Alimento-Estrella

Incorpora jengibre para una dieta saludable

El jengibre es una planta tropical, originaria de la India y de Malasia, que mantiene cierto parecido a la caña de azúcar. Es de sabor acre, picante, y de aroma intenso. 

“Bajo tierra se encuentra un tesoro de la naturaleza, lleno de nutrientes, y con un sabor y aroma inconfundibles. (…) Aunque pueda parecer una raíz o tubérculo, lo que consumimos en realidad es el ‘rizoma’, un tallo carnoso y rugoso de la planta, que crece bajo tierra, normalmente en sentido horizontal”, destaca la doctora Ana Bellón, en ‘Alimenta tu salud. Los mejores consejos de Saber Vivir (TVE)’ (La Esfera de los Libros).

El jengibre suele consumirse habitualmente fresco y así se lo consigue en furterías, pero también se comercializada disecado, para lo cual hay que hidratarlo antes de usar y en polvo, versión que resulta más concentrada.

Se usa sobre todo en repostería y en recetas a las que se quiere dar un suave toque picante. “En la cocina puede ser utilizado tanto para la elaboración de tartas, de pasteles y de conservas de frutas, como para la preparación de salsas y de otros condimentos. Se adapta tanto a los sabores dulces y delicados, como a los fuertes y picantes. También es ingrediente en numerosos medicamentos”, indican desde la Fundación Española de Nutrición en este sentido.

Al tener un sabor tan fuerte, la doctora Bellón advierte de que siempre hay que tomarlo en pequeñas dosis, aunque a cambio, aporta muy pocas calorías. “Si se toma en forma de suplemento, en cápsulas, la dosis recomendada es de 0,5-1 gramos al día”, agrega.

Sus propiedades

Puede suponer un remedio para las náuseas en el embarazo, y también en las provocadas por el mareo en los viajes. Se puede tomar en estos casos media hora antes de los trayectos en infusiones, o como producto fresco, según aconseja.

Además, Bellón resalta que el jengibre alivia el dolor y la fatiga de los deportistas porque es un antiinflamatorio natural. “Posee una sustancia, el ‘gingerol’, que tiene un gran poder analgésico y reduce los estados inflamatorios. Por eso puede ser un buen aliado cuando se padece dolor crónico”, añade la experta en nutrición.

Otro de sus beneficios para la salud es que es rico en minerales y vitaminas, y además tiene unas valiosas propiedades antibióticas, protege el estómago, y facilita la digestión, además de evitar flatulencias, y también de combatir el mal aliento, mejorar la circulación sanguínea, ser antioxidante y reforzar el sistema inmune. “Resulta un buen aliado en la lucha contra los resfriados, los procesos catarrales o gripales, gracias a sus propiedades expectorantes y descongestivas”.

El jengibre en jugos refrescantes

Agua fresca de melón y jenjibre

Un toque de jengibre le añade sabor a esta bebida refrescante baja en calorías y repleta de antioxidantes y vitaminas C y A. Para obtener un litro de agua fresca combina en una licuadora 3 tazas de melón cortado en cubitos, 2 pulgadas (alrededor de dos cucharadas) de jengibre cortado finamente y 1 taza de agua. Haz un puré y cuélalo. Endulza con una cucharadita de estevia.

Spritz de jengibre coco y menta

El agua de coco es una buena fuente de electrolitos, ideal para hidratarse en el verano. Combina en una licuadora ½ pulgada de jengibre triturado, 1 taza de agua de coco, 5 hojas de menta fresca y una pizca de sal. Cuela la mezcla y sirve sobre hielo. Agrega agua mineral a gusto.

Jugo de jenjibre, albahaca y naranja

Una infusión de vitamina C para iniciar el día. Pasa por el extractor de jugos 2 naranjas, una pulgada de jengibre, 4 hojas de albahaca y ¡disfruta!. ¿No tienes extractor? Puedes usar una licuadora y filtra la fibra del jugo a través de una bolsita de tela, exprimiendo con la mano.

Jugo de jengibre, remolacha y zanahoria

Gracias a la remolacha, este jugo es un tónico excelente para purificar el hígado, especialmente si se consume en la mañana antes del desayuno. Las remolachas contienen betaína, una sustancia que ayuda a proteger el hígado y estimula el flujo de bilis. Combina en un extractor de jugo una remolacha cortada por la mitad, 2 zanahorias, 1 pulgada de jengibre. Añade un poco de agua para un sabor menos intenso.

Precauciones en su consumo

Aunque si se consume con moderación “es un alimento lleno de beneficios para la salud”, la especialista indica que hay algunas personas que deben consultar a su médico, por precaución, antes de tomarlo. Por ejemplo, puntualiza que los menores de 6 años, y aquellos adultos que estén tomando fármacos anticoagulantes, deben evitarlo porque el jengibre tiene propiedades vasodilatadoras, y puede aumentar el riesgo de hemorragias. Por el mismo motivo, sostiene que las mujeres con sangrado abundante durante la menstruación no deberían tomarlo.

También apunta a aquellas personas que tienen problemas con la vesícula, ya que el jengibre aumenta la producción de bilis. “Y aunque reduce el nivel de glucosa en sangre, para algunas personas que toman medicamentos para la diabetes puede ser contraproducente el consumo de esta planta. Por eso es necesario la importancia de consultar siempre al médico”, sentencia Bellón.

Ecoportal.net

Con información de:

Fundación Española de Nutrición (FEN)

https://www.aarp.org/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario