Los ciclistas son perjudicados 3 veces más que los peatones por la contaminación atmosférica en las ciudades

Con el crecimiento constante de las ciudades y los problemas generados por el tráfico, surge la necesidad de desarrollar nuevas alternativas de transporte que ayuden a mejorar la calidad del aire. La manera ideal es fomentar el uso de la bicicleta a los ciudadanos. Uno de los grandes desafíos al que se enfrenta la sostenibilidad urbana es incidir en la planificación urbanística y de movilidad sostenible para que no aumenten los impactos que afectan a la calidad del aire y a la calidad de vida de los ciudadanos.