Perros callejeros encontraron hogar en un museo cubano

Vladimir, Canela, Aparicio, León y Cariñoso llevan un collar y una placa con su nombre, fotografía y las palabras "Vivo en el Museo de Orfebrería".

Desde el Banco Central al Museo de Orfebrería, varias instituciones han acogido a los animalitos, que ofician de guardianes y de paso reciben comida y afecto.

El Museo de Orfebrería de La Habana Vieja es el hogar de elevados arcos coloniales, pisos con vistosas ilustraciones y cinco de los perros callejeros más afortunados del mundo. De día, Vladimir, Canela, Aparicio, León y Cariñoso se tumban en la gran entrada del edificio de piedra de siglos de antigüedad. De noche, los cinco patrullan las calles con la policía local; cada uno lleva un collar y una placa con su nombre, fotografía y las palabras "Vivo en el Museo de Orfebrería".

Además ya más de una decena de instituciones gubernamentales han tomado la iniciativa de acoger a perros callejeros, asignándoles identificación oficial y casa, además de otorgarles cuidados médicos todo el año y protección de la perrera de la ciudad. Los animales gozan ahora de un status oficial, empleados en nombre de la seguridad. La ley cubana permite la presencia de perros de guardia, y este resguardo legal recibió un impulso cuando una perra en una oficina gubernamental del este de La Habana despertó a ladridos a un guardia luego de que escuchó a alguien intentar retirar los equipos de aire acondicionado de las ventanas.

"Hubo un acto público donde se condecoró a la perra por haber salvado los aires acondicionados", cuenta Nora García, presidenta de la Asociación Cubana para la Protección de Plantas y Animales. Y, de paso, hay decenas de restaurantes gubernamentales que donan sus sobras para los animales. La sociedad protectora de animales tiene una lista de 21 perros que viven en instituciones gubernamentales, entre ellas una gasolinera del Partido Comunista, oficinas del Sindicato de Periodistas cubanos y un taller mecánico del Ministerio de Salud Pública.

"Todo el mundo los cuida, nadie los golpea. No ladran y no muerden a nadie", cuenta Dalia García, cuidadora en el baño público en el vecindario Vedado de La Habana. Y es lindo saber que, a pesar de que sigue habiendo muchos perros sin hogar ni condiciones dignas, hay gente dispuesta a dar amor y cuidado a canes que lo aprecian y mucho.

Ecoportal.net

Buendiario

Home

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Llamamiento

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Artículos relacionados



Páginas Amigas

Lo Más Visto