México

Desarrollan tecnologías de bajo impacto para evitar inundaciones

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) busca implementar un sistema de biorretención de agua con el objetivo de mantener un control en la erosión de suelos y evitar inundaciones. El sistema permitirá reutilizar además el agua de escorrentía, es decir, el agua que recorre la superficie de las ciudades, ya sea estacionamientos, banquetas y techos.

Dicho proyecto es encabezado por la doctora en biotecnología Gabriela Alejandra Vázquez Rodríguez, quien es profesora investigadora en el área académica de Química de la UAEH, y cuenta además con una especialidad en el tratamiento biológico del agua.

La idea del sistema surgió como parte de las actividades del cuerpo de investigadores al que pertenece, “nos interesa todo lo relacionado con las tecnologías de conservación del agua”, comentó la doctora Gabriela Vázquez.

Las tecnologías de bajo impacto son aquellos sistemas tecnológicos de bajo costo que se incorporan al paisaje urbano de un modo muy sencillo y permiten restablecer el ciclo hidrológico que en las ciudades no funciona adecuadamente.

De acuerdo con la especialista, la UAEH ya tiene instalada una tecnología de bajo impacto que permite la infiltración y recolección del agua a través de una celda de biorretención. La eficiencia de este medio se medirá a través de un año de monitoreo para evaluar su calidad y así poder reutilizarla.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Vázquez explicó la importancia de este proyecto para la normalización del ciclo hidrológico y la reutilización del agua que cae en temporada de lluvias en el país.

La UAEH ya tiene instalada una tecnología de bajo impacto que permite la infiltración y recolección del agua a través de una celda de biorretención

– Agencia Informativa Conacyt (AIC): ¿Cómo surge la idea de utilizar tecnologías de bajo impacto para evitar inundaciones?

Gabriela Alejandra Vázquez Rodríguez (GAVR): Todo inició como parte de las actividades que tenemos como docentes e investigadores, tenemos un interés común en todo lo relacionado con las tecnologías de la conservación del agua y es así como decidimos iniciar con un proyecto que involucre estas tecnologías y sea aplicable en el estado de Hidalgo y que pueda reproducirse en todo el país.

– ¿Qué son las tecnologías de bajo impacto y qué funciones tienen?

Hablando específicamente de nuestro caso, son aquellos sistemas tecnológicos de bajo costo que se incorporan al paisaje urbano de un modo muy sencillo y que permiten restablecer el ciclo hidrológico que en las ciudades se encuentra funcionando mal.

Lo que las tecnologías de bajo impacto hacen es permitir que el agua que naturalmente debería infiltrarse al suelo, lo haga. Por lo general, en las ciudades existen superficies impermeables, por lo que dejan que el agua de lluvia resbale pero no se infiltra en el suelo. Esto es muy dañino para el ciclo hidrológico ya que se requiere justamente de la infiltración para continuar con un ciclo normal.

– ¿Por qué utilizar estas tecnologías para evitar los problemas de inundación?

Dependemos de los pozos de abastecimiento para tener agua a nuestro alcance y estos no se recargan bien cuando las superficies están selladas.

Sucede que cuando en una ciudad tenemos demasiadas superficies de este tipo, ocurre que el agua de lluvia no tiene a dónde ir, entonces en lugar de poder infiltrarse al suelo, como ocurre por ejemplo en un bosque, en una ciudad el agua simplemente se acumula en la superficie y fluye.

Es así como en toda gran ciudad, desde Nueva York hasta Ámsterdam, Río de Janeiro, se inundan durante una tormenta, y en México este problema es muy grave porque tenemos una temporada de lluvias muy corta pero muy intensa, y en Hidalgo sucede esto, tenemos nueve meses donde casi no llueve, pero en la temporada de lluvias cae agua en exceso y esto causa muchos problemas ya que se inundan ciertas regiones y, por otro lado, no se permite la recarga de los mantos freáticos.

Ese es el principal problema que tenemos en las ciudades, las superficies impermeables que aumentan con el progreso de las construcciones.

– ¿Qué se busca con el uso de estas tecnologías?

Con las tecnologías de bajo impacto se busca proporcionar superficies donde el agua pueda infiltrarse y hacer que el ciclo hidrológico se vuelva natural.

Estas tecnologías están en crecimiento en todo el mundo, los principales desarrollos que se han hecho han sido en países con clima templado y son realmente de bajo costo. Algunos ejemplos de estas tecnologías son los pavimentos permeables, las azoteas verdes y las celdas de biorretención.

De alguna u otra manera, en estos casos se permite la retención, infiltración del agua y que no causen tanto problema en la superficie.

Hay países donde las tecnologías de bajo impacto son muy comunes; en el futuro próximo se espera que noventa por ciento de los tejados de Alemania sean verdes. Una azotea verde absorbe el agua que cae con las lluvias y no solamente la deja pasar.

"Nuestro objetivo, que es la reutilización del agua, es novedoso ya que en otros países como Estados Unidos, la reutilización no es prioridad y para nosotros sí"

– ¿Qué otras ventajas proporcionan y cuál es el objetivo de utilizarlas en la UAEH?

Esta tecnología tiene otros beneficios además de restablecer el ciclo hidrológico. Está el proporcionar espacios verdes, son bonitos, purifican el aire, mitigan las islas urbanas de calor, que son las diferencias de temperatura que son muy grandes en las ciudades.

Lo que hicimos como grupo de investigación fue adaptar estas tecnologías al clima semiárido de México y que predomina en tres cuartas partes del país, esa es la parte que queremos destacar.

Nuestro objetivo, que es la reutilización del agua, es novedoso ya que en otros países como Estados Unidos, la reutilización no es prioridad y para nosotros sí.

– ¿Qué herramienta de estas tecnologías emplearon ustedes como grupo de investigación?

Lo que propusimos fue instalar una celda de biorretención en el campus de la UAEH, ya la construimos y desde el mes de diciembre del año pasado comenzó a funcionar. Creemos que una celda de biorretención como la que construimos en la universidad, además de evitar un problema de inundaciones, que es muy agudo aquí en el campus universitario, permitirá reutilizar el agua de escorrentía que se genera.

La celda es como un filtro que se instala donde haya un hundimiento de terreno, que es el sitio más adecuado para construirlas ya que son en sitios con estas características donde fluye el agua naturalmente.

Una vez instalada se rellena la zona con material que permita la infiltración, como por ejemplo arena o tezontle, por mencionar algunos.

Ecoportal.net

Servindi

https://www.servindi.org/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Posts más compartidos