ECO-NOTICIAS

El lobo en un cuento infantil:

Compártelo en tus redes

Caperucita Roja

Todos sabemos lo que le sucedió a una niña muy hermosa a quien su mamá cubría con una capa de color rojo. Capa que la pequeña usaba tan seguido que la gente del lugar llamaba a la niña: Caperucita Roja.

Un vez, su mami le dijo que fuera a dejarle unos pastelitos a su abuela que vivía cruzando el bosque, le repitió muchas veces que no se entretenga por el bosque, era muy peligroso porque un lobo andaba suelto.

Caperucita Roja tomó su canastita y se marchó. La pequeña niña no tenía miedo porque siempre encontraba en el bosque a sus amigos, jugaba con los pequeños animales y se regocijaba con las menudas aves del lugar. Pero en un descuido se encontró frente a un enorme lobo quien le preguntó con voz fuerte: – ¿A dónde vas, niña?- y ella respondió: – A casa de mi abuelita- Luego, el lobo astuto se fue sin dejar rastros.

La pequeña Caperucita se detuvo a juntar flores silvestres para regalárselas a su abuelita. Entre tanto el lobo se apuraba más, para llegar antes que ella a la casita de la abuelita. Una vez allí, llamó a la puerta y la abuelita abrió su casa creyendo que se trataba de su Caperucita.


Siempre alguien ve lo que sucede y así un cazador observó detenidamente al lobo.

El lobo se comió a la abuelita y se puso el gorro rosa que siempre llevaba la anciana, luego se fue a la cama y se tapó. Caperucita Roja no tardó en llegar. Una vez en la casa, se acercó a la cama y se dio cuenta que estaba cambiada.

Le dijo: – Abuelita, abuelita, ¡qué ojos más grandes tienes!

El lobo respondió: – Son para verte mejor-

Ella volvió a preguntar: – Abuelita, abuelita, ¡qué orejas más grandes tienes!

El lobo respondió: – Son para oírte mejor- siguió diciendo el lobo.

Preguntó por última vez Caperucita: – Abuelita, abuelita, ¡qué dientes más grandes tienes!



El lobo contestó: – Son para…¡comerte mejoooor!- y así, el lobo malvado se comió a Caperucita

Pero el cazador que había observado todo, algo inquieto, decidió darse una vuelta por la casa de la abuelita. Se hizo acompañar por otro hombre y llegaron al lugar. Encontraron la puerta de la casa abierta y al lobo descansando en la cama. El cazador sacó su cuchillo y le cortó la panza al lobo.

La Abuelita y Caperucita estaban en su interios y con vida aún. Para castigar al lobo malo, el cazador le llenó la panza de piedras y después lo zurció.

Después de un tiempo, el lobo se despertó con sed y se encaminó así hacia un tanque a beber. Como las piedras que tenía en su panza eran pesadas, se cayó en el tanque y se ahogó.

Caperucita y su abuelita, no pasaron más que un gran susto.

Caperucita Roja había aprendido la lección para toda su vida. Prometió a su abuelita no hablar con desconocidos. Desde entonces para siempre, le haría caso a los consejos de su abuelita y de su mamá.

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico