Eco-Noticias

Informe Misión de Verificación “Impactos en Ecuador de las fumigaciones realizadas en el Putumayo dentro del Plan Colombia” – Cuarta parte

.

Por Por Organizaciones Ecuatorianas

Primera parteSegunda parteTercera parte

Tipos de Cometa visibles en la prueba de la cometa

A

22.5-25nm

sin daño

70-90%

C

37.5-75nm

daño medio

– 2%

E

112.5nm – +

daño muy alto

– 1 %

B

27.5-35nm

daño bajo

30-10%

D

75 – 110nm

daño alto

– 1 %

E

La misma valoración

Imagen cedida por el Laboratorio de Genética Molecular (PUCE)

Los resultados obtenidos por esta prueba son muy significativos. Los análisis permiten afirmar que las personas analizadas están sometidas a un gran riesgo de padecimiento de cáncer.

Resultados de los análisis de la prueba Cometa

# 1-Fragilidad cromosómica: 21.4%
# 2-Fragilidad cromosómica: 20.0%
# 3-Fragilidad cromosómica: 30.0%
# 4- Fragilidad cromosómica: 28%
Control: Fragilidad cromosómica: 2-4%

Los resultados evidencian que: Donde no debería haber más de un 0,5% de células dañadas nos encontramos con un 48.3%, en el caso 1; 47.6%, en el caso 2; 69.4%, en el caso 3; y, 58.8%, en el caso 4. Es decir, se presenta un daño genético entre 11 y 17 veces más alto de lo normal.

Análisis citogenético:

Se estudiaron linfocitos de sangre periférica y se analizaron los cromosomas buscando en ellos alteraciones estructurales (como roturas) y de número (pérdidas de cromosomas o duplicaciones). Este análisis valora exposición a genotóxicos y es internacionalmente reconocido.

Los resultados de las pruebas de citogenética expresan: “En todos los casos estudiados hubo un índice de división mitótica mucho menor a lo normal. Los datos obtenidos comparados con el grupo control establecido en el laboratorio con un rango de 2-4% evidencian en estos individuos un daño estadísticamente significativo”[20]. El porcentaje de fragilidad cromosómica para cada una de las muestras, fue de 20%, 21.4%, 28% y 30%; que frente al 2 a 4%, supone un valor de 10 a 15 veces más alto que los parámetros normales. La media de fragilidad cromosómica es de 24.85.

Un estudio realizado por este mismo laboratorio, en la provincia de Pichincha en una floricultora, demostraba que los trabajadores estudiados tenían una media de 18,29% de fragilidad cromosómica, con 30 veces más de aberraciones cromosómicas que el grupo control. Con estos datos se afirmaba que “los hallazgos citogenéticos encontrados evidencian que la exposición a pesticidas produce lesiones a nivel del ADN, lo cual incrementa el riesgo mutagénico y carcinogénico en poblaciones ocupacionalmente expuestas”.[21]

Otro estudio[22] del mismo laboratorio, analizó las aberraciones cromosómicas que se producían en trabajadores hospitalarios expuestos a bajos niveles de radiación. La media (24.8) coincide con la presentada en la zona de frontera. Ese estudio pudo observar que el mantenimiento del genotóxico en el tiempo, hace aumentar las aberraciones cromosómicas y, por lo tanto, el riesgo de padecer cáncer.

Los resultados de los análisis obtenidos en la frontera son aún más altos que los encontrados en la floricultora y se ha confirmado que el análisis de Aberraciones Cromosómicas es un buen predictor del cáncer y puede medir la evolución, el pronóstico y tratamiento de lesiones cervicales asociadas a virus de papiloma humano.[23]

Ante estos resultados y teniendo en cuenta los datos de otros estudios similares, se plantean dos hipótesis que deben ser comprobadas con estudios posteriores.

1.- Las fumigaciones pueden ser causantes de estas aberraciones cromosómicas y, de ser así, inciden en el riesgo de cáncer de la población expuesta.

2.- Otro elemento químico puede ser el causante de estas aberraciones cromosómica en el material genético. En este caso, las fumigaciones pueden incrementar el riesgo de patologías sobre una población ya especialmente sensible.

Cualquiera de las dos hipótesis lleva a insistir sobre la urgencia de realizar estudios más amplios, sobre las afectaciones en la salud de las poblaciones expuestas a fumigaciones, de manera sistemática y con la participación de las respectivas instancias gubernamentales y con mecanismos que permitan confrontar los resultados de dichos estudios.

3.b. Objetivo 3: Analizar los cultivos afectados por las fumigaciones, verificar la presunta utilización del Fusarium oxisporum y determinar los nutrientes del suelo y su grado de afectación.

Tras conocer los resultados de los análisis en sangre, las palabras de Jeremy Bigwood asesor de la delegación ecuatoriana, y escritas en el informe anexado de la misma, adquieren un notable valor: “Ni el gobierno de Colombia ni el de EEUU han hecho investigaciones sobre los efectos ambientales de las varias formulaciones que han estado utilizando sobre los diversos ecosistemas de Colombia. Tal uso masivo de unas formulaciones de herbicidas no investigadas y la continua substitución de una formulación por otra no estaría permitido en los EEUU ni en la mayoría de los países del mundo. Como resultado de esta utilización masiva de una formulación no estudiada y la falta de investigación, Ecuador podría estar enfrentando un peligro de proporciones no conocidas”[24]

La incertidumbre con respecto a la fórmula química utilizada dentro del programa de erradicación de cultivos ilícitos, la ausencia de pruebas fehacientes sobre las dosis utilizadas y los niveles de concentración en la mezcla, la falta de mecanismos de control de las mismas, la frecuente contradicción de las autoridades responsables del tema y el silencio de muchas de ellas, contrasta con las denuncias de la población sobre las posibles fumigaciones intercaladas (líquido blanco y otras de polvo café tras las cuales comienza una fuerte comezón). Ante esto, que abierta la pregunta en torno a: ¿Se están utilizando alternadamente la formulación química Roundup Ultra con el agente patógeno Fusarium oxysporum?.

Por la gravedad de las denuncias, la Comisión tomó muestras de suelo y plantas para descartar o confirmar la presencia de Fusarium oxysporum en territorio ecuatoriano. Las muestras se remitieron para su análisis al Servicio Ecuatoriano de Sanidad Agropecuaria, SESA, a su Laboratorio de Fitopatología en la Granja Experimental de Tumbaco, dependiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería.

A lo largo del recorrido realizado, en Ecuador y Colombia, se recogieron muestras de pasto, maíz, maní, arroz y suelos. Una selección de las muestras se presentó al laboratorio para su análisis con los siguientes resultados.

Cuadro de muestras y
resultados
Lugar Cultivo Muestra Resultados
Playera Orient Maíz Raíz Fusarium sp Rhizoctomía sp Cylindrocarpon
Playera Orient Maíz Hojas Helminthosporium Rhizopus sp. Mucor sp.
Pedregosa Pasto Raíz Fusarium sp. Rhizoctomía sp
Pedregosa Pasto Hojas Fusarium sp. Rhizoctomía sp
Chone-2 Maní Raíz Fusarium sp. Rhizoctomía sp
Chone-2 Mani Hojas Fusarium sp. Alternaria sp.
Suelo Fusarium sp. Rhizoctomía sp Cylindrocarpon
Chone-2 Arroz Raíz Fusarium sp. Rhizoctomía sp Rhizopus sp.
Chone-2 Arroz Hojas Fusarium sp. Rhizoctomía sp Rhizopus sp.
Playera Orient Pasto Raíz Fusarium sp. Rhizoctomía sp

Este primer análisis no arroja resultados contundentes, pues sólo se determinó el género. No obstante, llama la atención la presencia del hongo Fusarium en todas las muestras y que esté presente no sólo en las raíces, donde suele ser su hábitat natural, sino en las hojas.

Para ampliar el estudio, se hará un segundo pasó que consiste en el envió de estas muestras a laboratorios fuera del país, para comprobar que si se trata de la especie oxysporum, es decir, que se trata de Fusarium oxysporum y de si ha sufrido o no alguna alteración genética. Es importante reiterar que la presencia de Fusarium oxysporum, tiene graves implicaciones a nivel internacional y nacional, por es considerado un agente biológico utilizado como arma biológica.

La presencia de este hongo también podría ser una consecuencia de las fumigaciones con glifosato. Bigwood en su informe[25] considera que: “el glifosato aumenta el crecimiento de hongos patógenos según numerosas investigaciones científicas. Estos hongos predominan en un área para liberar sus propias toxinas que son tóxicas para muchas de las otras formas de vida cercanas, incluso mamíferos. Uno de los géneros que tienden a aumentarse en presencia del glifosato es el género Fusarium. (…) Especies de este género han sido responsables en todo el mundo por daños serios a muchos cultivos, suelos envenenados, defectos de nacimiento en seres humanos y en un caso documentado la muerte de miles de personas causadas por sus micotoxinas cuando éstas comieron cereales contaminados durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial”. Tal vez esto pueda explicar esta extendida presencia, pero no resuelve todas nuestras interrogantes.

En cuanto a las pérdidas agrícolas sufridas por el sector campesino, se constató que en el territorio colombiano visitado se perdió el 100% de los cultivos de plátano, pasto, yuca, frutales, maíz y caña. Los daños y pérdidas en animales ascendían a: gallinas (10%), caballos (50%), ganado (46%) y perros (16%).

En Ecuador las diferencias fueron significativas en función de su distancia al Río San Miguel, pero en ambas comunidades estudiadas hubo daños importantes y graves para las familias campesinas.

Pérdidas de cultivos del
lado ecuatoriano
Plátano Pasto Yuca Frutas Maíz Café Arroz Maní Cacao
Playera Orient 43% 97.6% 100% 92% 100% 84% 100% 100% 100%
Chone – 2 82% 57% 77.7% 60% 100% 41.5 100% 100% 50%

Esta situación es anterior a una segunda fumigación (4 de octubre) que se dio después de nuestra visita, y que generará nuevos impactos a los cultivos. Las pérdidas de animales no fueron muy señaladas a este lado de la frontera en esta ocasión.

Análisis de nutrientes de las plantas:

Los análisis de nutrientes de las plantas, realizados por Labsu[26], (Laboratorio de Suelos, Aguas y Plantas en la ciudad deCoca) descubren lo siguiente:

“Los niveles de proteínas son muy pobres (…) el vegetal no absorbe este nutriente debido a una posible influencia externa, la cual se vio claramente durante la extracción del material de estudio. Este vegetal se observó seco en sus partes aéreas y con putrefacción a la altura de las raíces y tallos.
El pasto Dallis presenta niveles altos en cuanto a fósforo total (el glifosato es un organofosforado)[27], casi el doble de lo reportado como normal en Bibliografía (760mg/Kg). Consideramos que este es un dato ANORMAL, lo que señala que la planta no ha absorbido el exceso del suelo, ya que el suelo donde se extrajo ese material presenta cantidades adecuadas y no excesivas de este elemento. Posiblemente este exceso pueda provenir de una influencia externa que se aplicó directamente sobre las hojas del vegetal.[28]”

El exceso de la presencia de fósforo queda claro que es causado por la fumigación y los datos revelan que la cantidad de este elemento es tan alta en las zonas de Colombia donde se ha fumigado directamente (Nueva Granada, valores 1.136,5; 1.857,7 y 945,1), como en Chone 2, (donde el resultado fue de 1.880,7 de fósforo total)

El informe reportado concluye “Las muestras estudiadas han sufrido una influencia negativa externa, lo que se ha reflejado en secamiento y posterior muerte del vegetal. Consideramos que este estudio se debe realizar a futuro para obtener mayor información[29]”

Análisis de nutrientes del suelo:

Los resultados de los análisis también realizados en Labsu sobre los nutrientes de los suelos no revelan alteración alguna. Concluyen que “los suelos estudiados no presentan un serio problema para el desarrollo agrícola, salvo algunos de estos que haya que proceder a la fertilización. Sin embargo se considera necesario realizar un monitoreo constante para determinar el avance en los procesos de degradación de los suelos y cultivos.[30]”

Ante esto se ha previsto una nueva visita a la zona ecuatoriana dentro de 6 meses para ver la evolución del estado del suelo.

Quinta parte

Estos artículos también podrían interesarte