Deshidratación
Imagen de Nadine Doerlé en Pixabay
SALUD

12 signos de deshidratación que no deberías ignorar

Además de la sed, muchas personas ignoran los signos comunes de deshidratación, creyendo que los síntomas que sienten finalmente se resolverán.

Durante años, muchos dietistas, nutricionistas, médicos e incluso fisiólogos del ejercicio han predicado la importancia de consumir un mínimo de ocho vasos de agua de 250cm3 por día. Y esto es por varias razones. 

En primer lugar, el agua contiene cero calorías. Ese hecho por sí solo lo convierte en una bebida ideal para quienes intentan perder algunos kilos o desean mantener un peso saludable.

En segundo lugar, beber mucha agua ayuda a eliminar las toxinas que de otro modo afectarían negativamente al sistema inmunitario. Y, a su vez, podrían conducir a una miríada de problemas de salud. De hecho, los dietistas, nutricionistas, médicos y fisiólogos del ejercicio ensalzan los beneficios del agua potable a diario, en botella o de otra manera.

POR QUÉ DEBERÍAS BEBER AGUA, TENGAS SED O NO

Es natural alcanzar una botella o un vaso de agua cuando tiene sed;  sin embargo, hay datos creíbles que muestran que beber agua fría y refrescante, incluso cuando no tiene sed, puede tener un impacto positivo en el cuerpo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el agua ayuda al cuerpo a mantener una temperatura óptima, lubrica y amortigua las articulaciones, y protege la médula espinal y otros tejidos sensibles. Por supuesto, los beneficios no terminan ahí. Beber mucha agua aumenta la micción y estimula las deposiciones regulares. Ambos procesos funcionan para eliminar las toxinas dañinas del cuerpo y al mismo tiempo ayudan a mantenerlo hidratado.

LO QUE QUIZÁS NO SEPAS SOBRE LA DESHIDRATACIÓN

Podría decirse que una de las peores cosas que puede hacer a su cuerpo es permitir que se deshidrate. Y esto no se basa en la hipérbole, ya que no faltan estudios que prueben que la deshidratación puede tener un profundo impacto en la salud y la calidad de vida en general. Antes de profundizar en el costo que tiene la deshidratación en el cuerpo, tomemos un momento para explorar lo que significa estar deshidratado.

En resumen, la deshidratación se refiere a un estado en el que el cuerpo pierde más líquidos de los que ingiere. Cuando esto sucede, altera el delicado equilibrio de sodio y otros electrolitos en el cuerpo. Teniendo en cuenta que más de dos tercios del cuerpo humano está compuesto de agua, incluso una ligera interrupción en lo que respecta al delicado equilibrio de estos minerales puede afectar negativamente su funcionamiento.

¿QUÉ CAUSA QUE EL CUERPO SE DESHIDRATE?

Aunque perder líquidos y no reponerlos es una forma rápida de deshidratarse, debe saber que varias cosas pueden contribuir a la pérdida de líquidos. Y todos pueden dejar el cuerpo leve, moderado o severamente deshidratado. En términos generales, la pérdida de líquidos es un subproducto de la sudoración, orinar, defecar y escupir.


También vale la pena señalar que el ejercicio extenuante o practicar deportes pueden causar aún más sudoración, escupir y orinar. Y en algunos casos, diarrea, que puede aumentar la probabilidad de deshidratación. Aunque rara vez se discute, el llanto también puede provocar pérdida de líquidos y deshidratación.

Después de todo, estas actividades pueden hacer que sudes más que alguien que lleva un estilo de vida sedentario. Para poner esto en contexto, la tasa promedio de sudoración entre las personas que hacen ejercicio o practican deportes regularmente es de aproximadamente 3 a 4 litros por hora o aproximadamente 10 litros por un día completo.

Con todo, aquellos que están físicamente activos se deshidratarán a un ritmo más rápido que aquellos que no lo están. Sin embargo, ambos grupos deben hacer un punto para reponer su cuerpo con agua tanto como sea posible. Mientras estamos en el tema, vale la pena señalar que lo siguiente también puede conducir a la deshidratación:

ENFERMEDADES

Además de hacerte sentir miserable, la gripe, por ejemplo, puede aumentar la probabilidad de deshidratarte. Los estudios muestran que la gripe desencadena un aumento de la tasa metabólica. Esta enfermedad no solo crea un desequilibrio mineral en el cuerpo, sino que también hace que sea extremadamente difícil mantenerse hidratado.

ENFERMEDADES CRÓNICAS

Según un artículo publicado por diabetes.co.uk , la comunidad de diabetes más grande del mundo, la diabetes y la deshidratación tienden a ir de la mano. Las personas con diabetes generalmente tienen dificultades para mantener sus niveles de glucosa en sangre bajo control. Y cuanto más altos sean sus niveles de glucosa en sangre, más probabilidades tienen de deshidratarse.

12 SIGNOS DE DESHIDRATACIÓN QUE NO DEBEN IGNORARSE

Además de la sed, muchas personas ignoran los signos comunes de deshidratación, creyendo que los síntomas que sienten finalmente se resolverán. Como resultado, muchos de estos mismos individuos se deshidratan tan severamente que deben ser hospitalizados. Los signos comunes de deshidratación, que pueden o no estar acompañados de sed, incluyen los siguientes:

SIGNOS LEVES A MODERADOS DE DESHIDRATACIÓN

  1. Orinar con menos frecuencia.
  2. Una disminución en la producción de saliva.
  3. Dolores de cabeza
  4. Calambres musculares
  5. Piel siempre fría o seca.

SIGNOS SEVEROS DE DESHIDRATACIÓN

  1. Orina oscura
  2. Aturdimiento
  3. Latidos rápidos
  4. Respiración rápida
  5. Fatiga extrema
  6. Desmayo
  7. Ojos hundidos

Esta lista no abarca todos los síntomas asociados con la deshidratación; sin embargo, los enumerados se encuentran entre los signos de deshidratación más comúnmente ignorados.

¿QUIÉN TIENE MAYOR RIESGO DE DESHIDRATARSE?

Si bien cualquiera puede deshidratarse, el riesgo es mucho mayor entre los adultos mayores. Algunos de los factores que hacen que los adultos mayores sean más susceptibles a la deshidratación incluyen los siguientes:

INCAPACIDAD PARA RETENER LÍQUIDO

Una de las desventajas de envejecer es que su cuerpo ya no puede mantener el mismo nivel de líquidos en comparación con cuando éramos jóvenes. En esencia, esto significa que los adultos mayores tendrán que beber casi el doble de agua que alguien más joven para mantenerse hidratados.

UNA RESPUESTA DE SED REDUCIDA

La respuesta a la sed es una condición que ocurre cuando hay un aumento en el sodio y otros minerales en el cuerpo, lo que ocurre cuando los niveles de líquido caen demasiado bajo. A medida que envejecemos, nuestra respuesta de sed comienza a disminuir. Como resultado, muchos adultos mayores se deshidratan sin siquiera darse cuenta.

MALA FUNCIÓN RENAL

Otra desventaja de envejecer es que tenemos más probabilidades de desarrollar enfermedad renal, que también puede aumentar el riesgo de deshidratación. Según un estudio publicado por la Universidad Johns Hopkins, más del 50 por ciento de las personas mayores de 75 años o más tienen alguna forma de enfermedad renal. Como resultado, tienden a perder más líquido que el cuerpo necesita cuando orina en comparación con alguien mucho más joven. Por esta razón, la National Kidney Foundation alienta a todas las personas mayores de 60 años a someterse a exámenes de riñón regulares.

PROBLEMAS DE MOVILIDAD

Lamentablemente, muchos adultos mayores tienen dificultades para moverse incluso cuando solo intentan llegar a la cocina para beber agua y mantenerse hidratados.

COMPLICACIONES QUE SE DERIVAN DE LA DESHIDRATACIÓN, YA SEA JOVEN O VIEJO

Ahora que hemos superado los signos de deshidratación, síntomas y quién está en mayor riesgo, volvamos nuestra atención a las complicaciones asociadas con la deshidratación prolongada:

LESIONES POR CALOR

Para aquellos que disfrutan de hacer ejercicio o practicar deportes, mantenerse hidratado es fundamental. Después de todo, la deshidratación al participar en estas actividades se ha relacionado con calambres por calor, agotamiento por calor y, peor aún, golpes de calor.

CHOQUE DE BAJO VOLUMEN DE SANGRE

Esta complicación particular causada por el estreñimiento prolongado puede ser mortal, ya que puede causar una caída severa de la presión arterial y también reduce el flujo de oxígeno en todo el cuerpo.

CONVULSIONES

La deshidratación prolongada también aumenta el riesgo de convulsiones debido a una disminución en el sodio y otros electrolitos, según un estudio publicado por los Institutos Nacionales de Salud. Como referencia, los electrolitos son instrumentales en la transmisión de señales eléctricas entre las células. Cuando las personas se deshidratan, estas señales se interrumpen, a menudo hasta el punto en que ocurren contracciones musculares involuntarias, también conocidas como convulsiones. En casos extremos, estas mismas convulsiones también pueden provocar lesiones graves en la cabeza.

INFECCIONES DEL TRACTO URINARIO

Aunque las infecciones del tracto urinario, también conocidas como infecciones urinarias, y la deshidratación no parecen tener nada que ver entre sí, las dos están muy interconectadas. Los estudios muestran que los episodios continuos y prolongados de deshidratación pueden conducir a un mayor riesgo de desarrollar infecciones del tracto urinario. Y esto se debe a que el cuerpo no tiene suficientes líquidos para eliminar adecuadamente las bacterias que a veces llegan al tracto urinario.

REFLEXIONES FINALES SOBRE LOS SIGNOS DE DESHIDRATACIÓN

En resumen, una de las mejores maneras de mejorar su salud general y mantener a raya la deshidratación es beber un mínimo de ocho vasos de agua de 250cm3 por día. Por supuesto, es una buena idea aumentar su consumo si hace ejercicio regularmente, practica deportes o si está en sus años dorados. Además, el agua contiene cero azúcares, sal y calorías. Cada uno de estos motivos lo convierte en una excelente alternativa al jugo, los refrescos o las bebidas deportivas.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

  • Habría un error en el último párrafo donde dice “además, el agua contiene cero azúcares, sal y calorías”, pues normalmente y necesariamente el agua potable saludable debe contener sales, en lo posible no en concentraciones altas, sobre todo de sodio, pero debe contener por lo menos 500 mg de sales, equilibradas (lo que no se consigue siempre, pero es lo ideal), y otros elementos menores (y por supuesto, bajo o nulo contenido en nitratos y nitritos, flúor, arsénico y vanadio, entre otros contaminantes comunes). El cloruro de sodio, es necesario para la fluidéz de la sangre y la hidratación del cuerpo, pero es perjudicial para la presión cuando está en alta proporción, es decir, mayor a 1000 mg por litro, y para las personas hipertensas a quienes por lo general se le prohíbe todo alimento o bebida que contenga sodio o se le aconseja que lo consuma en muy bajas proporciones.