. En la mesa seis también se hicieron propuestas sobre medicina indígena en general y medicina indígena tradicional en especial, que fueron aprobadas en plenaria. Las relevantes, las del modo, no vienen. Las que sí, las obligadas de atender con insumos y equipo pero amarradas a los modos sanitarios institucionales. Ah, sí, seguro que con aquellas también se trató de un pequeño y germánico olvido, seguuuro.

Pues bien, o mal. Al borrador que nos envió el consultor no le haremos observaciones. Primero porque son tantas y tan graves incluida una soberana mentada de madre que por cierto si alguien sabe cómo se dice en alemán, tenga la bondad. Segundo porque nos notificaron pasado el medio día del viernes que teníamos para responder hasta el día hábil siguiente. Y tercero, porque la dirección de envío de las observaciones es, claro, de Alemania, y bueno, da que no somos todavía tan alter como para convalidar eso.

Que qué pensamos del borrador en general. Bueno. Pues que se trata de un Prodesis de segunda generación, algo así como el TLC plus que impulsaba Fox pero gesticulante. Y en prueba van algunas líneas por aquello de que el pez por su boca muere:

“Los talleres se diseñaron pensando en los principios de la transversalidad y territorialidad de las políticas públicas (no en sectores, para ahondar, decimos acá, otro poco la creciente diferencia institucional entre ser indio en Oxchuc y ser indio migrante de Oxchuc pero en Nueva Palestina Comunidad Lacandona, porque para la SEPI daría igual pero para el capital europeo pues..) y dar continuidad a programas de gobiernos pasados que valen la pena rescatarse (¿cuáles?).”

“Establecer alianzas con las agencias de cooperación internacional para que incluyan el enfoque transversal de las políticas de pueblos indígenas en sus estrategias y proyectos y, a su vez, jueguen un papel de aliados en la difusión e instrumentación del enfoque étnico en las políticas públicas.”

El plan estatal para la SEPI o como desnacionalizar, ¿lo indígena? ¡no, sus territorios!, sin que se note. Además de situar a lo largo del documento la categoría de lo internacional como referencia casi tutorial (alianzas, pactos, monitoreos, etc.) que traen a la memoria el garlito aquel de la Consulta Internacional para definir el proyecto de ley sobre riqueza biológica en el estado de Chiapas propuesta por el gobierno anterior (tras retornar de su euro viaje con Fox, febrero 2005), el enfoque étnico desde una autonomía desvinculada interesadamente de su matriz comunal de aspiración nacional se sitúa como el otro contrapeso a la nueva dinámica de desarrollo de los pueblos indios. Los Acuerdos de San Andrés, se citan vilmente a modo del sentido de gestión general antinacional y mercantil del territorio de Chiapas. La Nación, una referencia aislada en el capítulo de soberanía alimentaria que propone que sus recursos naturales en relación se declaren patrimonio cultural, no estratégico. Desde esas omisiones y acomodos se entiende que su mención y la de la Constitución Política como eje rector integral (y no sólo su escindido artículo 2°), queden al margen. La aspiración a esa comunidad mayor y fundacional que se llama país definida por los pueblos indios no sólo en su origen sino en su alma y razón, no existe. Los zapatistas, según el borrador, se habrían revelado y organizado para hacerse autónomos, no para obtener un lugar dentro de su patria ni para liberarla. La bandera nacional que le arrebataron al poder y mostraron a todos los mexicanos reclamándoles su olvido, un fotomontaje, y un fastidio.

De lo comunal y lo sagrado, já, ni qué hablar. Las comunidades, según se concluye del borrador, son algo así como entelequias primitivas sin una estructura diferenciada de la de occidente como no sea la de sus rezagos, sonidos y colores floridos, pies caminantes en un territorio de difícil acceso pero nada más allá. No sucede lo mismo con el término capital humano, social, físico, natural y financiero, y el sugerente de potencialidades a él coyundado, de los que vaya que se habla. El Territorio, bueno, ese tampoco tiene sentido propio salvo como adjetivo, es decir, cuando se le llama enfoque territorial (manejo de cuencas parece que le dice la Semarnat), entonces sí que se explaya.

De neoliberalismo, apertura comercial indiscriminada, retiro de subsidios y apoyos, desigualdad estructural, falta de democracia, ambiciones trasnacionales, bueno, qué decir, nada. ¿Será que los consultados nunca, nunca mencionaron esos términos y preocupaciones? Sin embargo el consultor, otra vez en el capítulo de soberanía alimentaria, refiere la que parece ser una excepción: las grandes empresas monopolizan la producción de alimentos. Vista así la mención parece de vanguardia, pero hay una frase que la precede: factor de riesgo para la seguridad alimentaria es la globalización de la agricultura (por esas empresas). Mmmh, claro, si ese riesgo se actualiza, ¿a dónde va ir a parar la bendita agrobiodiversidad, escudo y nutrición de la codiciada biodiversidad? Especialmente si se considera que las tales agro monopólicas lo son, sobre todo, por su dominio y diseminación de semillas transgénicas, y de paso, aunque eso sería pecata minuta todas, por cierto, norteamericanas. Es sospechoso que el consultor no haga referencia a las semillas genéticamente modificadas como un riesgo mayor a la sustentabilidad sobre todo en poblaciones indígenas ¿será que nadie lo advirtió, ninguno de los consultados? Porque en la mesa seis, sí.

Otra. En el capítulo de salud, se dice: “se pueden establecer programas que fomenten la investigación sobre herbolaria y el uso de los recursos naturales en la atención a la salud, con reglas y acuerdos claros entre los actores sociales involucrados que eviten conflictos en torno a la biopiratería, como ha sucedido en momentos anteriores.” El consultor tiene cuidado en no citar el acuerdo aprobado en la mesa seis y en la plenaria, porque para él y no para los consultados, el problema suscitado en Chiapas (y que omite) se reduce a un asunto de comunicación, no de fondo. De haberse respetado en el borrador enviado lo resuelto en la consulta hoy todos estaríamos leyendo el remedio político acordado, pero, qué caray, los acuerdos y necesidades del capital europeo son los que van y resulta que son muy otros. Y qué coincidencia. En enero del 2005, el Presidente de la farmacéutica Sanofi Aventis (la mayor de Europa y tercera mundial) expresó en París, en el Foro Biodiversidad, Ciencia y Gobernancia (cuyo sitio web proponía la distribución de beneficios a las comunidades indígenas aportantes de material genético relevante) algo, digamos, idéntico: “Nos preocupa la incertidumbre generada por el aprovechamiento de material genético proveniente de las comunidades indígenas.” Días después, dos de sus vicepresidentes visitaban al Compitch para ofrecerle liberar patentes a cambio de ciertas claves de la salud tradicional.

Por todo lo anterior no sorprende que el consultor ponga un especial énfasis, no otorgado por cierto a ningún otro asunto, cuando habla de los denominados en el borrador “territorios estratégicos en servicios ambientales”. No es que nos preocupe el término, en sí mismo es inocuo, sino el sentido político que se le da en el borrador y que seguramente no derivó de ningún acuerdo.

Una más. Para confirmar la hiel de que está hecho el borrador y de quien la hizo. Tomemos una muestra, una que resuma todas las alevosías y despropósitos, incluida de manera puntual -¿o descarada?- el ataje que el consultor extranjero opusiera en la mesa seis para refrenar la propuesta que el asesor del Compitch hizo sobre, lo mismo: determinar los principios o ejes rectores, es decir, el marco estratégico general, que se dispuso en la Estrategia General para el capítulo Manejo Sustentable y Protección de Patrimonio Natural. Empecemos por el exabrupto:

“Los pueblos indígenas se caracterizan por una diversidad de formas de apropiación de los recursos, fuertemente diferenciados entre sí, y marcados por lógicas culturales.” Esta afirmación hecha por el consultor en los trabajos de consulta lo descalifica pues evidencia que su palabra, su interesada visión sobre el punto, es la que quedó, habida cuenta que él no tenía derecho de opinar ni pronunciarse sobre los contenidos. ¿Necesita testigos la SEPI de que esto sucedió así? Preguntamos igual, ¿alguno de los delegados de organizaciones indígenas o comunidades presentes señaló que esto era así?, ¿o fueron tan fuertemente diferenciadas las propuestas de apropiación de recursos expuestas por los indígenas que el consultor llegó a esa conclusión? Si fue así, queremos ver las boletas de la consulta y tener acceso a los datos de quienes, de manera tan fuertemente diferente como se dice, se expresaron. Reynel, tú estuviste presente en la consulta del cinco de marzo y en nuestra mesa, qué fue donde se trató este tema, dinos pues ¿es cierto que hubo fuertes diferencias entre nosotros o, salvo la indebida intromisión del consultor que finalmente fue acallada por el consenso del resto, más bien se produjo todo lo contrario, es decir, el acuerdo? Como ustedes saben, compañeros de la SEPI, el Compitch es una organización que integra a indígenas de todas las lenguas, de todas las religiones, de todas las filiaciones políticas, de todas las regiones de la geografía chiapaneca, y vaya que eso es diversidad, pero si en algún tema se han puesto de acuerdo ellos y sus comunidades donde ellos viven y realizan su trabajo y que suman cientos, es en este. Habiéndose podido hacer ya ricos, a una todos y todas han acordado que los recursos sean comunitarios y no se puedan apropiar. Y donde quiera que ellos o sus asesores exponen esa visión se aprueba y reivindica. Hay un ejemplo dramático, en el 99, en pleno terror del régimen alborista. Al verse perdido con los médicos del Compitch, el consorcio ICBG optó por irse a las cabeceras municipales de los Altos y capacitar a campesinos para que realizaran las colectas. Chanal, Chenaló, Tenejapa y otras. Acudimos a ellas entonces. Entre trago y disparos, después de escucharnos, resolvían salirse del proyecto. Y fue por eso, porque no encontró esas fuertes diferencias precisamente en este tema que hoy el consultor alemán azuza trastocando la consulta, que el Colegio de la Frontera Sur tuvo que cancelar el proyecto ICBG Maya convirtiéndose en el primer proyecto a nivel mundial de esa naturaleza en cancelarse. Una más. En el año 1997 la relatora especial de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas para la protección del patrimonio de los pueblos indígenas doctora Erika Daes, hoy miembro honoraria (única) del Foro Permanente de Pueblos Indios en la misma institución, señalaba que tras recorrer el mundo, no había encontrado formas culturales de apropiación diferenciadas entre los pueblos originarios, es más, que en todos los casos sus recursos naturales los consideraban patrimonio inalienable y sagrado, no propiedad ni mercancía, algo así, agregamos nosotros, como lo que establecía la Constitución Política del 17 para las tierras de los campesinos que tras cruenta revolución consiguió, por cierto, y esperamos que la SEPI nunca lo olvide, fundamentalmente la sangre de cientos de miles de indígenas de muy diverso origen pero con un corazón y visión de la tierra idénticos.

Pero nada. Que precisamente en este tema en que como en ninguno otro los pueblos indígenas andan tan en acuerdo, las comunidades son para el consultor un torre de babel, o una crisis balcánica en puerta, según se le quiera ver ¿Cuál es el interés del consultor en sostener esa estúpida percepción que no resiste el menor análisis? No es por prejuicio que la esgrime y la impone, sino por utilidad. Al afirmar que los indios no tienen un modo de apropiación coincidente sino varios y muy fuertemente distintos unos de los otros (o sea que incluso antagónicos), vuelve imposible establecer criterios y principios de aplicación general para el tema. Siendo así, el terreno para introducir propuestas de manejo y aprovechamiento desde cualquier otro sistema o modelo económico-apropiativo no indígena queda abierto. ¿Alguien conoce algún sistema apropiativo en este mundo que tenga interés y haya planteado propuestas en relación a los recursos en los territorios indios? El capitalismo en su etapa de libre comercio sin duda, y vaya que Chiapas hay ejemplos y mundiales de sus ambiciones.

“En Chiapas las políticas públicas de manejo sustentable y la protección del patrimonio natural deben partir de aquellas estrategias actuales de los pueblos indígenas que aún son sustentables o que tienen un gran potencial para serlo. Estas políticas deben ir de la mano de ordenamientos territoriales no sólo en el sentido natural, sino también en el socio económico y cultural” Aquí de plano el consultor se enfunda ya en su camisa nazi. Ordenamientos económicos, sociales y aun culturales, qué tal. ¿Podría la SEPI proporcionarnos las boletas y datos de quienes propusieron aplicar esos ordenamientos?, ¿o al menos algunos ejemplos de cómo estarían pensando esos ordenamientos? A estas alturas quien crea que el consultor es un ingenuo o un olvidadizo, o es su cómplice o no ha entendido nada.

“Gran parte de la problemática actual en las áreas estratégicas en servicios ambientales es resultado de las políticas gubernamentales agrarias.” O sea, que vis a vis el último informe de la OCDE, el programa Telefórmula Financiera, el National Geographic Society y el Consejo Coordinador Empresarial, la revolución mexicana no debió aplicar su logro más importante, el único estructural, tratándose de esas áreas, aunque los pueblos indígenas las hayan poseído desde tiempo inmemorial y constituyan su hábitat. De la injusticia y el abandono, del sistema económico neoliberal, bueno, eso nunca hubo y si lo hubo no tuvo nada que ver con los problemas (obviados) que el consultor endilga al reparto o al reconocimiento agrario.

Sólo para agregarle sal, como si sal faltara, les informamos que el tal Dieter Paas fue representante de la Fundación Friedrich Naumann en México. Esa Fundación se llama así en honor al fundador del partido Nacional-Social ¿les suena? que, según el buscador de la web, junto con Adolf Stöcker, es el precursor del partido NAZI. En 1958 se funda en la casa del entonces presidente de Alemania occidental. Entre sus Principios Políticos se leen: potenciar el libre comercio mundial y al individuo; no al Estado en la economía, ésta sólo debe ser manejada por las empresas privadas. Su contraparte política (sic) en México: el Partido Nueva Alianza (lo más parecido al partido NAZI: servir a la derecha desde el aparato corporativo) y una expresión dicha por el asesor de esa Fundación a su asesorado, el ex candidato Roberto Campa: “Para subir en las encuestas debes olvidarte de todos los tabúes de la política tradicional de México, debes pronunciarte sin temor por la privatización de PEMEX.” De Andrés Manuel López Obrador: “un APPO menospreciado, un farsante político, un tipo con demandas folclóricas.”

Así que un nazi o algo semejante (porque para proponer ordenamientos culturales y sociales -¿tendrá prevista una solución final?-, híjole, vaya que se necesita serlo) se encargó de realizar la consulta social para definir cuáles habrán de ser los ejes rectores y líneas de acción de las políticas para los pueblos indios en Chiapas para los próximos seis años, sistematizarla y hacer la propuesta final. Con todo respeto, compañeros de la SEPI: ¿ya es NAZI la SEPI?

Bueno. Ya en serio. Como partimos (aún) de la buena fe de ustedes porque creemos que la frase con que rubricaron la invitación que nos hicieron “saludos cordiales” es para ustedes algo más que una leyenda burocrática, les pedimos entonces que hagan lo que honesta y patrióticamente procede hacer, que hagan lo que harían los pueblos indios si llegaran a descubrir un agravio de la magnitud que nos ocupa.

Estaremos atentos a su respuesta. Y de una vez, ya que estamos entre compañeros, les decimos por lo claro que no nos quedaremos callados ni cruzados de brazos si cuanto del borrador hemos advertido y denunciado queda finalmente, si para ustedes ese señor Dieter Paas resulta de ahora en adelante un señor peculiar, sí, pero un consultor más. Y conste que no pedimos nada que el derecho y la decencia no concedan.

Hace tiempo, compañeros, dejamos de ser colonia y no tenemos la intención de volver a serlo. Hemos peleado y levantado con otros la historia que a nosotros nos toca. Nos gusta ser así, del modo en que nuestros padres nos enseñaron a ser, respetuosos de las palabras y los compromisos, pero también celosos guardianes de la memoria de aquellos que lucharon y aun se fueron a morir para que nosotros fuéramos libres, fraternales, comunitarios, y tuviéramos una tierra y un cielo propios, una patria. www.EcoPortal.net

EL COMPITCH
San Juan Cancuc, cuna de la rebelión tzeltal, Chiapas, México, a 21 de marzo del 2007

Comentarios de los visitantes sobre este artículo

Dieter Paas, por Guadalupe Ahumada (29/06/2008)

Dieter Paas no es más que un oportunista, mujeriego y parrandero ávido de recibir sueldos en euros, que aprovecha los proyectos sociales para su propia conveniencia. No es un pro nazi. Es un nazi, su madre y su familia fueron nazis y a declaración de el mismo su madre tuvo que ser "Reeduca" después de la guerra el mamó el nazismo y desprecia profundamente a todos los promotores rurales, yo participé con él en varios proyectos,todos ellos unos verdaderos fracasos por insistir poner al frente asesores alemanes. Él tenía expresiones como los alemanes no nos creemos superiores, somos. Y desconfiaba y se expresaba de manera muy despreciable de todas las ONG's mexicanas y Guatemaltecas. Estoy segura que por lo único que trabaja es por los jugosos sueldos en euros que recibe y por el desempleo que exsiste en su país. A pesar de ser una gente muy capáz intelectualmente, socialmente vive aquí porque puede aprovecharse más de los sueldos y porque puede romper muchas reglas, de transito y demás.

Calumnias, por Lya Katarina Paas (14/05/2007)

Sres. COMPTICH Como mexicana, hija de Dieter Paas, rechazo las terribles mentiras difundidas en su contra al tildarlo de NAZI y COLONIALISTA. Desde niños nos ha enseñado a ser solidarios con el pueblo latinoamericano y mexicano, en particular, a apoyar la defensa del medio ambiente y a crecer para contribuir a mejorar este planeta. Tengo sangre alemana y hemos estudiado en el Colegio Alemán...seremos nazis por eso? Les envio un cordial saludo y esperamos rectifiquen tales calumnias.LYA KATARINA PAAS OLIVEROS, estudiante de 1º de Preparatoria en Ganderkesse, Alemania

Compitch, por Ricardo Oliveros (08/05/2007)

Por lo que leo, los Sres no conocen para nada al Dr. Dieter Paas, que por el hecho de ser Aleman lo estan tratando de Nazi, en los años que he conocido al Dr. (más de 20 años) se de su capacidad de ayudar a la gente mas necesitada y de sus ideales con el fin de ayudar a la sociedad, de hecho todos sus trabajos son con este fin y de por si su carrera es Sociologia. Que pena que ciertas personas hagan ataques a tan magnifica persona que lo único que ha hecho es ayuadr a este país.

Compitch, por Dieter Paas (08/05/2007)

CARTA A LOS MEDIOS Y A LA COMUNIDAD DE CHIAPAS Hace unos días recibí la carta que el Consejo de Organizaciones de Médicos y Parteras Indígenas Tradicionales de Chiapas (Compitch) ha enviado a los medios de información de Chiapas. En la opinión de amigos y colegas chiapanecos que consulté, no vale la pena contestarla, por su estilo insidioso y la baja calidad de su argumentación. Habría seguido su consejo, si no fuera por las afirmaciones falsas y calumnias contra mi persona que ha incluido en el texto el señor Juan Ignacio Domínguez, asesor del Compitch. Afirma que soy un nazi por haber sido representante de la Fundación Friedrich Naumann en México. Según el Sr. Domínguez, Friedrich Naumann fue un precursor de los nazis porque fundó el “partido Nacional-Social”. Argumento falso que no resiste el más mínimo análisis histórico. Naumann más bien fundó el partido liberal de izquierda que jugó un papel protagónico en el joven régimen democrático en Alemania después del derrocamiento de la monarquía en 1918. Pero pienso que más que estos argumentos históricos cuenta lo que hice como director de esta fundación en México entre 1980 y 1992. Junto con un equipo nacional y con fondos públicos de la cooperación internacional alemana,apoyé a organizaciones campesinas independientes y ONG, en temas como autogestión de empresas sociales, salud popular, tecnología apropiada y fortalecimiento de la sociedad civil y de los gobiernos locales. Con ONG y centros académicos de renombre editamos una serie de publicaciones que son testigo de la orientación democrática, social y progresista de mi trabajo. La aceptación en la sociedad civil organizada de la labor de la Fundación Naumann era grande, pero también hubo ataques y hasta amenazas de expulsión del país de parte de políticos y caciques de provincia que ?con argumentos rebuscados? nos acusaron de infractores del artículo 33 de la Constitución mexicana y de guerrilleros extranjeros. Pregunto al Sr. Domínguez ¿Habrá nazis con este perfil? Pregunto además: ¿Será nazi una persona que, trabajando como profesor universitario en Chile al momento del golpe militar de 1973, apoyó a perseguidos políticos de la dictadura de Pinochet, ayudándoles a conseguir asilo en Alemania y otros países europeos? ¿Será nazi una persona que, luego en Alemania, estuvo activo en la solidaridad internacional con la resistencia del pueblo chileno? ¿Será nazi una persona que a principios de los años 80 apoyó a perseguidos políticos guatemaltecos refugiados en México? ¿Será colonialista una persona que ha trabajado en Argentina en apoyo a organizaciones protectoras de niños y jóvenes de la calle, encabezadas por el Premio Nóbel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel? Lo que sí me ha dejado el nazismo es una lección: Estar alerta ante cualquier manifestación de nacionalismo demagógico y oportunista. No me compete, y es deshonesto adjudicarme, la responsabilidad de las declaraciones del actual representante de la fundación en México, la cual dejé hace quince años justamente por no compartir una reorientación de sus políticas en América Latina. Invito al Sr. Domínguez a unir esfuerzos en la construcción de un mejor futuro para los pueblos indígenas en Chiapas, en lugar de atacar molinos de viento o fantasmas que sólo existen en su maniquea imaginación.   Dr. Dieter Paas

Suscribete GRATIS a "Ambiente y Sociedad", nuestra publicación semanal de Noticias y Novedades ambientales con mas de 120.000 suscriptores, envía un mensaje a subscribe@ecoportal.net