Energía Alemania
Foto: Christian Charisius dpa/lno
Alemania ECO-NOTICIAS

¿Está en riesgo la estrategia energética de Alemania?

Alemania ha sido durante mucho tiempo la potencia económica de Europa, pero este crecimiento se ha desacelerado significativamente este año. En el país teutón, las exportaciones representan casi la mitad (47%) de su economía.

El crecimiento en otros lugares, ha hecho disminuir la confianza de los consumidores. Tras la intensificación de la guerra comercial mundial, la economía alemana creció apenas un 0,1% en el tercer trimestre. Esto viene tras datos negativos en el trimestre anterior. En otras palabras, el país ha escapado de la recesión, pero con lo justo.

Los cambios propuestos por Alemania en la industria energética también contribuyen en algunos desarreglos económicos. Berlín se ha embarcado en una ambiciosa transformación de la combinación energética del país, buscando adoptar la energía baja en carbono en lugar del carbón, que actualmente proporciona la mayor cantidad de energía en el país. Junto con la eliminación gradual de todas las plantas a carbón en dos décadas, la canciller Angela Merkel se ha comprometido a cerrar las 17 plantas de energía nuclear de Alemania para 2022 debido a preocupaciones de seguridad a raíz del desastre de Fukushima en Japón.

Alemania, que tiene el mercado de electricidad más grande dentro de la Unión Europea, está apostando por las energías renovables, pero hay problemas en el horizonte. Las inversiones solares han bajado y la industria eólica de Alemania está en declive. Los expertos advierten que “el futuro bajo en carbono de Alemania tendrá un costo” para la economía robusta del país. Dentro de los tres años de la eliminación nuclear planificada, la capacidad de energía convencional de Alemania probablemente disminuirá en un quinto, aumentando la perspectiva económicamente ruinosa de interrupciones frecuentes.

El gobierno de Alemania argumenta que las deficiencias pueden compensarse con una mayor eficiencia energética, así como con una mayor capacidad de energía renovable y más importaciones de electricidad. “Otros no tienen tanta confianza, incluidos muchos servicios públicos, operadores de red, empresas manufactureras y analistas”, señala Reuters, citando a un experto en energía que considera que la estrategia del gobierno es arriesgada y propensa a consecuencias imprevistas.

La experta, Katharina Reiche, directora ejecutiva de la asociación VKU de servicios públicos locales, enfatiza que si la eliminación gradual de las plantas a carbón “no fue acompañada por un monitoreo obligatorio y orientado al riesgo de la seguridad del suministro, sería como” caminar sobre la cuerda floja sin una red de seguridad”.

El gobierno de Alemania prevé que el 65% del consumo energético en 2030 será a través de la energía renovable debida el cierre de todas las plantas a carbón. Entre enero y octubre de este año, la proporción de energías renovables alcanzó un récord de casi el 43%, lo que parece alentador. Al mismo tiempo, sin embargo, la expansión de la energía eólica en tierra se ha desacelerado en Alemania, lo que genera dudas sobre la viabilidad a largo plazo de una estrategia centrada principalmente en energías renovables como la eólica y la solar.

Esto último es especialmente de uso limitado en un país con inviernos largos y oscuros. Los expertos alemanes en energía solar dicen que las instalaciones fotovoltaicas de tamaño industrial podrían funcionar bien en el sur de Alemania, más soleado, especialmente teniendo en cuenta los costos vertiginosos de la tecnología fotovoltaica. Entre 2010 y el año pasado, el costo global promedio de la producción de energía solar se redujo en un 77%, en comparación con una disminución del 35% para la energía eólica en tierra, observa Bloomberg. En Alemania, la industria fotovoltaica emplea a 49,000 personas y cuenta con unos 3.7 millones de instalaciones, lo que representa un ahorro de emisiones de más de 28 millones de toneladas de CO2 en 2018.

Sin embargo, a pesar de las ganancias impresionantes, las energías renovables por sí solas no podrán impulsar la economía dependiente de energía de Alemania en el corto plazo, argumentan otros. Al tratar de eliminar la energía nuclear de su combinación de energía baja en carbono, los expertos pro-nucleares enfatizan que el gobierno de Alemania está arriesgando la estabilidad económica a largo plazo del país.

Además, la industria nuclear sigue siendo un generador de riqueza robusto dentro de la Unión Europea, según un estudio de la firma multinacional de contabilidad Deloitte. La industria nuclear de la UE proporciona más de 1.12 millones de empleos y genera € 507 mil millones en el PIB colectivo de la agrupación, lo que equivale a una participación del 3-3.5% de su PIB actual, dice Deloitte. “Durante más de 60 años, las tecnologías nucleares han proporcionado a Europa una fuente confiable de electricidad baja en carbono”, comenta FORATOM, una asociación comercial con sede en Bruselas para la industria de la energía nuclear en Europa.

Yves Desbazeille, director general de FORATOM, considera que la energía nuclear es un componente vital en los planes de la industria energética de la UE y de Alemania para mantener el crecimiento económico. “Hemos observado que la cantidad de empleos que genera y genera nuestra industria hoy es de aproximadamente 1.1 millones en impacto directo. Vimos un nivel de habilidad que es bastante alto, y es mucho más alto que lo que observa en otros sectores. Muestra que somos una industria de personas altamente calificadas”, explica el funcionario.

“También es interesante ver que hoy somos uno de los sectores más grandes del mundo, algo que los responsables de las políticas en Bruselas ignoran ampliamente”, agrega el experto en energía. “Vemos aquí que estamos en algún lugar entre la construcción y la industria del automóvil en términos de participación del PIB europeo (3,3%), lo cual es algo interesante”, aclara. “Pero ahora también consideramos lo que queremos decir en términos de empleos e impacto que tienen una participación significativa de la energía nuclear en 2050, por lo que con la electrificación significa que también crearíamos nuevos empleos y también tendríamos un impacto creciente en el PIB y también en el superávit comercial”.

Para Alemania, el hecho de que la industria de las energías renovables, particularmente la eólica, no esté funcionando como se esperaba es una noticia preocupante. Berlín necesita revisar su enfoque para lograr una economía baja en carbono, que aproveche al máximo una variedad de fuentes de energía bajas en carbono que trabajen en conjunto para compensar las deficiencias y cerrar las brechas de suministro.

Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Ciencias Económicas, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable...