¿Y ahora dónde guardamos las ojivas nucleares?

Tras el fallido golpe de Estado de Turquía en julio, Estados Unidos trasladó a Rumanía los artefactos nucleares almacenados en la base aérea de Incirlik. La noticia, facilitada el pasado fin de semana por la publicación electrónica EurActiv, provocó reacciones en cadena en Bucarest.

Obama: la guerra y el desarme moral de Estados Unidos

Una de las lecciones que los halcones norteamericanos aprendieron luego de la derrota sufrida en Vietnam es que el control del frente interno -es decir, la orientación de la opinión pública en la retaguardia- puede llegar a ser tan determinante como la fuerza del aparato militar que se despliegue en el teatro bélico. De ahí que desde entonces la industria cultural estadounidense se haya dedicado -salvo honrosas y marginales excepciones- a “re-educar” a la población para que conciba a las guerras de rapiña que conduce el imperio como heroicas cruzadas destinadas a perseguir a monstruosos terroristas.

El origen de las guerras

La nueva doctrina nuclear de EE.UU. es un elemento de su nueva estrategia de seguridad. EE.UU. aumenta su presupuesto militar, da rienda suelta a la OTAN como gendarme global, y planifica ejercicios en una situación real en Irán para probar la eficiencia en la práctica de la iniciativa de Ataque Global Inmediato. Al mismo tiempo, Washington habla de un mundo totalmente libre de armas nucleares. En esencia, Obama pretende engañar al mundo hablando de una humanidad libre de armas nucleares, que serían sustituidas por otras sumamente destructivas, más idóneas para aterrorizar a los que dirigen a los Estados y lograr la nueva estrategia de impunidad total.

Imagina que Hay una Guerra y No Vamos Nadie

Lo vimos en Irak. Guerra por petróleo. Soldados carne de cañón. Protagonistas principales. Directores en bunkers, palacios presidenciales y despachos corporativos. No quise entrar en esta película. Aprender a matar y por lo visto, a humillar, torturar y someter. Sin preguntar. Sin derecho a cuestionarse nada. Sin sentimientos.