Colombia

Colombia genera 180.000 toneladas de residuos peligrosos cada año

Los residuos peligrosos representan altos riesgos para el medio ambiente y la salud de las personas. Por ello, plantas de incineración como la ubicada en el Parque Tecnológico Ambiental del Caribe hacen parte de la solución ambiental para los grandes generadores de estos desechos.

Los residuos peligrosos son aquellos que por sus propiedades de toxicidad, inflamabilidad, reactividad química, corrosividad, explosividad, entre otras, representan altos riesgos para el medio ambiente y la salud de las personas.

Estos desechos provienen de hospitales, industria química, industria farmacéutica, industria energética, industria textil, industria petrolera y minería, entre otros.

Según el Informe Nacional de Generación de Residuos Peligrosos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), Colombia genera, aproximadamente, 180 mil toneladas de desperdicios al año, actualmente.

De acuerdo con esta situación, Tecniamsa, empresa líder de la región en manejo responsable de residuos peligrosos y especiales, asegura que en el último año, 10 mil toneladas de residuos peligrosos y especiales de la zona norte del país fueron dispuestos en el Parque Tecnológico Ambiental del Caribe, el más grande de Colombia.

En este sentido, indicó Tecniamsa que en 2014 ha invertido $3.500 millones de pesos para potenciar la infraestructura del Parque Tecnológico Ambiental, ubicado en la vía que conduce de Juan Mina a Tubará.

Según la empresa, 10 mil toneladas de residuos peligrosos y especiales de la zona norte del país fueron dispuestos en celdas de seguridad y plantas de incineración del parque ambiental, con tecnología de punta completamente colombiana que asegura el cuidado a la salud de las personas y el medio ambiente.

Además, sostuvo que en 2013, eliminó más de 52 mil toneladas de residuos peligrosos y especiales en Colombia; 10 mil toneladas de estos residuos, provenientes de los sectores hidrocarburos e industrial, fueron tratados en este lugar.

Finalmente, la compañía recordó que ofrece actualmente cobertura nacional, gracias a las plantas de Barranquilla, Manizales y Mosquera, esta última que se inauguró hace pocos días y que atenderá a la zona centro del país. Proceso de incineración

1. Comienza en el sistema de cargue, con lotes de 50 kilos. La carga trabaja de forma automatizada, evitando que los operarios tengan aproximación a zonas calientes.

2. Una vez el material es cargado, pasa a la cámara de combustión que está compuesta por un tambor giratorio con movimiento constante y una temperatura mínima de 850 grados centígrados; la rotación constante de los residuos y el tiempo de residencia garantiza una incineración completa.

3. Como resultado de esta etapa del proceso se obtienen cenizas, que son almacenadas en empaques sellados y dispuestas en celdas de seguridad.

4. Los gases siguen un importante proceso, que continúa en la cámara de post combustión; acá elevamos la temperatura a mínimo 1.200 grados centígrados con cuatro segundos de residencia, con el objetivo de destruir sustancias como las dioxinas, los furanos y más de 120 sustancias dañinas y cancerígenas para el ser humano.

5. Posteriormente, los gases pasan al Dry Scrubber, donde reciben un enfriamiento rápido en medio segundo, pasando de 1.200 a 250 grados centígrados; mediante la inyección de agua e Hidróxido de Sodio, neutralizando los gases ácidos como el clorhídrico y el dióxido de azufre.

6. El siguiente paso es el Ciclón, que por medio de un proceso de succión recoge las sales como el Cloruro de Sodio, el Sulfato de sodio y las cenizas volátiles.

7. Posteriormente, pasamos a la cámara impactadora, donde a través de un cambio brusco de volumen, se disminuye la velocidad del gas y se genera una precipitación de material particulado.

8. Por último, entramos al filtro de mangas que remueve material particulado hasta de 0,1 micras, proceso que garantiza el 99,9% de eficiencia.

9. Para garantizar un material limpio, pasamos al reactor de Dioxinas y Furanos, donde hacemos una destrucción cata-lítica por medio de Óxidos de titanio y Vanadio.

10. Finalmente, y para terminar nuestro proceso de tratamiento térmico, llegamos a los ventiladores, los cuales generan una succión permanente de todo el proceso, lo que garantiza que no existan emisiones al exterior de la planta.

Ecoportal.net

La Opinión

http://www.laopinion.com.co/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Suscríbete a EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!