La torre del ecocidio

Amanecía un 22 de abril en la mágica cima del Roraima, cuando con 2 dedos de frente, 18 niveles de altura y 54 bloques de agonía, se jugaba el presente y futuro de nuestro querido planeta. Los tres participantes del inédito jenga fueron la Madre Tierra, el Dios Dinero y el Homo Sapiens, quienes con bastante nerviosismo, ambición y sabiduría en sus mejillas, buscarían que la suerte resplandeciera a favor de uno y en contra de los otros.