China

Fin del camino: Producción de OGMs en China llega a su fin

En un sorpresivo vuelco, el Ministerio de Agricultura de China ha decidido no continuar con un programa que desarrollaba arroz y maíz GM. Algunos ambientalistas dicen que las preocupaciones públicas sobre los OGMs jugaron un rol clave en la decisión.

El 17 de agosto, cuando estos permisos debían ser renovados, el Ministerio de Agricultura decidió no extenderlos. En 2009, el Comité de Bioseguridad del Ministerio otorgó certificados de aprobación para el desarrollo de las dos cosechas, arroz y maíz.

Desarrollados por la Universidad Agrícola de Huazhong, cerca de Wuhan, se esperaba que las cepas OGM ayudarían a reducir el uso de pesticidas en 80%, mientras incrementaran la producción hasta un 8%, dijo Huang Jikun a Reuters en 2009, científico en jefe de la Academia China de Ciencias. Es ilegal vender arroz GM en el mercado abierto en China. Sin embargo, en julio, se encontró arroz GM a la venta en un gran supermercado en Wuhan, cruzando el río Yangtzeen donde se encuentra la Universidad Agrícola, donde se desarrolló el producto, lo cual causó un revuelo público.

“Creemos que los vacíos legales en la evaluación y monitoreo de la investigación (de OGMs), así como también la preocupación pública sobre temas de seguridad son las razones más importantes para no renovar las certificaciones”, escribió en un email a ScienceInsider Wang Jing, oficial de Greenpeace con base en Beijing.

De acuerdo al South China Morning Post, la televisión estatal comisionó pruebas en cinco paquetes de arroz, escogidos al azar, y encontraron que tres de ellos contenían arroz GM. Es ilegal vender o criar comercialmente arroz GM en China continental. Los certificados de seguridad emitidos en 2009 sólo permitían que el arroz fuera plantado para efectos de investigación, pero nunca para su comercialización en el mercado abierto.

La cepa encontrada fue una de las dos desarrolladas por el Dr. Zhang Oifa, profesor de la Universidad Agrícola de Huazhong. Dijo que “no es imposible” que las semillas hubieran aparecido en el mercado abierto. “No puedes decir que [las semillas] fueran coladas a propósito. Es posible que las compañías semilleras hayan sacado las semillas y las hayan reproducido ilegalmente,” dijo, como fue reportado por el South China Morning Post.

Sin embargo, Huang Jikun también cree que la opinión pública no fue la única razón del por qué el proyecto fue dejado de lado. Declaró que China está alcanzando la autosuficiencia en términos de producción de arroz, por lo que no tenía sentido producir versiones GM. China exporta muy poco arroz ya que la mayoría es consumido dentro de su mercado interno. Huang también admitió que, “las crecientes preocupaciones públicas (sobre la) seguridad del arroz GM” probablemente jugó un papel.

Cong Cao, profesor asociado de la Universidad de Nottingham de UK, fue mordaz sobre la decisión. Escribiendo en el journal ‘The Conversation’, dijo que la movida “es una señal de un fuerte golpe a la lucha por establecer los alimentos GM en China.”

Cao cree que no hay lógica tras el juicio, añadiendo que “el sentimiento anti occidente ha sido juzgado como más convincente que una pila de estudios que apoyan la agrobiotecnología. El apoyo gubernamental a los alimentos GM está mermando rápidamente, y parece seguro decir que la oportunidad de comercializar arroz GM – y con ella la chance de ayudar con los problemas más urgentes de China – se ha acabado.”

La producción de maíz GM no ha sido recibida con tanto escepticismo, y su gran mayoría va para alimento de ganado, de acuerdo a Huang Jikun. Sin embargo, como el arroz, su licencia no fue renovada.

Ecoportal.net

RT

http://rt.com/

Traducción: Ignacia Guzmán Zuloaga

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario