Contaminación

¿Cuánto Nos Debe Texaco?

No se puede poner precio a la vida, pues es inconmensurable. Sin embargo, sí se pueden y se deben establecer sanciones a quienes la destruyen. No se puede poner precio a un río muerto, pero si se puede calcular cuanto costaría sustituir los servicios que brindaba.

Por Esperanza Martínez

No se puede poner precio a la vida, pues es inconmensurable. Sin embargo, sí se pueden y se deben establecer sanciones a quienes la destruyen. No se puede poner precio a un río muerto, pero si se puede calcular cuanto costaría sustituir los servicios que brindaba.

¿Cuánto Nos Debe Texaco? Un Caso de Deuda Ecológica.

La empresa Texaco es probablemente la que ha acumulado una mayor deuda ecológica con el Ecuador.

Sus operaciones significaron la destrucción y contaminación de grandes extensiones de selva en la región amazónica, el exterminio de pueblos indígenas y el empobrecimiento no sólo de la región, sino también del país.


No se puede poner precio a la vida, pues es inconmensurable. Sin embargo, sí se pueden y se deben establecer sanciones a quienes la destruyen. No se puede poner precio a un río muerto, pero si se puede calcular cuanto costaría sustituir los servicios que brindaba.

En el Ecuador, indígenas y campesinos están enjuiciando a esta compañía por los daños provocados durante su operación.

Algunas organizaciones sociales afectadas directa o indirectamente por las actividades de Texaco han convocado a un boicot a esta empresa, para que la población ecuatoriana no compre ninguno de sus productos.

En el Ecuador todos somos afectados por Texaco, y por tanto todos debemos apoyar esta causa e impedir que Texaco quede impune de sus delitos, abusos y destrucción.

TEXACO debe al Ecuador varias veces su deuda externa.

Ficha de Texaco

Deudor ecológico:CHEVRON TEXACO

País acreedor:ECUADOR
Provincias de Orellana y Sucumbíos.

Pueblos acreedores: Cofán, Secoya, Siona, Quichua, Huaorani, Tetete, Sansahuari (extinguidos) y campesinos desplazados a la zona de colonización.
Son aproximadamente 30.000 personas las afectadas directas de sus operaciones.

Ecosistema afectado: Bosque Húmedo Tropical.
Amazonía Ecuatoriana.
Ecosistemas amazónicos, andinos y costeros por donde atraviesa el SOTE.

Tiempo de intervención: 28 años

Historia de la empresa: Texaco es una empresa norteamericana, creada en Texas en 1926. Cuando abrió sus oficinas en Houston (Texas) colocó una bandera pirata encima de sus oficinas en el edificio Petroleum Building. En la bandera, tan negra como el crudo, una calavera con parche pirata sobre el hueco de un ojo y dos tibias cruzadas ondeaban. Como indicando a lo que estaban dispuestos y a acabarcon lo que le limitara conseguir sus fines.

Extensión Ecológica del Daño

Texaco fue la primera empresa que en 1967 empezó actividades petroleras en la Amazonía Ecuatoriana.

Texaco extrajo cerca de 1.500 millones de barriles de crudo. Construyó 22 estaciones, perforó 339 pozos en un área que actualmente alcanza las 442.965 hectáreas. Vertió toneladas de material tóxico, desechos de mantenimiento y más de 19 mil millones de galones de agua de producción (de salinidad 6 veces superior a la del mar y con restos de hidrocarburos y metales pesados) en el medio ambiente. A través de sus mecheros, quemó diariamente 2 millones de metros cúbicos de gas.

Todavía están funcionando 235 pozos que actualmente son operados por Petroecuador y que heredó la tecnología sucia de Texaco. Según los informes, cada día vierten 5 millones de galones de aguas de producción al ambiente, así como también incontables desechos de mantenimiento y de otras actividades de producción. Los desechos del petróleo son aplicados a las carreteras para controlar el polvo y "darles mantenimiento", esto es una fuente permanente de contaminación para los cultivos que se siembran alrededor de las vías. Cada día se queman, como desecho decenas de millones de pies cúbicos de gas; devastando así un recurso natural y contaminando el aire.

El agua de producción contiene una gran cantidad de contaminantes incluyendo hidrocarburos como benzeno y otros hidrocarburos policíclicos aromáticos (PAHs) que tienen una relación directa con el cáncer, tienen efectos tóxicos en la reproducción, y producen mutaciones e irritación de la piel. Contiene además metales pesados y en niveles de sales tóxicas.

Las emisiones a la atmósfera incluyen gases que producen el efecto invernadero, precursores de la lluvia ácida y otros contaminantes que en su mayoría contienen dioxinas (extremadamente tóxicas).

Además de las descargas y emisiones rutinarias y deliberadas en el medio ambiente, los derrames accidentales han sido muy frecuentes. Durante el tiempo que la Texaco operó el oleoducto transecuatoriano, los derrames ocurridos alcanzaron aproximadamente los 16,8 millones de galones de crudo.

Texaco es responsable de los impactos a las comunidades campesinas especialmente en su salud y en las grandes pérdidas económicas por la muerte de animales y destrucción de cultivos. Se le atribuye responsabilidad directa por el cáncer que afecta a las personas que viven cerca de las instalaciones petroleras.

La desnutrición, debida a la contaminación y la destrucción de recursos de la zona, es una de las más altas del país. Los casos de cáncer son también de los más elevados y son crecientes, debido a la situación crónica de contaminación.

Extensión Cultural del Daño

Texaco es responsable de la aceleración en el proceso de extinción de pueblos como los Tetetes y los Sansahuari que habitaban la zona en donde Texaco instaló los campos petroleros. Es responsable de los daños irreparables a los pueblos indígenas Siona, Secoya, Cofán, Quichua y Huaorani a quienes se les ha desplazado de su territorio ancestral, se ha afectado su forma de vida y su cultura milenaria y se les ha provocado un sinnúmero de enfermedades entre las que se destacan: cáncer, abortos, infecciones intestinales, respiratorias y a la piel, trastornos nerviosos como pérdida de la memoria, mareos y dolores de cabeza permanentes.

Se extinguió la cultura Tetete y otros pueblos indígenas de la zona quedaron reducidos a minorías étnicas. Se afectaron sus patrones culturales de alimentación y de vida.

Además de romper abruptamente la forma de vida de los pueblos de la Amazonía, la Texaco generó pobreza a su alrededor al destruir los recursos naturales que empleaban para usos medicinales, nutricionales, domésticos y recreacionales. Cuando Texaco inició la exploración petrolera, el área era un bosque húmedo tropical primitivo. Ahora, en los afluentes de los ríos de un ecosistema que es mundialmente reconocido por su riqueza biológica y que contiene del 20 al 25% de las reservas de agua dulce del mundo, muchas familias ya no tienen agua pura o alimento suficiente.

Se debilitó el sistema tradicional de salud, la toma de decisiones y la organización.

¿Se Puede Contabilizar la Deuda Ecológica?

No se puede poner precio a la vida, pues es inconmensurable. Sin embargo, sí se pueden y se deben establecer sanciones a quienes la destruyen. No se puede poner un precio a un río muerto, pero si se puede calcular cuanto costaría sustituir los servicios que brindaba.
Todos los costos presentados en esta publicación son referenciales que nos permiten medir aquellos gastos que no se ven y que estamos acostumbrados a no valorar.
Aún cuando los cálculos sean incompletos, y en muchos casos inexactos, nos invitan a pensar en la verdadera magnitud de los daños provocados por Texaco.

La Deuda de Texaco con Ecuador

Deuda por Petróleo No Pagado


Texaco extrajo aproximadamente 1.500 millones de barriles de petróleo. Nunca pagó por el recurso petróleo. El pago que dio fue sólo por los costos de extracción. El petróleo tardó millones de años en producirse. En Brasil un equipo de científicos calcularon el valor de la mercancía llamada petróleo aplicando la fórmula de tiempo de trabajo, fuerza de trabajo y materias primas. Concluyeron que la cifra en la que el crudo debería cotizarse es de un millón de dólares por cada galón (Dos Santos L. comunicación personal. 1999).

Usando otra referencia, si hubiéramos vendido Coca-Cola al precio actual, por esa misma cantidad de barriles el Estado habría obtenido 107.100 millones de dólares (el precio del barril de Coca-Cola hoy es de 71,4 USD). Nadie podría poner en duda que cobrar el petróleo a precio de Coca Cola es ridículo, por lo barato de petróleo, y sin embargo si así lo hiciéramos, la Texaco aún nos debería 87.600 millones de dólares.

Por la venta del petróleo extraído el Ecuador recibió un promedio de 13 dólares por barril, es decir 19.500 millones de dólares, durante los 26 años de operación.
La Coca Cola cuesta 6 veces más que el petróleo, a pesar de que el petróleo tardó millones de años en formarse en la profundidad de la tierra, que es un recurso no renovable y que es la fuente energética más cotizada.

Deuda por Concepto de Derrames

Durante sus 26 años de operación en la Amazonía Ecuatoriana, se calcula que la Texaco derramó 30 millones de galones de crudo. Fueron 16.8 millones de galones los registrados por la Dirección General del Medio Ambiente, debido a la rotura del oleoducto principal (SOTE) y el resto, conservadoramente, se calcula que son derrames provenientes de las líneas secundarias y del mal manejo de los pozos.

Para calcular el costo de limpieza de estos derrames, vale la pena compararlos con otros derrames donde se han tomado medidas de remediación.

El mayor derrame petrolero ocurrido en la historia de los Estados Unidos es el Prince William Sound, ocasionado por la empresa Exxon Valdez en 1989. Allí se derramaron 10,8 millones de galones. La limpieza del derrame del Exxon Valdez en las costas de Alaska, costó más de 7.000 millones de dólares. A pesar de esas inversiones, los pescadores de las costas y los científicos afirmaron que el trabajo fue incompleto.

Un cálculo simple de matemáticas nos lleva a concluir que, para limpiar los derrames provocados por Texaco en la Amazonía, se necesitarían por lo menos 19.444 millones de dólares, cantidad superior a la actual deuda externa del Ecuador. Y seguramente costaría mucho más, pues limpiar la selva tropical y el agua dulce, incluyendo pantanos, es más difícil y costoso que hacer actividades de limpieza en el mar. (Kimerling J. com pers).

Deuda por Contaminación de Pantanos

Detrás de cada estación existe por lo menos un pantano cubierto de petróleo. Estos pueden ser de entre 1 a 15 hectáreas, pero la media es de 10 hectáreas por estación. Estas zonas eran anteriormente bosque húmedo tropical o pantanos tropicales.

Texaco afectó un mínimo de 220 hectáreas de pantanos, solamente tomando en cuenta los pantanos en que se encuentran las estaciones grandes pues existen muchos pantanos pequeños alrededor de los pozos o en estaciones.

Recuperar pantanos es imposible. Las diferentes experiencias demuestras que el remedio puede ser peor que la enfermedad y esto lo confirman trabajadores de Petroecuador. Sin embargo de acuerdo al Departamento de Biología de la Universidad Católica (Pallares com. pers.) la remediación de 1 metro cúbico de pantano podría significar no menos de 600 dólares.

En 220 hectáreas de pantanos de un metro de profundidad, por 600 dólares equivaldría a 1.320 millones de dólares que Texaco tendría que pagar únicamente para su remediación, que es distinto que la restauración.

Deuda por Quema de Gas.

Durante sus operaciones Texaco quemó el gas que viene asociado con el crudo. El gas quemado contiene SO2, SH2, NO2, NO, CO2, metano, etano, propano, butano, pentano, heptano, CO. Un resultado secundarios de la combustión es la generación de DIOXINAS, que son altamente tóxicas. Texaco quemó diariamente un total de 248 mil millones de pies cúbicos (Kimerling, 1993).

Para entender la magnitud del desastre, podemos compararlo con el gas doméstico. Cada bombona de 15 Kg. tiene 1,03 pies cúbicos de gas. Si el gas quemado tuviera las mismas características del gas doméstico y hubiera sido utilizado significaría que Texaco quemó 240.776 millones de bombonas
De acuerdo a los diferentes gobiernos de turno, el gas ha sido un producto subsidiado. Oficialmente han dicho que el costo real de cada bombona llegaría a los 20 dólares. Es decir que Texaco quemó 5 billones de dólares a precio real.

En la actualidad el precio subsidiado es de 1,70 dólares por bombona, de los 240.776 millones de bombonas quemadas, equivaldría a 409.319 millones de dólares, es decir 30 veces la deuda externa.

Deuda por Desforestación y Pérdida de Biodiversidad

Texaco provocó la deforestación de 1 millón de hectáreas entre las líneas sísmicas, los helipuertos, estaciones, vías de acceso, campamentos y como efecto de la colonización, inducida por sus operaciones.


Para calcular el usufructo de una hectárea se han hecho varios estudios. De acuerdo a Bennet (1991) de una hectárea de bosque en pie se puede obtener 6.520 dólares al año. Esta cifra se logra calculando el valor de utilizando las plantas medicinales y los productos no maderables del bosque. Según el estudio de la Universidad de Yale en Jatun Sacha (Napo-Ecuador) el rendimiento de tres parcelas al año, utilizando productos no maderables del bosque fueron: primera parcela 3.107 dólares al año, en la segunda parcela 2.497 y en la tercera 1.125.

En esta cifra no se incluyen las pérdidas por las ganancias que los bosques tropicales podrían generar por descubrimientos de plantas medicinales, principios activos para el desarrollo de nuevas medicinas, cosméticos y otros productos, que se habrían podido obtener. De acuerdo a RAFI, 1995, la industria farmacéutica obtiene 47.000 millones de dólares al año por la biodiversidad proveniente del Sur. De acuerdo al mismo estudio, si una familia vendía madera, podría obtener una media de 164 dólares/año. Si se dedicaba a la ganadería 540 USD/año y en agricultura 339 USD/año. El usufructo de 1 millón de hectáreas habría podido significar 6.520 millones por año, en 26 años serían 169.520 millones de dólares.

Deuda por Peces Muertos

Durante la fase de exploración, el uso de dinamita provoca la muerte masiva de peces. Judy Kimerling (1993) calcula en un promedio de 500 peces por cada explosión. Si se hubieran hecho solamente los 60.000 de líneas sísmicas, cifra que reconoce la auditora HBTAgra (1993). En cada km. se hizo por lo menos una explosión en un río. Esto significa por lo menos 30 millones de peces muertos. Los precios de peces amazónicos, de acuerdo al Acuario Arca de Noe, en Quito, oscilan entre 0,50 y 35 dólares. Un promedio de todos los peces muertos sería 532 millones de dólares.

Deuda por Agua Utilizada

Texaco utilizó agua dulce para sus operaciones, en los sistemas de enfriamiento y en sus campamentos. Nunca pagaron por el uso de este recurso. En los campamentos se utilizaron un promedio de 200.000 litros de agua diarios. Un trabajador petrolero utiliza un promedio de 100 litros de agua diarios para sus actividades. Un litro de agua cuesta 0.20 ctvos. por lo tanto Texaco consumió 80.000 dólares diarios. En los 9.490 días sería 759 millones de dólares.

Deuda por Arena Utilizada

Texaco utilizó es su infraestructura arena extraída de los ríos. Hubo movimiento de cientos de miles de volquetas. En los 339 pozos de un promedio de 1 hectárea de superficie, se construyeron plataformas de 0,50 de profundidad, esto significa 5.000 metros cúbicos. En cada volqueta entra un promedio de 5 metros cúbicos, es decir 1000 volquetas por cada plataforma. Cada volqueta a precio actual vale 20 dólares para los Municipios. Para fines privados vale 80 dólares. Para cada pozo se utilizaron 20.000 dólares en arena no pagada, por 339 pozos nos da un total de 6 millones 780 mil dólares

Igualmente se utilizó arena para las carreteras. De acuerdo a los datos de mingas, una volqueta "arrastra 3 m.". Esto cubre la mitad de la vía, es decir que para 1 Km se necesitan 666 volquetadas. Esto por los 500 Km de vías nos da 333.333 volquetas, a 20 dólares por volqueta. Esto equivale a una deuda de 6 millones 660 mil dólares.

Deuda por Madera Utilizada

Para empalizar la carretera se utilizaron miles de tablones la mayoría de ellos de maderas finas tropicales. En la carretera se utilizaron 8 tablones por metro, si consideramos como referencia tablones de 2,50 por 0,25 . En los 500Km de carretera se utilizaron 4 millones de tablones. El precio actual de un tablón oscila entre 3 y 6 dólares, lo que equivale a 24 millones de dólares.

En las plataformas el empalizado supuso la utilización de 16,000 tablones por plataforma que equivale a 5 millones 424 mil tablones, que actualmente costarían más de 30 millones de dólares.

Deuda por Animales Silvestres

Cada trabajador se comió un promedio de un animal silvestre (completo) a la semana. En 26 años de operaciones, con un promedio de 2.000 trabajadores, teniendo en cuenta que el periodo de trabajo era de 22 días por 8 de descanso, los trabajadores debieron haberse comido 1 animal a la semana, que por 42 semanas de trabajo al año y por 2.000 trabajadores durante 26 años, da un total de 2 millones 184 mil animales silvestres.

Un animal silvestre amazónico en un zoológico de los Estados Unidos, tiene un costo superior a los 1.000 dólares. A esto hay que sumar los animales muertos, como son las culebras, aves, monos y otros. Si sumamos estas cifras nos da una cantidad de 2.184 millones de dólares

Deuda por Salinización de los Ríos

Según los informes de Petroecuador, durante las operaciones de Texaco se vertieron 19 mil millones de galones de agua de producción en el medio ambiente. Esto inutilizó gran parte de los ríos amazónicos. La sal de las aguas de producción contiene metales pesados, lo que la hace tóxica a concentraciones mínimas.
Solamente las aguas de formación contienen concentraciones de sales de sodio de entre 150.000 a 180.000 ppm (partes por millón), es decir, éstas aguas son hasta 5 veces más salada que el agua del mar que tiene 35.000 ppm (Acción Ecológica, manual de monitoreo N 3 ). Estas aguas salobres han sido descargadas a los ríos y esteros de la Amazonía, primero en los sitios de perforación y más tarde desde las estaciones de separación.

El costo actual de desalinización de agua de mar se calcula en 0.38, dólares por litro, de acuerdo a Friends of the Earth Middle East. Sin embargo es imposible retirar otras sales altamente tóxicas para la salud humana, que están presentes en esta agua.

Para el consumo humano, baño, alimentación, bebida y otros, de los aproximadamente 150.000 habitantes de cantones cuyas aguas se vieron afectadas por las operaciones de Texaco, se requiere de un mínimo de 7´500.000 de litros de agua. Para cubrir los 50 litros por persona al día, el mínimo de la línea de dignidad. En el mercado actual, 20 litros de agua cuestan 2 dólares. Esto significa que para satisfacer las necesidades de agua, se necesitarían 750.000 dólares diarios. Calculando una compensación solamente por 10 años sería 5.475 millones de dólares.

Deuda por Salud

El agua de producción tiene altos niveles de sales de sodio, de cloruro, de azufre, de calcio, de cianuro, de magnesio, manganeso. Dependiendo de la estructura geológica pueden predominar una u otra. Estas aguas contaminantes afectaron el agua de consumo humano, inutilizándola. Esto ha creado un medio ideal para la proliferación de diferentes enfermedades, que los habitantes del lugar no pueden enfrentar. Además Texaco regalaba a los campesinos tanques de químicos para que recojan y almacenen el agua.

En la zona abierta y operada por Texaco, se han registrado los índices más altos de cáncer y leucemia en el país (31%). A nivel nacional la tasa es de 12,3%. Los cánceres más frecuentes son al estómago, leucemia, hígado, intestino, útero y huesos.

En una investigación realizada en las zonas afectadas por extracción de petróleo se han identificado 445 casos de cáncer cerca de las instalaciones petroleras (Maldonado, 2002). A mayor distancia de los pozos petroleros y otras infraestructuras pudieron haberse presentado otros casos no reportados.

El cáncer es una enfermedad incurable si se diagnostica tarde y aún tempranamente el tratamiento no siempre es exitoso. Un tratamiento de cáncer en promedio en el Hospital Metropolitano cuesta 20.000 dólares. En Estados Unidos es de 47.000 dólares.

El tratamiento de los 445 enfermos habrían requerido 20 millones 915 mil dólares.

No incluimos en este apartado las indemnizaciones que se tendrían que pagar por los fallecidos debido al cáncer o por otras muertes debidas a la contaminación, ahogados, intoxicados, asfixiados,? que se podría calcular en función de lo que las empresas de seguros pagan a sus familiares.

Deuda por Trabajo Mal Pagado

Texaco pagó a los trabajadores en el Ecuador mucho menos por las mismas funciones que en los Estados Unidos. El trabajo en la selva eran grandes lujos para los trabajadores norteamericanos y condiciones muy duras para los ecuatorianos, ocupados al principio en abrir trocha (Cabodevilla, 1997). Texaco no quería tener trabajadores propios, contrataba operaciones auxiliares a otras compañías, de esa manera eludía todas las obligaciones laborales.

Las diversas compañías auxiliares ocupaban más de 4.000 trabajadores, casi todos en el trabajo de trochas selváticas. (Cabodevilla, 1997). Los trabajadores de las trochas nunca pudieron hacer ningún tipo de reclamo, a pesar de haberse reportado accidentes, larguísimas jornadas de trabajo, ninguna seguridad social, y en algunos casos trabajo esclavo (solamente cobraban con comida).

Si ahora se hiciera un reclamo, se podría utilizar como referencia el valor de la hora de trabajo promedio tanto en los Estados Unidos como en el Ecuador para el trabajo petrolero en el campo. En Estados Unidos se paga 15 dólares la hora, en el Ecuador el OCP paga en la actualidad 0,40 centavos la hora. Esto significa que la hora de trabajo en Estados Unidos es 37 veces mayor que en el Ecuador. Suponiendo que los 2.000 trabajadores de campo habrían recibido al mes 70 dólares nos da 21 millones 842 mil. Si consideramos que la empresa debería mantener los mismos salarios por el mismo trabajo en ambos países, Texaco tendría una deuda con esos trabajadores de 786 millones 312 mil dólares.

Deuda por Genocidio

La vida no tiene precio, más aún la vida de pueblos enteros. El genocidio debe ser sancionado, por ser el mayor delito contra la humanidad. Los pueblos indígenas fueron diezmados. Se destruyeron sus bases de sobrevivencia, se introdujeron enfermedades que actuaron como armas biológicas de exterminio. Muchos indígenas murieron con gripes, enfermedad para la que no tenían resistencia. En el caso de los pueblos Tetete y Sansahuari no hubieron sobrevivientes.

El Pueblo Judío ha logrado que el estado Alemán sea sancionado por el genocidio cometido contra ellos en la Segunda Guerra Mundial y que se les reconozca compensaciones. Ellos reclamaron la creación de un fondo de 18 gobiernos de 1.250 millones de dólares, como compensación para los sobrevivientes. Reclaman 5.500 millones de dólares como pago por el trabajo no pagado de los presos. Además reclaman 5.000 millones de dólares por cuotas a las aseguradoras no pagadas o contratadas.

Si calculamos solamente los 1.250 millones por 7 pueblos extintos o amenazados de extinción en la zona de influencia de Texaco (Tetetes, Sansahuari, Siona, Secoya, Confán, Huaorani, Quichuas), esta empresa debería pagar 8.750 millones de dólares.

Deuda por Beneficiarse del Endeudamiento Externo del Ecuador

La deuda externa del Ecuador, de acuerdo a Alberto Acosta, creció en casi 22 veces: de 260,8 millones de dólares al finalizar 1971 a 5.869,8 millones cuando concluyó el año 1981. Estos años son vitales pues durante estos años se construyó toda la infraestructura que beneficiaría a Texaco. Para el 91 la deuda externa ascendía a 12.802 millones.

Esta deuda pasó del 16% del PIB en 1971, al 42% del PIB en 1981, para el 91 era del 111% del PIB.

El servicio de la deuda externa experimentó un alza también espectacular: en 1971 comprometía 15 de cada 100 dólares exportados, mientras que diez años más tarde, 71 de cada 100 dólares.

Es necesario (y posible) investigar cuánto de esos 5.200 millones de deuda externa sirvieron para Texaco y sus intereses (construcción de infraestructura y otros intereses vinculados). Para utilizar una referencia de lo mínimo que Texaco se benefició de nuestro endeudamiento, tomaremos sólo la deuda del primer año (1971-1972) es decir 83 millones de dólares.

Deuda por Carbono Producido

Texaco extrajo 1.500 millones de barriles. Se calcula que un barril provoca 0,112 toneladas de Carbono (Oilwatch 2000). Esto supone 168 millones de toneladas de CO2. De acuerdo a Joan Martínez Alier (2.000) "un precio plausible para los bonos de limpieza por tonelada de carbono es de 20 dólares". Esta cantidad por 168 millones de toneladas, implica que Texaco debería invertir 3. 360 millones de dólares.

DEUDA ECOLOGICA PARCIAL

DEUDA MONTO
Por petróleo no pagado 87.600 millones USD
Por derrames de crudo 19.444 millones USD
Por limpieza de pantanos 1.320 millones USD
Por quema de gas 409.319 millones USD
Por deforestación y pérdida de biodiversidad 169.520 millones USD
Por peces muertos 532 millones USD
Por agua usada 759 millones USD
Por arena usada en plataformas 6 millones 780 mil USD
Por arena usada en carreteras 6 millones 660 mil USD
Por madera usada en carreteras 24 millones USD
Por madera usada en plataformas 30 millones USD
Por animales silvestres 2.184 millones USD
Por la salinización de los ríos 5.475 millones USD
Por enfermedad 20 millones 915 mil USD
Por trabajo mal pagado 786 millones 312 mil USD
Por genocidio 8.750 millones USD
Por endeudamiento externo 83 millones USD
Por carbono producido 3.360 millones USD
TOTAL DEUDA DE TEXACO 709.220 millones 667 mil USD

La suma de todos estos rubros establece que la deuda de Texaco con Ecuador asciende a 709.220 millones 667 mil dólares, ¡51 veces la deuda externa ecuatoriana!

* Acción Ecológica – Quito-Ecuador
Alerta Verde – Boletín de Acción Ecológica

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Llamamiento

Posts más compartidos