Acción climática
Imagen de Karolis Vaičiulis en Pixabay
COVID-19

Por qué la acción pandémica y la acción climática deben ir de la mano

Estamos en una coyuntura crítica para superar no una, sino dos de las mayores crisis que enfrenta la humanidad. Las acciones contra la crisis climática y las medidas antipandemia deben tomarse en forma articulada para lograr los resultados que la humanidad necesitará para su subsistencia.

La pandemia de COVID-19 ha dominado nuestra conciencia política, cultural y económica en 2020 y ha transformado innumerables vidas. Y en lo que respecta a la pandemia, todavía estamos lejos de estar fuera de peligro.

Sin embargo, desafortunadamente, el cambio climático no esperará a que se derrote el COVID-19. La crisis climática continúa y los riesgos que presenta son cada vez mayores. Para continuar con la analogía, no solo estamos todavía en el bosque, sino que los bosques han sido incendiados.

Pausar el trabajo sobre la creación de seguridad climática ahora sería desastroso. La Federación de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) sugiere que no hacer nada aumentará el número de personas que necesitan ayuda humanitaria debido a eventos climáticos extremos, como incendios forestales y tormentas, en un 50% cada año. La cifra ya es de 108 millones de personas.

Sin embargo, las consecuencias humanitarias de la pandemia y la crisis climática no son todo lo que tienen en común. Las rutas para abordar cada uno de ellos están intrínsecamente vinculadas.

La colaboración global en curso para abordar el COVID-19, en forma de estímulo económico, repensar las cadenas de suministro y avances tecnológicos y científicos, ahora también debe allanar el camino para la acción climática.

Situar la acción climática en el centro del estímulo 

Las respuestas internacionales al COVID-19 han demostrado la capacidad de las naciones para tomar medidas decisivas y radicales frente a las crisis. Sin ahondar en las especificidades de la respuesta de salud pública, una cosa que los gobiernos del Norte global tienen en común es la voluntad de comprometer grandes sumas de dinero para abordar la pandemia.

Desde los EE.UU. que ha aprobado casi  $ 3 billones en ayuda relacionada con el virus para el acuerdo de la  UE de 750 mil millones de euros, está claro que se están haciendo serios esfuerzos para desactivar el impacto económico de COVID-19.

Sin embargo, incluso estas cifras astronómicas deben contextualizarse. Los informes sugieren que un aumento de la temperatura de 2 grados Celsius le costará al mundo $ 69 billones  para 2100. Mientras tanto, un enfoque eficaz para desarrollar la resiliencia climática podría costar hasta  $ 300 mil millones anuales.

En comparación, la Organización Mundial de la Salud sugiere que la preparación para una pandemia requiere solo  $ 3.4 mil millones cada año  (basado en la prevención, en lugar de abordar la pandemia actual).

Lo que estos números significan es que los actuales paquetes de estímulo únicos en una generación que se están construyendo deben poner la seguridad climática y la resiliencia en su esencia. Esta es una oportunidad para reconstruir una economía que pueda absorber el impacto del COVID-19 y mantenerse firme mientras la ola de crisis climática la golpea. El riesgo de no hacerlo es que una economía en recuperación se derrumbe creando una recesión futura aún más grave que la actual.

Pero, ¿dónde pueden los paquetes de ayuda COVID-19 abordar las preocupaciones climáticas? Y, ¿cómo pueden las empresas individuales apuntar a construir seguridad climática a medida que responden al COVID-19? Hay dos áreas de particular importancia: el fortalecimiento de las cadenas de valor y suministro, y el impulso de la experiencia científica y la disponibilidad de tecnología.

Fortalecimiento de las cadenas de valor y suministro 

Algunos de los momentos más tensos y las imágenes más crudas de las primeras semanas de la pandemia estuvieron relacionados con la cadena de suministro. Para los trabajadores de primera línea, la falta de equipo de protección personal (EPP) adecuado y la lucha para moverlo rápidamente entre naciones. Para el consumidor diario, las estanterías de las tiendas vacías y la falta de productos básicos.

Estos momentos sirven como una llamada de atención a las organizaciones, incluidos los gobiernos y las empresas, para fortalecer sus cadenas de suministro. Esto se aplica no solo a los del sector de la salud, sino también a los productores de alimentos, y dada la necesidad de reconstruir rápidamente la economía, incluso a los productores de bienes de consumo.

Muchas organizaciones buscarán trasladar la producción más cerca de casa, aumentar los proveedores nacionales o rediseñar los productos para facilitar la obtención de componentes.

Ciertas empresas también reducirán potencialmente los proveedores o las compras a granel para volverse menos dependientes de una cadena de suministro “siempre activa”.

Dado que muchos observan más de cerca su cadena de valor y cómo se puede fortalecer, es crucial pensar más allá de la pandemia. ¿Dónde están las debilidades climáticas? ¿Cómo se puede reducir el riesgo de inundaciones o sequías? ¿Está la empresa consciente del riesgo climático tanto a nivel nacional como para los socios internacionales?

Responder a estas preguntas es un desafío. Si bien algunos pueden cambiar sus operaciones a cadenas simplificadas y localizadas, para muchos, el mundo de los negocios globales seguirá interconectado y será complejo. Para gestionar esa complejidad, las empresas deben acoger a la comunidad científica y las soluciones que pueden ofrecer.

Mapeo y pronóstico del riesgo climático

La previsión y la acción rápida son esenciales para cualquier respuesta a una crisis. Del mismo modo que hemos visto que la implementación de bloqueos solo unos días antes puede tener un gran impacto en la reducción de la propagación del COVID-19, solo 24 horas antes de la llegada de una tormenta puede reducir las  pérdidas resultantes en un 30%.

Mientras tanto, junto con el papel cada vez mayor de la formulación de políticas impulsadas por la ciencia a nivel mundial, los gobiernos deben involucrar profundamente a la comunidad científica climática cuando se trata de construir paquetes de estímulo. Esto no solo debería informar la inversión baja en carbono, sino también dónde se puede fortalecer la resiliencia climática, particularmente a través de la previsión.

Asimismo, las organizaciones individuales deben colaborar con los expertos en clima y la tecnología que han construido sobre cómo mitigar el riesgo y crear seguridad. Dicha experiencia y tecnología pueden ayudar a las empresas a observar más de cerca el impacto que tendrá el clima en su cadena de valor y proporcionar información útil para abordar esos riesgos.

Los nuevos avances en inteligencia artificial y ciencias de la tierra pueden ofrecer a las empresas una forma de medir y mitigar el riesgo climático. Estas herramientas funcionan tomando todos los datos climáticos complejos de fuentes y señales dispares y utilizándolos para crear pronósticos y mapas climáticos personalizados para diferentes organizaciones. Estas herramientas dinámicas se pueden utilizar para administrar activos, impulsar la seguridad y predecir catástrofes climáticas antes de que ocurran.

Un futuro más resiliente 

Este es el momento más desafiante en la memoria viva y nuestras crisis continuarán. Pero hay motivos para tener esperanzas. La acción decisiva, dirigida por la ciencia y los importantes paquetes de estímulo que se están preparando demuestra una capacidad de acción colectiva, informada, a una escala nunca antes emprendida.

Poner la seguridad climática y la resiliencia en el centro del enfoque actual es ahora clave para garantizar que avancemos como organizaciones, gobiernos y una comunidad internacional, más fuertes que nunca.

Por Iggy Bassi. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Economía, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos...