cambio cimatico caribe
Caribe ECO-NOTICIAS

Disminuyen las poblaciones del Caribe por el cambio climático

Para los visitantes, Vieques, la pequeña comunidad isleña de la costa este de Puerto Rico, se ve muy parecida a como lo hizo antes de que los huracanes Irma y María causaran estragos en septiembre de 2017. Los negocios están en auge en el bar y albergue que gestiona Stephanie Latona, una colorida cabaña junto a la playa popular entre los visitantes. El alivio federal ha beneficiado principalmente a las áreas turísticas, y el turismo ha vuelto a los números anteriores al huracán.

Para Latona, sin embargo, Vieques es significativamente diferente. Una de las cosas más notables que ha cambiado desde los huracanes, dice Latona, es que hay menos caras conocidas. “La comunidad definitivamente siente que se ha vuelto más pequeña”, dijo. “Las personas que se fueron después de María, o incluso de Irma, se quedaron hasta la próxima tormenta, pero finalmente dejaron de intentar reconstruirse y se fueron”.

Latona comprende por qué algunos de sus vecinos empacaron para siempre. En los dos años transcurridos desde María, el hospital local aún no se ha reconstruido, y llegar a la alternativa más cercana requiere un viaje de algunas horas al continente puertorriqueño. Muchas de las tiendas en su vecindario han cerrado, dejando limitados los suministros de alimentos. Luego están los frecuentes cortes de energía.

Ver a la comunidad encogerse ha sido difícil para el hijo de 6 años de Latona. Cada vez que un compañero de clase deja de presentarse en la escuela, ella tiene otra conversación con él sobre el trauma por el que han pasado y la elección que han tomado para quedarse, al menos por ahora.

Los puertorriqueños ya se habían ido en masa antes que María. Con una economía en dificultades, la población cayó un 9 por ciento entre 2000 y 2015. Después de los huracanes gemelos de 2017, hasta 210,000 buscaron refugio en los Estados Unidos continentales. En diciembre pasado, más de 130,000 puertorriqueños nunca regresaron. La Oficina del Censo de los Estados Unidos estima que la población de Puerto Rico disminuirá a 2.98 millones para 2050, su nivel más bajo desde 1980.

“Hay una sensación real de ” ¿cuál es el punto de regresar? “, Dijo Latona, describiendo la perspectiva de los puertorriqueños que se han ido. “¿Por qué molestarse en resistir y regresar si la próxima catástrofe que lo hace perder todo está a solo una temporada de distancia?”

Es una pregunta cada vez más urgente para muchos de los 43 millones de residentes del Caribe. El Caribe contribuye con menos del uno por ciento de todas las emisiones globales de CO2, pero está sujeto a las consecuencias desproporcionadas del calentamiento de las temperaturas y el aumento del nivel del mar, en forma de tormentas tropicales.

Pero cuando los refugiados climáticos del Caribe buscan ayuda del mayor emisor de CO2 acumulativo del mundo, que sería Estados Unidos, no han sido recibidos con mucha calidez. En el pasado, aceptar a los refugiados climáticos se consideraba un valor bipartidista. Rompiendo con la norma, la administración Trump negó la designación de Estatus de Protección Temporal a los aproximadamente 70,000 bahameños que quedaron sin hogar después del huracán Dorian diezmó las islas Gran Bahama y Abacos en agosto. El gobernador republicano de Florida, Rick DeSantis, ha desalentado públicamente a los bahameños de mudarse al estado de Sunshine después de Dorian.

“Puede sentir una diferencia: el alivio se siente más temporal que antes”, dijo Marlon Hill, un abogado y enlace con sede en Miami para migrantes climáticos del Caribe. “Solo la retórica de nuestro presidente invoca estereotipos sobre los inmigrantes que vienen aquí y se convierten en una carga cuando la mayoría de las investigaciones muestran que son un beneficio”.

Como ciudadanos estadounidenses, los puertorriqueños no enfrentan los mismos desafíos legales que los bahameños que desean emigrar a los EE. UU. Pero algunos puertorriqueños que se mudaron a los EE. UU., después de los huracanes de 2017 han encontrado hostilidad de algunas fuentes inesperadas. Una encuesta de la Universidad de Miami descubrió que los puertorriqueños que se mudaron a Florida Central tuvieron más dificultades para encontrar trabajo o vivienda que los puertorriqueños que se mudaron a Miami, en parte porque el sur de Florida tiene una masa crítica de hispanohablantes. El mismo grupo también informó más casos de hostilidad por parte de la población puertorriqueña existente en el centro de Flordia.

“Lo que sucedió en muchos de estos casos fue que los puertorriqueños mayores rechazaron a estas personas”, dijo Seth Schwartz, coautor del estudio y profesor de ciencias de la salud pública en la Universidad de Miami, a The Ledger, un periódico central de Florida.

Con un aumento sostenido en los puertorriqueños que se mudaron al centro de Florida después de María, se predice que sus votos de tendencia demócrata serán una fuerza política que rivalizará con los cubanoamericanos de tendencia republicana. Y no todos están contentos con el cambio demográfico.

Zoraida Ríos-Andino, de Misión Boricua, un grupo de defensa que representa a miembros de la creciente diáspora puertorriqueña de Orlando (también conocidos como boricuas), dice que los políticos de Florida están comenzando a comprender su potencial poder político.

“Después de María, se veía bien preocuparse por los boricuas, la gente vino a darse la mano y tomar fotos en nuestras comunidades”, dijo Rios-Andino. “Pero los políticos se dan cuenta de que venimos aquí y podemos votar. Ahora nos rinden cuentas, y fue entonces cuando comenzaste a notar que la alfombra de bienvenida desaparecía”.

Y luego están los desafíos menos tangibles de migrar después de un desastre climático. Mudarse puede hacer que los migrantes sientan que están abandonando sus comunidades nativas en un momento de necesidad.

“Eso puede agravar el trauma y el estrés para los migrantes que buscan escapar de los desastres en el hogar”, dijo Adelle Thomas, investigadora senior con sede en Bahamas de Climate Analytics, una organización de investigación y política ambiental. Su investigación ha arrojado luz sobre las vulnerabilidades de salud mental de los bahameños que migran después de las tormentas.

Los residentes del Caribe que deciden no abandonar su hogar después de un desastre relacionado con el clima enfrentan sus propios desafíos únicos. Después de que el huracán Irma dañó el 95 por ciento de la infraestructura de Barbuda en 2017, los residentes que regresaron a casa encontraron un gobierno que parecía más amigable con los inversores extranjeros que con sus propios ciudadanos. Y luego están los impactos psicológicos de vivir en una comunidad en declive.

“A medida que observa a su patria cambiar permanentemente a su alrededor, es esa pérdida de comunidad la que puede tener efectos sobre la salud mental a largo plazo como el TEPT y la depresión”, dijo Thomas.

La familia de Latona ha sentido el estrés de irse y quedarse. Después del huracán María, se rindió y se mudó temporalmente con su hijo a Wisconsin. Pero a diferencia de miles de puertorriqueños que desde entonces han establecido hogares permanentes en Florida, Nueva York y otros lugares, Latona decidió intentar otra vez la vida en Vieques.

Ella descubrió que tomar vacaciones en el continente de los EE.UU ayuda a aliviar el estrés de los avisos de agua hirviendo, los generadores de energía inoperables y los ferries de dos horas a San Juan para las citas médicas. En un vuelo reciente de regreso desde el Medio Oeste, Latona se sentó casualmente detrás de un nativo de Vieques que se dirigía a casa desde Chicago.

“Nos unimos inmediatamente sabiendo que puede ser la lucha que viven en la isla, pero también cómo puede motivarte”, dijo. “Vieques es nuestra comunidad, toda la isla es nuestra familia. Cuanto más se endurece, más nos mantenemos unidos y lo resistimos”, cerró.

Pero con el cambio climático como una amenaza inminente, Latona admite que no sabe cuántos vuelos de regreso más estará dispuesta a hacer.

Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Ciencias Económicas, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable...