Contaminantes en los ríos
Imagen de jwvein en Pixabay
Contaminación Contaminantes TEMAS

Los contaminantes prohibidos hace décadas todavía están en los ríos

Los productos químicos prohibidos y en desuso de nuestro pasado más industrial continúan envenenando la vida silvestre en los ríos de todo el planeta. Pero dado que estos contaminantes tienden a existir en bajas concentraciones en el agua y los sedimentos, su influencia moderna está algo oculta.

Sin embargo, los animales acumulan sustancias químicas durante períodos de tiempo más largos, y en una nueva investigación realizada en el Reino Unido, hemos descubierto cómo estas reliquias tóxicas se canalizan a través de las cadenas alimentarias para contaminar ecosistemas enteros. Estos productos químicos incluyen compuestos como los bifenilos policlorados (PCB) y los éteres difenílicos polibromados (PBDE) que se usaban comúnmente en la electrónica, y los plaguicidas organoclorados, como el DDT, el dieldrín y el lindano, que se crearon por primera vez hace varias décadas como insecticidas de amplio espectro.

Los inspectores tienden a monitorear los contaminantes heredados (sustancias químicas que ya no se fabrican ni se usan) en el agua y los sedimentos de los ríos. Si bien continúan acumulándose a niveles dañinos en plantas y animales, las consecuencias que esto tiene para la vida silvestre, como el retraso en el crecimiento, son difíciles y requieren mucho tiempo de monitorear. Aunque sutiles, estos efectos se acumulan con el tiempo.

La contaminación en muchos ríos del Reino Unido disminuyó desde finales de la década de 1970 y principios de la de 1980 en adelante gracias a las mejoras en el tratamiento de desechos y la regulación de los productos químicos tóxicos. Inicialmente, la biodiversidad se recuperó y las aves de río como el cazo regresaron a los arroyos urbanos cuando su presa de peces e insectos acuáticos rebotó.

Pero las mejoras no fueron universales ni duraderas. Evaluaciones recientes  encontraron que solo el 14% de los ríos ingleses tienen un buen estado ecológico, con condiciones solo ligeramente diferentes de las que se esperarían sin perturbaciones humanas. Ninguno de estos ríos tenía niveles suficientemente bajos de contaminación química como para recibir un buen estado químico. La situación fue ligeramente mejor en Gales y Escocia, aunque las condiciones en estos ríos también estuvieron muy por debajo de los objetivos.

Sabemos que un cóctel de productos químicos, incluidos  medicamentos y  fertilizantes de las tierras de cultivo, sigue desembocando en los ríos de todo el Reino Unido. La contaminación reciente puede explicar el mal estado de los ríos, pero si los investigadores solo se enfocan en los químicos modernos, corren el riesgo de pasar por alto cómo los contaminantes heredados continúan afectando a los ríos en la actualidad.

Debajo de la superficie

La investigación  de 2014 mostró que los retardantes de llama industriales, como los PCB y los PBDE, que todavía estaban presentes en los ríos, se acumulaban en los huevos de los cazos. Las concentraciones de estos productos químicos eran lo suficientemente altas como para explicar el peso reducido y la mala condición corporal de los pollitos recién nacidos.

Pero no estaba claro cómo y por qué los huevos de estas aves de río todavía contenían altos niveles de sustancias químicas tóxicas que habían estado prohibidas durante décadas. Sospechamos que podría tener algo que ver con la presa que capturaron las aves parentales, por lo que en nuestra investigación más  reciente , estudiamos cómo las redes tróficas transfieren estos químicos a través del ecosistema fluvial.

En los ríos con las concentraciones más altas de PCB y PBDE, la presa de invertebrados estaba dominada por los camarones de agua dulce, que toleran bien la contaminación pero son una comida nutricionalmente pobre para los camarones. En estos ríos, los buzos acumulaban más sustancias químicas tóxicas en sus huevos, ya que tenían que comer una mayor cantidad de esta presa de baja calidad y altamente contaminada. A medida que la contaminación hizo que la abundancia de presas de  invertebrados se  desplazara en los ríos urbanos, el efecto en los buzos más arriba de la cadena alimentaria se desarrolló lentamente.

Seguimiento y gestión

En nuestra otra  investigación , demostramos que la medición de sustancias químicas en los tejidos de la vida silvestre brindaba una imagen más precisa de la contaminación de los ríos que solo observar el agua y los sedimentos. Al monitorear a los animales, también podemos realizar un seguimiento de otras amenazas que podrían interactuar con la contaminación y empeorar la situación de la vida silvestre, como el cambio climático.

Lamentablemente, la perspectiva de mejorar los esfuerzos de seguimiento en el Reino Unido no parece probable en el corto plazo. Los comentarios recientes  del director de la Agencia de Medio Ambiente, Sir James Bevan, indican un cambio en el monitoreo de la contaminación del principio actual de “uno afuera, todos afuera”. Esto protege las vías fluviales al generar preocupación si se detecta un problema en solo uno de los criterios de salud de los ríos: plantas, invertebrados, peces y las condiciones físicas, químicas e hidrológicas que los sustentan.

Dejar este enfoque de precaución significaría que es más probable que se pasen por alto los criterios de evaluación individuales. Esto, a su vez, probablemente conduciría a una mayor degradación ambiental.

Artículo en inglés

Acerca del Autor

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable, Marketing, Liderazgo de ONGs de Desarrollo, Derechos Humanos, Ciencias Económicas, Literatura, Counseling, y Apoyo a grupos en Situación de Vulnerabilidad.
Desde fines de 1999 se desempeña como Director del Portal de ecología social EcoPortal.net www.ecoportal.net

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Ricardo Natalichio

Nació en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina (1969). Estudios sobre Desarrollo Sustentable...