Imagen de djedj en Pixabay
ECO-NOTICIAS Internacionales

Varias maneras en que los casinos en línea están ayudando al planeta

La historia de los casinos en línea comienza con el desarrollo y el uso masivo de Internet. Una vez conectados a través de la red, las salas de juegos empezaron a incursionar en los juegos digitales y en los juegos en línea. Pero los casinos siempre han estado vinculados al esparcimiento, el tiempo libre y el entretenimiento. Por ejemplo, en España, los casinos han tenido un papel muy importante para el desarrollo del turismo, y Sevilla ha sido parte de este desarrollo.

Ahora bien, un inconveniente que ha surgido en esta industria es el gasto energético y la huella de carbono que producen las salas de juego. Generalmente, los casinos utilizan mucha electricidad porque deben permanecer muchas horas abiertos. Las máquinas tragaperras, por otro lado, generan un gran gasto energético.

En un momento en el que las industrias deben plantearse diversas maneras de reducir las emisiones de carbono y el gasto de energía, ¿cuáles son los beneficios de los casinos en línea?

Menor cantidad de emisiones

La ciencia ha demostrado que la actividad humana es la responsable directa del calentamiento global, al aumentar los niveles de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera. De hecho, los niveles actuales de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso en la atmósfera son más altos que nunca.

El dióxido de carbono, en particular, es el responsable del calentamiento global. La razón por la cual hay un aumento en las emisiones es, principalmente, por los procesos de industrialización. La quema de combustibles fósiles para generar electricidad en centrales eléctricas, la actividad ganadera y los fertilizantes químicos de la actividad agrícola, el gas del petróleo para impulsar los vehículos de motor y los gases de refrigeración son algunas de las industrias responsables del cambio climático.

De hecho, debido a las emisiones desmedidas de carbono, el calentamiento global es, hoy en día, uno de los mayores desafíos a resolver. Según el último informe del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la temperatura del planeta podría alcanzar el tope de +1,5 ºC, respecto a la era preindustrial, en 2030. Esta estimación es 10 años antes de lo previsto, encendiendo una alerta sin precedentes. Sus consecuencias están a la vista: inundaciones en China y en Alemania, incendios en Estados Unidos, Turquía y Grecia, y temperaturas tan altas como 50 grados en Canadá.

Por este motivo, es necesario que todas las industrias cumplan un papel importante para reducir de una vez y para siempre las emisiones de carbono.

El juego online se presenta, entonces, como una alternativa sustentable. Si bien es cierto que se utiliza un ordenador o un teléfono móvil, la huella de carbono es, indudablemente, muchísimo menor. Los casinos online, además, permiten a los usuarios explorar salas de juego de países extranjeros, juegos retro, y mucho más. Todo eso es posible, sin generar un daño irreversible. Por ejemplo, el Casino Sevilla tiene una plataforma desde la cual puedes disfrutar de los juegos de azar desde cualquier parte del mundo.

Lo cierto es que durante los últimos 20 años, la industria de los casinos en línea no ha parado de crecer. La popularidad y la sofisticación han permitido a millones de usuarios utilizar esta tecnología para entretenerse. Y, hoy en día, los juegos en línea son más atractivos que nunca. De hecho, algunos sostienen que esta industria global valdrá alrededor de 70 mil millones de dólares en los próximos años.

Menos gasto energético

Los casinos físicos utilizan una gran cantidad de energía para funcionar. En Las Vegas, por ejemplo, las salas de juego gastan alrededor del 20% de toda la electricidad de la ciudad, y esa es solo una parte de la energía usada.  Además de las luces, las máquinas utilizan una gran cantidad de energía eléctrica. Se calcula que cada una de estas máquinas consume alrededor de 250 vatios de electricidad. Pero esto no es todo. Los restaurantes, las tiendas y otros atractivos turísticos suelen estar abiertos las 24 horas, durante los siete días a la semana. Y, durante las épocas de verano, las instalaciones mantienen el aire acondicionado prendido todo el día. Con todo, la demanda energética es verdaderamente muy alta.

Por otra parte, muchas personas deciden viajar en avión para visitar este tipo de centros turísticos y de entretenimiento. En ocasiones, estos lugares se encuentran a largas distancias. Un solo vuelo de ida y vuelta entre dos ciudades alejadas por 4.000 kilómetros de distancia puede liberar hasta el 20% de los gases de efecto invernadero que genera un auto durante un año entero.

Por este motivo, los casinos en línea son parte de los cambios que la sociedad ya está haciendo hacia un mundo digital y conectado que permite, además, cuidar al planeta. Los usuarios de los casinos en línea ayudan, de algún modo, a proteger el medio ambiente y reducir la huella de carbono.

Acerca del Autor

Redacción

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario