Preguntas
Imagen de Arek Socha en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

¿Piensas demasiado? Esto podría ayudarte

Cuando piensas demasiado, tu cerebro y tu cuerpo se aceleran tratando de encontrar soluciones a problemas que pueden no existir.

La vida podría ser mucho más simple para todos nosotros si simplemente nos permitiéramos experimentar la existencia, sin tener que analizarla.

Lamentablemente, pensar demasiado se ha convertido en una epidemia en todo el mundo a medida que nuestras vidas se han vuelto cada vez más complicadas. Un estudio de la Universidad de Michigan descubrió que el 73% de los adultos entre las edades de 25 y 35 y el 52% de los de 45 a 55 años piensan demasiado.

Podría argumentar que cuando piensa demasiado, puede resolver más problemas que si permitiera que su mente se relajara, pero la investigación refuta esta teoría. A menudo, la rumia simplemente causa más problemas, porque cuando tu mente corre en tantas direcciones diferentes, no puedes pensar con claridad.

“Nos estamos muriendo por pensar demasiado. Poco a poco nos estamos matando al pensar en todo. Piensa, piensa, piensa. Nunca puedes confiar en la mente humana de todos modos. Es una trampa mortal. – Anthony Hopkins

A continuación, hablaremos sobre lo que sucede a nivel biológico cuando piensa demasiado, y consejos sobre cómo calmar su mente.

LA CIENCIA EXPLICA LO QUE SUCEDE CUANDO PIENSAS DEMASIADO:

1 – PODRÍA ACORTAR TU VIDA ÚTIL.

Según un estudio de la Universidad de Harvard, la hiperactividad neuronal podría reducir su esperanza de vida, mientras que pensar menos puede aumentarla. Entonces, cuando piensas demasiado, podrías estar quitándote años de vida debido al estrés que crea en tu mente y cuerpo.

Los investigadores descubrieron que la excitación neural, causada por un sistema nervioso hiperactivo, actúa sobre la vía de señalización de la insulina y el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF) en el cerebro.

Descubrieron que una proteína llamada REST, conocida por regular los genes, se activa en el proceso de pensamiento y suprime la excitación neuronal. En estudios con animales, el bloqueo de REST aumentó la actividad neuronal y condujo a muertes más tempranas, mientras que impulsarlo hizo lo contrario.


Los científicos descubrieron que las personas que vivían hasta los 100 años o más tenían mucho más DESCANSO en sus células cerebrales que aquellas que murieron en sus 70 u 80 años. Los investigadores encontraron que en muchos animales, como gusanos y mamíferos, REST suprime la expresión de genes que juegan un papel en la excitación de las neuronas, como los canales iónicos, los receptores de neurotransmisores y los componentes estructurales de las sinapsis.

Una excitación más baja activa una familia de proteínas conocidas como factores de transcripción de forkhead (proteínas FOX) en el cerebro. Estas proteínas han aumentado la longevidad a través de la señalización de insulina / IGF en muchos animales. Esta vía también se activa al restringir las calorías, según los investigadores.

Las implicaciones de esta investigación son enormes. Esto se debe a que al enfocar esta proteína a través de medicamentos o ejercicios de entrenamiento mental como la meditación, las personas pueden disfrutar de vidas más largas.

2 – PUEDE CAUSAR INSOMNIO.

Todos hemos tenido esas noches en las que tiramos y giramos en nuestras camas, tratando de apagar nuestros cerebros y dejar de pensar demasiado. Sin embargo, tratar de no pensar demasiado suele empeorarlo y nos despertamos sintiéndonos irritables y privados de sueño.

Sin mencionar que el insomnio crea un círculo vicioso porque la falta de sueño puede causar un aumento de la ansiedad y la depresión, lo que puede generar más pensamientos excesivos. Para llegar a la raíz del problema, debemos enfocarnos en el hábito de la rumiación.

3 – CUANDO PIENSAS DEMASIADO, TIENES MÁS DIFICULTADES PARA TOMAR DECISIONES

En el corazón del pensamiento excesivo se encuentra el deseo de controlar situaciones y predecir lo que sucederá. Sin embargo, ninguna cantidad de pensamiento conducirá a la capacidad de saber cómo se desarrollará el futuro, por lo que un mayor pensamiento simplemente causará una mayor ansiedad.

A menudo creamos escenarios en nuestras cabezas que nunca suceden en primer lugar. Los pensadores excesivos quieren saber todos los aspectos de un plan, y cuando no tienen uno, se sienten impotentes y fuera de control.

Cuando piensa demasiado, puede conducir a una parálisis de análisis, porque comienza a sentirse atrapado por la abrumadora cantidad de opciones. Preferirías posponer la decisión para tener tiempo de mitigar cualquier problema que pueda surgir. Sin embargo, este estudio de la Universidad de California en Santa Bárbara descubrió que cuando piensas demasiado, esto puede conducir a una toma de decisiones y un juicio más pobres.

Renunciar al control puede parecer difícil, pero solo recuerda que la rumia disminuye tu poder. Gastas tanta energía tratando de evitar problemas que no te queda ninguno para abordarlos cuando surjan.

4 – PUEDE CAUSAR DOLORES DE CABEZA

Los dolores de cabeza generalmente significan que tenemos una deficiencia de nutrientes o necesitamos un descanso de pensar por un tiempo. Muchas personas viven demasiado en sus cabezas y analizan cada situación hasta la muerte, y esta hiperactividad puede provocar dolor físico.

Debes prestar atención a tus pensamientos porque los pacíficos y felices no tienen el mismo efecto que los negativos y autodestructivos. Los médicos dicen que si está bajo mucho estrés , puede tener dolores de cabeza por tensión con bastante frecuencia.

5 – PUEDE PROVOCAR RIGIDEZ EN LAS ARTICULACIONES Y LOS MÚSCULOS

Los pensamientos crean nuestra realidad, por lo que la rumia también puede causar síntomas físicos. Analizar situaciones crea estrés en el cuerpo porque nuestra mente piensa que tenemos un problema inmediato que debemos resolver.

Recuerde, nuestros cerebros aún piensan que vivimos en la naturaleza, donde debemos responder rápidamente a las amenazas en nuestros entornos. Sin embargo, en nuestro mundo moderno, la mayoría de nosotros no enfrentamos situaciones de vida o muerte con mucha frecuencia.

La rumia conduce a un aumento de cortisol, lo que nos ayuda a prepararnos para responder a una amenaza. Lamentablemente, en nuestro mundo moderno, nuestros cerebros se han confundido porque, aunque las responsabilidades pueden causar estrés, no representan una amenaza inmediata para nuestro bienestar la mayor parte del tiempo.

Cuando pienses demasiado, trata de ver la situación desde una perspectiva diferente. ¿Hay algo mal o tu mente solo está creando problemas?

AQUÍ SE EXPLICA CÓMO DETENER EL HÁBITO DE LA RUMIA:

Ahora que hemos hablado sobre los peligros que enfrenta cuando piensa demasiado , hablemos sobre cómo romper este desagradable hábito. Descubrirá que se siente mucho más lleno de energía y capaz de pensar con claridad cuando obtiene el control de su cerebro y no permite que lo controle.

-REEMPLACE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS CON LOS POSITIVOS.

En realidad, solo quieres pensar menos, pero ayuda comenzar al menos haciendo que tus pensamientos sean más constructivos. Si puede accionar el interruptor y simplemente reestructurar sus pensamientos, notará que disminuye el pensamiento repetitivo. Todo comienza con la conciencia. Una vez que note los pensamientos negativos, intente replantearlos en algo mejor. Tomará algo de práctica, pero una vez que haga esto por un tiempo, se convertirá en un hábito.

-CAMBIA TU RUTINA.

Tal vez su horario diario cause estrés innecesario, y simplemente no se dé cuenta. Observe qué horas durante el día se siente más tenso. Vea si puede cambiar su rutina para ayudar a mitigar el estrés.

Por ejemplo, por las mañanas, ¿te despiertas e inmediatamente miras tu teléfono? Si es así, evite desbloquearlo hasta que se haya duchado, meditado y haya tenido tiempo de relajarse en su día. Además, no encienda las noticias por la mañana porque creará tensión desde el momento en que se despierte. Recuerde abordar una tarea a la vez también, porque la multitarea solo generará más caos en su mente.

-DATE UNA FECHA LÍMITE PARA TOMAR DECISIONES.

Gran parte de nuestra reflexión proviene de retrasar las decisiones. Al comienzo de cada día, averigua qué cosas debes cuidar, en orden de importancia. Si necesita tomar una gran decisión, concédese un punto de corte para que no gaste ninguna energía adicional reflexionando sobre sus opciones.

PENSAMIENTOS FINALES SOBRE LO QUE LE SUCEDE A TU CUERPO CUANDO PIENSAS DEMASIADO

Cuando pensamos demasiado, solo hace la vida más complicada y nos aleja del momento presente. Si bien necesitamos usar nuestros cerebros para tomar decisiones, no debemos usarlos en exceso. En la sociedad actual, tenemos un problema crónico de pensamiento excesivo y está devastando nuestra salud.

Nuestros cerebros pueden servir como herramientas poderosas, pero solo cuando los hacemos nuestros maestros. Si se les da una oportunidad, se volverán locos y causarán problemas que ni siquiera existen en realidad en primer lugar.

Pensar demasiado puede provocar insomnio, acortar la vida útil, ansiedad y depresión, dolores de cabeza, rigidez en las articulaciones y problemas para tomar decisiones.

Sin embargo, una mente clara nos proporciona lo contrario: sueño de calidad, una vida más larga (potencialmente), mejor salud mental, un cuerpo relajado y facilidad para tomar decisiones. En otras palabras, podemos aprovechar el flujo de la vida cuando nos permitimos dejar ir y no pensar demasiado.

Pruebe esto por solo una semana y vea qué tipo de resultados obtiene. ¡Relajarse! Solo usa tu cerebro cuando lo necesites, y el resto del tiempo, solo disfruta del arte de ser. Conviértete en el maestro de tus pensamientos y verás la belleza de la vida desplegarse ante ti.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario