Alemania Europa

El voto ecolologista, podría decidir las elecciones europeas

Elecciones europeas
Compártelo en tus redes

Nunca antes el tema del cambio climático había acaparado tanta atención como en esta campaña para las elecciones al Parlamento Europeo. Si damos crédito a las encuestas, el cambio climático es la mayor preocupación del electorado.

Pocos días antes de los comicios europeos, prácticamente todos los partidos han abordado el tema, tratando de convencer a los últimos indecisos. Al fin y al cabo, el 48 por ciento de los alemanes afirma que la protección del medio ambiente y del clima será determinante para su decisión en las urnas. Eso representa un aumento del 28 por ciento con respecto a los comicios europeos anteriores.

Escándalos y omisiones

Ello obedece, en parte, a la presión sobre la esfera política que ejerce el movimiento Fridays for future, impulsado por la escolar sueca Greta Thunberg. Pero también se debe a los múltiples escándalos que han destrozado el prestigio de la política ambiental alemana. Según datos del Instituto Fraunhofer, en Alemania se obtiene entretanto cerca del 40 por ciento de la electricidad de fuentes renovables. Pero el país todavía depende del carbón y ha descuidado la construcción de la infraestructura que requiere la energía renovable. Al mismo tiempo, las emisiones del sector automotor apenas se han reducido desde 1990, lo cual se vuelve aún más notorio debido al escándalo del diésel, protagonizado por la industria automotriz germana. También otros sectores requieren profundas reformas.

Por lo que se ve, Alemania no cumplirá los objetivos que se comprometió a lograr hasta 2020 en la conferencia de la ONU sobre cambio climático, celebrada en París, en 2015. Además, el Gobierno de Berlín enfrenta una docena de demandas de la Unión Europea debido a la política de medio ambiente.

Debate verde

Las encuestas indican que el 81 por ciento de los alemanes exigen más medidas para proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático. El partido ecologista de Los Verdes, que ha presentado un programa de 30 páginas sobre política ambiental, se mantiene estable en los sondeos, en un 17 por ciento.


También los otros partidos perciben la tendencia y se pronuncian sobre el tema. Los liberales del FDP, por ejemplo, apuestan por la innovación tecnológica y el comercio de certificados de emisiones de efecto invernadero. La izquierda, por su parte, clama por modelos públicos y cooperativos para la industria energética. El partido socialdemócrata, que integra la actual coalición de Gobierno en Berlín, respalda metas ambientales ambiciosas, y también el abandono del carbón, pero siempre y cuando se proteja a los mineros del sector, que tradicionalmente han sido sus electores.

Incluso los populistas de derecha de Alternativa para Alemania (AfD) han entrado al debate. Su portavoz de política ambiental en el Bundestag, Karsten Hilse, dijo a DW que se dramatiza la influencia humana en el cambio climático y que su partido aboga por seguir utilizando combustibles fósiles en el país.

La población exige a los políticos actuar.

Ambientalistas se mantienen escépticos

Resulta notable que la mayoría de los partidos políticos intervenga de pronto en la discusión sobre la reducción de emisiones contaminantes y la protección del medio ambiente. No obstante, Olaf Tschimpke, jefe del grupo ambientalista NABU, advierte una inquietante indecisión en cuanto al camino correcto a seguir. “Parte de los conservadores no están convencidos”, dice a DW, refiriéndose a los cristianodemócratas de Angela Merkel (CDU) y su partido hermano de Baviera (CSU). Según Tschimpke, “si no mantenemos la presión, no pasará mucho”.

Los dirigentes políticos aseguran que respetan los esfuerzos de los jóvenes por conseguir que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, pero hacen notar que las políticas correspondientes no son tan fáciles de aplicar como lo demandan los manifestantes en las calles. La portavoz de política ambiental de la CDU, Marie-Luise Dött, indica: “En todas las reestructuraciones, debemos considerar cómo habrán de financiarse, qué implican para los inversionistas y los puestos de trabajo y qué consecuencias sociales pueden tener. Eso no puede hacerse de la noche a la mañana”.

Para los activistas ambientales, esas son excusas que ya no convencen al electorado.

Deutsche Welle



Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico