El principio esperanza

Ilusión es la palabra que para mí mejor resume aquellos años finales del franquismo y primeros de la Transición, hasta la instauración definitiva de la democracia. Aquella fe ciega en que todo iba a cambiar y en que nuestra generación sería la primera que no fracasaría tras siglos de autoderrotas.

Puentes entre el Pensamiento Crítico y el Pensamiento Ecológico

La realidad concreta actual se vuelve cada vez más compleja y dinámica, por lo que se requiere su abordaje desde una perspectiva dialéctica e integral que contribuya a la formulación de un pensamiento crítico desde el ecologismo. En nuestra época es clave pensar desde las relaciones y procesos, en vez de objetos fragmentados de la realidad. Ello sólo puede procurarse con una edificación epistemológica comprometida con los procesos históricos y la unidad en la diversidad, contribuyendo a develar los orígenes y la multiplicidad de factores que inciden en los conflictos sociales y ambientales.

Progreso destructivo: Marx, Engels y la ecología

Lo que pega desde los primeros escritos de Marx es su anunciado naturalismo, su visión del ser humano como ser natural, inseparable de su ambiente natural. La naturaleza, escribe Marx en los Manuscritos de 1844, es "el cuerpo no-orgánico del hombre". O de nuevo: "Decir que la vida física e intelectual del hombre está indisolublemente ligada a la naturaleza no significa otra cosa que la naturaleza está ligada indisolublemente a ella misma, porque el hombre es parte de la naturaleza". Ciertamente, Marx se reclama humanista, pero él define al comunismo como un humanismo que es, al mismo tiempo, un "naturalismo activo"; y sobre todo, él lo concibe como la verdadera solución "del antagonismo entre el hombre y la naturaleza".