Minería ilegal atenta contra la cuenca del río Caura. Relato de un ecocidio

Talan y deforestan el bosque en dimensiones mayores a 3 hectáreas por cada corte minero, utilizan monitores hidráulicos que cortan la tierra con agua a alta presión y destruyen completamente el suelo, descargando el material mezclado con grandes cantidades de agua, directamente al curso del río Yuruaní. Para agravar el ecocidio, los mineros están usando mercurio indiscriminadamente para atrapar el oro en los implementos que utilizan para decantar el metal, cuyos restos se mezclan con las aguas y lodos, con las graves consecuencias a futuro para la ictiofauna y el resto de la cadena trófica que ya todos sabemos.

El Mono Araña

Aunque las poblaciones del Ateles belzebuth se han extinguido en el resto del país, en la cuenca del Caura permanecen intactas contribuyendo con el equilibrio ecológico de su hábitat natural. Un sofisticado procesador de alimentos que contribuye a mantener el bosque.