Alimento-Estrella Vida Consciente

Cómo superar la adicción al azúcar

azúcar, diabetes, desnutrición, obesidad, caries

Es fisiológico que nuestros niveles de glucosa en sangre tengan oscilaciones suaves; sin embargo cuando introducimos un hidrato de carbono de absorción muy rápida como el azúcar, se produce una subida muy grande de glucosa en sangre, seguida por una bajada de la misma intensidad que vuelve a reclamar un hidrato rápido, llevándonos a esta rueda sin fin que nos pide más y más, que agota nuestro cuerpo y nuestra vitalidad, y que todos hemos experimentado con mayor o menor frecuencia.

Para desengancharnos de esta necesidad de azúcar (que no es fácil) podemos usar las siguientes estrategias:

Tomar de forma habitual hidratos de carbono complejos o de absorción lenta. Los encontramos en los cereales integrales (el arroz integral, el mijo, la quinoa, la avena, la cebada, el trigo sarraceno, etc.), las legumbres, y la verdura. Evitar el azúcar (¡obvio!) y otros hidratos rápidos (como los productos refinados, o los zumos de frutas; si tomamos fruta mejor tomarla con piel, masticada y biológica). Y además introducir de forma habitual el sabor dulce natural que encontramos en verduras como las zanahorias, calabazas, cebollas o chirivías cocinadas.

Desde la perspectiva energética un exceso de alimentos yang extremos (como la proteína animal -carne, huevos, quesos, pescado-, o la sal y productos salados) aumenta la apetencia de alimentos yin extremos (como el azúcar), así que resulta evidente que disminuir los primeros ayudará en este proceso de deshabituación.

Evitar comer de más, aunque sea equilibrado y biológico, ya que el exceso de comida produce fatiga y aletargamiento; esto hace que nuestro cuerpo pida algún estimulante, como el  azúcar. En el mismo orden, saltarse las comidas o esperar demasiado a comer tampoco es recomendable; nos aboca a que cuando por fin llega el momento pillemos lo primero que encontramos, muchas veces algo que lleva azúcar.

Evitar cenas copiosas y tardías que nos despiertan cansados y fatigados con lo que nuestro cuerpo pide un estimulante- el café, el azúcar o ambos- para empezar el día. Mucho mejor cenas ligeras que nos permiten descansar mejor y levantarnos con más energía natural.

Y para terminar, 20-30 minutos al día de algún ejercicio que resulte placentero(caminar, bici, trote suave) ayudará también a mejorar los niveles de glucosa en sangre.

Por Dra. Eva T. López Madurga. Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Consultora de Nutrición, Macrobiótica y Salud Integral

Qué nos provoca el azúcar

azúcar, diabetes, desnutrición, obesidad, caries

1. Deterioro de las cavidades dentales. Las responsables del deterioro de los dientes son las bacterias que se alimentan de los azúcares simples, los llamados monosacáridos, y producen el ácido que a su vez destruye el esmalte dental, ha explicado Carole Palmer, profesora de la Escuela de Medicina Dental de la Universidad Tufts (EE.UU.) al periódico ‘The New York Times’.

2. Hambre descontrolada. Los científicos estadounidenses han demostrado tras realizar varios estudios que la fructosa (un tipo de azúcar) influye en la leptina, una hormona que controla la sensación de hambre. El consumo crónico de fructosa provoca resistencia a la leptina, lo que contribuye a que una persona pierda el control sobre el hambre, indica ‘Business Insider’.

3. Aumento de peso. Varios estudios manifiestan que las comidas ricas en azúcares también es rica en calorías, pero tiene poca capacidad para saciar el hambre. Contrariamente, los productos que contienen pocos azúcares contribuyen a que el organismo experimente cambios. Según ellos, a las personas que desean perder peso se les aconseja empezar por reducir el consumo de alimentos altos en azúcar, aunque los científicos también coinciden en que la obesidad es una enfermedad multifacética y que no solo el consumo excesivo de azúcares contribuye a su desarrollo.

4. Los azúcares causan que el organismo exija más insulina, una hormona que se encarga de transformar los alimentos en energía. Una vez aumentado el nivel de insulina, provoca la resistencia del organismo hacia esta, de manera que en la sangre empieza a formarse glucosa, el factor principal que desencadena la obesidad, informa el portal Diabetes.co.uk.

5. Diabetes. El principal factor causante de la diabetes es el consumo de refrescos, bebidas energéticas, gaseosas y limonadas. Las personas que consumen diariamente una o dos latas de estas bebidas corren un riesgo mucho más alto de desarrollar enfermedades como la diabetes de tipo 2.

6. Obesidad. Aparte de la diabetes, el consumo de refrescos, al ser ricos en azúcar, también provoca el aumento de peso.

7. Esteatosis hepática o hígado graso. La razón por la cual el hígado se ve sobrecargado es que es el único órgano responsable de metabolizar la fructosa; por eso, cuanta más fructosa se acumule más trabajo habrá para el hígado. El exceso de fructosa lleva el hígado a desarrollar esteatosis hepática incluso en personas que nunca han abusado de las bebidas alcohólicas.

8. Cáncer de páncreas. El cáncer de páncreas, uno de los cánceres más mortíferos, puede ser consecuencia del sobreconsumo de azúcar.

9. Insuficiencia renal crónica. La enfermedad renal crónica es una pérdida progresiva e irreversible de las funciones renales. Aunque la incidencia del azúcar en el surgimiento de esta enfermedad sea una hipótesis, el estudio realizado por David A. Shoham, de la Universidad Loyola Chicago (EE.UU.), ha revelado que el consumo de refrescos ricos en azúcar podría causar albuminuria. La albuminuria es un proceso patológico manifestado por la presencia de albúmina (una proteína) en la orina, lo que evidencia fallos en el funcionamiento de los riñones.

10. Hipertensión arterial. El consumo diario de 74 gramos de azúcar (fructosa) podría estar relacionado con el riesgo de sufrir hipertensión arterial, según el estudio realizado por Diana I. Jalal, de la Universidad de Colorado (EE.UU.).

11. El estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (EE.UU.), que investigaron la reacción de 11.733 personas a la recepción de calorías provenientes del azúcar, ha revelado la relación existente entre el consumo de azúcar y el riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares.

12. Adicción. Estudios realizados en ratas han demostrado que el consumo de muchos azúcares provoca adicción en los animales, aunque aún no se ha comprobado si esta adicción también se desarrolla en los seres humanos.

13. La obesidad y la diabetes provocadas por el sobreconsumo de azúcar son los causantes principales del desarrollo de la disfunción cognitiva y la enfermedad de Alzheimer. Un estudio en humanos ha revelado que el alto nivel fructosa puede estar relacionado con el empeoramiento de la memoria y la reducción de la actividad del hipocampo.

14. Malnutrición. Las personas que extraen el 18% de sus calorías del consumo de azúcar sufren deficiencias de elementos imprescindibles para la salud como el ácido fólico, calcio, hierro y vitamina A y C.

15. Gota. Un estudio realizado en 2008 por el doctor estadounidense Hyon K Choi reveló que el consumo de refrescos y fructosa pueden causar gota, una enfermedad producida por la acumulación de ácido úrico en distintas partes del cuerpo, especialmente en las articulaciones, tejidos blandos y riñones.

Ecoportal.net

Con información de:

https://actualidad.rt.com/

http://www.doctoraevalopez.com/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario