Pirotecnia que no disfruta toda la familia

Los gatos y perros sufren los festejos ruidosos mucho más de lo que la mayoría cree: taquicardia, temblores y náuseas. Consejos de especialistas.