Bahamas inundada
COVID-19

El cambio climático y el COVID amenazan con hundir a las pequeñas naciones insulares

Con el turismo internacional prácticamente inexistente, los países están perdiendo ingresos para ayudar a financiar la adaptación climática. Las pequeñas naciones insulares están en un aprieto.

Bajo el ataque del cambio climático, necesitan gastar mucho para proteger a sus comunidades de la subida del nivel del mar y las peligrosas tormentas. Pero una importante fuente de ingresos, el turismo internacional, se ha agotado debido a la pandemia de coronavirus. Así que ahora están suplicando a los líderes mundiales ayuda y alivio.

“Como pequeños estados insulares en desarrollo, estamos luchando por mantenernos a flote literal y figurativamente”, dijo Jerome Xavier Walcott, ministro de Relaciones Exteriores de Barbados. “Opinamos que no se puede exagerar la necesidad de una financiación adecuada en medio de la pandemia de COVID-19”.

Barbados fue una de las varias naciones insulares que planteó preocupaciones esta semana a las Naciones Unidas. Sus convocatorias iban dirigidas al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional.

Los pedidos de reducción de la deuda provinieron de los líderes de las Bahamas, Barbados, Dominica, Granada, Maldivas, Samoa, las Islas Salomón, Vanuatu y otros pequeños países insulares en desarrollo.

Dijeron que los cierres implementados para combatir la pandemia han hecho que los ingresos caigan en picado, lo que paraliza los planes nacionales de adaptación al clima y los esfuerzos para reconstruir después de los recientes desastres climáticos tropicales. Sin embargo, insistieron en que el gasto en adaptación debe continuar, ya que la falta de resistencia a los desastres naturales causaría problemas económicos en el futuro.

Por ejemplo, la nación del Pacífico de Kiribati está considerando aumentar la elevación de sus islas, mientras que las vecinas Islas Salomón dicen que están ocupadas arreglando los reclamos marítimos antes de que el aumento del nivel del mar corroe su tierra. Dominica dijo que podría gastar hasta un 30% de su presupuesto en edificios e infraestructura a prueba de huracanes.

Muchos de estos países han logrado proteger a su gente del virus, ya que no se han reportado casos de COVID-19 en nueve naciones insulares del Pacífico. Pero esta vigilancia ha tenido un precio.

“Tal éxito fue y es posible solo mediante una acción concertada y medidas estrictas, que exacerban aún más nuestra crisis socioeconómica”, dijo Peter David, ministro de Relaciones Exteriores de Granada.


El Grupo de las 20 naciones, o G-20, ha organizado una Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) temporal que finaliza a finales de año. Los gobiernos de las islas pequeñas dicen que esta ayuda es muy bienvenida pero no suficiente.

Maldivas dice que su planificación climática se ha visto afectada por la pandemia. Su gobierno ha solicitado una extensión de DSSI al menos hasta fines de 2021. Se necesita más ayuda, dijo.

“El costo que tiene la carga de la deuda en los pequeños estados insulares en desarrollo como Maldivas es más claro ahora”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Maldivas, Abdulla Shahid.

“Pero la suspensión de la deuda es solo la mitad de la historia para países como el nuestro”, agregó. “Necesitamos un cambio estructural, instalaciones innovadoras y un mejor y mayor acceso a la financiación en condiciones favorables”.

El FMI dice que se está tomando en serio las advertencias de estos gobiernos

Ayer, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, pidió a la comunidad internacional que reformara los sistemas globales de deuda soberana. En una publicación en el sitio web de la agencia, ella y otros economistas del FMI advirtieron que varias naciones están en “alto riesgo de una crisis de deuda”, especialmente los países en desarrollo más pequeños.

El FMI predice que el coeficiente de deuda promedio mundial habrá aumentado en un 17% más del producto interno bruto mundial en el mundo más rico y en un 12% del PBI en los países en desarrollo para fines de 2021. Actualmente, la carga de la deuda del mundo en desarrollo se sitúa en torno a 60% del PBI, mientras que el mundo desarrollado se ve afectado por una relación deuda / PBI superior al 120%. La carga de la deuda del mundo es ahora más alta que nunca desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El FMI advirtió sobre el aumento de la deuda incluso antes de que la pandemia provocara un aumento del gasto y una disminución de los ingresos.

Ayer, el FMI presentó un informe y presentó recomendaciones para la “arquitectura de la deuda” del mundo.

El primer subdirector gerente del FMI, Geoffrey Okamoto, dijo que el mundo solo ha evitado “una crisis de deuda sistémica” debido a tasas de interés históricamente bajas, la intervención del banco central y medidas de emergencia como DSSI. “Este tipo de apoyo le ha dado tiempo al mundo”, dijo.

Okamoto dijo que las naciones más ricas deberían hacer más, como extender DSSI “idealmente por otros 12 meses” y reestructurar las deudas bilaterales. Instó a los países deudores a iniciar conversaciones con sus acreedores lo antes posible.

“Los países con deudas insostenibles no deberían retrasar la reestructuración sino que deberían abrir negociaciones con los acreedores antes de que la situación empeore”, dijo Okamoto. “Retrasar solo aumenta los costos, tanto económicos como humanos”.

Los gobiernos de las islas pequeñas dicen que están haciendo precisamente eso, y agregan que se necesita ayuda para el pago de la deuda general, así como para el financiamiento climático, que se ha vuelto más difícil debido a la crisis.

Barbados elogió al Reino Unido por duplicar su contribución al Fondo Verde para el Clima de la ONU a pesar de la pandemia. Las Bahamas expresó su agradecimiento a decenas de donantes bilaterales e instituciones financieras que lo ayudaron a reconstruirse de la destrucción causada el año pasado por el huracán Dorian.

Dominica agradeció a los contribuyentes a su “plan de recuperación de la resiliencia climática”. Y el gobierno de las Islas Salomón agradeció públicamente a Australia, Nueva Zelanda, Japón, China y la ONU por su “generosidad”, que el primer ministro Manasseh Sogavare dijo que “seguirá siendo necesaria”.

Las naciones insulares ya no pueden esperar

Kenneth Darroux, ministro de Relaciones Exteriores de Dominica, dijo que el tiempo es esencial.

“La situación es terrible. La situación es urgente. Y damos la bienvenida a cualquier apoyo que pueda influir en la provisión de apoyo financiero adecuado de manera oportuna y aplicable ”, dijo.

“La financiación climática tiene que ser nueva, adicional y predecible”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Maldivas, Shahid. “La adaptación ya no es algo para planificar en el futuro. Es algo de todos los días “.

Por Nathanial Gronewold. Artículo en inglés.

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario