telangiectasias, las arañas vasculares
Piel SALUD

Arañas vasculares: un problema estético con solución

Las arañas vasculares afectan a un gran número de la población adulta. Aunque no resultan perjudiciales para nuestra salud, aprender a prevenirlas y elegir el mejor remedio para eliminarlas es importante si queremos cuidar de nuestra apariencia. Contar con la ayuda de profesionales y adquirir hábitos de vida saludables nos ayudará a lucir una piel sana y sin complejos en muy poco tiempo

Las arañas vasculares, ese antiestético problema 

Conocidas en el lenguaje médico como telangiectasias, las arañas vasculares se producen por la dilatación de los vasos capilares que existen en la superficie de la piel. Este tipo de afección no supone un riesgo para la salud. Pero su aspecto, una maraña de pequeñas líneas rojas o azules en el rostro o las piernas, pueden causar complejo en quienes las sufren.

Las arañas vasculares se suelen confundir con las varices. A primera vista similares, se diferencian en que las arañas son indoloras mientras que las varices provocan un dolor molesto y continuado. 

Tratamientos para eliminar las arañas vasculares

Cualquier persona adulta puede sufrir de arañas vasculares. Estas tienden a aumentar su tamaño y a extenderse por toda la dermis. Por lo que es recomendable tratarlas y eliminarlas antes de que el problema tenga una difícil solución:

Someterse al Super Vein Removal (SVR)

Uno de los remedios más eficaces y recomendados es el tratamiento láser Super Vein Removal (SVR). Gracias a este tratamiento se logra eliminar las arañas de forma definitiva. El SVR es un tratamiento efectivo que no requiere anestesia ni ningún tipo de reposo. El SVR libera energía láser de una forma gradual y con pulsos aplicados a baja influencia. Para proteger y respetar nuestra dermis.

Después de una sesión con SVR, podremos continuar con nuestra vida habitual sin ningún tipo de problema. Si el especialista lo aconseja, deberemos someternos a más de una sesión para eliminar de forma total las arañas.

Hacerse baños fríos

Realizar duchas de agua fría sobre las piernas todos los días ayuda a activar la circulación y a reducir y prevenir las arañas vasculares. No obstante, este método si bien alivia la inflamación y estimula la circulación sanguínea no elimina totalmente la dilatación de los capilares.

Utilizar cremas y geles específicos

Las cremas y geles circulatorios alivian la sensación de pesadez de las piernas y estimulan su circulación. Lo que provoca la reducción y eliminación de arañas vasculares finas y recientes, pero no aquellas con mayores dimensiones o que ya se han extendido por gran parte de la dermis.

Llevar una dieta antioxidante

Tomar alimentos que contengan bioflavonoides es una manera sana de prevenir la dilatación capilar. Estos antioxidantes ayudan a fortalecer las paredes de las venas, logrando una mejor circulación sanguínea. Las uvas, las fresas, el brócoli o el té verde, son algunos de los alimentos que debemos incluir en nuestra dieta.

Optar por la escleroterapia

La escleroterapia se suele utilizar para eliminar venas varicosas pequeñas pero también para las arañitas. Este tratamiento se realiza en varias sesiones y consiste en inyectar una solución en la vena. La solución hace que la vena cicatrice hasta desaparecer, forzando a la sangre a reencaminarse a través de venas y capilares sanos. La escleroterapia no ofrece resultados inmediatos. En muchos casos, se debe esperar un mes o más para apreciar la mejoría.

Qué debemos saber sobre las arañas vasculares

Las arañas vasculares tienen un tamaño inicial de un milímetro de espesor. Su forma es ramificada, con aspecto de araña. Y su color es azul o rojo. Su aparición puede tener lugar en cualquier parte del cuerpo. Los sitios más habituales en los que podemos encontrarlas son la zona de las piernas (rodillas, muslos, tobillos,..) y del rostro (mejillas, barbilla y aletas de la nariz).

La aparición de las arañas vasculares se produce por diversos factores. Los más importantes son el factor genético, la obesidad, el sedentarismo y pasar largas horas de pie. En el caso de las mujeres, los cambios hormonales que conllevan el embarazo, la menopausia y la ingesta de anticonceptivos orales también influyen. Una dieta alta en sal y grasas y exponerse a fuentes de calor también favorecen a su aparición.

Prevenir y curar las arañas vasculares es posible

Como hemos visto los baños fríos y las cremas especiales pueden ayudarnos a prevenirlas y a paliar su aspecto. Mientras que tratamientos médico-estéticos como el láser las eliminan por completo. Otras formas de prevención son: no permanecer de pie durante mucho tiempo, realizar ejercicio a diario (caminando un mínimo de 20 minutos), evitar las exposiciones al sol y no llevar prendas de ropa demasiado ajustadas ni zapatos de tacón. Solucionar el problema de las arañas vasculares es posible y está al alcance de nuestra mano. Ahora que conocemos las causas y los remedios para combatirlas, conseguiremos un aspecto más joven y natural para nuestra piel.

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario