Estados Unidos

Críticas a un científico por matar a un pájaro al que buscó 20 años

El científico estadounidense Christopher Filardi se pasó dos décadas buscando en las islas Salomón, Oceanía, una especie de pájaro del que se sabe muy poco: el alción bigotudo o actenoides bougainvillei excelsus. Salvo un espécimen del que hay constancia en 1920 y dos hembras ofrecidas por cazadores locales a coleccionistas en 1950, poco se sabía de este vistoso pero desconocido animal. Hasta ahora, ya que la expedición liderada por Filardi localizó, identificó y fotografió por primera vez en la historia un macho del bigotudo en la reserva de Tetena-Haiaja.  

La emoción con la que Filardi describe su hallazgo, sin embargo, no ha sido bien recibida por algunos usuarios en redes sociales y parte de la comunidad científica. Filardi, en su afán documentalista y tal y como llevan haciendo los biólogos desde Charles Darwin a Alfred Russel Wallace, procedió a "incluir en la colección" al pájaro, lo que en el argot es sinónimo de que lo mató. "Por supuesto que coleccionar significa matar, es una burda manera de esterilizar la muerte totalmente innecesaria de un ser vivo. ¿Hasta cuándo va a seguir esta práctica?", se preguntaba Marc Bekooff, profesor emérito de ecología y biología de la Universidad de Colorado, en un blog en Huffington Post.

El Museo Americano de Historia Natural, institución a la que pertenece Filardi y donde se dio a conocer el hallazgo, se vio forzado a actualizar el artículo en el que se anunciaba la foto tras la polémica surgida a partir de un artículo publicado en The Washington Post. "El bigotudo, aunque es un pájaro del que se sabe poco y no ha sido estudiado, no es un ave rara" y no está en peligro de extinción.

Otra institución, la National Audubon Society, que también dio cobertura a la ya famosa foto, optó por permitir a Filardi que se explicase. "Durante un cuarto de siglo he trabajado por la conservación de la vida salvaje", afirma en un artículo titulado ilustrativamente Por qué incluí en mi colección a un alción bigotudo. "No se trata de un trofeo de caza", se excusa al tiempo que llama la atención sobre el canto inigualable de este pájaro cuyo pelaje va del azul añil al blanco y al oro. Además, justifica que en la zona estudiada, de unos 5.300 kilómetros cuadrados, calculan que hay unos 4.000 ejemplares, lo que equivale a una superpoblación.

Según continúa, procedió a realizar la eutanasia al pájaro de acuerdo con las "prácticas de campo estándar para los biólogos". Filardi, además, asegura que "matar un bigotudo ayudará a salvarlos a todos".

Ecoportal.net

El País

http://elpais.com/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos