Estados Unidos

El joven que cambió la carne por los insectos todo un mes

¿Podrías sustituir de tu dieta la carne por gusanos, larvas y grillos? Eso es exactamente lo que hizo un estudiante norteamericano durante 30 días, y nos ha ido contando su experiencia en su Blog de 30 days of bugs, día a día, comida a comida, receta a receta.

Durante el mes de febrero de este año, el joven Camren Brantley-Rios comió insectos en sus comidas tres veces al día, para demostrar de que se trata de una alternativa válida, más sostenible y más ecológica que la carne. De hecho, los insectos tienen un alto contenido de proteínas y calorías, pero consumen muchos menos recursos para su crecimiento o crianza, como puedes imaginar.

¿Cómo fue la experiencia de Camren? Bueno, el chico cuenta que fue muy buena, especialmente una vez superado el escepticismo inicial. Por supuesto, tuvo muy malas experiencias culinarias en esos 30 días, como una vez cuando intentó cocinar el gusano de seda: lo intentó saborear pero el mal olor que desprendía le impidió comérselo. Otros fueron muy buenos, y eran muy baratos, solo tenía que freír con diversas hierbas, setas y cebollas para hacer platos deliciosos.


Es difícil de creer, pero Camren dice ahora que ama su dieta de insectos. Y ha sido capaz de convencer hasta a su madre para unirse a él en algunas comidas. Jason Dombroskie, responsable de la colección de insectos de la Universidad de Cornell, dijo que proyectos como este pueden alentar a más personas para tratar de introducir insectos en sus comidas. Y es que comiendo insectos estamos ayudando al planeta.

La alimentación sostenible es un gran reto para la humanidad a medio – largo plazo. Nuestro planeta, con las tasas de crecimiento actuales en los seres humanos, pronto no encontramos el modo de producir alimentos para todos.

Existe una relación directa entre el cambio climático y la cría intensiva de animales para producir carne. Los datos indican que el 15% del metano que se emite a la atmósfera es producido por ellos. Por su proceso de digestión y por la producción de estiércol. Sin añadir a esos datos la huella de carbono que tiene el transporte y procesamiento de la carne.

Más de 1 millón de insectos comestibles con sabores únicos y una gran cantidad de maneras de cocinarlos te están esperando. ¿Estas preparado? 

No te preocupes, hay otras alternativas para conseguir proteínas sostenibles, pero comiendo plantas. ¿Qué te parece?

 

Ecoportal.net

Ecoinventos

http://ecoinventos.com/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

PROMOS ECOPORTAL – NATURA

Posts más compartidos