Agua

El ALCA y el Agua

El ALCA y el Agua tienen mucho más en común que contar ambas palabras con cuatro letras, ni el ALCA es solamente un acuerdo comercial ni el agua es solamente ese liquido ingenuo que vemos salir de las canillas cuando las abrimos, no es casualidad que el todopoderoso dios mercado ponga tanto interés en ellos.

Por Alberto D. Muñoz

El ALCA y el Agua tienen mucho más en común que contar ambas palabras con cuatro letras, ni el ALCA es solamente un acuerdo comercial ni el agua es solamente ese liquido ingenuo que vemos salir de las canillas cuando las abrimos, no es casualidad que el todopoderoso dios mercado ponga tanto interés en ellos.
 

El ALCA y el Agua tienen mucho más en común que contar ambas palabras con cuatro letras, ni el ALCA es solamente un acuerdo comercial ni el agua es solamente ese liquido ingenuo que vemos salir de las canillas cuando las abrimos, no es casualidad que el todopoderoso dios mercado ponga tanto interés en ellos.

Que estemos hablando de un acuerdo de integración comercial antes que de un acuerdo de integración política no quiere decir que dicho acuerdo no exista sino mas bien que ya esta definido quien manda y quienes obedecemos, que no este definido un acuerdo de integración cultural es solo síntoma de que ya esta definida cual será la cultura dominante y cuales las marginadas, por lo tanto cuando hablamos del ALCA estamos hablando de poder, de quién, como, cuando y por que se decide, en suma estamos hablando del conflicto por ser como individuos, como comunidades, como naciones, como regiones.

Por otra parte la historia de relación entre el hombre y el agua, es una historia de conflictos de poder por el acceso y su utilización y ha estado asociada a múltiples guerras a lo largo del tiempo, sin contar con las premonitorias palabras del ex vicepresidente del Banco Mundial Ismael Serageldin en el sentido de así como las guerras del siglo XX fueron por el petróleo, "las guerras del siglo XXI serán en lucha por el agua".Tal es así que el término rival o rivalidad proviene del latín "rivus" (arroyo o riachuelo), o sea que un rival es aquel que utiliza la misma fuente de agua.

Pues hechas estas relaciones intrínsecas con el poder y sus conflictos asociados, queda claro que si el ALCA es un instrumento del dios mercado, este como tal va a reivindicar su potestad sobre los cuatro elementos, "la tierra", ya controlan la agricultura, "el fuego", ya controlan la energía, "el aire", todavía no han logrado contaminarlo lo suficiente como para venderlo y "el agua" que como dijera Johan Bastin del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, marca la última frontera que le queda por invadir al sector privado, es de aclarar que solamente el 5 % de la población mundial recibe sus servicios de agua y saneamiento por parte de empresas privadas a pesar del exponencial crecimiento de la década de los ?90, la inversión privada en el sector aumento en un 7900 % entre 1990 y 1997 en los países menos desarrollados con contratos en los cinco continentes, (Esteban Castro, Universidad de Oxford, Inglaterra, enero de 2003.

En el caso del agua aunque distante e inaccesible no se trata de un dios sobrenatural, sino de un número cada vez menor de grandes transnacionales de origen europeo, (Suez, Vivendi, RWE, Saur), que plasman en los tratados internacionales sus estrategias de invasión a través de los lineamientos básicos de desregulación, privatización y libre comercio, buscando destrabar las limitaciones que ponen a sus objetivos las legislaciones de los Estados-Nación.
La creciente ingerencia con que las grandes corporaciones del agua, en todas sus formas (servicios, agua embotellada, tratamiento, infraestructura, etc.), codifican sus metas en los tratados internacionales como el ALCA, no es algo nuevo sino mas bien la profundización de las políticas que llevaron en el GATT y que desembocaron en la constitución de la OMC después de la conclusión de la ronda Uruguay de 1995, ya en 1994 en el Acuerdo General sobre Comercio y Servicios se habla específicamente del agua y sus distintos aspectos, desde el alcantarillado hasta los superpetroleros.

Por otra parte en los últimos 20 años se han firmado 2000 BIT, Acuerdos Bilaterales sobre Inversión entre 100 países y TLC, Tratados de Libre Comercio como el TCLAN en América del Norte, lo cual nos permite ver con claridad las consecuencias concretas de dichos acuerdos que fueron realizados a la medida de las transnacionales como el que nuestro país firmó con Francia, previo a la concesión de los servicios sanitarios de la ciudad de Buenos Aires a la empresa Suez y en el que hoy se ampara para estar reclamando en el Centro Internacional para Resolución de Disputas sobre Inversiones del BM.

Un caso concreto de cómo utilizan arbitrariamente las corporaciones estos tratados se dio en Cochabamba, Bolivia que vio como la empresa Aguas del Tunari, subsidiaria de la empresa Bechtel de EEUU y con domicilio fantasma en la Islas Caimán mudaba su cede a una oficina virtual en Ámsterdam para poder favorecerse del Holand-Bolivia-BIT, Acuerdo Bilateral sobre Inversiones entre Holanda y Bolivia.

En el caso del TLCAN ya se han suscitado disputas judiciales referidas al agua, Metalclad Corporation de EEUU contra México por mas de 15 millones de dólares cuando una Municipalidad rehusó otorgar permiso para una planta de tratamiento de desechos peligrosos que podía contaminar las napas subterráneas o la demanda de Sun Belt Water Inc. con sede en EEUU contra Canadá por un monto de 10.000 millones de dólares cuando una provincia Canadiense interfirió en sus planes de exportación de agua a California.

De los tratados y acuerdos antes mencionados y sus conflictos asociados en relación con el agua y de lo poco que se conoce del ALCA salvo su profundo carácter antidemocrático es de esperarse que cuente con los peores aspectos del TCLAN, los TLC, los BIT y el AGCS de la OMC:

# Los Dobles Standares: Mientras se pregona a los países en desarrollo la desregulación y no-intervención del estado, EEUU aprobó en el 2002 la Ley Agrícola superando en un 80 % los subsidios de la ley anterior de 1996, (180.000 millones en 10 años), incentivando la agricultura intensiva, una de las causantes de la crisis del agua.

Mientras EEUU y Europa aumentan año tras año los requisitos de calidad de agua en nuestros países piden flexibilizar las normas.

Mientras se pregona contra la cultura del derroche California busca importar agua para seguir llenando sus 500.000 piscinas en el desierto.

# El Carácter Vinculante y Ejecutable: Las grandes corporaciones adquieren el derecho incondicional de ejecutar las restricciones que el tratado impone en materia de política y reglamentación gubernamental poniendo el laudo internacional y los arbitrajes de comercio por encima de los representantes electos, las leyes y las normas de los estados.

# La no Reciprocidad en la Obligaciones: Mientras los estados quedan obligados a cumplir las resoluciones arbitrales bajo apercibimiento de sanciones y multas, las empresas no generan obligación alguna, mas aún una empresa nacional esta obligada a cumplir la legislación nacional, pero una extranjera puede apelar aduciendo que determinada legislación de protección ambiental vulnera sus derechos, como ya ha pasado, mientras que ni los trabajadores ni los consumidores pueden hacerlo si se vulneran los suyos, CTA /02.

# La Inversión de la Prueba, "Test de Necesidad": "Todo gobierno debe demostrar que toda medida o regla relativa al agua es necesaria" y "que se inspira en criterios transparentes y objetivos", "que cumple con las normas internacionales pertinentes", "que es la menos restrictiva para el comercio", "que no había otra opción para mejorar la calidad del agua", en suma, que se optó por el mecanismo menos restrictivo para los proveedores privados extranjeros.

# La Ampliación del concepto de Expropiación: Según el TCLAN "se prohíben las medidas gubernamentales que directa o indirectamente nacionalicen o expropien las inversiones extranjeras", pudiendo las empresas pedir compensación por el mercado total de la inversión incluida la renta presunta, el hecho de que la decisión haya sido tomada por fines de bien público, de conservación o protección del medio ambiente, sin discriminación y acorde a la ley no hace ninguna diferencia.

# La prohibición de Exigir "Requisitos de Desempeño": Como consecuencia de esta cláusula las regulaciones gubernamentales que exijan altos niveles de calidad de agua, tarifas accesibles a los consumidores pobres o mejoras especificas en la infraestructura podrían declararse como innecesarias por los tribunales de la OMC, así como reglas de inversión y compra, ambientales o de salud pública, quedando expresamente prohibido el derecho de exigir ?compre nacional?.

# El uso arbitrario del concepto de Discriminación: Bajo este principio de "Trato nacional" para las compañías extranjeras ningún país "puede hacer uso de la discriminación" para favorecer a una empresa nacional renunciando a cualquier criterio de desarrollo regional o sectorial, en nuestra provincia el Gobernador Reutemann aplicó fielmente este principio al momento de la privatización de la empresa de agua y saneamiento, poniendo en el artículo 18° de la ley de privatización, para la selección del concesionario no son de aplicación las preferencias conferidas en el artículo 31° de la ley 10.798, es decir quedan afuera municipios, comunas, cooperativas y pymes nacionales.

# Eliminación de las Restricciones Cuantitativas: El artículo 315 del TLCAN establece la cláusula de
"proporcionalidad" en virtud de la cual un país del TLCAN no puede reducir o restringir la exportación de un recurso a otro país signatario una vez que se haya autorizado la exportación, el artículo 309 indica que ninguna parte podrá adoptar o mantener prohibición o restricción alguna sobre la exportación y esta disposición incluye la prohibición de imponer impuestos sobre las exportaciones.

De hecho el uso de controles sobre las exportaciones ya ha sido prohibido en acuerdos de la OMC y ejemplificado en el fallo del GATT que obligó a Indonesia a levantar su prohibición sobre la exportación de troncos de madera.

En la práctica y con respecto al agua una vez que se empiecen las exportaciones bajo este acuerdo será muy difícil detenerlas.

Todos estos conceptos técnicos y legales solo ponen de manifiesto lo que el sentido común muestra a las clara, si alguien negocia en secreto sin la participación de la comunidad, concentrando el poder legislativo y judicial de los futuros conflictos por el agua en manos de los amigos de quienes se quieren quedar con ella, es porque efectivamente nos quieren seguir robando sin tener condena, todo esto en un continente que tiene el 42 % de las reservas mundiales de agua dulce con solo el 14 % de la población mundial.

Después de mas de una década de privatización de los servicios sanitarios a quedado expresamente claro que las grandes corporaciones lejos de resolver los problemas que decían venían a resolver han resultado ineficientes, ineptas e incompetentes, como no podía ser de otra manera, porque el problema del agua y el saneamiento esta íntimamente ligado al problema de la pobreza y el dios mercado lejos de combatirla la produce.

Voy a terminar con las palabras de Ricardo Petrella autor del Manifiesto del Agua, referencia indiscutible para aquellos que creemos que el agua debe ser un bien común de la humanidad y no una mercancía de lucro, en el Foro Social de Porto Alegre de este año Ricardo decía, "así como el desafío de la humanidad fue en otros tiempos declarar ilegal la esclavitud el desafío del siglo XXI será declarar ilegal la pobreza", cualquier acuerdo debiera comenzar declarando ilegal la pobreza.

 
*Alberto D. Muñoz
Unión de Usuarios y Consumidores-CTA
Asamblea Provincial por el Derecho al Agua
 

Estos artículos también podrían interesarte