Murciélagos
Imagen de Salmar en Pixabay
COVID-19

Descubren que los murciélagos son anfitriones de otras cepas únicas de coronavirus

En la cultura popular, los murciélagos son retratados rutinariamente como criaturas viles, los secuaces de las fuerzas del mal, como los vampiros.

Fiel a su forma, los murciélagos han vuelto a aparecer en los titulares como animales potencialmente mortales. Es decir, se han destacado como el posible anfitrión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que saltó a los humanos en China a fines del año pasado. El coronavirus causa Covid-19, una enfermedad que ha infectado a millones y ha matado a cientos de miles de personas en todo el mundo.

Sin embargo, la mala reputación de estos mamíferos voladores, que tienen unas 1.200 subespecies y representan alrededor de una quinta parte de todas las especies de mamíferos en el planeta, no se merece. Los murciélagos realizan funciones ecológicas vitales: polinizan las plantas, ayudan a dispersar las semillas en los bosques y controlan las poblaciones de insectos.

Murciélagos, reservorios de virus

Sin embargo, no se puede negar que también son posibles reservorios de virus. De hecho, después de examinar 36 especies de murciélagos de la parte occidental del Océano Índico, un equipo de investigadores descubrió recientemente que muchos de ellos eran anfitriones de cepas únicas de coronavirus.

Los científicos tomaron muestras de hisopos y sangre de más de 1,000 murciélagos de tres docenas de especies en las islas de la región, así como en algunas áreas costeras de Mozambique en África. Según los científicos, se descubrió que el ocho por ciento de los murciélagos que tomaron muestras tenían un coronavirus.


«Descubrimos que existe una profunda historia evolutiva entre los murciélagos y los coronavirus», dice Steve Goodman, biólogo del Field Museum de Chicago que vive en Madagascar y es autor de un nuevo estudio publicado en Scientific Reports.

Una historia evolutiva que se remonta a millones de años

«Descubrimos que, en su mayor parte, cada uno de los diferentes géneros de familias de murciélagos para los que había secuencias de coronavirus disponibles tenía sus propias cepas», explica Goodman.

«Además, en base a la historia evolutiva de los diferentes grupos de murciélagos, está claro que existe una profunda coexistencia entre los murciélagos (a nivel de género y familia) y sus coronavirus asociados».

El experto cita el caso de los murciélagos de la fruta en la familia Pteropodidae, que se pueden encontrar en varios continentes e islas. Viven en grupos de árboles y son anfitriones de cepas de coronavirus que son diferentes de las de otros grupos de murciélagos que viven en las mismas zonas geográficas.

«Desarrollar una mejor comprensión de cómo evolucionaron los coronavirus (en los murciélagos) puede ayudarnos a construir programas de salud pública en el futuro», enfatiza Goodman.


Simultáneamente, otro equipo de investigadores de la Universidad de Saskatchewan en Canadá descubrió cómo los murciélagos que portan el coronavirus que causan el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) pueden hacerlo sin enfermarse.

«Los murciélagos no se deshacen del virus y, sin embargo, no se enferman», dice el microbiólogo Vikram Misra, que trabajó en un nuevo estudio, que también se publicó en Scientific Reports. «Queríamos entender por qué el virus MERS no apaga las respuestas inmunitarias de los murciélagos como lo hace en los humanos».

La clave es la inmunidad

Un murciélago marrón insectívoro puede permanecer infectado con el coronavirus MERS durante meses porque las células en el cuerpo del mamífero y el virus han llegado a coexistir, dicen los investigadores. «En lugar de matar las células de murciélago como lo hace el virus con las células humanas, el coronavirus MERS entra en una relación a largo plazo con el huésped, mantenido por el sistema inmune único» super «del murciélago», aclara Misra.

En respuesta a la presencia del coronavirus MERS, las células de un murciélago huésped se adaptan manteniendo una respuesta antiviral natural en lugar de producir proteínas causantes de inflamación que enfermarían al animal. Al mismo tiempo, el virus MERS se adapta a las células huésped del murciélago mutando rápidamente uno de sus propios genes. El resultado de estas adaptaciones mutuas es que el virus permanece inactivo durante largos períodos en los murciélagos a menos que el equilibrio se vea afectado por una enfermedad u otros factores estresantes, dice Misra.

«Se cree que el SARS-CoV-2 funciona de la misma manera», agrega el investigador.

De más está decir que los humanos no tienen un mecanismo de defensa similar a los nuevos coronavirus, lo que significa que los patógenos que son relativamente inofensivos en los murciélagos pueden enfermarnos y matarnos con facilidad.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Contamos con el apoyo de

Ecosuitcaves

Puedes apoyar nuestro trabajo