Cambio Climático

Los expertos que impugnan el cambio climático deberían decirnos quiénes les están pagando

La campaña de disuasión, dotada con fondos de Exxon y de la compañía tabaquera Philip Morris, ha tenido una eficacia devastadora. Con su insistencia en que el calentamiento global causado por el hombre es un mito o no merece la pena abordarse está dando a los medios de comunicación y a los políticos la excusa que estaban buscando para no actuar.

Por George Monbiot

La campaña de disuasión, dotada con fondos de Exxon y de la compañía tabaquera Philip Morris, ha tenido una eficacia devastadora. Con su insistencia en que el calentamiento global causado por el hombre es un mito o no merece la pena abordarse está dando a los medios de comunicación y a los políticos la excusa que estaban buscando para no actuar.

La semana pasada, en la página de Cartas al director de The Guardian, un tal Dr. Alan Kendall atacaba a la Royal Society por "calumniar" a sus oponentes. La Sociedad había enviado una carta oficial a Exxon, quejándose de que la compañía petrolífera estaba haciendo una descripción "inexacta y engañosa" de la ciencia del cambio climático, así como de que estuviera dotando de fondos a grupos de presión que niegan que se esté produciendo el calentamiento global. Kendall argumentaba que esa carta era un intento de "suprimir la discusión legítima".(1)


Quizás no sea consciente de lo que ha estado sucediendo. La campaña de disuasión, dotada con fondos de Exxon y de la compañía tabaquera Philip Morris, ha tenido una eficacia devastadora. Con su insistencia en que el calentamiento global causado por el hombre es un mito o no merece la pena abordarse está dando a los medios de comunicación y a los políticos la excusa que estaban buscando para no actuar. En consecuencia, al menos en Estados Unidos, estas compañías han ayudado en parte a retrasar en un decenio o más los intentos de abordar el problema más importante del mundo.(2)

¿No debemos hacer frente a esto? Si, como Kendall parece sugerir, debiéramos procurar no criticar a esos grupos ni dejarlos al descubierto, ¿con ello no estaríamos "suprimiendo el debate legítimo"?
Todavía queda mucho por descubrir. No está claro en qué medida se han estado produciendo actividades encubiertas de grupos de presión corporativos en el Reino Unido. Pero lo poco que he sido capaz de encontrar hasta ahora sugiere que aquí, lo mismo que en Estados Unidos, parece existir cierto solapamiento entre Exxon, los grupos a los que la corporación ha dotado de fondos y la industria del tabaco.

La historia empieza con un grupo llamado International Policy Network (IPN). Como muchas otras de las organizaciones que han recibido dinero de Exxon, se define a sí mismo como un grupo de expertos o de estrategia ("Think tank"), o como una sociedad benéfica independiente, pero me parece a mí que "grupo de presión" ("lobby") sería una descripción más exacta. Aunque es difícil que la BBC permitiera que alguien de Bell Pottinger o de Burson-Marsteller analizara un problema que interesara a sus patrocinadores sin revelar la identidad del patrocinador, ha permitido con frecuencia que Julian Morris, director ejecutivo de IPN, presentara las teorías de IPN sin declarar quiénes le respaldan. Hasta el momento, IPN ha recibido $295.000 de la sede corporativa de Exxon en Estados Unidos.(3) Morris me dijo que mantenía la oficina de Estados Unidos "exclusivamente con el objetivo de recaudar fondos".(4)

EL IPN argumenta que los intentos de prevenir (o mitigar) el cambio climático antropogénico son un despilfarro de dinero. Sería mejor dejar que ocurriera y adaptarse a sus efectos. Este año publicó un libro en el que argumentaba que “la humanidad tiene al menos hasta el 2035 para determinar si la mitigación será también, o no, una parte necesaria en nuestra estrategia para controlar el cambio climático… intentar controlarlo a través de una regulación global de emisiones sería contraproducente”(5). Morris ha descrito al jefe científico del gobierno, Sir David King, que ha hecho campaña para que se tomen medidas sobre el calentamiento global, como “una vergüenza para sí mismo y para su país”.(6)

Como muchos de los grupos que han sido financiados por Exxon Mobil, IPN ha recibido también dinero de la industria tabaquera. Morris admite que ha recibido 10.000 libras de una compañía de tabaco estadounidense.(7) Hay también dudas sobre su participación en una solicitud de fondos a otra compañía tabaquera, RJ Reynolds.

En los archivos que se obligó a hacer públicos a las compañías tabaqueras como parte del acuerdo de una demanda en los Estados Unidos, hay un documento cuyo título se traduce como “Riesgos Ambientales”.(8) Es una solicitud de fondos a la tabaquera RJ Reynolds, para pagar un libro sobre “el mito de la valoración del riesgo científico”. “El principal objetivo de este libro es resaltar las incertidumbres inherentes en los cálculos ‘científicos’ del riesgo para los seres humanos y para el entorno". Entre los mitos que serían puestos en duda, estaban los efectos adversos sobre la salud de los fumadores pasivos. Pidieron 50.000 libras esterlinas para publicar el libro, cuyos editores serían "Roger Bate y Julian Morris".

Julian Morris insiste en que su nombre fue añadido al documento sin su consentimiento.(9) Dice no que no tiene "nada" que ver con el libro. Se publicó en 1997 con el título What Risk?,(10) con un prefacio del parlamentario David Davis. Afirma que ser fumador pasivo no es más peligroso que "comer 50 g de champiñón a la semana" y ataca las creencias "políticamente correctas", como que "ser fumador pasivo causa cáncer del pulmón" y que "las emisiones antropogénicas de dióxido de carbono producirán un calentamiento global desbocado". Morris no es designado como coeditor, pero en la sección de agradecimientos, es la primera persona a la que se le da las gracias: por sus "sugerencias editoriales".


Roger Bate, el compilador del libro, actualmente es miembro del American Enterprise Institute, –que ha recibido de Exxon Mobil 1,6 millones de dólares–(11) y del Competitive Enterprise Institute, que ha recibido dos millones.(12) Hasta 2003 fue el predecesor de Morris como director de IPN. Cuando el libro fue escrito dirigía el European Science and Environment Forum (Esef), que fue el organismo que publicó What Risk?. El propietario registrado del sitio Web de Esef es Morris.(13) Afirma no tener relación alguna con Esef y que registró el nombre "como un favor a un amigo".(14)

El grupo de investigación PRWatch alega que originalmente Esef se llamaba Scientists for Sound Public Policy (SSPP) y que los fondos los recibía de una agencia de relaciones públicas que trabaja para la compañía tabaquera Philip Morris.(15) Documentos de los archivos del sector del tabaco muestran que SSPP fue objeto de una fuerte lucha entre las empresas de relaciones públicas Apco y Burson Marsteller, que competían por la cuenta de Philip Morris.

La propuesta de Burson Marsteller argumentaba que la "resistencia del sector" a la regulación "se percibe como la protección de los intereses propios". Se requería una "voz compensatoria" diferente, expresada por "formadores de opinión internacionales apoyados económicamente por el sector". Su papel sería el de "educar a los líderes de opinión, políticos y medios de comunicación".(16) El grupo también buscaría fondos en otros sectores.

Algunos de los miembros de Esef, contratados como "miembros académicos", eran personas que trabajaban para grupos de presión ("lobbies") estadounidenses que más tarde recibirían fondos de Exxon y que han hecho afirmaciones falsas acerca del cambio climático.(17)

Al igual que Morris, Bate ha aparecido con frecuencia en programas de radio y de televisión. Entrevistado por el programa Today sobre el cambio climático, afirmó que la reducción de las emisiones de carbono ha sido una "estupidez desde el principio". Lo que deberíamos hacer, por el contrario, sería concentrarnos en cómo adaptarnos al cambio climático.(18) En el año 2000, presentó en la BBC2 una película, titulada Organic Food: the Modern Myth, en la que también aparecía Morris. Bate todavía no ha dado respuesta a las preguntas que le planteó The Guardian.

No hay una ley que prohíba recibir dinero de las corporaciones y tampoco hay otra ley que impida proponer en los medios de comunicación ideas que sintonicen con las de esas corporaciones. Y no debería haberlas. El problema es que parece que se han declarado los intereses. Cuando alguien habla sobre un tema de importancia pública, debería permitírsenos saber quién le está pagando. Esto se debería aplicar a todos los defensores de algo, a los grupos de presión y a los "thinktank", desde Greenpeace hasta el Competitive Enterprise Institute.

Las directrices de producción de la BBC son claras sobre este punto. "Necesitamos asegurarnos de no vernos implicados en la programación de campañas políticamente muy polémicas. Los programas no deberían adoptar la agenda de una determinada campaña o de un grupo que la libre…".(19) A finales de los años noventa y principios del nuevo siglo algunos lanzamos la advertencia de que los grupos que implementan campañas no se describen siempre como tales. Se nos ignoró. La BBC parece haberse dado cuenta ahora del problema. Pero hemos perdido 10 años en los que el cambio climático podría haber sido abordado. www.ecoportal.net

* El libro de George Monbiot, Heat: How to Stop the Planet Burning, ya se ha publicado.
Publicado en The Guardian el Martes 26 de septiembre de 2006 y en monbiot.com – Traducción: globalizate.org

REFERENCIAS
1. Alan Kendall, 22 de septiembre de 2006, "Global warming debate must be heated". The Guardian.
2. Este proceso se describe en Heat: how to stop the planet burning.
3. http://www.exxonsecrets.org/html/orgfactsheet.php?id=108
* http://www.bell-pottinger.co.uk/
Como un grupo de RR. PP. internacional que ofrece una amplia gama de servicios, desde la gestión de reputaciones, gestión de cambios, RR. PP. Financieras, RR. PP. de crisis, asuntos públicos…
** http://www.burson-marsteller.com/pages/home
Public Relations and Public Affairs. Burson-Marsteller es una empresa multinacional líder en relaciones públicas y asuntos públicos cuyos conocimientos, ideas estratégicas… …
4. Debate con Julian Morris, antes de la entrevista en la BBC, el 14 de septiembre de 2006.
5. The Sustainable Development Network, 2006. Carrots, Sticks and Climate Change. International Policy Press, Bedford Chambers, Londres.
6. Antony Barnett y Mark Townsend, 28 de noviembre de 2004. Greenhouse effect ‘may benefit man’. The Observer.
7. Entrevista para Newsnight del 14 de septiembre de 2006.
8. http://legacy.library.ucsf.edu/cgi/getdoc?tid=wov90d00&fmt=pdf&ref=results
9. En la entrevista para Newsnight del 14 de septiembre de 2006.
10. Roger Bate (Ed), 1997. What Risk? Science Politics and Public Health. Butterworth-Heinemann, Oxford.
11. http://www.exxonsecrets.org./html/orgfactsheet.php?id=9
12. http://www.exxonsecrets.org./html/orgfactsheet.php?id=2
13. From: whois.networksolutions.com:43
Registrant: European Science and Environment Forum (ESEF-DOM) UK
Domain Name: ESEF.ORG
Administrative Contact: Morris, Julian (JM4309) 101603.3004@COMPUSERVE.COM
European Science and Environment Forum
Kersfield Road
London, SW15 3HE
14. In En la entrevista para Newsnight del 14 de septiembre de 2006.
15. http://www.prwatch.org/prwissues/2000Q3/junkman.html
16. Burson-Marsteller, 1994. Scientists for Sound Public Policy. http://legacy.library.ucsf.edu/cgi/getdoc?tid=jpd24e00&fmt=pdf&ref=results
17. La lista completa se incluye en la contracubierta de What Risk?, incluyendo a S.Fred Singer, Sherwood Idso, Sallie Baliunas, Willie Soon y otros.
18. El clip se puede reproducir desde http://news.bbc.co.uk/1/hi/sci/tech/746453.stm
19. BBC Producer Guidelines – Programme Funding and External relationships, en www.ucipe.org/documentos/fundamentos.pdf

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario