Eco-Noticias

Las ONGs cubanas e internacionales ante la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible Contribución al Foro Global – Segunda Parte


Primera Parte

9. La situación actual de cuba y el papel de las ongs cubanas en la protección del medio ambiente

A pesar de las dificultades económicas que Cuba afronta como consecuencia del recrudecimiento del bloqueo norteamericano y de la desaparición de la URSS y del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), con quienes tenía relaciones comerciales básicas y fluidas, la decisión del gobierno de dar priorizada atención a los problemas ambientales, se ha expresado no solo en la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, sino en la responsable política ambiental establecida y la institucionalización de esta, plasmadas en la promulgación de la Ley No. 81, del año 1994, que regula las acciones ambientales nacionales de acuerdo con los compromisos contraídos en la Cumbre de Río en el año 1992. Con este proceso, los hechos aislados de protección ambiental de instituciones y organismos, característicos de antes de 1993, dieron paso a un trabajo más sistemático de planificación y de seguimiento. Así se encauzaban las preocupaciones de personalidades y ONGs del país de desarrollar la economía sin descuidar la protección del medio ambiente. Si Cuba no ha hecho mucho más de lo que ha alcanzado en estos últimos cuarenta años, ha sido porque el bloqueo impuesto por los Estados Unidos de América a la Isla desde 1962 se ha convertido en el principal freno al desarrollo del país, lo cual es contrario a la Carta de las Naciones Unidas y a otros convenios y pactos internacionales.

Aunque en Cuba la disponibilidad del agua es limitada porque no existen ríos de gran longitud y caudal y la distribución de la red fluvial es irregular para todo el país, el Estado ha realizado numerosas inversiones en infraestructura hidráulica que permiten disponer de un volumen anual de 13 mil 280 metros cúbicos, alrededor del 55 por ciento de los recursos hidráulicos potenciales. En el año 2000 el 90.15 por ciento de la población tenía acceso al agua potable. Cada año se destinan mayores recursos para estos fines, lo que permitió hasta ese año una cobertura de agua potable en el área urbana del 98.3 por ciento y en la rural del 82 por ciento, cifra que se está incrementando con la construcción de nuevas redes de acueductos por el Estado y las ONGs en coordinación con la población de las localidades. Respecto al saneamiento, el 96.3 por ciento de la población urbana dispone de servicios de alcantarillado, fosas y letrinas, mientras que el 82.4 por ciento del área rural dispone de algunos de estos servicios, fundamentalmente fosas sépticas y letrinas.

El estado cubano destina una gran cantidad de recursos para adquirir combustibles sin que por ello se descuide el desarrollo de programas de alta significación social que garantizan el acceso de toda su población a mejores servicios de educación, salud, comunicaciones, las más modernas tecnologías informáticas y la elevación de sus niveles de alimentación. El 95 por ciento de la población del país recibe suministro de energía eléctrica. Entre los principales programas se encuentra el de la introducción masiva de las fuentes renovables, con especial énfasis en la instalación de módulos de paneles fotovoltaicos para suministrar electricidad a poblados, viviendas aisladas, escuelas, clínicas, consultorios médicos y otros consumos sociales en zonas rurales sin acceso a las redes eléctricas. En los últimos años se ha promovido la utilización de la energía eólica, el empleo de las mini hidroeléctricas y la obtención de energía a partir del biogas. Esto demuestra incuestionablemente que cuando existe voluntad política real, es posible avanzar en la solución de problemas sociales básicos, asimilando y difundiendo progresivamente la aplicación de tecnologías sostenibles.

Hasta 1959, la devastación de los bosques tuvo las dimensiones de un desastre ecológico. En ese año el territorio nacional disponía de solo el 14 por ciento de superficie boscosa. Al cierre del año 2001, las áreas forestales del país eran del 21.6 por ciento. Esta política estatal -una de las pocas en el mundo que ha logrado un crecimiento sostenido de su área de bosque en los últimos años- ha sido efectiva gracias a la participación voluntaria y comprometida de millones de personas en los planes locales de reforestación. Similar prioridad tiene también el proceso de recuperación de los suelos. El desarrollo de las investigaciones científicas en esta esfera está dirigido a apoyar a los principales programas ambientales como los de conservación y rehabilitación de los suelos, la lucha contra la desertificación y la sequía, las cuencas hidrográficas, la reforestación, el Plan Turquino Manatí, así como al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, entre otros. Durante el período comprendido entre 1969-1990, la agricultura absorbió el 25 por ciento de las inversiones nacionales, y diez años después, ese sector recibió el 56 por ciento de las mismas.

El respeto a los ecosistemas y a su biodiversidad, constituye un alto compromiso nacional. Cuba, como parte del Caribe insular ha potenciado su desarrollo turístico dando especial énfasis al manejo sostenible de sus recursos terrestres, marinos y costeros. Para ello, se ha propuesto el establecimiento de una red de 258 áreas protegidas que cubren un 22 por ciento del territorio nacional, lo cual constituye una muestra de los avances alcanzados en este sentido.

En Cuba, la pandemia del SIDA aún se mantiene en grupos reducidos, por lo que está catalogada como de bajo nivel; la cantidad de personas infectadas en relación con su población total, es la más baja en América Latina y menor que la de la mayoría de los países desarrollados. Desde que se detectaron los primeros enfermos, a mediados de la década del 80, se han infestado 4,165 personas. En la actualidad viven 3,098 personas con el VIH. De los 1766 que han enfermado de SIDA, 1002 han fallecido. Más del 99 por ciento adquirió la infección por vía sexual, el 0.2 (o sea 9 casos) por vía vertical (madre a hijo) y 0.4 por ciento parenteral (16 casos, de ellos 7 por transfusión de sangre). Del total de personas infestadas, el 78.8 por ciento son hombres y el resto -21.2 por ciento- mujeres. La tasa de incidencia del SIDA por millón de habitantes ha fluctuado en los últimos cinco años de 8.9 en 1996 a 31.8 en el 2001. El lento crecimiento de la epidemia y la disminución en el número de fallecidos por la aplicación de la terapia antirretroviral, ha sido posible gracias a que los enfermos reciben gratuitamente su tratamiento y por el fuerte trabajo en el terreno de la educación y la protección, así como la divulgación de la enfermedad y las formas de prevenirla.

En diversas reuniones internacionales, tanto el Presidente cubano Fidel Castro, como el Vicepresidente Carlos Lage, han reiterado la disposición solidaria del país de ayudar al continente africano a enfrentar la pandemia con el envío de 4,000 médicos y paramédicos cubanos a los países más necesitados, antirretrovirales para 30 mil pacientes, los equipos y kits diagnósticos necesarios para los programas básicos de prevención y los profesores cubanos necesarios para crear 20 Facultades de Medicina, si existe apoyo financiero por parte de los países desarrollados.

Durante los últimos años, el gobierno cubano ha enfrentado los problemas económicos y la crisis económica internacional, con medidas encaminadas a recuperar la caída del PIB. En ningún momento la respuesta ha sido de carácter neoliberal ni adoptada de espaldas al pueblo, como fue característica en la mayoría de los países de la región. Se priorizó la protección a los sectores de la población de más bajos ingresos y mantuvo la igualdad en los accesos a los servicios básicos -educación, salud, seguridad social- directos e indirectos. Se ha logrado mantener la entrega de una canasta básica de alimentos a todos los ciudadanos, con acceso equitativo y a precios subsidiados por el Estado, la que aporta más del 50 por ciento de las calorías necesarias y no ha tenido variación de precios en los últimos 20 años (Los subsidios estatales a la canasta básica y el consumo social fueron en el año 2000 el 2.9 por ciento del PIB). La apertura a la inversión de capital extranjero, necesaria para reanimar zonas de la economía nacional carentes de financiamiento, se hizo tomando en cuenta los intereses estratégicos de la nación, la preservación de la soberanía y la identidad nacionales.

Como resultado de la tendencia creciente de la feminización de la fuerza técnica y profesional en Cuba, que actualmente alcanza el 66,6% , la mujer tiene una mayor presencia y protagonismo en la gestión ambiental en el país. Según datos del Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CYTED) de la Organización de Estados Americanos (OEA) de 1999, Cuba es el país con el mas alto índice de mujeres investigadoras en relación con los hombres.

La principal contribución a la seguridad alimentaria del país ha sido sin dudas a través de los cambios radicales propiciados en la estructura de la propiedad de la tierra por las leyes de Reforma Agraria de 1959 y 1963, mediante las cuales unos cien mil campesinos y campesinas, la mayoría de ellos antiguos arrendatarios, subarrendatarios y aparceros, recibieron títulos de propiedad. Con estas medidas, se incrementaron las tierras agrícolas y cultivables, se transformó la ganadería y aumentaron los niveles de regadío, fertilización y mecanización. Los diferentes centros de producción, investigación y universidades agropecuarias, creadas en los últimos cuarenta años, han contribuido a incrementar la calidad de los cultivos y el desarrollo tecnológico del campesinado cubano. Ante el descenso de la producción nacional de alimentos y de la reducción de la capacidad de compra en insumo y alimentos, en el año 1994 se introdujeron cambios en las formas de producción, entre los que se encuentran la transformación de las grandes empresas estatales a otras de menor dimensión y mayor autonomía y el fortalecimiento de la agricultura urbana, tomando en cuenta los patrones de la agricultura sostenible.

No obstante los esfuerzos realizados para incrementar la producción nacional, la dependencia de los suministros externos sigue siendo muy significativa. Ello, unido a las constantes disminuciones de los precios de los productos de exportación y aumentos en los de importación, las barreras arancelarias y no arancelarias que enfrentan Cuba y el resto de los países del Tercer Mundo, hace que se mantenga una restricción sensible en la disponibilidad de alimentos básicos y, por consiguiente, el nivel de satisfacción de los requerimientos nutricionales no se ha recuperado aún, en comparación con los disponibles en 1989.

Un número importante de ONGs cubanas tienen como tarea fundamental de su trabajo el incremento de la producción de alimentos y el desarrollo rural, con lo que juegan un papel importante en las transformaciones estructurales de la agricultura, consolidan modelos de desarrollo productivos, eficientes y sostenibles, mejoran la alimentación animal, la nutrición y el manejo de los rebaños y promueven la participación popular -fundamentalmente de la mujer- en la agricultura, con un bajo costo para los productores. – EcoPortal.net
_____________________________________________

Organizaciones no gubernamentales cubanas e internacionales radicadas en Cuba, relacionadas con los preparativos de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible
_____________________________________________

– Academia de Ciencias de Cuba (ACC)
– Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU)*
– Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF)
– Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC)*
– Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA)
– Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP)
– Brigadas Técnicas Juveniles (BTJ)
– Centro Memorial Dr. M. Luther King Jr
– Centro de Estudios Europeos (CEE)*
– Centro de Estudios sobre la Juventud (CESJ)*
– Centro de Información y Estudios para las Relaciones Interamericanas (CIERI)
– Consejo de Iglesias de Cuba
– Federación de Mujeres Cubanas (FMC)*
– Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ)
– Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MOPAZ)
– Sociedad Cubana para la Promoción de las Fuentes Renovables de Energía y el Respeto al Medio Ambiente (CUBASOLAR)
– Sociedad Económica de Amigos del País de La Habana (SEAP)
– Sociedad Pro-Naturaleza
– Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC)*
– Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba (UNAICC)
– Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes *

* ONGs con estatuto consultivo ante el Consejo Económico y Social (ECOSOC) de las Naciones Unidas

 
  * Mayda Hernández Díaz
Vicepresidenta
ACTAF – Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales

Estos artículos también podrían interesarte

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos