Contaminación

Dos mil doce: un año clave en la lucha contra AVINA y Ashoka

La capilaridad es ese fenómeno por el que un fluido asciende en contra de la gravedad a través de un tubo delgado. Esa propiedad hace, por ejemplo, que la savia de un árbol suba y transporte el agua y los nutrientes que la planta necesita. Metafóricamente sería la cualidad de una entidad de penetrar en los más recónditos rincones, aprovechando los resquicios que se procura.

Por Paco Puche

Así lo han planteado AVINA y Ashoka (AA) para hacer su trabajo de infiltración en los movimientos sociales alternativos. Afirma sin vacilaciones María Zapata [1], directora de operaciones internacionales de Ashoka:

“Los emprendedores sociales trabajan con esas poblaciones [los pobres] y su labor es acercar a las multinacionales hasta ellas mientras salvaguardan los intereses de éstas”.

Como se ve, se toma a los emprendedores como “llaves de paso” de las multinacionales hacia los negocios con los pobres, añadiendo en la propuesta un disfraz ecosocial, que es esencial para que todos se puedan justificar.

Cómo lo harán que, una vez seleccionados sus emprendedores, aquellos que van a recibir un sueldo durante tres años, y/o les van a facilitar viajes, contactos, conferencias, etc., después de una rigurosa, humillante e imperial selección, firman un contrato vitalicio. Los dirigentes de estas fundaciones del gran capital se jactan de ello. Oigamos a María Calvo [2], directora de Ashoka en España: “una vez que el emprendedor social es seleccionado pertenece a la red social Ashoka de por vida”.

AVINA tiene otros modales, aunque vayan de consuno con Ashoka a casi todas partes, pues no en vano tienen un acuerdo estratégico de colaboración y financiación. En su Informe anual del año 2000 se manifiesta con toda claridad: “uno de nuestros principales objetivos es ser reconocidos como la institución que los líderes del ámbito empresarial y de la sociedad civil eligen para asociarse y trabajar en forma conjunta en sus proyectos” (…) y una vez que un proyecto ha sido aprobado, se procede a la firma del contrato que sella el emprendimiento conjunto al que se comprometen ambas partes” (pp.13 y 18).

La naturaleza de las dos fundaciones

AVINA fue fundada en 1994 y financiada por Stephan Scmidheiny, magnate suizo que ha sido directivo y accionista de Nestlé durante 15 años, de la Unión de Bancos Suizos (UBS) y de Eternit entre otras grandes compañías. Eternit ha sido una de las mayores industrias del amianto en el mundo durante el siglo XX. Por su participación accionarial en una sola empresa de amianto en Italia, Schmidheiny acaba de ser condenado a 16 años de cárcel, por los delitos de “desastre ambiental doloso permanente” y “omisión de medidas de seguridad” en el trabajo, a cuyas resultas ya han muerto más de dos mil personas de Casale Monferrato, en Turín. Después de cerrada la fábrica de Casale, en 1986, aún cada semana muere una persona debida a las exposiciones de hace más de 30 años y a la contaminación que ha dejado.

La presidencia [3] de AVINA la ostenta Brizio Biondo-Morra, procedente de la multinacional Du Pont y entre los directivos está Ana María Schindler que es, a su vez, co-presidenta de Ashoka. Como socio destacado hay que mencionar a Gustavo Grobocopatel, el llamado en Argentina “rey de la soja transgénica”. En España y Latinoamérica, la penetración de AVINA se ha facilitado mucho por la amistad del magnate fundador con los jesuitas, con los que formó el grupo que llamaron Palmera por la residencia que tenía Schmidheiny en Palma de Mallorca. Posteriormente, en 2001, la Universidad Católica de los jesuitas en Venezuela le concede al magnate el doctorado “honoris causa”. Dice el rector al entregarle la distinción:”Stephan Schmidheiny es una persona cuya enseñanza y modelo son particularmente importante y significativos” (sic)

La fundación de Ashoka data de 1980. A nivel internacional tiene toda clase de alianzas con grandes multinacionales y con la administración estadounidense. En España se legaliza en 2003 y la preside Carlos F. Muñana, un ex alto directivo de la gran banca J.P. Morgan. Cuenta entre sus filas a Hernando de Soto, que ha sido asesor del ex presidente peruano Fujimori, que ha representado al Perú en las negociaciones del Tratado Libre Comercio (TCL) con EEUU, y que ha intervenido en los acontecimientos Bagua (Perú), en la línea del presidente Alan García, recomendando la privatización de los bienes comunes de los indígenas.

En 2009 Ashoka se alía con la fundación Fundación Bill & Melinda Gates para el “desarrollo sostenible agrícola y rural de África”. Según la Vía Campesina, desde 2006 la Fundación Bill y Melinda Gates ha colaborado con la Fundación Rockefeller, entusiasta promotora de cultivos transgénicos para los pobres del mundo, para implementar la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA). En 2010, la Vía Campesina denunció la compra de 500.000 acciones de Monsanto, por más de 23 millones de dólares por la Fundación Bill y Melinda Gates. El JP Morgan [4] es el banco de los Rockefeller.

La penetración en España de Ashoka está facilitada por un sector del PSOE. En efecto, es muy llamativo constatar que el ex presidente Zapatero, en 2005 a poco de establecerse la fundación en nuestro país, con motivo del día del libro regaló a todos sus ministros el libro de Ashoka Cómo cambiar el mundo, y El País [5] y otros medios se encargaron de propagarlo.

Con estas ayudas de los jesuitas y de Zapatero no es extraño que las dos fundaciones (AA) hayan progresado tanto en tan poco tiempo, y tan fácilmente. Así, se han extendido en los movimientos alternativos que operan en la agroecología, las finanzas éticas, las empresas sociales, el agua, el medioambiente, la ecología, la ornitología, la violencia de género, la enseñanza no reglada, las universidades privadas alternativas, etc. Es la metáfora del queso de Gruyère.

Con estos orígenes, vínculos e interrelaciones lo más apropiado es llamarles a AVINA y a Ashoka como lo hacemos en el título: “fundaciones del gran capital, del amianto y de los transgénicos”.

La percepción desde los movimientos sociales

Una lectura desde una posición alternativa y anticapitalista diría que todo este entramado se trata del plan B del capital, que se puede resumir diciendo que es “la suma de maniobras destinadas a ganar consenso, legalizar estas formas de enriquecerse, lograr obediencia y/o complicidad, publicitar sus objetivos como si fueran idénticos a los de la sociedad” [6].

De momento, esta estrategia llevada a cabo en los últimos diez años ha dado buenos resultados a esta fundaciones. Han penetrado por arriba principalmente en unos veinte movimientos sociales en España, y están omnipresentes en Latinoamérica, especialmente con un sector de los jesuitas y sus empresas educativas. El año que acaba ha sido muy eficaz en el rechazo a estas estrategias de penetración y consentimiento correspondiente, que ha permitido poder decir que “afortunadamente, tras un esfuerzo importante, las cosas parece que van cambiando en la buena dirección, y se comienza a lograr que aquellos que han mantenido relaciones estables con fundaciones como AVINA y Ashoka reconsideren su actuación. En esa buena dirección van, por ejemplo, algunas dimisiones de sus cargos en los movimientos sociales de líderes que, a la vez, eran socios de AVINA o Ashoka, así como las declaraciones de denuncia contra dichas fundaciones manifestadas por las organizaciones ecologistas a las que dichos líderes pertenecían” [7]

Estos logros no han sido a coste cero , todo lo contrario. El comportamiento más típico al principio de las denuncias ha sido el de “matar al mensajero”. Por ello, antes de llegar a los logros que vamos a relatar en el presente año, es necesario saber lo que cuesta ver al “rey desnudo” y decirlo. En mi caso pende sobre mi cabeza la espada de Damocles de un llamado “manifiesto infinito” [8], colgado en Internet desde septiembre de 2011, en el que como se puede ver se invita a la gente a insertar comentarios de apoyo al supuesto ofendido y contra el ofensor, que se afirma que soy yo (y por extensión habría de aplicarse a las gentes que hemos trabajado sobre este asunto desde hace años [9]). Se formula diciendo que para ahogar estas falsedades nace este manifiesto infinito. Un manifiesto que nos gustaría (y así sucederá) que se estire hasta el infinito , vulgo, silenciar al impertinente. En lugar de entrar en escaramuzas narcisistas, la respuesta a este manifiesto se llamaba “Némesis infinita” [10], y jugaba con la estupidez y pretenciosidad de lo “infinito”. Pero las cosas han cambiado y hemos superado esta fase negacionista.

El balance del año: una respuesta desde todo el mundo

1. El 27 de enero, la Red Ecologista Autónoma de la Cuenca de México advierte que “el super millonario Stephan Schmidheiny toma la ciudad de México: llega la peligrosa fundación AVINA. (… y) vemos con mucha preocupación, tanto la intervención de la Fundación AVINA en la política de la ciudad de México, por medio de esta nueva Red Chilanga Somos Ciudad de México, y las asociaciones locales afiliadas a ella, como su operación en México y Latinoamérica, por medio de las denominadas Red Mexicana por ciudades justas, democráticas y sustentables y la Red de Ciudades Justas y Sustentables de América, promovidas por esta fundación y Stephan Schmidheiny. Las muy deplorables doctrinas y estrategias sobre “sustentabilidad” y ” economía verde” de los grandes capitales mundiales guían y dan soporte conceptual a la acción de estas redes impulsadas por la Fundación AVINA, y por Stephan Schmidheiny” [11]. Aquí la denuncia es con nombres concretos.

2. El 8 de febrero la Plataforma Rural, una coordinadora de 21 organizaciones sociales de ámbito estatal español, lanza un comunicado criticando la política rural de Ashoka, en el que se puede leer:

“Y en África, Monsanto se ha aliado recientemente con la Fundación Gates, la Fundación Rockefeller y otras entidades como la Fundación Ashoka, para promover los

transgénicos en el marco de la “Alianza para una Revolución Verde en África”. Aunque disfrazado de verde, se trata de un intento asesino de introducir en este continente semillas comerciales (y posteriormente transgénicas) y todo el paquete de insumos agroquímicos, despojando a los pequeños campesinos de sus semillas tradicionales y condenándoles al hambre y la miseria” [12].

Lo más significativo de esta denuncia pública no solo es la contribución y posicionamiento de esta amplia Plataforma antitransgénicos contra Ashoka y sus aliados, sino que en esa maniobras de penetración en los movimientos sociales, Ashoka, que como hemos visto es pro-transgénicos, había logrado seleccionar y contratar por arriba a alguno de sus representantes. Como Plataforma “interiorizada” por la fundación su rectificación es ejemplar, una vez advertida de lo que le estaba pasando.

Esto llevó también a que algún representante haya presentado su dimisión. Objetivo conseguido, y Ashoka se tiene que distanciar de una Plataforma que pública y notoriamente le ha acusado de “asesina”. Se le ha cerrado el paso definitivamente.

Aunque como Plataforma ha desechado los contactos con Ashoka, no ha ocurrido con algunas de sus organizaciones integrantes, como es el caso de la Universidad Rural Paulo Freire, que es la entidad a la que Ashoka ha utilizado más, que aparecen juntas en muchas páginas de Internet, y que sigue produciendo mucha confusión al no haber hecho como tal organización un rechazo explícito de sus connivencias con Ashoka. Es el debe de esta buena noticia. Y queda pendiente, aunque se antoja harto difícil habida cuenta el carácter vitalicio que pretende la fundación incorporar en los contratos con sus emprendedores.

3 . El 13 de febrero culmina en Turín el juicio del siglo por amianto contra Stephan Schmidheiny. Se le condena a 16 años de prisión y decenas de millones de indemnizaciones por que se le considera culpable de la muerte de más de dos mil personas por un delito doloso continuado contra el medio ambiente. Resulta patético ver al filántropo verde condenado por delitos ambientales con causa de muertes humanas. La fundación AVINA queda moralmente destrozada y sus seguidores en una pésima posición.

4 . El 5 de marzo, aparece un artículo de cinco autores: Aguilera Klink, Carpintero, Naredo, Puche y Riechmann publican en la revista digital Sin Permiso, que posteriormente se replica en varios medios más, un texto titulado “Multinacionales y movimientos sociales: resistir al ´lobby oculto´” [13], en el que denuncia sin ambages la naturaleza y fenómeno que representan estas fundaciones, constituyéndose en “lobby oculto” para facilitar su penetración en los movimiento sociales de resistencia, además de para los negocios con lo pobres que proclaman. Se hace también un llamamiento a las personas y asociaciones involucradas con estas fundaciones a que rectifiquen y se desliguen de las mismas, una vez ya avisados. Y, en general, se hace una recomendación de estar atentos a sus movimientos de infiltración y a resistir sus ocultas estrategias. Por ello lo de: “resistir al lobby oculto”.

5 . El 9 de abril, desde Ecologistas en Acción (EEA) (que es una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades del estado español), en un comunicado, se “denuncia las consecuencias de la actividad de unas fundaciones supuestamente filantrópicas”. Se dice que “AVINA y Ashoka son dos fundaciones vinculadas al gran capital que promueven un modelo de agricultura industrial y basado en los transgénicos, además de la privatización de los bienes comunes como el agua o los bosques. Sin olvidar su fuerte conexión con la mortífera industria del amianto” [14]. A la definición que hemos dado más arriba, habría que añadir, según este manifiesto, la de “fundaciones del capitalismo verde”. Termina el manifiesto de EEA haciéndose el propósito de luchar”contra las transnacionales como Monsanto y contra iniciativas como AGRA. También contra las fundaciones que alientan de forma más o menos enmascarada estas iniciativas, como AVINA y Ashoka”.

6 . El 11 de abril, desde las asociaciones de víctimas del amianto de EEUU y Brasil se lanza un manifiesto para que Stephan Schmidheiny, fundador de AVINA y magnate del amianto, sea declarado persona non grata [15] con vistas a la cumbre de Río +20 en junio, y se pide que se le prohíba participar en la Conferencia de NNUU sobre Desarrollo Sostenible, en razón a ser “un criminal convicto y causante de un desastre ambiental por el asbesto”. Las firmas recogidas (unas 1.400, que incluyen particulares y asociaciones de todo el mundo) se envían a la Presidenta de Brasil. Entre otras organizaciones, firma este manifiesto la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), entidad que había sido financiada por AVINA y dirigida con anterioridad por el destacado socio-líder de AVINA Pedro Arrojo. Un gesto que le honra como organización y que se espera de otras organizaciones vinculadas a las dos fundaciones.

7 . El 28 de abril, y también desde Ecologistas en Acción (EEA), se pone en marcha una iniciativa de la mayor importancia: una propuesta de manifiesto [16], en el mismo sentido que el anterior, pero apoyado conjuntamente por organizaciones sociales y ambientales latinoamericanas y españolas, denunciando las consecuencias de las actividades de fundaciones supuestamente filantrópicas como AVINA y Ashoka. Se han recogido las adhesiones expresas de 217 organizaciones de más de 20 países. Algunos de estos grupos, a su vez, son federaciones de otros y, por ejemplo, se cuenta como una sola firma a Amigos de la Tierra de todo el continente, o a la RENACE, coordinadora ecologista argentina formada por decenas de grupos. La rápida y contundente respuesta de todo el continente hace pensar la notable presencia de estas fundaciones en el continente americano, y el rechazo que provocan.

8. El 23 de mayo, la Alianza por una alternativa ecológica, social y urgente al capitalismo, formada por 12 organizaciones del estado español, hacen unas duras críticas a las alianzas público-privadas de cara a Río +20, y citan como caso emblemático a Stephan Schmidheiny, “de larga trayectoria delictiva, (…) que impulsó en 1995 el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD), que agrupó a 200 de las más irresponsables y criminales corporaciones del mundo” [17]. Entre estas 12 organizaciones se encuentran 9 que no habían firmado el manifiesto de EEA contra AVINA y Ashoka, con lo que completa así la nómina de grupos sociales alternativos que han rechazado explícitamente el papel de estas fundaciones del gran capital.

Como hemos advertido, solo la Universidad Paulo Freire, muy implicada con ambas fundaciones, no ha rechazado de plano ni su trayectoria de colaboración, ni la tarea de infiltración que realizan dichas fundaciones. Tampoco Greenpeace-España, a la que Avina ha estado infiltrando a través de Xavier Pastor, de Mirian Gutiérrez [18] (dos de los tres directores de la última década) y de Víctor Viñuales (uno de los representantes históricos de Avina en España), se ha pronunciado en ningún sentido, ni ha firmado manifiesto alguno en contra. No ha sido el caso de sus homólogos de Greenpeace en Argentina que han firmado el manifiesto en contra promovido por EEA. Tampoco se han dado por aludidos, hasta ahora, organizaciones como la denominada banca ética Fiares y la REAS (que es una Red de economías alternativas), a pesar de tener relevantes miembros de estas fundaciones dentro de ellas.

9 . El 15 de junio, con motivo de Río +20, las fundaciones AVINA y Ashoka montan su “Foro de Emprendedurismo Social en la Nueva Economía”, en la playa de Copacabana de Río, con el apoyo de la Rockefeller Foundation [19]. Para darle legitimidad a su convocatoria, frente a la oficial y a la alternativa, logran convencer a intelectuales de prestigio en el movimiento alternativo para que participen en su Foro. Así, es el caso de Leonardo Böff [20] que abre el Foro y de Tim Jackson, Marina Silva y Boaventura de Souza Santos que participan en él. Por esas fechas, los socios de AVINA y sus financiados abren una carta de adhesión al filántropo Schmidheiny, ya condenado en Turín a 16 años, y hasta fin de agosto (fecha hasta la que han informado) han recabado unas 650 firmas de 19 países. [21] Como ya vimos, la presencia de Schmidheiny en Río+20 había sido condenada por distintas organizaciones. AVINA continúa su política de infiltración a la vez que sale en defensa de su maltrecho líder filántropo.

10. El 3 de julio, la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), formada por los pueblos Miskito y Garífuna, denuncia “la farsa ambiental en la Costa del Caribe de Honduras”. En colaboración con ONGs ambientalistas, el gran capital y, so pretexto de protección de la biodiversidad, hacen rentables eco inversiones. Dicen que “ casi medio centenar de familias de garífunas que habitaban los humedales se vieron obligados a instalarse en otras zonas. Schmidheiny y sus socios locales trataron de replicar la misma estrategia de cayo Cochinos” [22], archipiélago del que ya habían sido echados con el mismo pretexto, años atrás.

11. El 16 de octubre la red de Vigilancia Interamericana por la defensa y el derecho al agua (Red Vida), formada por 43 organizaciones de 17 países del continente americano (incluido el Norte), en su cuarta asamblea hemisférica celebrada en México declaran que:

(Después de 520 años de la invasión española) “la historia de oscuridad, crimen y despojo continúa (…) En esta declaración, denunciamos a AVINA institución de la que recordamos su vinculación con la mortífera industria del amianto y frente a la cual levantamos los justos reclamos de nuestros pueblos porque impulsa una mal llamada “gestión democrática del agua,“ ocultando sus propósitos espurios de promoción de un modelo de agricultura industrial basada en los transgénicos y en el uso intensivo de agro tóxicos a través de lo cual además promueve la privatización de los bienes comunes como el agua y los bosques en alianza con el Banco Mundial y las multinacionales como Coca Cola.

“(…) Por ello, rechazamos los intentos del gobierno colombiano de construir una política pública rural de agua que desconoce a las comunidades rurales organizadas para la prestación del servicio, y denunciando la injerencia de la fundación AVINA en la construcción de una supuesta participación comunitaria en enclaves de privatización” [23].

12. El 3 de diciembre el periodista y crítico de arte colombiano, Guillermo Villamizar, en [esferapública] [24] publica con el nombre de “Daros Latinoamérica: memorias de un legado peligroso”, una devastadora biografía de Stephen Schmidheiny con motivo encontrarse con esta colección de arte de Schmidheiny. En una investigación exhaustiva de más de 30 páginas, las conclusiones vienen a confirmar la hipótesis con la que inicia el trabajo, y que dice así: “la historia de los grandes acontecimientos de este mundo no son más que la historia de un crimen” (Voltaire). A esta misma conclusión habían llegado el Grupo de Reflexión Rural (GRR), en 2010, con motivo de la reunión del COP 16 en Cancún, que ante la interferencia de AVINA en la asamblea alternativa que se planteaba, y en la que AVINA venía arropada por el teólogo Leonardo Böff, el GRR no tuvo dudas al afirmar que “Fundaciones como Avina y Ashoka son el enemigo de la Tierra Madre y de las poblaciones oprimidas” [25].

Resumen

Ha sido un año extraordinariamente fecundo para que casi todos los movimientos sociales alternativos se hayan enterado de la naturaleza de AVINA y Ashoka, de sus pretensiones y de cómo operan cooptando líderes que están en las cúpulas de estos movimientos. También han podido constatar que estas dos fundaciones del gran capital son las más especializadas a nivel mundial en procesos de infiltración en las resistencias, con la fachada de la economía verde y el mercado de lo social. Que su vinculación al amianto y a los transgénicos hace inaceptables cualquier colaboración con ellas, directamente o con las organizaciones pantalla que instrumentalizan, dirigidas por emprendedores o socios–líderes de las mismas. Que no solo no es ético ni aceptable tomar dinero de estas fundaciones bajo ningún concepto, sino lo que las víctimas de amianto esperan es que, en la medida de lo posible, las organizaciones y/o personas financiadas devuelvan el dinero. Como la deuda de los países es, en gran parte, reprobable así el dinero a costa de las víctimas del amianto también lo es.

Si a pesar de todo lo dicho y ocurrido hubiese todavía personas o grupos que siguieran como si nada hubiese pasado, o continuaran en alianza con AVINA- Ashoka o sus caras más visibles, habría que concluir, como ya se hacía en el trabajo de los cinco autores arriba mencionado, diciendo que “resultaría difícil de entender que, una vez advertidos de la situación, nos empeñáramos en negar la realidad y siguiéramos sin corregir el rumbo ni aclarar las circunstancias y responsabilidades. En tal caso, estaríamos haciendo un flaco favor a los movimientos sociales al debilitar sus fuerzas para resistir al “lobby oculto” arriba mencionado” [26]. Ecoportal.net

  1. [^] http://www.quo.es/ciencia/hombre/maria_zapata_ashoka_espana
  2. [^]
  3. [^] http://www.avina.net/esp/sobre-avina/directivos/
  4. [^] Escribe Juan Torres en su blog, el pasado 14.12.12: “Los terceros miércoles de cada mes nueve representantes de grandes bancos (JP Morgan Chase, Morgan Stanley, Deutsche Bank, UBS, Barclays, Credit Suisse, Goldman Sachs, Bank of America y Citigroup) se reúnen en Midtown (Manhattan) con un único propósito: defender sus intereses controlando ellos solos a su favor el mercado de los derivados financieros que mueve alrededor de 700 billones de dólares (millones de millones). Según The New York Times, guardan dos secretos en común: los detalles de sus reuniones y el nombre de los asistentes”
  5. [^] http://elpais.com/diario/2005/10/02/negocio/1128258207_850215.html
  6. [^] Galafassi, G. y A. Dimitriu, (2007): “El Plan “B” de los capitales mineros”, Revista Theomai, nº15, primer semestre, p. 1.
  7. [^] Puche, Aguilera, Carpintero, Naredo y Riechmann (2012): “Multinacionales y movimientos sociales: resistir al ´lobby oculto´”, www.sinpermiso.info , 11 de marzo de 2012
  8. [^] http://elmanifiestoinfinito.wordpress.com/
  9. [^] Hay que destacar al argentino Daniel Verseñassi, que en 2006 hizo la primera denuncia contra AVINA, y a Boris Ríos, militante de Cochabamba, que en 2008 hizo una crítica demoledora al papel de Pedro Arrojo por Latinoamérica de la mano de AVINA.
  10. [^] http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Economia/Nemesis_infinita
  11. [^] http://red-ecomunidades.blogspot.com.es/2012/01/el-super-millonario-stephan-schmidheiny.html
  12. [^] http://www.ecologistasenaccion.org/article22363.html
  13. [^] Ver nota 7
  14. [^] http://www.ecologistasenaccion.org/article22896.html
  15. [^] http://www.ipetitions.com/petition/make-stephan-schmidheiny-persona-non-grata-at/
  16. [^] http://www.ecologistasenaccion.org/article23123.html
  17. [^] http://alianzaeconomiaverdefuturonegro.wordpress.com/2012/05/23/duras-criticas-a-las-alianzas-publico-privadas-en-la-agenda-a-rio20/
  18. [^] Xavier Pastor, el que fuera director ejecutivo de Greenpeace hasta febrero de 2001 desde su fundación en España, preparó para la fundación AVINA, desde mayo de 2002 a agosto de 2003, un proyecto para el desarrollo de una organización, que se denominó Mar Viva, para operar en Pacífico centroamericano.
    Miren Gutiérrez, cando fue contratada como Directora de Greenpeace procedía de Mar Viva. Mar Viva es AVINA.
  19. [^] http://www.avina.net/esp/3802/foro-de-emprendedurismo-social-en-la-nueva-economia-2/
  20. [^] http://www.empreendedorismosocial.org.br/index.php?option=com_content&view=article&id=159&Itemid=664&lang=brn
  21. [^] http://www.avina.net/esp/debido-respeto-y-merecido-reconocimiento
  22. [^] http://www.revistaelobservador.com/index.php/component/content/1857.html?task=view
  23. [^] http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/La_Red_de_Vigilancia_Interamericana_por_la_Defensa_y_el_Derecho_al_Agua._Declaracion_de_Mexico
  24. [^] http://esferapublica.org/nfblog/?author=553
  25. [^] http://www.grr.org.ar/cancun/index.php?tituloseccion=Nuestra%20Participaci%F3n&modulo=nuestrapart
  26. [^] Ver nota 7, párrafo final

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario