Argentina

Pirotecnia que no disfruta toda la familia

Los gatos y perros sufren los festejos ruidosos mucho más de lo que la mayoría cree: taquicardia, temblores y náuseas. Consejos de especialistas.

Las fiestas de fin de año, Navidad y Año Nuevo, son fechas claves que alteran a perros y gatos. El uso indiscriminado de elementos pirotécnicos genera en los animales taquicardia, temblores y náuseas. En algunos casos producen pérdida de control, transformando un perro o gato dócil en uno agresivo. Según los veterinarios, esta alteración despierta en el animal el sentimiento de miedo a morir.

Lo que caracteriza a perros y gatos es su capacidad auditiva, mucho mayor que las de un humano, el estrés que sufren es generado porque ellos tienen un sentido auditivo mucho más desarrollado que el humano y al no entender, al no razonar de dónde vienen esos estruendos, lo toman como un peligro, comienza a describir la médica veterinaria Mónica Ghanem.

En perros la capacidad auditiva es de 60.000 ciclos por segundo, esto hace que tengan una gran amplitud  para captar sonidos a altas frecuencias que son imperceptibles para el oído humano.

Imaginemos, entonces, la sensibilidad que tienen ante estímulos sonoros mucho más altos e intensos como lo son los juegos pirotécnicos que caracterizan las fiestas de fin de año, así como también las tormentas, truenos, explosiones, bombas, entre otros. Cuando esto ocurre, los animales suelen tener comportamientos poco habituales: agresividad, sollozo, huidas o buscan esconderse en lugares oscuros.

Entonces ocurre que la mayoría de los perros (no todos porque conocemos casos en los que el perro juega o se divierte con los juegos pirotécnicos) pero, la mayoría lo que hace es tratar de huir, buscan esconderse, en el peor de los casos se escapan y se pierden y es también cuando se producen accidentes, son atropellado o, directamente, se pierden en el barrio, destaca Ghanem.

Pasa, también, que en busca de protección corren a esconderse y suelen lastimarse en ese intento, tratan de huir porque les da miedo y buscan escapar a ese miedo que les genera.

Aspectos a tener en cuenta la noche de Navidad y Año Nuevo

Si tenemos pensado quedarnos en casa y esperar a la familia, es recomendable ubicar a la mascota en alguna habitación donde se encuentre tranquilo  y sienta que este espacio es su  "refugio", controlar que en dicho lugar no exista peligro de ningún tipo y que esté alejado del ruido. Que no le falte alimento y agua. 

Si suele arrinconarse en algún espacio del hogar (la cocina, el baño, debajo de la cama), aunque sea por estas fechas, dejémoslos que ellos mismos encuentren un lugar para sentirse protegidos.

Podemos, también, colocarles algodones en las orejas, al menos para disminuir el malestar que les ocasiona las bombas. Una buena idea es dejar encendido  algún aparato (radio o TV.) para que disminuya el sonido de los petardos de afuera, dejarlos adentro del hogar para que estén un poco más protegidos.

Tratar en lo que se pueda, acompañarlos, no dejarlos solos mucho tiempo, darles una miradita cada tanto, en palabras de la profesional. Evitar atarlos, ya que el miedo que les genera la pirotecnia los pondría nerviosos y se ahogarían con su propia correa. En caso de hacerlo, prestar mucha atención dónde los vamos a colocar para que no corran ningún riesgo de lastimarse o de asfixia.

Una buena medida en caso de que escape del hogar, es colocarle una chapa de identificación en el collar para que, en caso de extravió del animal, quien lo encuentre sepa dónde llevarlo y así evitamos que sufra la mascota y la familia. 

Drogas tranquilizantes para mascotas

En estos días de festejos, se recomienda hacer una visita al veterinario de confianza para que nos aconseje sobre posibles tratamientos y así evitar que los animales sufran producto del uso de pirotecnia.

La medicación más usada son gotas y pastillas sedantes. Los dueños se acercan días previos a las fiestas y compran las gotitas para poder tranquilizar al animal, comenta la veterinaria. Su efecto consiste en disminuir el movimiento voluntario del animal y son muy útiles para aquellos animales que ya han intentado huir debido a los ruidos, de esta manera logramos proteger la integridad del animal para que no se lastime, ni corra peligro de ser atropellado, ni se pierda, agrega Ghanem.

En cambio hay otra medicación que son sedantes con efectos acumulativos. Estos deben administrarse 15 o 20 días antes del evento ya que al tener un efecto acumulativo, la droga permite que -llegada la fecha de mayor ruido y luminosidad- el animal se sienta relajado y así evitamos el estrés y la huida, con todo lo que ello implica.

¿Qué pasa con los gatos? En el caso de los felinos no se les suele dar nada ya que es poco común que intenten huir. Sí se refugian y debemos generar un espacio propicio para ello en donde no les falte alimento ni agua. Se les puede administrar gotas, pero no es tan frecuente como sí lo es en perros.

Tanto pastillas como gotas son altamente recomendables, dice la profesional, el tema es que para las pastillas, debemos anticiparnos a las fiestas al menos 15 días para proteger la integridad física de las mascotas. Estas drogas tranquilizantes tiene un valor aproximado de $34 las gotas, y $40 las pastillas son de venta libre y no causan ningún efecto secundario.

Últimas recomendaciones

Podemos dedicarles un tiempo a nuestras mascotas el mismo día del festejo y sacarlos a pasear así descargan toda su energía. El parque, el río, la montaña (…) donde sea que permita al animal  tener una actividad física más fuerte de la normal y así al llegar a casa, se sienta cansado y se relaje en la noche.

Tengamos en cuenta que, al adquirir una mascota somos 100% responsables de ella. Debemos cuidarlos, atenderlos, brindarles asistencia médica y amarlos por sobre todas las cosas. No son juguetes, por lo tanto no regalemos animales en estas fiestas, reconozcamos que son seres vivos que merecen tener una familia y formar parte de ella.

Para finalizar, reconocer el riesgo que genera el uso de la pirotecnia tanto en animales como en los humanos. Grandes accidentes son ocasionados por el mal uso que hacemos de estos elementos que, si tomamos conciencia, son armas en manos de quienes no las saben usar con seguridad y responsabilidad. Que las fiestas sean motivo de alegría para las familias y mascotas.

Ecoportal.net

Los Andes
http://www.losandes.com.ar/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario