Basura Residuos

El reciclaje en la comunidad : Centro de Reciclaje Los Curos CERCUS

Se reconoce el Centro de Reciclaje Los Curos como uno de los primeros centros de acopio comunitario en el país, y ha servido de experimento y prueba para proyectos más ambiciosos como la propuesta de la Universidad de Los Andes para los municipios del estado.

Por Mons. Oscar Arnulfo Romero

Se reconoce el Centro de Reciclaje Los Curos como uno de los primeros centros de acopio comunitario en el país, y ha servido de experimento y prueba para proyectos más ambiciosos como la propuesta de la Universidad de Los Andes para los municipios del estado.

A mediados de 1991 se comenzó a trabajar un anteproyecto para el aprovechamiento de los Desechos Sólidos en la Urb. J. J. Osuna Rodríguez Los Curos (Mérida – Venezuela). Esta comunidad de 25.000 habitantes forma el núcleo principal de la Parroquia J. J. Osuna Rodríguez, la segunda en extensión y población del Municipio Libertador del Estado Mérida. Esta comunidad presenta un deterioro ambiental, con las claras manifestaciones de un inadecuado sistema de manejo y disposición de los desechos domiciliarios, que es causa de problemas para la salud y el ambiente.

En Marzo de 1992 se inició formalmente el Centro de Reciclaje los Curos CERCUS, una idea con el objetivo primordial de investigar y promover el aprovechamiento de los desechos sólidos a través de la participación comunitaria, la educación ambiental y la autogestión. La Cátedra de la Paz y la ahora extinta Coordinadora de Grupos Los Curos fueron los iniciadores de CERCUS: con muchos voluntarios, iniciándose el trabajo con el almacén de acopio, local donde las personas llevan sus materiales secos, limpios y separados. En CERCUS son pesados o contados, valorados para ser cancelados en efectivo. Es importante señalar que muchas personas donan sus materiales. Hasta ahora se ha trabajado en la recuperación y aprovechamiento de desechos inorgánicos, principalmente papel, cartón, envases de vidrio, aluminio y algunos plásticos.

El inicio de CERCUS estuvo orientado por cuatro objetivos específicos que son:

1. Promover el Desarrollo Local Sustentable con la comunidad a través de la Educación Ambiental.

2. Desarrollar alternativas económicas a través de la recuperación para el reciclaje y reuso de los desechos sólidos.

3. Investigar y promover el aprovechamiento de los desechos sólidos, con participación comunitaria.

4. Fomentar en la comunidad la capacidad de comprender autogestionariamente el problema del tratamiento inadecuado de los desechos sólidos. 

El proyecto inicial en sus aspectos operativos fue avalado por un crédito para la dotación básica del local (70m2), un escritorio con su silla, un peso romana, baldes plásticos, papelería de oficina, recibos, dos extintores y un fondo para pagar los materiales a la comunidad, el monto del crédito fue de 150.000 Bolívares para devolverlo en 30 meses, con sus respectivos intereses. Este crédito fue otorgado por AUGE, un programa de autogestión económica del grupo Social CESAP, al comienzo solo el almacenista recibía un bono quincenal por el tiempo invertido, cinco tardes en la semana, el resto del equipo era voluntario. Actualmente cuatro personas conforman el equipo dedicado al proyecto. Un almacenista, un conductor, un responsable – promotor, y una persona dedicada a los aspectos administrativos. Estas personas están con dedicación parcial, compartiendo esta actividad con acciones en otros programas o proyectos de la Cátedra de la Paz. Alrededor de ellos hay un voluntariado que apoya esta y otras acciones comunitarias en Los Curos.

Desde CERCUS se dispuso de promotores voluntarios, previamente capacitados, iniciando una campaña educativa en los distintos sectores de la comunidad: encuestas, notas de prensa, boletines, altavoces, reuniones y charlas sirvieron para informar a la comunidad, algunas casas comerciales se incorporaron donando sus materiales, oficinas publicas y departamentos universitarios; las escuelas organizaron campañas de recolección clasificando los desechos, algunas de las cuales son permanentes hasta la actualidad, la práctica diaria interesó a organizaciones e instituciones, profesores, investigadores, estudiantes universitarios y liceístas, quienes se acercaron a proponer nuevas practicas, a dar sugerencias, a buscar colaboración en sus estudios, que significaron nuevos aportes para CERCUS.

En 1994 la acción educativa recibió un aporte de la Fundación Polar, dirigido a fomentar en la comunidad la conciencia y la practica del reciclaje y el reuso manifestándose en la incorporación de nuevas familias a la acción del Centro de Reciclaje en la comunidad, permitió la publicación del material. Para fortalecer la acción en 1995 se recibió una donación de la Embajada Británica en Venezuela destinada a la adquisición de un vehículo de carga, que optimizara la operatividad de la acción de CERCUS con este camión se creo la ruta de Reciclaje por la ciudad de Mérida. Desde el Municipio Libertador de Mérida CERCUS ha recibido la distinción de Ciudadano Meritorio en Junio de 1993 y el premio Municipal de la Conservación en Junio de 1996. 

La existencia del Centro de Reciclaje Los Curos CERCUS también presenta dificultades para su continuidad y mejoramiento, lo cual lleva a plantearse nuevas metas También se tiene claro que un centro de acopio comunitario con toda la acción que genera no es la solución definitiva al problema que plantea el inadecuado tratamiento de los desechos sólidos en las comunidades de Mérida.

El Centro de Reciclaje Los Curos ha obtenido logros importantes que puedan resumirse en:

– Se han recuperado 160 toneladas de desechos sólidos aprovechables

– Se cuenta con una planta física y operativa adecuada para la acción, con posibilidad de ampliación. Un local comunitario en calidad de alquiler, pesos, mobiliario, herramientas y el equipo básico para continuar desarrollando la acción. Se incluye un vehículo de carga.

– 150 familias llevan mensualmente sus desechos a CERCUS; algunas las donan beneficiándose social y ambientalmente, otras también se benefician económicamente. 

– Por concepto de comercialización del material recuperado han ingresado a la comunidad 6.000.000 Bs. Es decir esta cantidad ha ido a parar a los bolsillos de las familias que hacen la labor del reciclaje en su casa y para los gastos operativos del proyecto. Se intenta guardar una proporción de cincuenta por ciento para cada cual, familias y CERCUS.

– 70 distintos destinos han tenido los materiales recuperados, entre: plantas recicladoras, industrias, talleres, artesanos, microempresas y productores de alimentos y bebidas. Aunque algunos son esporádicos, la mayoría permanece en contacto permanente con CERCUS. Estos empresarios son tratados bajo una política de atención al cliente, puesto que son uno de los capitales intangibles más valiosos, ya que le dan viabilidad económica al proyecto.

– 30 Instituciones educativas han participado en las campañas de reciclaje. Cada campaña tiene un componente educativo y un aspecto práctico, es decir, que los muchachos reciclan los materiales en sus casas y escuelas, a la vez que aprenden.

– Más de 50 instituciones, centros de investigación y organismos, públicos y privados, se han asesorado en CERCUS. Se acercan a buscar información básica sobre el tema, a buscar ideas para nuevos proyectos, datos estadísticos, investigaciones académicas, asesoría técnica y social, en fin CERCUS les sirve de referencia para su formación o la puesta en práctica de sus conocimientos.

– 123.500 envases de reuso han sido recuperados. Estos envases de vidrio en su mayoría se destinan a la pequeña y mediana industria de alimentos y bebidas de la región andina.

– El papel recuperado (60,5 Toneladas) equivale a la madera de 1028 árboles en edad madura para producir pulpa de papel. Podemos decir que CERCUS cuenta con un bosque, o que lo ha salvado.

– Más de 1350 infantes han visitado a CERCUS en charlas formativas. Vienen de escuelas, grupos ecológicos y comunitarios, planes vacacionales o acompañando a sus padres. Estos niños y niñas serán los protagonistas del cambio de actitud necesaria para implementar la cultura del reciclaje.

– Se han impartido numerosas charlas y talleres referidas al aprovechamiento de los desechos sólidos y de Educación Ambiental, por varios municipios del estado y en otras ciudades del país.

– Se han distribuido 8000 trípticos educativos. Contentivos de información obtenida con el desarrollo del proyecto, como apoyo a la acción formativa de CERCUS.

– La inversión de 150.000 Bs del crédito con que inició el proyecto, ha logrado movilizar cuarenta veces, esa cantidad sólo por concepto de comercialización, a lo que hay que sumar las donaciones de otros entes y el aporte del voluntariado al proyecto, en función de la comunidad. Aunque CERCUS ha recibido siempre un apoyo externo a la autogestión, estas cifras que es de todas maneras más rentable y productivo el aprovechamiento de los desechos que seguir enterrándolos o quemándolos.

– Se han diseñado estrategias educativas y de acción para la promoción comunitaria del tema. Se cuenta con métodos y técnicas para desarrollar una acción similar en nuevas comunidades. La práctica enseña y proyecta nuevas ideas.

En definitiva son muchos los aportes personales y los esfuerzos grupales. Esas horas de trabajo, camiones que cargar, libros que leer, cuentas que sacar, dinero que rendir, compromisos adquiridos que cumplir, costales que llevar, botellas que limpiar, personas que conocer, sitios por conocer, situaciones difíciles que resolver, ratos alegres que vivir, ventas exitosas, deudas que cobrar; y muchas otros eventos que significan a diario un aprendizaje a quienes hemos compartido esta experiencia comunitaria. Debemos decir que el aporte de quienes se han involucrado, los que están y los que han estado, es la razón de la subsistencia de CERCUS en el tiempo.

Este proyecto, por ser una iniciativa comunitaria, continuada y generadora de ideas ha sido reconocida con su estudio, reseña y replica en otras partes del país. Se reconoce el Centro de Reciclaje Los Curos como uno de los primeros centros de acopio comunitario en el país, y ha servido de experimento y prueba para proyectos más ambiciosos como la propuesta de la Universidad de Los Andes para los municipios del estado. Investigadores nacionales e internacionales han reseñado el trabajo de CERCUS. También se puede señalar la proyección que ha recibido la comunidad hacia el país, mediante su reconocimiento de comunidad organizada y por el aprendizaje que supone el haber estado vinculado al proyecto para profesionales y líderes comunitarios, tanto de Los Curos como de otros lugares. Desde periódicos locales hasta revistas nacionales y extranjeras ha mostrado esta iniciativa como motivadora y positiva. 

Esta estrategia de desarrollo local sustentable ha generado importantes experiencias para ampliar el campo de acción, tanto cualitativa como cuantitativamente. Quedan pendientes nuevas metas; hay ideas pero faltan recursos para implementarlas. La dificultades son cosas de todos los días, la diferencia para el éxito esta en que cada día logremos un triunfo sobre la desesperanza y el letargo que embarga a los perdedores.

Los Curos, Avenida Principal frente a la Casa Comunal, parte media. Pueden enviar su correspondencia al Apartado Postal 836, Mérida 5101 A; por el fax. 074 – 716868.

* Diana Lobo Promotora Comunitaria
Cátedra de la Paz y Derechos Humanos
"Mons. Oscar Arnulfo Romero"
jalexp@telcel.net.ve
Enviado por Julio Alexander Parra

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!