Ecovida

Cómo hacer pintura con café

café, pintura

Hacer pintura con café es muy fácil y económico ya que en la mayoría de los hogares tienen la materia prima disponible, además es un producto inocuo para la salud.

Aprende cómo preparar este tipo de pintura, sus particularidades y la manera de crear distintos tonos de acuerdo a tus necesidades.

Cómo preparar pintura con café

Para hacer una pintura con café necesitas:

  • Café en polvo—Puede ser café molido o soluble. Hay quien prefiere el café soluble porque se ahorra tiempo en su preparación, no hace falta equipamiento y se tiene un control directo sobre la mezcla.
  • Agua caliente—Para disolver el café soluble no hace falta que el agua esté caliente, pero facilita el proceso.
  • Recipiente contenedor para la mezcla.

El único aspecto crítico en la preparación de la pintura con café es la proporción de agua y café. El objetivo es hacer un café muy fuerte con poco agua en la mezcla: oscuro, denso, elástico, con aspecto pegajoso.

Piensa que quieres conseguir una pintura de café con las características de intensidad y profundidad de matiz y tono de una tinta marrón. Esta mezcla te debe proporcionar los tonos más oscuros e intensos que puedas conseguir. Es más fácil empezar por el valor más oscuro y aclararlo después que realizar el proceso a la inversa.

¿Cómo se oscurece la pintura de café? Añadiendo más café y reduciendo (evaporando) el agua en la mezcla si hubiese un exceso de este.

¿Cómo se aclara la pintura de café? Añadiendo más agua a la pintura de café. Cómo hacerlo es cuestión de preferencias.

Hay quien prefiere tener varios tarros preparados con distintas proporciones de agua y café, de más oscuro a más claro; y otros prefieren hacer aclarar la pintura en la paleta añadiendo más agua con el pincel.

Características del café como pintura

  • Estructura—El café como pintura tiene características distintas a la de otros medios con base al agua con los que se suele comparar como la acuarela o la tinta. Su estructura es más densa, elástica y pegajosa, lo cual condiciona su reacción sobre el soporte y cómo hay que trabajar con ella.
  • Tono y matiz—Con el café se dibujan y se pintan obras monocromáticas marrones. Es decir, se juega con la luminosidad y oscuridad de tono de un matiz marrón que puede variar ligeramente su matiz según las características del café empleado.
  • Para aportar pequeñas variaciones en el matiz del color (obtener un marrón rojizo, verdoso, etc.) u oscurecer aún más su tono se puede mezclar acuarela o tinta con el café.
  • Secado—Con respecto al secado hay que advertir que la pintura de café, al igual que ocurre con la acuarela, se vuelve bastante más clara cuando se seca que cuando se aplica húmeda. Y, como la tinta, cuanto más oscuro es su tono, más brillante será su superficie.
  • Una pintura de café tarda más en secarse que una acuarela o una tinta y el resultado es siempre más pegajoso. Si la acuarela y la tinta tienen fama de ser medios que permiten pocas correcciones, al menos el café es más manipulable en general y durante más tiempo. Incluso se puede corregir un valor demasiado oscuro con agua cuando la mancha ya se ha secado (aunque siempre será más fácil hacerlo en húmedo).
  • Perdurabilidad—Como ocurre con el resto de medios pictóricos, hay que evitar la exposición directa de la pintura ya finalizada a la luz del sol para que no se deteriore el color. Por lo demás, según el testimonio de varios artistas que llevan décadas pintando con café y los tests del pintor cafetero Steven Mikel, las condiciones de perdurabilidad de una pintura hecha con café son similares a las de una acuarela.

Ecoportal.net

https://www.aboutespanol.com

Etiquetas
Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!